MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Cerca de 100 niños que conforman el jardín infantil Mi Pequeña Uniautónoma desfilaron este jueves por los alrededores de la Universidad Autónoma del Caribe con motivo de la celebración de su Batalla de Flores.

 

Batalla de Flores Mi Pequeña Uniautónoma (4).jpeg

 

El recorrido comenzó desde la calle 88, dio la vuelta por la carrera 50 y terminó por la calle 90 ingresando a la universidad para retornar al jardín por una de las salidas de la institución.

 

Batalla de Flores Mi Pequeña Uniautónoma (3).jpeg

 

Los pequeños, en compañía de sus padres y docentes, llevaron el carnaval a los alrededores de la Uniautónoma con sus coloridos disfraces y camisetas alusivas a la fiesta más importante de Colombia.

 

Batalla de Flores Mi Pequeña Uniautónoma (2).jpeg

 

“Es muy importante que los niños visualicen lo que significa el carnaval y le vayan cogiendo ese amor a estas fiestas que nos representan. La jornada fue un éxito, contamos con el apoyo de la rectoría y tuvimos el acompañamiento de todo el equipo docente, los padres y el esquema de seguridad de la universidad”, afirmó María Claudia Nadjar, la directora de Bienestar Institucional de la Universidad Autónoma del Caribe.

 

Batalla de Flores Mi Pequeña Uniautónoma (5).jpeg

 

El evento culminó con éxito al compás de un grupo de millo que acompañó a los pequeños durante su desfile y los hizo bailar al son de la cumbia, el mapalé y los ritmos característicos del carnaval. VSC

 

Publicado en Noticias Generales

Con una dinámica y alegre ceremonia, la Universidad Autónoma del Caribe celebró la graduación de los estudiantes de Mi Pequeña Uniautónoma, este miércoles 4 de diciembre, en el Gran Salón de la Casa Club, desde las 12:00 del mediodía.

 

La jornada inició con diferentes discursos emotivos. Desde los docentes, los padres de familia y hasta los mismos niños tuvieron su turno ante el micrófono, todas intervenciones que generaron sonrisas y carcajadas -en algunos casos-, pero el punto máximo del evento fue la presentación de cada uno de los graduandos

 

El nombre, el colegio al que pasarán para seguir siendo formados y la profesión de sus sueños fueron mencionados por cada pequeño, en medio del encuentro y marcando el inicio de la entrega de los diplomas, siendo esta una generación más de egresados en los 27 años que lleva funcionando el centro se educación preescolar.

 

Hasta lágrimas hubo por parte de algunas madres, pero también palmas al acompañar a los niños entonando la canción 'Hoy', como despedida de dicho ciclo de preparación. Muchos de estos niños son hijos de egresados de Uniautónoma, detalle que merece ser mencionado como muestra de la lealtad que se da en esta gran familia. JSN

 

Publicado en Noticias Generales

Desde hace 26 años Lucy Hernández Martínez se dedica a la docencia en Mi Pequeña Uniautónoma. Para ella “la paciencia y el amor” han sido las claves para su labor como docente durante casi tres décadas.

 

“Es algo que viene con la persona. Si yo no llevo amor y paciencia por dentro, ¿cómo voy a cuidar a un niño ajeno? Sin amor por el prójimo, sin respeto por los demás. Si tomas un niño a tu cuidado y no descubres como llegar a él, entonces este trabajo no es para ti”, señala la docente de Párvulo.

 

A lo largo de sus años de experiencia ha sido testigo de los cambios que han experimentado los niños en sus comportamientos y personalidades. “Son tantos años en este trabajo que uno va viendo cómo los niños van cambiando. Antes eran más calmados, pasivos, ahora son más inquietos. Pero la respuesta a eso es más amor y paciencia”, manifiesta.

 

Lucy recuerda que desde pequeña consideró ser educadora, que le nació como una vocación desde que jugaba con muñecas y que ha sido una profesión que ha disfrutado, porque le ha dejado grandes satisfacciones.

 

“Pienso que lo más importante es conocer al niño, darle espacio para que se desarrolle e ir analizándolo para saber cómo llegarle. Hay que tratar de que estén tranquilos, con espacio libre y comodidad. Entre más conoces qué es capaz de hacer el estudiantes, puedes darle una educación direccionada”, indica Hernández.

 

Por último, la docente reconoce que algo fundamental es la constancia y el apoyo de los padres, para que la preparación de los jóvenes sea completa en sus primeros años, porque estos los que van a servir de base durante los siguientes años de estudio.

 

“Logramos que el niño haga sus labores con un trabajo diario, constante para prepararlos. Todos los días entrenamos la parte motora, todos los días los estimulamos, todos los días los vamos formando. Importante que los padres se vinculen y refuercen estos procesos, porque de todo este trabajo va a depender el desarrollo académico de los jóvenes del futuro”, finaliza Lucy Hernández.

 

Publicado en Noticias Generales

“Somos la única universidad en la Costa Atlántica que tiene un jardín infantil, y en su momento fuimos la segunda universidad a nivel nacional que cuenta entre sus dependencias con este, sobre todo para brindar un servicio exclusivo a su comunidad” comentó Rocío Saavedra, directora de Mi Pequeña Uniatónoma.

 

El Jardín Infantil Mi Pequeña Uniautónoma fue creado 1991 como una visión del fundador Mario Ceballos Araujo, en su preocupación por brindarle lo mejor a la comunidad. La idea de este colegio surgió para facilitarle a las personas vinculadas directamente a la Universidad Autónoma del Caribe, un lugar donde estos pudieran dejar a sus hijos en la edad preescolar, mientras trabajaban o estudiaban.

 

Como dependencia de la universidad, este jardín maneja la misma línea educativa de esta, basada en la filosofía humanística. Pero, sin dejar a un lado la idea de que los niños son el ‘centro’ y de ahí se van desprendiendo todas las ramas y las dimensiones para que el infante se desarrolle de manera integral.

 

“También adoptamos el método constructivista. Los niños son el centro de todo y ellos mismos van guiándonos para la adquisición de los conocimientos y los aprendizajes. De ellos nacen las inquietudes para hacer los proyectos de investigación”, contó Saavedra.

 

El cuerpo de docentes de esta institución está integrado por 12 licenciados en educación o pedagogía infantil. Dentro de ellos se encuentran un docente en el área de deportes e Inglés, una psicóloga clínica infantil y una jardinera auxiliar. La jornada empieza a partir de las 7:30 de la mañana y finaliza a las 12:30 del medio día.

 

“Somos una institución de puertas abierta. Mientras los estudiantes y trabajadores están en sus labores, Mi Pequeña Uniautónoma les brinda un lugar seguro y de confianza. Ellos en cualquier momento puedan llegar a la hora que deseen a ver a sus hijos” manifestó Esperanza Leal, docente del nivel de transición.

 

Dentro de los servicios que ofrecen, está la prestación de los cinco niveles escolares. Los niños más pequeños inician al año y medio de ahí pasan a los caminadores, de dos a tres años entran a párvulo, de tres a cuatro a prejardín, de cuatro a cinco entran al jardín y de cinco a seis son promovidos a transición. Al final se les hace una ceremonia de grado para darle paso a su educación básica primaria.

 

“Somos una institución como cualquier otro de la ciudad. Tenemos excelente nivel académico, nos interesa mucho el desarrollo integral de los niños. Contamos con todos los servicios que la universidad presta a su comunidad, ente ellos acceso al polideportivo y Casa Club. Además ellos pueden recibir clases en la escuelita deportiva de la universidad”, destacó la directora del jardín infantil.

 

Mi Pequeña Uniautónoma (1).jpeg

 

La proyección de la responsabilidad social de la universidad, a través de Mi Pequeña Uniautónoma.

“La responsabilidad que tiene la universidad con respecto al preescolar no es solo prestarle un servicio de educación de calidad a los hijos de los estudiantes y trabajadores, sino también un lugar seguro donde estos puedan desarrollar todo su potencial, para que en el futuro puedan ser alumnos de la universidad y personas de bien”, señaló Leal.

 

La proyección social que la universidad realiza con el jardín es fundamental para todos los procesos que adelanta la misma. Este centro ha sido un punto favorable en la visita de los pares académicos, ya que son un plus con el que no todas las universidades cuentan.

 

Requisitos para ser parte de Mi Pequeña Uniatónoma.

“El padre de familia debe llevar la fotocopia de su carnet estudiantil y de su matricula financiera, para constatar que realmente es estudiante de la universidad. Los empleados tienen que dejar fotocopia del carnet que los identifique como trabajador de la universidad, luego con la Oficina de Talento Humano confirmamos que realmente la persona esté actualmente vinculada con la universidad”, explicó Rocío Saavedra.

 

A los padres de familia se les entrega un formato con los documentos que deben traer, para diligenciarlos y entregarlos en las fechas estipuladas por la institución. Las matriculas y la pensión mensual que pagan los padres, están subsidiadas por la universidad. Los costos educativos son bajos en comparación con otras instituciones educativas similares.

 

“La finalidad de nuestro jardín es brindarle a toda la comunidad, y en especial a los padres que tienen sus hijos matriculados aquí, un bienestar social que redunde en el mejoramiento de la calidad de su vida”, expresó la directora.

 

Mi Pequeña Uniatónoma tiene una licencia de funcionamiento siguiendo los lineamientos que establece la Secretaria de Educación Distrital. Dentro de ellos está el tener convenios con colegios que prestan el servicio de educación básica primaria, para garantizar la continuidad de la educación de los niños.

 

“Ellos por lo general terminan su proceso de formación en los colegios con los que tenemos convenio. Estas instituciones son: María Auxiliadora, La Enseñanza, Biffi La Salle y El Liceo de Cervantes”, indicó. Otros de los convenios son con los programas de Deporte y Cultura física y Psicología, adscritos a la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, para que los estudiantes puedan hacer sus prácticas profesionales.

 

Mi Pequeña Uniautónoma.jpeg

 

 Actividades.

“Los docentes de este jardín somos afortunados. Nuestro trabajo es enriquecedor, la enseñanza es reciproca. Un día de clase es un deleite, esta se desarrolla paso a paso y a los ‘chiquitines’ se les explica todo, de modo en que ellos se familiaricen con el tiempo”, expresó.

 

El proyecto pedagógico de este colegio apunta al desarrollo integral de los niños, la vivencia de diversas actividades son una ficha clave, que aportan a su desarrollo como personas. Estos procesos van desde la postulación y elección de su representate estudiantil o personero.

 

Rocío asegura que estas actividades son indispensables para enseñarle a los niños que hacen parte de un país democrático.Las elecciones del personero estudiantil se llevaron a cabo el miércoles pasado. El proceso inició escogiendo tres candidatos, los cuales en el transcurso de dos semanas hacen sus campañas de clase en clase y se identifican con una camisa de colores: una amarilla, una azul y una roja, puesto que los niños no saben leer.

 

Mi Pequeña Uniautónoma (3).jpeg

 

“Hubo tarjetones, ellos tenían bien claro por quien votar. Se pasó al conteo de votos como cualquier proceso electoral en el país, al final la ganadora fue la chica de la camiseta azul, Lilian Henao”, dijo emocionada.

 

Uno de los proyectos a futuro de este jardín es extenderse a la comunidad barranquillera, conservando el servicio a la comunidad universitaria. Actualmente están presentando la propuesta a la rectora para que evalúe la posibilidad de ampliar la cobertura. LLT

Publicado en Noticias Generales
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones