MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Betsy Villa Brochero, egresada del programa de Ingeniería Mecatrónica de la Universidad Autónoma del Caribe y becaria del programa Erasmus Mundus +, obtuvo el grado como magíster en Mecatrónica y Sistemas Micromecatrónicos, título otorgado por la universidad de Ciencias Aplicadas de Karlsruhe (Alemania) y la Universidad de Oviedo (España).

 

Para esta barranquillera es un logro muy importante y un escalón más en su formación como profesional. Actualmente está en Alemania, en la ciudad de Stuttgart, y sueña con seguir estudiando en el viejo continente, esta vez preparándose para hacer un doctorado, además de trabajar en seguir mejorando su entendimiento del alemán.

 

Esta experiencia como estudiante becaria le ha abierto las puertas a un mundo de conocimientos, pero también le ha enseñado muchas cosas sobre sí misma: a valorar a sus familiares y pequeños detalles de la vida que dejó atrás; a reconocer el aprendizaje académico que tuvo en Uniautónoma, y a comprender que tenía la fuerza, la determinación y la voluntad para lograr grandes cosas, solo con proponérselo.

 

Cabe recordar que el consorcio Erasmus Mundus+, titulado “The Joint Master Degree in Mechatronic Engineering, EU4M”, es un programa de la Unión Europea, que brinda la posibilidad a los egresados de Ingeniería Mecatrónica de la Universidad Autónoma del Caribe, como universidad aliada, de estudiar una maestría en Ingeniería Mecatrónica en cinco países: España, Francia, Alemania, Rusia y Egipto.

 

La beca de dos años le brinda el cien por ciento del sostenimiento a los estudiantes que sean favorecidos, además, les permite cursar su maestría en dos o tres universidades si así lo desea. El primer año debe ser cursado por completo en una sola universidad, mientras que el segundo puede ser cursado en dos, una distinta por cada semestre y en la cual desarrollarán su tesis de maestría, que por lo general se realiza a su vez en empresas europeas, permitiendo así la aplicación de conceptos y conocimientos adquiridos en dicha maestría. (Para más información ver la siguiente nota).

 

Los estudiantes o egresados que necesiten una asesoría, orientación o estén interesados en aplicar a esta beca Erasmus Mundus + pueden contactar con al ingeniero Carlos Díaz Saenz, PhD (c), profesor del programa Ingeniería Mecatrónica, quien coordina los procesos para obtención de las becas Erasmus Mundus + en Uniautónoma, dentro del marco del convenio firmado entre ambas partes, en el correo  . Los interesados en conversar con Betsy Villa Brochero sobre su experiencia y necesiten alguna orientación, pueden contactarla en su correo .

 

Betsy Villa y la robótica 3.jpg

 

La Dirección de Comunicaciones de nuestra Casa de Estudios conversó con Betsy Villa Brochero sobre este gran logro, su vida en Europa, la dificultad de estar lejos de sus casa en medio de la pandemia por la COVID-19 y sus perspectivas para los próximos años.

 

Dirección de Comunicaciones: ¿Cuál fue el título que obtuviste? ¿En qué se basó tu tesis?

Betsy Villa Brochero: Mi título es en Máster en Mecatrónica y sistemas micromecatrónicos título otorgado por la universidad de Ciencias Aplicadas de Karlsruhe (Alemania) y la Universidad de Oviedo (España). (http://www.eu4m.eu/ )

 

El tema de mi tesis fue “Control y monitoreo para un sistema de templado por inducción”, la realicé en la empresa Ikerlan S. Coop, ubicada en Mondragón, España. Es un centro tecnológico especializado en la digitalización industrial y en la transferencia tecnológica a las empresas (https://www.ikerlan.es/) .

 

Una de las aplicaciones más conocidas del tratamiento térmico por inducción es el templado, que combina la transferencia de calor y el electromagnetismo. Su objetivo es mejorar las propiedades mecánicas de la superficie, mientras que el núcleo de la pieza permanece dúctil. Debido a la complejidad del proceso de templado por inducción es crucial que el sistema permita preestablecer varios parámetros de entrada que, con un algoritmo de control especificado, obtengan la salida requerida del sistema.

 

Varias investigaciones en este campo se centran en la simulación del proceso y en la predicción de las propiedades mecánicas de la superficie de la pieza. Es necesario disponer de un banco de pruebas para validar un modelo de simulación de templado por inducción. El proceso puede realizarse de forma automática, los parámetros de entrada pueden ser controlados y las variables esenciales pueden ser monitoreadas.

 

Se llevó a cabo el diseño y la implementación de un banco de pruebas de templado por inducción. Se desarrolló el control del banco de pruebas, incluyendo varios aspectos como la seguridad, el almacenamiento de datos, la visualización y una interfaz gráfica de usuario (GUI). Se definieron los parámetros a controlar, los sensores, los controladores y los actuadores. Como resultado, se desarrolló una Interfaz gráfica en el software comercial LabVIEW. En el banco de ensayo, se pueden realizar diferentes tipos de ensayos, como el calentamiento estático, el templado estático, el escaneo angular y el escaneo lineal. Se implementó un control de retroalimentación para controlar el movimiento de la pieza de trabajo, dependiendo del tipo de prueba, los sensores y las variables de entrada.

 

Betsy Villa y la robótica 2.jpg

 

DdeC: Cuéntanos ¿Cómo llegaste a esa beca?

BVB: Conocí esta beca gracias al profesor MSC. Carlos Diaz Sáenz, él es egresado de este programa. Desde que fue mi profesor siempre me habló de que con mi dominio de idiomas, rendimiento académico y disciplina podría llegar a obtener una beca.
Yo diría que todo comenzó desde la escuela donde, con el apoyo de mis padres, empecé a estudiar idiomas extranjeros. Desde los 13 años dedicaba mis sábados a estudiar diferentes idiomas en los cursos libres de la Universidad del Atlántico. En esta escuela aprendí inglés, alemán y francés. Los idiomas son una afición, desde pequeña siempre soñé con poder visitar varios países y ser capaz de hablar en la lengua local, la cultura de un país se vive y disfruta más si se puede comunicar con las personas.

 

Durante mis estudios universitarios sabia que tenia que estudiar mucho para obtener un buen promedio y dar lo mejor de mi para obtener una beca para maestría.

 

En el 2014, el programa de Ingeniería Mecatrónica ganó por primera vez la beca de viajes de estudio para estudiantes colombianos, un programa patrocinado por el Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD). Junto al apoyo de la profesora Julie Berrío y con 12 compañeros más viajamos a Alemania y visitamos diferentes universidades y centros de investigación con la mejor tecnología en el área de Mecatrónica. Esta experiencia ratificó mis ganas por regresar a Alemania a estudiar el postgrado que tanto soñaba.

 

Después de graduada y de varios intentos de aplicaciones a becas hablé con mi amigo Juan Pablo Zuluaga, ingeniero mecatrónico egresado de Uniautónoma, quien en ese momento había obtenido la beca del programa Erasmus EU4M. Él me animó y motivó a que aplicara a la siguiente convocatoria, que me preparara, que tenía tiempo y que seguramente por mi dominio en idiomas y promedio podría obtener la beca. Así fue como, durante ese año, estudie francés, trabaje en mi propio emprendimiento enseñando robótica y programación a niños y jóvenes en Barranquilla; paralelamente trabajaba en mi aplicación a la beca, reunir los documentos y realizar exámenes de certificación de idiomas.

 

El 9 de marzo de 2017 llego el correo esperado, la notificación de que había sido seleccionada para  la beca del programa Máster Erasmus Mundus de Ingeniería Mecatrónica, y que estudiaría en Alemania, España y Francia. Fue en ese momento cuando supe que todo los sacrificios y trasnochadas habían valido la pena. Por fin estaba recogiendo el fruto de años de esfuerzo y estudios.

 

Betsy Villa y la robótica 5.jpg

 

DdeC: ¿Cómo fue la experiencia de estudiar por fuera?

BVB: Ha sido la experiencia mas enriquecedora de mi vida. He aprendido sobre nuevas culturas, mejorado mis habilidades en idiomas, he conocido gente maravillosa de un montón de países que no conocía. He enseñado a mis amigos acerca de Colombia, me he convertido en una embajadora de mi país donde voy, pues de Colombia solo se conoce lo que se ve en series como Narcos o Pablo Escobar. Muchos se sorprenden al saber que Shakira es de Colombia y más cuando les digo que vengo de la misma ciudad que ella.

 

Estudiar un máster en el extranjero es duro y más si es en otro idioma. Mi primer año en Alemania fue bastante exigente. Hubo momentos que pensé que no iba a poder con todo, pero sabía que Dios me había traído hasta acá con un propósito, entonces estudié mucho, me esforzaba por entender y aprender mucho vocabulario para comprender mejor las clases y aprender más rápido.  La exigencia en los estudios de postgrados en Europa es alta, para mantenerte al nivel de ellos deber estudiar mucho por tu cuenta.

 

Lo más bonito de esta experiencia han sido las personas con quien he compartido y conocido. Mis amigos de la universidad fueron un apoyo importante para mi durante las clases, proyectos y exámenes. Tengo muy buenos amigos de Perú, México, Guatemala, Venezuela y Brasil al final todos los latinos nos ayudábamos unos a otros pues todos estábamos pasando por lo mismo.

 

Betsy Villa y la robótica 4.jpg

 

DdeC: ¿De qué forma compaginaste tus estudios con esta situación de pandemia?

BVB: Comencé a realizar una práctica para mi tesis de máster en Ikerlan S. Coop a mediados de febrero, un mes después comenzó la cuarentena en España, que en su momento fue el epicentro de contagios y muertes por el COVID. Fueron semanas difíciles y largas trabajando desde casa. Gracias a Dios y al apoyo de mis compañeros de trabajo y mi supervisor pude terminar la tesis a tiempo y satisfactoriamente, ellos quedaron contentos con mi trabajo a pesar de no poder haber realizado la implementación del sistema.

 

DdeC: ¿Vas a regresar a Colombia o seguirás estudiando en Europa?

BVB: Por este año no regresaré a Colombia. Estoy aplicando a oportunidades de doctorados o de trabajos en Europa. Además, estoy mejorando mis habilidades en alemán para tener más opciones.

 

DdeC: ¿Cuál ha sido el aprendizaje más importante que has logrado durante tu estancia en Europa?

BVB: He aprendido a valorar a mi familia, a los que me apoyan y siempre están para mí. He aprendido a ser independiente, a cuidar mi alimentación y salud. He aprendido a valorar los pequeños detalles, un café con un amigo, salir al parque a correr o mirar una puesta de sol desde la playa.

 

He aprendido a valorar mas mi conocimiento, porque a veces uno se compara mucho con los locales y piensa que no es suficientemente bueno como ellos. Al final te das cuenta de que apruebas las materias con mejor nota que ellos. Durante mis años en Uniautónoma, creo que no miraba el trasfondo de todo lo que aprendía, pero al llegar acá entendí que aprendemos las mismas cosas que ellos, incluso creo que nosotros sabemos más porque nuestros conocimientos son teóricos-prácticos, los de ellos son más teóricos.

 

Creo que el mayor aprendizaje fue durante la época de confinamiento, porque aquí puse a prueba mi determinación, realizar la tesis desde casa fue un reto. Cada día hacía pequeñas tareas, metas diarias, no me preocupaba por lo del futuro; enfocaba mis esfuerzos en terminar lo que me había planteado en ese día, y fue así como pude terminar la tesis. Así también es la vida, si tienes un objetivo o propósito grande, debes dividirlo en metas más pequeñas y mirar qué tienes que hacer hoy que te acerque a esa meta. Pequeñas acciones diarias, consiguen grandes metas.

Publicado en Noticias Generales

"Al elegir a Ginna Morelo como periodista del año estamos premiando a la reportera, editora, productora y maestra capaz de llamar a la calma aunque ella sea el ciclón". Con estas palabras argumentó el jurado del Premio Simón Bolívar la elección de Ginna Morelo, egresada del programa de Comunicación Social Periodismo de la Universidad Autónoma del Caribe, como ‘Periodista del Año’ en 2018.

 

Morelo, nacida en Córdoba, es editora de la Unidad de Datos del diario El Tiempo y presidenta de Consejo de Redacción. Es especialista en Gerencia Pública y magíster en Comunicación. Ha sido becaria de la Fundación Gabriel García Márquez y del Instituto Prensa y Sociedad de América Latina (Ipys).

 

"Fruto de años de experiencia buscando la mejor narración para darle vida a los datos hallados, Ginna lideró en el último año desde su casa editorial una serie de trabajos en los que vertió la información conseguida a través de variadas metodologías en relatos digitales compactos", indicó el jurado.

 

La egresada es también autora de los libros ‘Tierra de sangre’ y ‘Córdoba una tierra que suena’. Es además coautora de ‘Tú y yo coincidimos en la noche terrible’, ‘Crónicas de frontera’, ‘Las fronteras cuentan’ y ‘Periodismo ambiental: los retos de la cobertura informativa’. Ganadora en tres oportunidades del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar, del Premio Iberoamericano Sociedad para todos y mención de honor en el Premio a un mejor caso de corrupción de América Latina.

 

En el mes de octubre también fue premiada junto a otras 26 personas por la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) en la categoría Cobertura por el trabajo denominado ‘Venezuela a la fuga’, en colaboración con el medio venezolano Efecto Cocuyo.

 

Ginna Premio FNPI.jpg

 

El jurado conformado por Rosental Alves, María O’Donell y Ginger Thompson resaltaron la manera como este trabajo logra reflejar el aspecto más humano de la crisis y contar historias que van mucho más allá de las estadísticas. Así mismo, consideraron que el trabajo tiene ritmo al permitirle al lector seguir la ruta de cada migrante.

 

En la página web de la FNPI describen el trabajo como un reportaje que “cubre el fenómeno migratorio de Venezuela, el más grande de Latinoamérica en los últimos tiempos”.

 

“Para abordarla (la crisis), un equipo periodístico transfronterizo recorrió cinco mil kilómetros de viaje con los migrantes, quienes apuntaban a tres destinos distintos, Perú, Argentina y Curazao; describió la despedida de familiares y los riesgos en las fronteras de diversos países, reveló las cifras de la migración, explicó lo que significa que un país deje de ser potencia petrolera para convertirse en expulsor de sus nacionales y relató cómo viven los venezolanos en seis países del continente (Argentina, Bolivia, Colombia, Chile, México, Perú) y cómo sobreviven los que se quedaron en la capital de Venezuela, Caracas”, dice la web.

 

El reportaje comprende 3 crónicas de viaje, 3 artículos de análisis de la crisis migratoria con infografías digitales, un documental web de 33 minutos que narra el recorrido de 2.900 kilómetros en un bus con 35 migrantes, 15 videos más, siete historias y una visualización de datos sobre la canasta familiar venezolana. Cada contenido responde a una perspectiva intimista, que se extiende al diseño web, para acercar la experiencia de usuario a la cruda realidad de los venezolanos.

 

Ginna Morelo concedió una entrevista a la Universidad Autónoma del Caribe y respondió algunas inquietudes sobre los reconocimientos que ha recibido recientemente, su formación y el ejercicio del periodismo en un momento en el que está tan cuestionado.

 

¿Qué significa para usted el reconocimiento de Periodista del Año, del Premio Simón Bolívar?

Un momento de alegría máximo que llega a mis 24 años de ejercicio profesional. La confirmación de que el camino escogido es este. Sin embargo, reitero, es un momento que pasa, que no hay que quedarse en él sino avanzar y seguir trabajando.

 

¿Qué hay que hacer para ser periodista del año?

No lo sé. Pero a juzgar por lo que dijo el jurado, es una sumatoria de cosas que se resumen en ser una reportera consumada, convencida y feliz con lo que hago en equipo.

 

Ginna Recibe Simón.jpg

 

La FNPI premió el trabajo 'Venezuela a la fuga' del que usted hizo parte. ¿Qué enseñanzas le dejó ese trabajo?

Fui la líder y cabeza del proyecto, responsable de armar un equipo de 27, financiar la iniciativa y editar los contenidos. Ahí están las enseñanzas: ser gerente de tu propia iniciativa, trabajar en equipo dejando atrás el escenario de los lobos solitarios, hacer periodismo para explicar y andar con los otros para encontrarte en este oficio que alimenta.

 

¿Qué fue lo más difícil de hacer en ese trabajo?

No quebrarte cuando estás en la reportería viendo las dificultades de los migrantes que no tienen dinero, que se ven afectados por la xenofobia, que son estigmatizados en muchos lugares de esta América Latina sufrida.

 

En lo que le tocó vivir, ¿Qué pueden aprender los colombianos de todo por lo que está pasando el pueblo venezolano?

Siempre las lecciones serán superiores a la experiencia: solidaridad, necesitamos ser más solidarios con un pueblo que nos acogió en los 80, en masa. Eso no lo podemos perder de vista, no podemos ser indolentes con los hermanos venezolanos.

 

¿Cuál es la importancia de ganar estos premios?

Te da visibilidad, pero para juntarnos con otros y seguir soñando.

 

Un periodismo inmerso en la dinámica de las redes sociales y la inmediatez, ¿Cómo puede evitar dejarse arrastrar y permitirse hacer trabajos de largo aliento?

Lo evitas estudiando reconociendo cuáles son los problemas que hoy tiene todo el ruido tecnológico y digital. Cuando lo sabes, puedes evitar caer en las notitas de 280 caracteres, en los titulares impactantes de gatos y modelos, en las piezas sin contexto y sin seguimiento. Simplemente convencerse de que la audiencia merece profundidad y tú tienes que dársela.

 

En un momento en el que el periodismo colombiano está siendo tan cuestionado, ¿Qué se debe hacer?

El periodismo en el mundo está siendo cuestionado por la falta de credibilidad ruda como consecuencia de la desinformación. Lo que hay que hacer es trabajar duro y más. Se es periodista para darlo todo y yo creo en eso de la milla extra siempre y cuando sea feliz.

 

¿Qué papel juega la ética para un periodista?

No juega un papel, es esencial. Volver al origen es no perder de vista la ética para hacer un trabajo excepcional. Olvidarlo es un pecado.

 

Los jóvenes salen de la academia con una idea romantizada del periodismo, pero se encuentran con una realidad distinta en la calle. ¿Qué consejo se les puede dar?

Que no dejen de ser románticos ni de soñar, porque lo que hay que hacer es ganarse un espacio para volcar todo ese delirio para hacer las cosas bien así la realidad sea adversa.

 

¿Qué la motivó a ser periodista?

El libro de entrevistas con la historia de Orianna Fallacii. Un baúl cargado de recuerdos de una madre que perdió a su hijo en una masacre del paramilitarismo, historia que quería contar desde que tenía 16 y que pude hacer 15 años después. Un político que le quedó debiendo plata a mi papá sastre y que le cobramos con libros porque él era el dueño de la única librería que había en mi tierra.

 

¿Qué es lo que más recuerda de su paso por la universidad?

Que fue un espacio que me acercó a amigos de todos los lugares del Caribe y que me hicieron amar la cultura nuestra hasta conectarla con otras realidades de América Latina que luego quise convertir en historias.

Publicado en Noticias Generales

Desde muy joven Ada Landázuri se proyectó como empresaria y sintió que Administración de Empresas era la profesión en la que podía desarrollar su gusto por los negocios y la organización de actividades y eventos. Ella se describe como una mujer líder y decidida, por eso no dudó de que su crecimiento “estaría alineado a las ciencias administrativas, económicas y contables”.

 

El camino no fue fácil. Tuvo que esforzarse para lograr su propósito, “como estar en clases a las 6:30 de la mañana”, pero de su etapa en la Universidad Autónoma del Caribe le quedan “memorables y diversos recuerdos”, el aprendizaje con “profesores con calidad humana e interesados en transferir sus conocimientos”.

 

En 2014 logró su meta de graduarse pero su experiencia profesional había empezado antes, cuando terminó sus prácticas en el sector bancario. “Al terminar me ofrecieron acompañar la apertura en la zona norte de Colombia de una fundación que apoyaba el banco, no tenía otra propuesta, acepté. Era un sector totalmente diferente, pero sin duda me parecía más gratificante, crecía personal y profesionalmente, eso no sucede frecuentemente, mi experiencia se estaba nutriendo de gestión comercial, trabajo in situ en comunidades, metodologías flexibles en educación”, cuenta la graduada.

 

Esa experiencia despertó su interés en un mundo que no había explorado y por eso decidió emprender un camino por el sector social creando Fundación Ludovica, una empresa que “promueve el desarrollo social inclusivo y sostenible desde alternativas educativas, culturales y de empoderamiento”, como la describe Ada Landázuri.

 

La egresada considera que su trabajo tiene un triple impacto: económico, social y ambiental. “Cuando sentí pasión al trabajar bajo esas premisas, investigué, me adentré en el sector, me conecté con personas que también estaban en la búsqueda de crear, de emprender, de crecer con sentido, siendo felices y sobretodo, aportando al bien común. Las bases de gerenciar, me las dio mi carrera, hice una especialización en desarrollo social para profundizar lo que ya me había dado la experiencia y la vida me indica cada día que estoy en el lugar correcto”, señala.

 

Su trabajo la ha llevado a trabajar con víctimas del conflicto armado colombiano, una labor agotadora pero que le ha dejado grandes alegrías. “Ha sido satisfactorio contribuir al cambio, a la transformación de realidades en la niñez, en jóvenes y mujeres. Innovar desde lo social es sinónimo de aprendizaje constante. Se siente uno vivo, llegas a lugares inesperados. Me despierto a diario con una gran dosis de motivación, inspirada, con la sensación de que puedo lograr mucho más si trabajo con constancia al 100%”, indica la gerente de la Fundación Ludovica.

 

Particularmente ha liderado dos proyectos denominados Atlántico Forte y Portal de Oportunidades, “ambos operados por la Universidad Autónoma del Caribe”, manifiesta Ada Landázuri. Para los jóvenes que desean estudiar administración de empresas, la egresada recomienda que “encuentren la causa de su motivación antes de iniciar la carrera, sólo así no la perderán”.

 

Por último, la egresada afirma que la universidad ha tenido una parte fundamental en su desempeño profesional, porque la guió “en el camino de tomar decisiones asertivas y responsabilizarse de las mismas”, además de tener las herramientas “para salir de los problemas sin huir de ellos”. “Soy efectiva y competente en los procesos administrativos de: planeación, organización, coordinación, dirección y control, porque en la UAC me dieron fundamentos para aplicarlos en mi rol como empresaria”, finaliza.

Publicado en Noticias Generales

Desde pequeña, María Fernanda Coronado tenía claro que quería estudiar Diseño de Modas. Por eso, en 2007 llegó a la Universidad Autónoma del Caribe para hacer su sueño realidad. Cuatro años después obtuvo su título e inicio su camino laboral en Cáñamo, en la parte de procesos textiles.

 

Su deseo por mostrar sus habilidades y mejorar la llevaron a crear su propia marca de ropa casual femenina. Eso la llevó a prepararse más y decidió irse a Medellín a estudiar una maestría en Diseños y Productos con Textiles Tecnológicos, lo que le permitió descubrir una nueva pasión: la docencia, que ejerció en escuelas técnicas.

 

Al regresar a Barranquilla, se vinculó a la firma Jon Sonen como diseñadora de línea de jeans wear y de lino. Su interés por la educación hizo que se vinculara a los grupos de investigación de la universidad, donde empezó combinar la formación en la maestría con la innovación.

 

El resultado fue el panty mitigador de cólico y la bolsa de citostomía, que está en proceso de patente. “Ambos fueron creados para cubrir una necesidad y dar solución a un problema de todas las mujeres”, dice la diseñadora, quien también es docente en las mismas aulas en donde fue formada como profesional.

 

Para María Fernanda Coronado, haber estudiado en Uniautónoma significó desarrollar la parte manual y la sensibilización, “algo que no se consigue en otras universidades” y de eso se dio cuenta al estudiar por fuera. “En Uniautónoma no somos tan metódicos y nos preocupamos más por las necesidades de la gente”, agrega.

 

La graduada oriunda de Sabanalarga piensa que prepararse en nuestro campus garantiza la excelencia y máximos niveles de calidad. “Somos los pioneros en esta área, con el único programa de Diseño de Modas acreditado y con una de las mayores participaciones en eventos de gran importancia a nivel nacional”, finaliza.

Publicado en Noticias Generales

A sus 28 años, Kenny Jimeno Pión es directora creativa de su propia agencia de publicidad digital, MID Soluciones Web. La agencia fue creada en 2013 con el apoyo de su esposo y tiene a cargo un equipo de 14 personas, entre diseñadores, desarrolladores, comunicadores sociales y administrativos.

 

Esta barranquillera se graduó de Diseño Gráfico en 2011 y desde entonces no ha parado crecer como profesional, incluso inició su vida laboral antes de obtener su título. En 2010 hacía parte del staff de El Heraldo y actualmente desde su empresa ha realizado muchos proyectos propios y a terceros que le dan un bagaje en el mundo del diseño.

 

“Hemos realizado diferentes iniciativas de innovación digital en las que implementamos nuevas tecnologías que permitan optimizar procesos basados en metodologías sostenibles y en la economía colaborativa”, indica.

 

Para la diseñadora, Uniautónoma fue una parte fundamental en su aprendizaje por la formación que le ha servido para destacarse en su profesión. “La universidad me dio las bases necesarias para poner en práctica todo mi conocimiento, realmente fue muy útil en mi desempeño profesional”, agrega.

 

De su etapa en la universidad recuerda con particularidad al equipo docente con el que compartió en las aulas de clases. En su memoria están como un equipo muy capacitado que siempre disipó sus dudas y le brindó la información adecuada. “Tenían un nivel de exigencias académicas suficientemente alto, como para formar profesionales competentes”, manifiesta Kenny Jimeno.

 

Consciente de que hay nuevas generaciones formándose en su campo, les sugiere aprovechar el tiempo de estudio, “porque todo lo que aprenderán lo necesitarán en su vida laboral, que tomen la carrera como algo bien serio, porque son muy pocos los que logran sobresalir en este ámbito”.

 

Para ella, la clave para ser un profesional exitoso “no es sólo tener talento, sino saber combinar disciplina y el esfuerzo”, esto les permitirá a los jóvenes “generar los resultados que esperan obtener”.

Publicado en Noticias Generales

El diseño que le dio vida al monumento ‘La Ventana al Mundo’ es una creación de Diana Escorcia, egresada en 1996 del Programa de Arquitectura de la Universidad Autónoma del Caribe.

 

La estructura de 47 metros de altura (considerada la más alta de Colombia) está compuesta de 120 toneladas de acero galvanizado, 20 toneladas de aluminio, 80 toneladas de vidrio, 20 toneladas de silicona. ‘La Ventana al Mundo’ llegó a acompañar a la Puerta de Oro y, en menos de cuatro meses, se ha convertido en uno de los sitios turísticos de la capital del Atlántico.

 

La propuesta de Diana Escorcia fue escogida entre 96 que fueron presentadas ante la convocatoria de la empresa Tecnoglass, con el acompañamiento de la Sociedad Colombiana de Arquitectos y la Alcaldía Distrital de Barranquilla.

 

La preferencia del público, la representación que la estructura hace de Barranquilla -como la ventana de Colombia al mundo- y sus colores fueron las razones por las fue seleccionada su idea como la mejor entre dos finalistas.

 

Fue así como su sello y el de nuestra Alma Máter quedaron plasmados en la rotonda de la vía 40 con la avenida Circunvalar, en el sector de Las Flores, siendo -según ella misma- “una obra hecha para interactuar, un espacio que está definido en unos elementos arquitectónicos con ciertos detalles, pero que en esencia representan la transformación actual de Barranquilla”.

 

“Para mí la Universidad Autónoma fue un gran aporte a mis bases y a lo que puedo hacer hoy en día en mi profesión”, agrega Escorcia, quien considera que “todo está ahí, en la mente, listo para ser usado cuando se necesita. Esas herramientas que nos da la academia son las que necesitamos al momento de realizar un proyecto”.

 

Por último, esta arquitecta aconseja a quienes están en las aulas a “no dejar de soñar”. “Sin importar qué tan grande sean los proyectos; no piensen que porque estamos en una ciudad no tan a la altura de otras somos menos y no somos capaces. Siempre vean más allá”, afirma.

Publicado en Noticias Generales
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones