MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 (605) 3853400

Lo que nunca se imaginó aquella niña inocente, que le tenía miedo al disfraz ‘El Descabezado’ - por su asombroso aspecto, cuello ensangrentado, su desafiante machete y la cabeza que sostiene en su mano izquierda-, fue que iba a ser parte del grupo de trabajo de la organización Carnaval S.A.S.

 

“Yo le tenía mucho pánico al disfraz El Descabezado. Cuando entré a trabajar con el carnaval me tocaba relacionarme con él y siempre lo veia con mucho respeto”, afirmó Ana María Osorio, directora de comunicaciones de la Fundación Carnaval S.A.S.

 

En 2009, el creador de este disfraz, Wilfrido Escorcia, fue escogido como Rey Momo. Ese año le tocó dejar sus miedos a un lado y asimilar ese cuello ensangrentado, pero lo que más aprendió fue a “valorar a esa gran persona que es Wilfrido”.

 

Ana María Osorio Gómez es una barranquillera de 39 años amante de la cultura, el arte, los libros y los viajes. Esta comunicadora tiene casi dos décadas ocupando el cargo en Carnaval S.A.S.

 

Para Osorio el reto de trabajar con esta entidad es estar siempre al nivel de lo que el Carnaval requiere, pues “se debe contribuir con toda la experiencia y el conocimiento para estar a la altura de una de las fiestas más importantes de Colombia”.

 

“El carnaval exige mucha creatividad e innovaciòn, estos son los retos más atractivos a los que te invita a trabajar una oficiona de comunicaciones como esta”, afirma la comunicadora.

 

Ana María Osorio oficina.jpg

 

Su experiencia en la Fundación Carnaval S.A.S.

En uno de los cuartos de una casona pintoresca ubicada en una esquina del Barrio Abajo, decorada con algunos de los personajes y disfraces más representativos del Carnaval, funciona la oficina de comunicaciones donde trabaja Ana María y su equipo de trabajo.

 

En carnaval, para el staff de comunicaciones, el día empieza muy temprano. El proceso de comunicación es permanente y no se necesita llegar a la oficina para empezar a trabajar. Las jornadas se extienden hasta altas horas de la madrugada y en algunas ocasiones se trabaja más de 15 horas.

 

Las estrategias que utiliza para cubrir todos los eventos se hacen a través de dos frentes de trabajo: uno se encarga de la generaciòn de información, en cabeza del jefe de prensa. El otro produce todo el contenido para la página web, las redes sociales y la atención de audiencias.

 

“Nosotros organizamos una agenda que contiene todos los eventos del carnaval de acuerdo con las necesidades que presenta cada uno. A nuestro cargo tenemos 36 eventos masivos a los que le damos cobertura durante la temporada del carnaval, todo esto se hace trabajando de forma organizada y en equipo”, añade.

 

Trabajar con las distintas reinas del carnaval ha sido para esta currambera una experiencia muy amena, pues cada soberana tiene su personalidad, atributos y un programa bandera. Para ella la reina es la figura màs importante de esta gran fiesta, es la embajadora anual del Carnaval de Barranquilla.

 

“Desde esta oficina lo que se hace es un acompañamiento a cada una de las reinas, las escuchamos, orientamos y ponemos al servicio de ellas toda la experiencia en el carnaval. Somos la plataforma para que ellas puedan conectarse con la ciudad y sigan engrandeciendo este magno evento”, especifica.

 

Al interior de esta quinta se vive el ambiente de carnaval los 365 días del año. La naturaleza de esta fiesta tiene una temporada alta que empieza desde los meses de octubre y noviembre, cuando ya están escogidos los reyes y la agenda ya está en marcha, la cual finaliza con el carnaval. Durante el resto de meses del año se trabaja con las escuelas y se llevan a cabo diferentes concursos de fotografía, artesanos y otro tipo de actividades concernientes a este ámbito cultural.

 

Reconocimiento Ana María Osorio.jpg

 

Su paso por la UAC.

Ana María es egresada del Programa de Comunicaciòn Social Periodismo de la Universidad Autónoma del Caribe. Su paso por esta Alma Máter fue “inolvidable”. Todavía se reúne con sus colegas y recuerda con alegría sus visitas a la facultad en el cuarto piso y a los profesores con los que ha tenido la oportunidad de trabajar en algunos proyectos.

 

Hizo parte del comité editorial del periodico El Comunicador que, en su época de estudiante se imprimía en tamaño tabloide. Además, recuerda que salía a hacer crónicas de ciudad y señala que este fue su encuentro con la realidad. De allí le nació el gusto por conversar con la gente.

 

“Recuerdo las clases de fotografía con el Mono Manjarrés. Era muy chistoso porque sólo tenía la opción de obturar una sola foto y, a veces, se quemaban. Mis clases de diseño eran con reglas. Hoy veo toda la transición y la evolución que ha tenido la comunicación y creo que estudié en una edad como de piedrita”, comenta entre risas.

 

En 2001, la universidad le permitió hacer sus prácticas profesionales con Carnaval S.A.S. cuando esta organización estaba recién mudada. Recuerda que le tocó hacer un trabajo de publicidad donde diseñó una estrategia publicitaria para dar a conocer la nueva Casa del Carnaval.

 

“Ha sido un trabajo muy lindo porque no solo he participado en un proceso que ha enriquecido mi vida personal y profesional, sino que también he sido testigo del proceso de transformación y crecimiento del Carnaval de Barranquilla y de sus diferentes etapas”, afirma Ana María.

 

Dentro de los proyectos de esta mujer creyente en Dios, a nivel personal, está el ser mamá y en un futuro realizar una maestria en Administración, ya que, para ella, lo que “no se mide en la comunicación y no genera acción no vale la pena”.

 

Lo más importante para esta comunicadora es que se entienda que el carnaval es más que una fiesta de cuatro días de goce, pues para ella este evento es un proceso complejo, no solo por el trabajo que hace esta organización sino tambien por el proceso en el que participan músicos, artesanos, autoridades, periodistas y el resto organizadores.

“Yo veo el carnaval como una fiesta que le permite a la cuidad grandes oportunidades de mostrarse en diferentes frentes y la capacidad que tiene esta de articularse para mostrar que es cultura, alegría, y gente que es lo que nos hace únicos”, termina. LLT

Publicado en Noticias Generales

Después de haber terminado como técnico asistente administrativo, en el Centro de Educación Permanente de la Universidad Autónoma del Caribe y de ser parte del Uniautónoma Fútbol Club, William Arnedo Hernández empezó en 2014 a estudiar en el programa de Deportes y Cultura Física.

 

En 2018 se graduó y ya está trabajando como entrenador del equipo de fútbol sala del colegio Biffi La Salle, cargo que consiguió por el período de prácticas que empezó estando en séptimo semestre del pregrado y le atribuyo a sus conocimientos el haberse quedado trabajando en esa institución.

 

Su tesis de grado fue un proyecto integrador de cultura y planes de entrenamiento físico para niños en condición de discapacidad cognitiva, basado en ejercicios con su mismo peso corporal, el cual desarrolló de la mano del Centro de Terapias Integrales Progresar, en Barranquilla.

 

Fue esa misma investigación y propuesta la que llamó la atención de la Universidad de La Coruña, en Galicia, España, y por la que se ganó una beca para estudiar la Maestría en Deporte Adaptado, lo que significa que seguirá profundizando en el tema físico para los niños en condición de discapacidad.

 

William Arnedo Orgullo Uniautónoma.jpg

 

Además, es especialista en Entrenamiento Deportivo, lo cual deja vislumbrar un futuro brillante para este deportista y académico orgulloso de su Alma Máter.

 

“Recuerdo el primer día de clases y la sensación de familia entre el grupo, así como el trato de los profesores, siendo todo muy grato y significativo”, dice.

 

Para Arnedo Hernández, Uniautónoma tiene todas las instalaciones y el cuerpo docente preparado para brindar los conocimientos necesarios que todo futuro profesional debe. Agrega que “entre nuestras fortalezas está el Polideportivo, para la práctica de casi todas las disciplinas deportivas y eso solo lo tenemos nosotros, en Colombia”. JSN

Publicado en Noticias Generales

La 'mamadera de gallo' sobre la visita de Quentin Tarantino, para el desarrollo de la séptima edición del Festival Internacional de Cine de Barranquilla (Ficbaq), sigue dando de qué hablar, nueve días después de haber sido publicada por los diferentes medios locales y nacionales, a manera de noticia.

 

En tan poco tiempo, esta polémica ha derivado otras que cuestionan si vale la pena o no estudiar periodismo, o la credibilidad de quienes ejercen esta profesión y la responsabilidad de los editores, por aprobar que salga a la luz una información sin confirmar.

 

Por tal motivo, la Universidad Autónoma del Caribe volvió a ser epicentro de reflexiones sobre buenas prácticas periodísticas el pasado miércoles, durante el conversatorio ‘Retos y amenazas de un nuevo periodismo: el caso Tarantino’.

 

El evento, organizado por la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, su programa de Comunicación Social Periodismo, con el apoyo del Laboratorio de Periodismo Álvaro Cepeda Samudio, se realizó en el sexto piso del Edificio de Posgrado, con la participación de autoridades académicas y de prensa.

 

Los panelistas invitados fueron Óscar Montes, ex - editor de El Heraldo, columnista y panelista representante de Blu Radio; Martín Tapias, director de noticias de Caracol Barranquilla; Lina Robles, redactora de Publimetro y Zona Cero; Wilhelm Garavito, redactor y columnista de ADN; Humberto Mendieta, columnista y director de noticiero regional y Jaime De La Hoz, profesor y periodista.

 

La jornada pedagógica, con marcadas pinceladas de debate, se llevó a cabo bajo la moderación del también docente y columnista Anuar Saad, ante colegas, estudiantes e interesados en la temática, siendo además transmitida, en vivo, por Facebook y otras redes sociales.

 

Conversatorio Retos Descabezado.jpg

 

La primera intervención.

Para los organizadores del Ficbaq, este acto fue la oportunidad de explicar qué fue lo que pasó con Tarantino y porqué se afirmó lo de su visita.

 

Según Giuliano Cavalli, director del festival, la motivación principal fue el esfuerzo de seis años y el trabajo invertido en la edición más reciente, “con el mismo cariño y el mismo amor”. “La mentira es el componente esencial del arte y el arte es un motor esencial de la cultura”, agregó Cavalli.

 

De acuerdo con el cineasta, no se calculó hasta dónde iba a llegar esta historia, pero no querían "que se quedara como un asunto local, como un festival de cine que estaba agonizando por la falta de recursos". "Necesitábamos una medida de choque y queríamos que el país supiera lo que estaba pasando. De igual manera, la mentira también hace parte del Carnaval”, añadió.

 

Cavalli recordó el dicho de Álvaro Cepeda Samudio: “mamar gallo es la única forma de hablar en serio”, para luego afirmar que la reacción de los medios y de la gente, en general, era precisamente lo que esperaban. “Que la ciudad, a partir de esa acción, reflexionara en qué es lo que está pasando con los eventos culturales, en cómo se trata a los gestores que ponen también el pecho para hacerlos con sus propios recursos”, sostuvo.

 

Para el creador audiovisual, “cuando una mentira es asumida como verdad, crea otras mentiras que replican en otras más, creando una ilusión de esa realidad de realidades. La imaginación lo gobierna todo, somos partícipes de una película en la que todos tenemos un montaje en la cabeza”, dijo y reiteró que ni él ni su equipo de trabajo tenían idea de las repercusiones y que sí se llevaron varias sorpresas.

 

Conforme Cavalli, haber mentido sobre la visita de Tarantino fue consecuencia de la falta de fondos que deberían ser distribuidos por los entes de cultura, pues “los dineros deberían ser destinados y manejados por procesos más consensuados y participativos”, y agregó que “hoy en día no hay consejo de cine y por eso esta ciudad no puede participar en la convocatoria de relatos regionales de Proimágenes, estímulo para la creación de cine regional”.

 

Por lo anterior, Cavalli ratificó que la ilusión creada fue para que, a nivel internacional, todos reflexionemos sobre la administración de la cultura y la voluntad de desarrollar esta industria en ella.

 

Conversatorio Retos.jpg

 

Los periodistas y sus opiniones.

Para Óscar Montes, en contraposición de lo dicho por Cavalli, “una mentira, una farsa, nunca puede ser considerada un buen elemento periodístic"."Una cosa es mamar gallo y otra es la mentira, la trampa. El tramposo no puede considerarse jamás un buen periodista”, señaló el periodista de Blu Radio.

 

Para Montes, “se consulta una fuente, buscando la verdad o aproximarte a ella, pero consultando una sola no llegarás la encontrarla. Fallamos todos”, consideró.

 

Por otro lado, Martin Tapias contó que el primer medio que publicó sobre la mentira fue Caracol Radio, “porque había muchas cosas que no cuadraban y estuvimos todo el equipo trabajando hasta muy tarde, buscando confirmar esa información. Los organizadores de la mentira no contestaban el teléfono. El que la Policía no tuviera un esquema de seguridad para un personaje como Tarantino, ni lo tuviera la Secretaría de Cultura hizo que creciera el sin sabor de que algo no estaba bien”, informó.

 

Al final, Tapias estuvo de acuerdo con titular ‘esto es una mentira’. A través de Twitter, Tapias expresó que “una mamadera de gallo es un acto de alegría que se hace entre amigos y genera sonrisas, pero esta deja a una ciudad muy mal parada en el escenario nacional, en general, no es un asunto de medios. Nos costó la credibilidad. Si el efecto que se buscaba era la visibilización,mañana quién creerá en cualquier otro anuncio que hagan como personas y como festival”, complementó el director de noticias de Caracol Barranquilla.

 

En cuanto a los problemas de presupuesto mencionado por Cavalli, Tapias lo consideró un argumento planteado sobre otra mentira, pues “sí se están haciendo inversiones en ese sentido: $2.400 millones en estímulos entregados a gestores y hacedores de la cultura”, contrastó.

 

Conversatorio Retos Lina Robles.jpg

 

Por su parte, Lina Robles narró su experiencia, primero, refiriéndose a los seis años que lleva Ficbaq en escena, en los que han tenido invitados maravillosos y los han cubierto con mucho cariño. "Dije, genial que sea Tarantino este año. En Cartagena estuvo Will Smith, Marissa Tomei, y Matt Dilon. ¿Por qué no tendríamos a Tarantino aquí? Pedí que me lo confirmaran y lo hicieron. No me iban a mentir. Revisé si Tarantino tenía redes sociales, pero no las tiene. Seguí a su esposa, pero el tiempo no nos alcanzó para confirmar con amigos en Los Ángeles e ir más allá”, dijo la periodista asociada a Publimetro y Zona Cero.

 

Para Wilhelm Garavito, no es descabellado ni inverosímil que Tarantino venga a Barranquilla. "Hace unos años, Tom Cruise estuvo en Medellín y, si miramos los cables de noticias, vemos que Tom Hanks y Oliver Stone han estado en una aldea africana, durante un festival, entre comillas irrelevante, por la cercanía que quieren mantener con la gente”, opinó.

 

Además, según Garavito, los periodistas creen en las fuentes oficiales. "Si bien se han dado pasos culturales, todavía estamos lejos de Amsterdam o Berna. La Dimayor anuncia que Junior juega a las 3 y media de la tarde y juega a esa hora. Uniautónoma anunció a Rigoberta Menchú y aquí estuvo”, comparó.

 

Garavito también manifestó el gran valor de esta lección, pues su enseñanza es tener un "margen de duda" respecto a ciertas fuentes oficiales, pero aseguró que le seguirá creyendo "al Junior con su lista de concentrados", ya que hay "ciertas lógicas que no deben modificarse por un caso desacertado que fue una burla para la sociedad”.

 

Conversatorio Retos Wilhelm Garavito.jpg

 

Menos severo fue el punto de vista de Humberto Mendieta, ya que consideró este episodio como una "magnífica" lección de periodismo. "No estoy de acuerdo que la credibilidad haya sido afectada. Le creemos a la fuente, pero, ante todo, debimos dudar por el tremendismo de la visita de un director de cine a una ciudad que no es Los Ángeles ni Nueva York. Se debió verificar las posibilidades y sobre todo si el lugar en el que iba a estar era el Parque Sagrado Corazón”, sugirió.

 

Para Mendieta, columnista y director de un noticiero regional de Telecaribe, la estrategia dio resultados extraordinarios, "tanto que estamos en este conversatorio sobre este tema”. Mendieta instó a reconocer lo bueno que hicieron los organizadores del Ficbaq: “rescatar a un personaje como ‘El Descabezado’, siendo parte de las verdaderas estrellas. Hay que buscarle el lado positivo a la situación”.

 

No obstante lo anterior, Mendieta estuvo de acuerdo con los demás panelistas en el asunto fue el engaño. "La afectación fue más en el honor del sector cultural, un asunto de honor mancillado. No hay fraude por legalidad. Sin embargo, si hubo afectados como gente que viajó solo por ver a Tarantino. Faltó un poco de malicia”, puntualizó.

 

Como conclusión de la jornada, Martín Tapias invitó a los estudiantes y a sus colegas a “verificar, verificar, verificar”, para evitar que este tipo de errores se repitan, lo cual fue sucedido por Lina Robles al expresar que “la mentira no hubiera sido necesaria si se hubiera sabido la situación real”, dijo y terminó manifestando que “no es necesario que venga Tarantino ni Tom Cruise, lo nuestro y lo propio es lo que tenemos que rescatar”.

 

Conversatorio Retos Martin Tapias.jpg

 

En lo que respecta a si vale la pena estudiar comunicación social y periodismo, tanto Óscar Montes como Martín Tapias concordaron que hacerlo es pertinente “ahora más que nunca, pero se requiere aún más ser mejores periodistas". "Estudien con más ganas porque el compromiso que tenemos todos, que siempre ha existido, es la búsqueda de la verdad”, indicó Montes.

 

Tapias, por su parte, dijo que sí hay que estudiar comunicación social y periodismo, porque lo que hoy vive como periodista se lo agradece a su paso por la academia. "La academia forma para el día a día que me corresponde afrontar. Sí hay que creer en lo que se está haciendo, porque los retos que se deben enfrentar, hoy, son muy grandes, como las redes sociales y la inteligencia artificial en medios”, finalizó.

 

De alguna manera, Tarantino estuvo presente.

Como invitado especial al conversatorio, estuvo Ismael Escorcia, quien caracteriza a ‘El Descabezado’, cada año, en el Carnaval de Barranquilla. Este actor de la tradicional festividad, al enterarse que venía Tarantino y que estaba interesado en su personaje, hizo un nuevo disfraz con la cabeza del director hollywoodense.

 

Haciendo caso a Humberto Mendieta, sobre rescatar lo positivo de las circunstancias, todo lo ocurrido podría ser parte de un buen guión, inspirado en lo ocurrido en esta capital, como lo dijo uno de los presentes, en el segmento de las preguntas. JSN

Publicado en Noticias Generales