MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

La disciplina de Karate le ha brindado las primeras alegrías a la Universidad Autónoma del Caribe, en los XXI Juegos Deportivos Nacionales Bolívar 2019, con la obtención de dos medallas de oro y tres de bronce, por cuenta de los 11 estudiantes que integran la delegación de Atlántico.

 

Las hermanas karatecas Sharon y Shanee Torres Doncell conquistaron las dos primeras preceas doradas para el departamento, cumplida la tercera jornada de los Juegos Deportivos Nacionales en Cartagena.

 

La primera presea dorada la obtuvo Sharon en kumite menos de 68 kgs, tras imponerse 3x0 en el primer combate a la bogotana María del Mar Barrios, seguidamente la atlanticense de 19 años de edad venció 4x1 a la antioqueña Yuranis González y en la final derrotó 2x1 a la bogotana Laura Flórez.

 

El segundo metal dorado lo conquistó Shanee (+68 kgs), quien venció 4x1 a la vallecaucana Lizbet Johana Alomia; el segundo combate lo ganó 4x0 a María Camila Cruz de Antioquia y en la final se impuso 5x0 a Fernanda Rodríguez de Santander.

 

Oro en karate.jpg

 

Estas conquistas doradas se convierten en un hecho histórico en el país, teniendo en cuenta que es la primera vez que dos hermanas en una misma disciplina deportiva obtienen medalla de oro para su departamento.

 

El equipo de kata masculino, conformado por Miguel Echeverría, Juan Castilla y Deiner Medina, fue el primero en darle una alegría al Atlántico con la obtención de la medalla de bronce. Al frente del tatami, los tres jóvenes y las hermanas Torres Doncel tuvieron la dirección técnica de Mauricio Blanco De León y Guiomar Peralta.

 

Equipo Kata Bronce en Karate.jpeg

 

Aún hay varios de los estudiantes de Uniautónoma que están competencia en las disciplinas de judo, tenis de campo, atletismo y béisbol. 

Publicado en Noticias Generales

Lo prometido es deuda, por eso -tal como fue anunciado el pasado 25 de abril- aquí está la historia de Shanee y Sharon Torres, hermanas, estudiantes de la Universidad Autónoma del Caribe y karatekas que representan a Colombia en diferentes torneos a nivel nacional e internacional.

 

Las medallas obtenidas por ambas en años anteriores y las que consiguieron más recientemente indican la indiscutible destreza en la disciplina de karate do. La primera ganó la medalla de oro en la categoría de mayores -sobre los 68 kilos- en Bolivia, hace poco más de diez días. La segunda consiguió la de bronce, en la categoría de jóvenes y mayores –debajo de los 68 kilogramos- en el mismo encuentro.

 

Según las deportistas, nunca han tenido que usar técnica alguna entre ellas, en momentos de enojo, salvo cuando estaban pequeñas. Hoy en día, a duras penas, se dan los enfrentamientos con palabras -como en toda familia- pero se llevan tan bien y tienen tanto en común que no pueden decir cuál de las dos se toma los triunfos o las frustraciones más en serio.

 

Hay momentos en los que una se deprime. Luego le puede pasar a la otra, porque a ninguna le gusta perder, pero no se dan por vencidas y deciden esforzarse más. Las dos agradecen nunca haber tenido que usar lo aprendido para defenderse en un atraco, por ejemplo, o en cualquier otra situación riesgosa. En eso también se parecen.

 

Así empezaron.

Tanto Shanee -de 21 años y estudiante de Finanzas y Negocios Internacionales- como Sharon -de 19, de Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras- tomaron este camino desde muy temprano. La mayor de ellas lo hizo a los cinco años. La menor, desde los cuatro, “pero, con seriedad, desde los seis”, dice Sharon.

 

“Nadie nos inculcó el gusto por el karate do, pero sí tuvimos una entrenadora que influyó en nosotros, que fue la que nos formó como deportistas, pero ni a mi mamá ni a mi papá les gustaba la idea. Igual, siempre nos apoyaron” agrega, Sharon.

 

El dúo recuerda que en su cuadra se dictaban clases gratis y Shanee fue la primera en tomarlas, sin permiso. “Luego le dijo a mi mamá que le gustaba y la apoyó”, añade Sharon.

 

Luego Sharon empezó a asistir a esas clases, lo cual –con el tiempo- se convirtió en una bendición para sus padres, “porque gracias al karate pudimos estudiar en un colegio y en una universidad privada”, sostiene.

 

Además del beneficio anterior, ya son muchos los países que han conocido gracias a la vida que escogieron vivir y es que “al año tenemos un torneo nacional, tres internacionales y uno mundial cada dos. Así estamos desde nuestra pubertad hasta hoy”, dice Shanee, de quien cabe recordar que ganó una medalla de bronce el mes pasado en Las Vegas, Nevada, en el USA Open & Junior International Cup 2019, tras haber vencido a la representante de ese país con un 9-0, en las eliminatorias.

 

Lo que más les gusta del karate, de acuerdo con Shanee, es que siempre las mantiene enfocadas en lo que quieren: “llegar a los Juegos Olímpicos y ser campeonas mundiales”. Entre todos los aspectos en los que coinciden también está el considerar que el karate es lo mejor, ya que “se vuelve un estilo de vida, siempre tendrás una familia, tus compañeros se convierten en otros hermanos”, dice Sharon.

 

Para ellas es inexplicable el no haber sido convocadas para los Juegos Regionales Universitarios ASCUN, Nodo Caribe, en su vigésima tercera edición (23), con epicentro en Montería, Córdoba, pero “la otra semana viajamos a Costa Rica a un torneo centro americano”, encima Sharon. 

 

Por último y, casi al mismo tiempo, las dos dicen que –en caso de que un hijo quiera practicar esta disciplina, “lo apoyarían en su decisión o en la de dedicarse a cualquier otro deporte”, anticipan.

 

Y como mensaje a los demás jóvenes, este par vuelve a concordar en invitarlos a “que se arriesguen a practicar algún deporte, aunque sea solo por hobbie, pero hacerlo te ayuda a crecer como persona y a enfocarte en la vida, en lo que quieres y hacia dónde vas”, terminan. JSN

Publicado en Noticias Generales
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones