MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

La cuarentena obligatoria decretada por el Gobierno Nacional nos ha llevado a aislarnos y resguardarnos en nuestras casas, para disminuir las posibilidades de contagio con el Covid-19, enfermedad conocida como Coronavirus.

 

El aislamiento y cortar el contacto social físico puede tener repercusiones en nuestra salud mental. Cuidar la salud mental es imprescindible ante una situación de crisis como la del coronavirus.

 

La Universidad Autónoma del Caribe te ofrece asistencia en consejería para el manejo de situaciones de vulnerabilidad, para el apoyo a todas las personas alteradas emocionalmente, enfermas y en cuarentena.

 

- En estos momentos debemos mantener la calma y prestar mayor atención a aquellas personas y familiares enfermos que tengan trastornos previos, teniendo en cuenta que una persona con una enfermedad mental tiene menos recursos para enfrentarse a una situación de cambio como la que estamos viviendo.

 

- Te brindamos herramientas que te permitan fortalecer tu salud mental y emocional, y puedas también apoyar emocionalmente a los miembros de tu familia en una crisis sin precedentes.

 

- En estos momentos es importante afrontar el miedo y la incertidumbre como ingredientes principales que generan nuevas oportunidades de crecimiento para tomar decisiones difíciles. Una situación novedosa, con incertidumbre y sin tiempo para adaptarse que genera ansiedad.

 

- Recuerda: Es de humanos sentir ansiedad, angustia o miedo. Hablar de nuestros miedos e incertidumbres con personas de confianza y, con profesionales, nos permite manejar esas emociones y así podemos sentirnos mejor.

 

- Es importante mantener el contacto con familia y amigos, por teléfono o por internet.

 

- Respirar profundamente (respirando de forma abdominal), baja los niveles de ansiedad. Acepta el miedo tuyo y el miedo de los demás, en una situación como la del coronavirus en la que se suma el miedo a contagiarse, pero también el miedo a contagiar.

 

- Es necesario pedir ayuda si así se requiere, una asistencia que es imprescindible para nuestra salud mental. Mantener el contacto por vía telefónica o telemática, comunicar lo que les ocurre e intentar evitar pensamientos recurrentes.

 

Foto amigos videollamadas.jpg

 

- La situación de confinamiento es también complicada para quienes están en cuarentena por haber dado positivo en coronavirus, o tener síntomas, lo que les obliga a aislarse de sus familiares incluso en su propia casa, a la soledad del aislamiento se une la preocupación por el propio estado de salud.

 

- El miedo y la ansiedad se pueden ver agravados por trastornos como la claustrofobia o el trastorno obsesivo compulsivo o la hipocondría. Ante la sensación de ahogo que puede producir la ansiedad, se recomienda técnicas de relajación y sobre todo distraer la mente para alejarla de pensamientos recurrentes sobre la enfermedad, el contagio o la obligatoriedad de quedarse en casa.

 

- La recomendación general a todos en familia es establecer una rutina con espacio para el ocio y el ejercicio; informarse sólo por canales oficiales y no sobreexponerse a las noticias sobre el coronavirus, evitar que sea un “monotema”.

 

- Es necesario controlar mucho y gestionar bien nuestros pensamientos, ser precavidos al identificar pensamientos que se dan de forma intrusiva y continuada para contestarse desde la racionalización – hacerse preguntas como: ¿Qué tiene de cierto esto?; ¿Qué puedo hacer para mejorarlo? y darse mensajes de calma.

 

- Aunque no se sepa cuánto durará este estado de alarma debemos saber que esto tiene un tiempo limitado. Superar el trauma va a depender de las competencias y del apoyo social por lo que hay que tener especial cuidado con las personas aisladas y sin red social.

 

Hablar por teléfono.jpg

 

Si nada de lo anterior funciona, es necesario pedir ayuda a una red de confianza y a los profesionales para brindarles asesoría a través de los siguientes correos electrónicos:

 

Profesionales para atención a empleados

Psicólogo

Correo electrónico

Alba Ibañez

Alexis Sagbini

Teresa Gonzalez

teresa.gonzalez97@ uac.edu.co

Wencel Valega

 

Profesionales para atención a estudiantes

Psicólogo

Correo electrónico

Facultad

Alba Lucía Vergara Villamizar

Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño

Sol Ángel Barraza Movilla

Facultad de Ingeniería

Andryn Nuñez Ariza

Facultad Jurisprudencia

Jael Pacheco Acosta

Facultad de Ciencia administrativas, económicas y contables

María Garzón Ariza

Facultad de Ciencias sociales y Humanas

 

Es una línea de atención a través de la cual podemos ayudarte con recursos online o móviles.

Publicado en Noticias Generales

Aunque por estos días ha llovido un poco, la temperatura en esta ciudad sigue siendo alta y brindar soluciones para un mejor vivir, en este sentido, también es deber de la Universidad Autónoma del Caribe.

 

Por lo anterior y a través de su programa de Diseño de Espacios, adjunto a la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño, te informaremos lo que puedes utilizar para hacer de tu casa un lugar más amable y menos caluroso.

 

En primer lugar, cuando ya la casa está hecha –sea moderna, antigua o de estilo tradicional de la Costa Caribe-, “lo que se puede hacer es intervenir, diseñar el espacio interior para personalizarlo al gusto de sus habitantes, valorando el sitio en donde está ubicada, sea casa, apartamento, finca o cualquiera que sea el proyecto; el clima del lugar sobre el cual está, cómo es el asoleamiento y la orientación sol-aire”, dice la arquitecta y diseñadora de espacios Orietta Polifroni.

 

La idea del análisis preliminar, de acuerdo con Polifroni, también especialista en diseño arquitectónico, es identificar qué problemas tiene la edificación y cuál es el reto por resolver desde el espacio interior. Después de analizar esas determinantes climáticas externas, se observa el diseño de la estructura y ese es el insumo principal para adecuar una estrategia interna bioclimática, que es tratar de amortiguar los rayos del sol que logran penetrar y hacer su interior demasiado caliente.

 

“Lo ideal es que esa estrategia sea externa, desde la creación del diseño y la estructura, pero si uno no participa en esos procesos, también se pueden hacer diferentes cosas”, añade Polifroni y se refiere al análisis bioclimático, porque desde ese punto se puede decidir tomar los ventanales y las características de los vidrios para ver qué tipo de protección interna se puede utilizar”, explica.

 

Diseño de Espacios (1).jpg

 

Polifroni, también maestrante en educación, indica que instalar laminados de alta protección o cambiar los vidrios por unos más inteligentes, termograduables -o que sean reflectivos por fuera- representan otros dos recursos para hacer de tu casa una estancia más agradable, pues son capaces de devolver esos rayos solares fuertes que recibe la edificación, los responsables del aumento de su temperatura.

 

Otra alternativa, según Polifroni, es utilizar páneles de drywall o construcción en seco como aislantes térmicos formando una doble pared dentro del espacio, para que de esta forma puedan amortiguar la radiación más fuerte que es la de las horas de la tarde, señala la docente del programa de Diseño de Espacios, vinculada desde hace 10 años.

 

Además de los dos recursos mencionados, otra forma de contrarrestar el exceso de calor son las capas protectoras puestas sobre las ventanas, tales como shade o cortasol, el enrollable o cortinas no convencionales con protectores solares; “con filtros especializados que nuestros egresados tienen en sus unidades de negocio, los cuales no solo hacen parte del espacio y del diseño interior, sino que también hacen que el aire acondicionado se mantenga y que los rayos solares no afecten tanto y así puedan estar más protegidos los muebles, las obras de arte, los artículos estéticos, tapetes y todo lo que hace de ese espacio algo más personal”, encima Polifroni.

 

Rompiendo mitos.

En cuanto a lo que se ha dicho del drywall, respecto a la concentración del calor, Polifroni aclara que, mientras haya un aislante térmico y un forro en la pared, “la temperatura no sube porque estableces una barrera que va a amortiguar los rayos del sol. El resultado dependerá del sistema constructivo bajo el cual se levantó el edificio”, informa.

 

La experta añade que hay unos aislantes térmicos “y uno tiene que buscar el ideal, de acuerdo con la temperatura que se percibe desde el exterior. Desde allí se determina si es drywall, el elemento madera o laminado que pueda servir para tal objetivo”, sostiene.

 

Siendo una mejor táctica para minimizar el calor, en lo posible, Polifroni cita a las plantas, “a los jardines verdes que se puedan poner fuera del edificio o incluso al interior. Algún jardín vertical, porque todas esas capas van frenando la radiación solar”, sostiene.

 

Diseño de Espacios (2).jpg

 

Respecto a las texturas, Polifroni reitera que todo depende de las condiciones del lugar de residencia, del ambiente en general. Es así que “las características de los muebles y los acabados deben pensarse. Para eso hay que contratar a un diseñador de espacios, precisamente porque ese profesional sabe que el cuero no es lo adecuado para ciertas zonas en las que el sol es más fuerte”, señala.

 

En caso de un sofá con el material mencionado, “entonces hay que darle un cuidado especial porque su mantenimiento es más complicado que el de la lana. Esta última hay que conseguirla con ciertas características especiales, sobre todo en esta época de la sostenibilidad. Es indispensable que el material sea biodegradable, ecológico, que no despida tanto químico ni tanto aire contaminante en el ambiente interior”, advierte la entrevistada y agrega que todo esto se considera desde dicha profesión”.

 

En cuanto a los colores.

Polifroni, profesora de tiempo completo de Uniautónoma, revela que la teoría del color se mide más por la sensación que produce que por el calor o el frio que el tono conserve. En el caso de los colores oscuros, “ellos absorben la luz y no la reflejan tanto como los claros. Al pintar una pared con esos tonos, la amplitud se puede ver más limitada a nivel de percepción y de sensación visual”, asegura.

 

De acuerdo con la arquitecta diseñadora, en realidad, los colores oscuros -por su intensidad- “se tragan la luz, mientras que los colores platinados son muy reflectivos, así como los colores claros o las superficies sobre las cuales hay espejos, paredes, piso y techo, pero te dan la ventaja de amplitud, lo que se relaciona más con la sensación y percepción”, dice Polifroni.

 

En resumen, “los diseñadores planteamos, creamos y establecemos una armonía en donde se integran acabados, color y confort climático; lumínico, estilo de muebles, funcionalidad y estética”, reafirma Polifroni.

 

Diseño de Espacios (4).jpg

 

Errores que se cometen al diseñar.

Todo lo anterior es importante tenerlo en cuenta después de haber sido construida la estructura habitable, pero la labor de un diseñador de espacios –al participar en dicho proceso- es evitar errores que se cometen en él, tales como “no incluir en los proyectos arquitectónicos el diseño de aleros y protectores pensando en la orientación sol-aire de la región”, revela Polifroni al enumerar, a manera de ranking, los errores que se cometen previo a la creación de una vivienda.

 

En segundo lugar está el “que los ventanales no tengan protecciones automáticas, desde las constructoras, lo cual es crucial para que el vidrio no permita al paso de los fuertes rayos del sol”, recalca la docente.

 

Tercero: “que no se piense en la ventilación de un espacio, tengas o no aire acondicionado, pues que el lugar respire es importante para que no se contamine y no se cargue uno mismo con el dióxido de carbono que se expulsa a diario. El espacio debe ser sano y debe tener una entrada de aire y una salida también. Si eso se cumple, el lugar será muy confortable en lo que tiene que ver con el clima y la iluminación. Será ahorrativo, pues no tendrás que gastar tanta energía debido a la entrada de luz y por la corriente de aire que circula”, termina Polifroni. JSN

Publicado en Noticias Generales
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones