MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

La Universidad Autónoma del Caribe, a través de su Departamento de Humanidades, realizó el tercer Green Academy con la transmisión en vivo desde el sexto piso del edificio de posgrado. Todo esto con el propósito de seguir formando profesionales integrales, conscientes de la responsabilidad que tienen de cuidar su entorno se presentaron los ocho mejores Proyectos Ambientales Universitarios (PRAU), elaborados en la materia de Bioética y Medio Ambiente, estos son proyectos que debido a su pertinencia en el entorno, creatividad y buen desarrollo de la temática buscan fortalecer en los estudiantes los valores éticos y morales para la promoción y defensa de la vida en todas sus formas.

 

Las palabras del Vicerrector Académico, J Emilio Zapata estuvieron orientadas a que todas las personas y universidades deberían sumarse a esta iniciativa pues “hablamos del medio ambiente la sostenibilidad ambiental y sería bueno que todos podamos hacer este proceso académico, esta vez, es la Universidad Autónoma del Caribe que procura precisamente de salvaguardar ese capital natural que Dios nos ha regalado y que obviamente nosotros los hombres somos quienes estamos usufructuando de todos esos recursos naturales, pero somos todos los que debemos cuidarlo para que nuestros hijos y las generaciones futuras puedan disfrutar así como hemos disfrutado nosotros. Este evento a importante para la generación de conciencia y desde la Universidad autónoma del Caribe siempre estaremos pensando en el cuidado es medio ambiente por supuesto que todos los días se incremente estos proyectos universitarios que miran más allá un proceso académico si no que hacen la transversalidad hacia el cuidado de los recursos naturales y la sostenibilidad ambiental”.

 

Por su parte el director del Departamento de Humanidades, John Acosta Rodríguez; manifiesto su entusiasmo para con el proyecto diciendo que “esta tercera parte de Green Academy lo hacemos para mostrar lo que nuestros estudiantes son capaces de hacer, de manera que estos proyectos elaborados por estudiantes de distintas disciplinas y programas, son fruto del compromiso de la Universidad por otorgarle a la sociedad profesionales comprometidos con el cuidado del entorno, profesionales comprometidos con el cuidado del medio ambiente”.

 

Los proyectos presentados en esta ocasión son:

➔ Generando conciencia ambiental, de los estudiantes Carlos Andrés Batista Paternina, David Eliab Bolívar Gómez, Jefferson Arteaga Ramírez, y Yornaldi David Benjumea Jiménez, de los programas Comunicación Social - Periodismo y Comunicación Audiovisual.

➔ Change the way, de la estudiante Stephanie Aguilar, del programa Diseño de Modas; el proyecto consiste en crear prendas y accesorios con el uso de prendas de vestir, en especial los jeans para lograr los acabados y la realización de cada producto.

➔ Ecolamp, de los estudiantes Mayra Mejía Aguilar y Deysi Zúñiga Vizcaya, del programa Comunicación Social – Periodismo.

➔ Reciclando y transformando, de las estudiantes Clarissa Pertuz, María Alejandra Díaz, Luzcellys Puerta y Melanie Quiroz, del programa Comunicación Social – Periodismo.

➔ Espacio ecológico, de los estudiantes Paula Avendaño y Jarlín Herrera, del programa Comunicación Social – Periodismo.

➔ Chikyu: Caneca Inteligente, de los estudiantes Diego Berdugo y Mayra Ramos, del programa de Diseño Gráfico.

➔ #PorMástapabocas Reutilizables, de los estudiantes Geraldine Ávila, Gabriela López, Marcela Neira y Saraí Vélez, del programa Comunicación Audiovisual.

➔ Smartric, de los estudiantes Rubén Díaz, Sandra Charris, Martha Silvera y Andrea Marthe, del programa Diseño Gráfico.

 

Perspectiva de educación ambiental.

El biólogo Andrés Alfonso Rada Quintero, de la Subdirección de Planeación - Educación Ambiental de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico-C.R.A, ofreció la conferencia que se realizó luego de las presentaciones de los estudiantes, dicha ponencia giraba entorno a la educación ambiental desde su marco conceptual y cómo esta aporta luces para entender cómo deben ser las relaciones entre los seres humanos y la naturaleza a partir del principio de la sostenibilidad ambiental.

 

“Hoy quiero hacer una pequeña reflexión abre cuál es la perspectiva ética de la educación ambiental en lo que es la comprensión del ambiente, por eso partimos de la ética y la moral, donde es la moral la que dictamina si una conducta es buena o mala, y resultan las preguntas que trae a colación que es lo que debe hacer el hombre, cuál ha de ser su comportamiento, entonces la educación ambiental desde su perspectiva ética permite que el proceso educativo mental coincidida con la sensibilización del ser humano con respecto a cómo se está comportando frente al ambiente”, manifestó.

 

Para el biólogo, es primordial tratar de indagar cómo el ser humano percibe su ambiente, pues la percepción que tenga el hombre en el ambiente, va a determinar la forma como se va a relacionar con este. “cómo por ejemplo; veo una serpiente, entonces ¿Qué significa una serpiente para mí? bueno, es un animal que peligroso que puede generarme una mordida que me va a llevar a la muerte, entonces yo automáticamente voy a tratar de erradicar ese peligro y la erradicación va a tender siempre a darle la muerte al animal, entonces si yo comprendo a la serpiente como un ser que hace parte de un ecosistema que tiene una función específica, si tengo que erradicarlo no será con la muerte, sino con una reubicación”, explicó.

 

“Todo el tema de la ética y la bioética tiene que ver con los mecanismos instrumentos que el hombre comienza a desarrollar para solucionar esa problemática, generada por el mismo hombre, esa problemática ambiental como una condición negativa que afecta los 3 subsistemas, tales como el sistema natural, el sistema social y el sistema cultural”, dijo haciendo referencia a los cambios que se han vivido en el mundo debido a la oleada de diferentes interacciones del individuo y la naturaleza.

 

“El coronavirus en un problema ambiental que ha afectado tanto lo natural cómo a nuestra manera de vivir, ahora tenemos toda esa mala imagen de los murciélagos, que es donde se ha dicho que pudo haber venido este virus, hay una máxima que dice que todo problema ambiental tiene un origen social”, afirmó.

 

Andrés Rada también hizo alarde de que los seres humanos suelen dominar todo lo que tocan, y es por ello que incentivó a que cómo seres racionales debemos dedicarnos no a dominar la tierra sino a condicionarla mejorarla, no a guiarnos por el antropocentrismo, puesto que el ser humano está en la punta de la cadena alimenticia y si todo gira en el ser humano terminaremos convirtiéndonos en una especie de cáncer para el sistema natural.

 

“No dándonos cuenta de que nosotros dependemos de ese sistema natural, y cómo seres racionales que somos debemos comprender este mundo y así estaremos en un sistema más equitativo entre el ser humano y la naturaleza”, apuntó tajante.

 

De manera que la iniciativa Green Academy es uno de los mecanismos con la que la Universidad Autónoma del Caribe contribuye a inculcar la sostenibilidad y responsabilidad social empresarial a sus estudiantes de todos los programas de pregrado, para que, desde su área de estudio, presenten iniciativas que impacten positivamente a toda la sociedad. DHS

 

Publicado en Noticias Generales

Desde las instalaciones de nuestra Universidad Autónoma del Caribe se transmitió vía Facebook el lanzamiento oficial del portal web del Clúster de Turismo de Naturaleza del Atlántico, cómo una plataforma que permite la promoción a nivel nacional e internacional de toda la oferta turística de naturaleza del departamento del Atlántico permitiendo también la comunicación directa de los empresarios con los turistas, para así consolidar la calidad y mejora continua de los productos y servicios del departamento en materia de turismo.

 

Debido a la parálisis del turismo por la pandemia, el programa de Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras se dio a la tarea de gestionar recursos externos que permitieran lograr el objetivo de lograr la aceleración y la ejecución de la estrategia digital cómo medida de mitigación, y fue así cómo se realizó y ejecutó la propuesta el plan estratégico que contempla a 26 empresarios y 75 miembros activos de los cuales se componen empresas con productos turísticos ubicados en atractivos naturales en los municipios, agencias de viajes operadoras, empresas de transportes especializadas, empresas organizadoras de eventos, fundaciones dedicadas a la conservación de los recursos naturales, asociaciones de artesanos, empresas consultoras, hoteles, restaurantes y fábricas de alimentos.

 

La Gobernación del Atlántico a través de su Subsecretaría de turismo respondieron de manera positiva financiando una parte significativa de este proyecto, en representación de la secretaría de turismo estuvo Pamela Andrea Lozano Ibáñez quien compartió su experiencia argumentando “el ejercicio de lanzamiento del portal el día de hoy no es una cosa más que una muestra de que cuando trabajamos unidos todos los sectores, la academia, el sector privado y el sector público se pueden lograr grandes cosas para nuestros territorios y para el desarrollo económico de nuestro departamento del Atlántico”.

 

“Como todos ustedes saben, el turismo naturaleza hace parte de ese gran potencial que tenemos aquí en el departamento, nosotros estamos trabajando arduamente por construir esa narrativa territorial que nos permita diferenciarnos de ese turismo de masas que tenemos cercano del departamento de Bolívar y en Magdalena, nosotros teníamos que identificar cuál es nuestro valor agregado no solo para nuestros vecinos sino también para Colombia y para el mundo”, justificó gustosa.

 

La docente investigadora y coordinadora del clúster de turismo y naturaleza de la Universidad Autónoma del Caribe, Beatriz Díaz Solano, tuvo su intervención comentando que este día fue especial para todos los empresarios y para el sector turismo de naturaleza el departamento del Atlántico, pues “desde hace 19 meses que venimos liderando desde el programa Administración de Empresas turísticas y hoteleras de la Universidad autónoma y hemos venido trabajando con empresarios dispuestos a mejorar competitivamente sus empresas en sus productos y hoy podemos decir que valió la pena el esfuerzo”.

 

La doctora Beatriz Díaz aprovechó para resaltar la labor de la empresa Contacta, asociado de clúster, quienes aportaron en la preparación de los empresarios para el manejo de redes sociales y en la recolección de toda la información necesaria para el desarrollo del portal web, acompañados con estudiantes practicantes del programa de Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras de Uniautónoma.

 

Rodrigo Navarro, fundador de la empresa Appalanca, organización radicada en Estados Unidos, hizo un recorrido por la página web del proyecto no sin reiterar su agradecimiento a todo el equipo que unió fuerzas para lograr este producto.

 

“Quiero poder compartir con ustedes este portal que tiene información para que seamos más visibles, que como personas yo que soy originario del Atlántico y he visto tantos sitios y hay tanto que conocer, podemos hacerlo fácilmente gracias a este proyecto, para mí es una experiencia especial, les damos la bienvenida el portal, donde si tú quieres o estás buscando un plan de fin de semana aquí vamos a poder encontrar dependiendo de lo que nosotros nos llame la atención, por ejemplo, si lo que quieres hacer es practicar senderismo, o quieres ayuda una agencia de viaje, o te gusta el avistamiento de aves, si quieres pasar la noche fuera de casa y quieres darte una escapada visita nuestra página web”, invita Rodrigo Navarro.

 

El clúster de Turismo de Naturaleza cubre el total del territorio del departamento y busca el desarrollo de sus potencialidades en los 23 municipios que lo componen. Los municipios con mayor representatividad de empresarios son: Soledad, Usiacurí, Luruaco, Tubará, Piojó, Galapa, Juan de Acosta, Baranoa y Barranquilla, y así cómo el proyecto tuvo el apoyo de la Gobernación del Atlántico, la Alcaldía de Barranquilla, ProColombia, ProBarranquilla, Universidad de Atlántico, Institución Universitaria - ITSA, el SENA, Universidad de la Costa - CUC, secretarías de Turismo de los municipios del departamento, la CRCA, COTELCO capítulo Atlántico, ACODRES, ANATO, ASOTELCA y SITUR Atlántico, también espera contar con el apoyo de todos los atlanticenses y de la región. DHS

 

Publicado en Noticias Generales

De acuerdo con varios medios de la prensa local, mayo empezó con un incremento del 6% en el consumo de energía, debido a las altas temperaturas registradas en la región. Según Electricaribe, dicho aumento va por cuenta del uso permanente de electrodomésticos asociados a la refrigeración, tanto en el sector residencial como en el comercial.

 

Lo anterior, sin duda, es así y es porque el aire acondicionado se ha convertido en una necesidad casi primaria para sobrevivir en medio de los 35 grados centígrados, en el mejor de los casos, a los que estamos expuestos por vivir en esta zona del país.

 

Es así que las tarifas sobrevaloradas serán una constante, pero desde la arquitectura es posible contemplar no una sino varias soluciones al respecto. Así que, si tu casa está por ser remodelada o tu familia está por invertir en la construcción de una, este tema será de tu interés. Sigue leyendo. Brindar soluciones de este tipo también es deber de la Universidad Autónoma del Caribe.

 

La primera alternativa.

Según Salvador Coronado, arquitecto y profesor de tiempo completo del Programa de Arquitectura, en Uniautónoma, hay elementos que ayudan a mitigar la sensación de calor en el interior de una vivienda y son los verticales, como los parasoles o los muros verdes en fachadas.

 

Las estrategias mencionadas hacen parte del concepto de optimización de materiales utilizados y de la bioclimática, dice Coronado -también magíster en Restauración Arquitectónica de la Universidad Politécnica de Madrid-, pero “ese efecto de confort interno y reducción del calor en cualquier estructura habitacional se logra desde la etapa de la planificación, cuando se deben tener en cuenta las condiciones ambientales”, agrega.

 

El docente adjunto a nuestra Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño referencia al Green Building, el Hotel Hilton y el Colegio San José como ejemplos de esas edificaciones que se apoyan en la planificación estratégica para mantener una temperatura soportable en su interior, “son inmuebles limpios, en los que se da la reutilización de energía, el uso de energía renovable y de materiales no convencionales”, añade.

 

Esas son las condiciones que debe cumplir una estructura para dar el beneficio en la climatización y en el ahorro, pero seguirlas es algo más complicado que solo instalar lo que parecería ser la solución a errores que solo se descubren una vez se ha cristalizado cualquier tipo de proyecto.

 

calor3.jpg

 

La clave: zonificación.

Conforme Zulma Buendía, arquitecta y especialista en Diseño, no es difícil lograr que un espacio sea agradable y proyecte el confort necesario en cualquier hecho arquitectónico, territorio y clima a nivel universal, “después que el diseñador -conociendo las realidades climáticas y contextuales- operacionalice como parte fundamental en el desarrollo del proyecto, el proceso de la Zonificación”, indica.

 

La profesora de tiempo completo del programa de Arquitectura explica que cuando el desarrollo del proyecto arquitectónico se basa en dicho proceso -partiendo de las realidades urbanas, teóricas, críticas; culturales, psicológicas, tecnológicas y del programa arquitectónico- se puede asegurar respuestas equilibradas de confort en la consolidación de los espacios.

 

“Lo anterior también será posible si se aplica la lógica relación de las diferentes zonas y espacios de un hecho arquitectónico con el clima y la percepción psicológica de los usuarios apoyados en los factores tecnológicos”, asegura Buendía.

 

En cambio, “cuando no se zonifica y no se ha hecho el proceso lógico entre la relación de los diferentes espacios y el clima, se fracasará en lo que respecta a desarrollar el confort ambiental y psicológico, a esto se le debe sumar inmediatamente un tercer factor: acudir al apoyo de la ambientación artificial como aires acondicionados, abanicos, luminarias, extractores, pues incrementarán el gasto energético y afectará la sostenibilidad del hecho arquitectónico”, añade.

 

“Imagínate una alcoba ubicada justamente donde muere el sol, eso será un infierno. A las 10:00 de la noche, aún la cama estará tibia y esto no tiene que ver con la tecnología aplicada a la construcción sino con la competencia profesional del diseñador. Este es el problema que ocurre cuando no se zonifica y el diseñador hace caso omiso de la realidad climática”, comenta Buendía.

 

Por fortuna, de acuerdo con Buendía, hay muchas maneras de hacer que un espacio sea confortable y amigable con este clima cálido y la vegetación, las perforaciones -puertas, calados, ventanas en persianas y patios internos-, los muros perimetrales; divisiones internas y cubiertas construidas con materiales no conductores de la radiación externa son excelentes opciones para tal fin, informa la entrevistada, también magíster en Educación, quien de inmediato aclara que una cosa es diseñar una casa con los atributos de la zonificación y otra es tratar de lograr la rehabilitación de una vivienda usada.

 

Según Buendía, este último ejercicio es difícil, más no imposible. Lo que se buscaría en él es lograr que el viento que entra a una habitación salga para cumplir su función de equilibrio climático. La docente sostiene que en el entorno caribeño y colombiano, el paradigma de diseño para refrescar un ambiente es la perforación horizontal y vertical, “vacíos internos, que hacen que el viento entre y salga por toda la casa, es decir, lograr un diseño abierto”, puntualiza.

 

Es más, en la Costa Caribe, “una vivienda que no logre las características bioclimáticas -sol, vegetación, lluvia, vientos y sombras- es una casa terrible, caótica, calurosa, oscura, casi inhumana y es ahí es donde se presente el gasto de energía para alcanzar el confort a través de la ambientación artificial. Una vivienda donde no entra la luz ni el viento así como donde no se generan espacios sombreados, será la proyección de un mal diseño”, opina la experta.

 

calor 4.jpg

 

El problema, para Buendía, es que no se acude al criterio de la zonificación de los espacios, sino que se procede a diseñar teniendo en cuenta solo factores como la ganancia general de los inversionistas y no en el confort del usuario. Este fenómeno no solo se observa en el diseño de las viviendas de solución social sino también en la mayoría de los diseños para zonas de estratos altos donde el paradigma bizarro podría ser la improvisación y la indiferencia por el confort de quien habitará en esa estructura, quien siempre resulta la victima circunstancial de este proceso”, advierte Buendía.

 

“En todos los climas, el diseño arquitectónico debe responder a los procesos bioclimáticos”, encima Buendía quien además explica que es más difícil en países donde se experimenta los cuatro climas, pero se puede lograr el equilibrio buscado y “sería cuestión de manejar componentes como la trayectoria solar, la radiación, la trasmisión del calor; el confort térmico, el efecto invernadero, entre otros importantes factores que -al tenerlos en cuenta- disminuyen el impacto ambiental, reduciendo el consumo de energía”, agrega.

 

En el lado opuesto del territorio del Caribe, Buendía considera las perforaciones abiertas un problema para el manejo del confort ambiental. De hecho, “no son una buena idea en países de clima frio. Imagínate una casa con patios abiertos e internos en Siberia o en cualquier lugar en el que la temperatura llegue a 13 grados bajo cero. No se puede, pero se podrían implementar ventanas con vidrios fijos que dejen pasar la luz, pero no el frio”, contrasta.

 

En lo que concierne a las cubiertas verdes que tanto se utilizan en los países desarrollados como Noruega y alrededores, Buendía considera que son casi una moda, “un asunto que a veces cumple con la misión del manejo de la ambientación o para lograr una imagen que responda a las corrientes estéticas de los tiempos actuales”, dice. Sin embargo, existen muchos logros en los diseños verdes de algunas propuestas arquitectónicas que en ocasiones no podemos implementar en nuestro medio debido a los costos y la alta tecnología que se necesita para su construcción y mantenimiento.

 

No obstante esta realidad, “es cierto que es mejor contemplar lo verde de la naturaleza que un muro de concreto en las ciudades caribeñas. La paleta gris del concreto en estos territorios calurosos, tanto culturalmente como desde la percepción psicológica, podría aumentar el calor y proyectar una imagen estática, inhóspita y aburrida, habría que tamizarla con el color y el verdor de la cultura Caribe”, define Buendía.

 

En caso de calificar el trabajo de un arquitecto de antaño y el de uno actual, Buendía dice que “no sería justo debido a su filtro filosófico así como a su gusto personal, porque la comparación entre una edificación de principios de siglo XX y una actual tiene sus ventajas y desventajas“, opina y complementa dejando ver que se inclina por los encajes de yeso, los claustros sombreados, los pisos de mosaico Pompeya y los jardines tachonados de flores tropicales.

 

Si por Buendía fuera, otorgaría una meritoria calificación a una casa quinta de los años veinte del barrio El Prado, sobre la evaluación de un apartamento de estrato alto. Sin embargo, “sin dañar ni ofender esta casa, la misma tendría que ser actualizada con una infraestructura acorde a los tiempos actuales. Ese es el dilema de pertenecer a dos mundos, y siempre será una discusión bizantina sin una respuesta concreta y objetiva porque la proyección real está sujeta a lo más difícil del diseño arquitectónico: lograr el equilibrio de un diseño donde el cuerpo demanda solo un veinte por ciento de solución, mientras que la psiquis demanda el ochenta por ciento de la realidad del espacio en servicio para el hombre”, postula Buendía.

 

calor2.jpg

 

Técnicamente hablando.

Jair Díaz, ingeniero industrial, también docente de la facultad antes mencionada, afirma que en 2015 salió la primera resolución sobre buenas prácticas de construcción, “la 549, del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, alineada con el Decreto 1077 -del mismo año y del mismo ministerio- en el que se establece unas medidas activas y pasivas para la implementación en construcciones sostenibles, siendo esta la primera normativa legal vigente en Colombia al respecto”.

 

Según Díaz, estas medidas de eficiencia son métodos que se pueden llevar a cabo mientras se diseña y se construye el edificio y, por supuesto, que ayudarán a mejorar el desempeño del mismo. Se definen ampliamente en cuanto a eficiencia energética y de agua, porque son los parámetros a los que más rápido se les puede dar trazabilidad en una construcción”, agrega Díaz, además magíster en Energías Renovables.

 

De acuerdo con Díaz, “la eficiencia energética pasiva tiene que ver con aspectos civiles y arquitectónicos del diseño de edificaciones y estas características determinan la manera, la forma y los detalles del cerramiento del edificio, los que a su vez tienen relación directa con la eficiencia energética. Por ejemplo, la relación de la ventana-pared: una cuestión más de exterior”, informa quien es también aspirante a doctor en Sostenibilidad de la Universidad Politécnica de Cataluña.

 

Conforme Díaz, no es lo mismo la transmitancia térmica de un muro a la de una ventana. Inclusive, “hay diferentes medidas como los sombreamientos horizontales, verticales y mixtos, que ayudan a definir y a controlar la transmitancia térmica de estos muros. Además, hay unos valores que me ayudan y se trata de los valores U, los cuales determinan la transmisión de calor en unidad de tiempo, a través de la unidad de área de un material o construcción y las películas de aire del borde, inducido por la diferencia de temperatura unitaria entre los entornos a cada lado”, informa.

 

Todo lo anterior, significa que el aislamiento, que se pueda conseguir con los materiales de construcción indicados, sí ayuda a reducir el potencial caluroso de los muros y de los vidrios en los ventanales, lo cual es tarea conjunta de un arquitecto y de un ingeniero.

 

Ya lo sabes. Si tu familia está a punto de invertir en la construcción de una propiedad, sugiere el no dejar de acudir a los expertos en el tema. Hazlo por el factor de ahorro y por evitar las altas temperaturas en casa. JSN

Publicado en Noticias Generales
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones