MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Natalie Simancas y Jessica Jiménez, dos estudiantes de noveno semestre de Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras, quienes se toparon a la odisea de encontrar prácticas donde exponer los conocimientos aprendidos en nuestra universidad, como lo narra Natalie:
“Mi compañera y yo estábamos buscando un lugar para hacer las prácticas, posteriormente la directora del programa Sandra Osorio nos contactó diciendo que había una convocatoria para hacer las prácticas en la empresa Contacta. Ellos estaban buscando personas que pudieran apoyar en el área de turismo y que al mismo tiempo tuvieran la disposición para aprender en el área de marketing”.

 

Desde la Oficina de Egresados y Prácticas, en articulación con el programa académico, se logró la firma del convenio de cooperación de práctica con la empresa Contacta lo que permitió que las estudiantes se vincularan a la organización, acompañando a los estudiantes en capacitaciones internas con docentes y alianzas externas en temáticas de Marketing Digital

 

Natalie continúa su relato admitiendo que fue un proyecto desafiante para ellas, “porque teníamos ideas por algunas materias que ya habíamos dado en la Universidad, pero una cosa es la teoría y otra es la práctica. Nos capacitaron haciendo cursos de Inbound Marketing. Finalmente cuando terminamos el curso nos dijeron que solo Iban a escoger 5 personas de las cuales solo nos quedamos mi compañera y yo. Trabajamos apoyando al clúster de turismo del departamento del Atlántico haciendo publicaciones, vídeos, y manejando las redes sociales como Facebook, YouTube y en la realización del directorio de este”.

 

“Fue un desafío desde todo punto de vista porque la parte hotelera estaba pasando por una dura situación, los miembros del clúster estaban tristes y desanimados porque todos los establecimientos habían cerrado y la única oportunidad de surgir era apostándole a la estrategia digital que gracias a Dios funcionó”, dice Natalie emocionada.

 

Jessica explica que el clúster es un proyecto que se ha creado con el fin de dar a conocer toda la gran oferta turística que hay en el departamento y su directora es la docente Beatriz Díaz.

 

“Cuando se presentó el confinamiento, quedé muy preocupada porque no sabía que podía pasar con la universidad. Luego la profe Sandra nos avisó que teníamos una oportunidad, yo de una dije que si porque siempre me ha llamado la atención la parte de Publicidad y Marketing y me pareció muy chévere la idea de aprender. Junto con el equipo hicimos un trabajo muy lindo creando contenido para las redes sociales de Instagram, Facebook y YouTube, como imágenes, fotos y videos. Donde día tras día iniciábamos el acompañamiento a los empresarios ayudándolos a resaltar sus empresas en el directorio del clúster y en lo que necesitaban, pues son personas que a raíz de esta pandemia se enfrentaron a un mundo que muchos no conocían que es el digital”, comenta Jessica Jiménez.

 

Por su parte Natalie menciona que la oportunidad surgió de la necesidad de dar a conocer todas las empresas que hacen parte del clúster de turismo de naturaleza que son alrededor de 80 empresas. “Nuestro trabajo era dar a conocer las empresas los hermosos lugares que hay en el Departamento del Atlántico y que la mayoría desconoce. Fue un trabajo duro por que la mayoría de los miembros del clúster de naturaleza estaban reacios, pero cuando empezaron a ver los cambios que se dieron en las páginas, la participación de los seguidores fue cuando empezaron a creer que había una luz de esperanza para el campo del turismo cuando todo el panorama se veía desolado y gris”.

 

Se cumplió la meta.

“Los resultados obtenidos fueron muy buenos, ya que se cumplió con la meta de pasar los 1000 seguidores en Instagram desde que se crearon los perfiles en las redes sociales, se dio a conocer las empresas del clúster y sobre todo la oferta turística del departamento a personas extranjeras y nacionales, se creó la página del directorio, en general tuvimos buenos resultados”, denota Jessica.

 

Los resultados que obtuvieron fueron los siguientes:

➔ Aumento de seguidores en la página del clúster de turismo de naturaleza en Instagram. Al comienzo tenían 80 seguidores y lo dejamos en 1.079 seguidores.

 

➔ Manejo y realización de publicaciones de Facebook, YouTube, Instagram y la participación del directorio del clúster que próximamente se estrenará.

 

➔ Implementamos en resaltar lugares y sitios importantes del departamento y en crear conciencia de la importancia que tiene en cuidar nuestro medio ambiente.

 

Para Natalie otro aspecto a resaltar “es que constantemente teníamos comunicaciones con personas importantes de la industria turística como gerentes de hoteles, agencias de viajes y además tuvimos la oportunidad de conocer los proyectos importantes que se están llevando a cabo aquí en el Departamento para aportarle al turismo. Adicionalmente, muchos de los países industrializados le apuestan al turismo, nosotros que tenemos los recursos no lo hacemos. Es por eso que gracias a esta estrategia digital muchas personas conocen aspectos importantes del turismo y todo lo que se puede hacer acá”.

 

La experiencia durante el proceso.

Para Natalie lo que pasó en el transcurso de los meses cómo practicante fue más de lo que ella esperaba y para Jessica en su búsqueda de aprender aportando sus ideas y crecimiento personal también supero el límite de lo que ella se imaginaba en un comienzo, pues sus sueños individuales se parecen mucho, Natalie sueña con poder encontrar un trabajo en el sector turístico que le pueda dar una estabilidad laboral para así poder surgir y ayudar a mis padres.

 

Trabajar en su carrera, hotelería en el área administrativa teniendo su propio negocio en el sector turístico es para Jessica tanto o igual que para Natalie.

 

Jessica finaliza diciendo que la universidad me le ha ayudado en muchas cosas, le brindó apoyo en esta época de crisis, al seguir aportándole conocimientos y formándola para mi crecimiento personal y laboral. Así cómo para Jessica, la universidad Autónoma del Caribe se enorgullece de presentar a estas estudiantes que por su labor en prácticas hicieron galardón a su tiene su compromiso personal con base en lo aprendido en clases y su disposición a seguir aprendiendo.

 

Aunque hoy las protagonistas fueron Natalie Simancas y Jessica Jiménez, la universidad Autónoma reafirma su compromiso en acompañamiento a todos los estudiantes que se pasean por sus aulas recibiendo conocimiento de manera presencial o virtual por parte de los docentes, para así seguir construyendo ciencia para el progreso. DHS

 

Publicado en Noticias Generales

El programa de Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras de la Universidad Autónoma del Caribe, organizó el conversatorio "Las áreas protegidas públicas/privadas: una opción para promover el turismo de naturaleza", el cual tuvo como invitados especiales a Joe García, biólogo y asesor de la CRA (Corporación Autónoma Regional del Atlántico); Manuel Villanueva, director administrativo de la Fundación Ecológica Los Charcones; Samuel Casseres, biólogo ambiental, cofundador y director científico de la Fundación BATIS; y John Jairo Gómez, biólogo y director de la ORNIAT (Fundación Ornitológica del Atlántico).

 

Este espacio académico, moderado por la docente Beatríz Díaz Solano, surgió como una iniciativa del programa para discutir sobre la importancia que tienen las áreas protegidas del Atlántico, y la manera en que estas se pueden utilizar para promover el turismo de naturaleza en la sociedad.

 

Los cuatro biólogos invitados a la charla compartieron sus experiencias y conocimientos acerca del manejo de las áreas protegidas desde la organización en la que se encuentran.

 

Joe García, asesor de la CRA, explicó cómo se manejan los procesos con relación a las zonas declaradas como áreas protegidas y cuál es el proceder de la corporación para su seguimiento y control en busca de la preservación del medio ambiente.

 

El biólogo hizo énfasis en la importancia que deben cobrar las iniciativas por parte del sector privado para aprovechar algunas zonas como áreas protegidas en el Caribe y el Atlántico. "La región Caribe, especialmente el departamento del Atlántico, tiene la menor cantidad de reservas pertenecientes a propietarios privados. Esto es algo que queremos promover entendiendo que le puede generar muchas oportunidades a los predios privados", aseguró.

 

Además de los beneficios económicos que representa esta iniciativa para el sector privado dado los recursos que reciben por compensaciones por cumplir con obligaciones ambientales, también se llevan a cabo acciones ecológicas que perduran en el tiempo, que contribuyen a la transformación del tejido social y a la conservación del medio ambiente.

 

Por su parte, Manuel Villanueva de la Fundación Ecológica Los Charcones, contó que esta reserva se compone por 43 hectáreas de bosque seco tropical que antes eran dedicados a la ganadería y al cultivo de diferentes productos en el municipio de Piojó. Este ecosistema natural del Atlántico empezó como una fundación y fue impulsándose hasta convertirse en un área protegida.

 

Villanueva aseguró que este logro le dio un giro al significado de la comunidad. "Volcar los ojos al municipio de Piojó con esta reserva brindó muchas oportunidades, se activó el sector económico. Se han capacitados muchas personas con el Sena y se formó una asosiación para cuidar esta reserva en busca de construir un tejido social humano", señaló.

 

La reserva natural Los Charcones ofrece múltiples actividades atractivas para que los turistas se acerquen y disfruten una experiencia cercana con la naturaleza, además de conectarse con la cultura del municipio de Piojó.

 

Entre los proyectos que se han propuesto para seguir potencializando el turismo en esta reserva, están continuar con el senderismo, el camping nocturno, adecuar una zona específica de camping en la que el turista pueda comprar alimentos y bebidas, organizar noches culturales e impulsar las actividades bohemias con personajes de Piojó.

 

Según Villanueva, la importancia de este ecosistema ha trascendido al ámbito científico, gracias a que se han realizado varios procesos de tesis y se tiene interés en que la reserva siga siendo estudiada, observada e investigada por las universidades para sus trabajos académicos.

 

Por otro lado, el biólogo Samuel Casseres inició su intervención hablando acerca de los servicios ecosistémicos que ofrecen las reservas en busca de proteger a la sociedad y a los visitantes de las mismas.

 

Casseres también abordó los dos enfoques de economía relacionada al ecosistema: la economía ambiental y la economía ecológica. En la primera, el indicador es monetario y el objetivo se limita a la obtención de ganancias; mientras que, la segunda encierra indicadores físicos, ecológicos y energéticos que se rigen por principios distintos a la hora de prestar un servicio e integran la ecología y la ética para llevar a cabo procesos que no contempla la economía ambiental.

 

De acuerdo con Casseres, hay que saber diferenciar el costo y el valor de las cosas. "El costo se refiere a una transacción monetaria que se realiza para adquirir algún producto o servicio. Por el contrario, el valor de las cosas es un componente irremplazable que no se expresa en unidades monetarias", afirmó.

 

El biólogo le extendió una invitación a los participantes de la conferencia para que se interesen por ver más allá del simple servicio ambiental y tengan en cuenta la importancia de posibilitar un manejo completo de las áreas protegidas en el departamento.

 

Finalmente, John Jairo Gómez, director de la ORNIAT, apuntó que el turismo de naturaleza trae muchos beneficios para los turistas y las comunidades. Para estas últimas, se busca la capacitación para el manejo de actividades relacionadas con las reservas y se diseñan canales de ayuda para facilitar el aprendizaje de aquellos miembros de la comunidad interesados en vincularse a estos procesos.

 

"Estos procesos de engranaje local permiten el fortalecimiento de las comunidades y el cuidado de las áreas protegidas junto con las empresas que desarrollan el turismo", destacó Gómez.

 

El experto aseguró que junto con la Gobernación del Atlántico, se están diseñando planes de ordenamiento territorial para tener un manejo completo e impecable de cada zona que contiene las reservas naturales en el departamento.

 

Con respecto a la Ciénaga de Mallorquín, sobre la cual surgieron múltiples preguntas por parte de los participantes de la conferencia, Gómez afirmó que es una zona en la que las autoridades ambientales aún están estudiando posibilidades.

 

"Esta ciénaga tiene elementos de planificación que se han venido adelantando para su conservación por parte de la CRA y las autoridades competentes en el asunto", finalizó. VSC

Publicado en Noticias Generales

El pasado jueves 23 de enero se celebró la inauguración del Ecohotel Ankua, en Usiacurí, unidad de negocio orientada a turistas nacionales e internacionales, inmerso en el concepto de sostenibilidad y amabilidad con el medio ambiente.

 

Como se puede apreciar en las imágenes, se trata de una estancia que se asemeja a lo que se esperaría encontrar en ambientes no citadinos, enteramente boscosos, pero con servicios de primera calidad y digno de un turismo de alto nivel.

 

Clúster de Turismo de Naturaleza (2).jpg

 

“Contar con este tipo de alojamiento en el Atlántico es muy satisfactorio. Muchos empresarios están buscando crear inversión en los municipios, porque se están empezando a dar cuenta del desarrollo que hay en este sentido y de que vale la pena hacerlo, que da beneficios”, dice Beatriz Helena Díaz Solano, docente e investigadora del programa de Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras.

 

Además del Ecohotel Ankua, “existen otros como Casita Amarilla, en Baranoa, el cual es una propuesta muy interesante y va muy de la mano de la parte cultural de ese municipio”, agrega Díaz Solano, también magíster en ingeniería en gestión integrada al recurso hídrico.

 

Clúster de Turismo de Naturaleza (4).jpg

 

Otra opción es Canella de Ecohostal, también asociado del clúster, una apuesta muy cerca de la playa, lo que le da una perspectiva completamente distinta de este tipo de turismo. Terra Verde es otra alternativa y, básicamente, es un paraje de camping de altura que ofrece carpas colgadas en los árboles en las que se duerme tal y como lo hacen las aves en sus nidos. Contrario a lo que se puede pensar, “no se mueven, debido al peso de las mismas y de sus ocupantes”, asegura la educadora y también doctora en Ciencias Ambientales.

 

Conforme la profesora de tiempo completo adscrita al programa de Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras, de la Facultad de Ciencias Administrativas, Económicas y Contables, las áreas para acampar también hacen parte de la oferta del Clúster antes mencionado y “es necesario que el atlanticense conozca su propio departamento, sepa que hay productos dentro de él de muchísima calidad”, considera Díaz Solano para que se consolide esta industria.

 

Clúster de Turismo de Naturaleza (3).jpg

 

“Lo primero en lo que se piensa, respecto a vacaciones, es en Cartagena y Santa Marta, pero la gente no se ha dado el tiempo de conocer qué otros lugares y opciones hay, y de qué otra manera se puede disfrutar de las vacaciones. El ecoturismo no es necesariamente para foráneos, deberíamos aprender a disfrutar de lo que tenemos cerca. Se debe empezar a conocer los tesoros escondidos que hay en el departamento”, añade la entrevistada.

 

En cuanto a la tendencia a pensar que descansar en ambientes naturales significa no tener un baño al alcance u otras comodidades de las ciudades balneario, Díaz Solano asevera que estos ecohoteles “tienen sus habitaciones con sus baños privados; sus piscinas a temperatura ambiente, pero siempre evocando las formas naturales”, termina. JSN

 

Publicado en Noticias Generales

El compromiso y la participación activa de la Universidad Autónoma del Caribe en el desarrollo de la región no se detiene y, en 2020, ya se estableció una ruta a seguir en este sentido.

 

Una de las ya definidas es la concerniente a la industria del turismo. De hecho, en días pasados se llevó a cabo una reunión con Pamela Lozano, subsecretaria de turismo del Departamento del Atlántico y magíster en Social Media Branding & Strategy, y con los empresarios del Clúster de Turismo de Naturaleza. El objetivo: “hacer un análisis de los productos con los que se cuenta, conocer sus necesidades; comenzar y empezar un proceso de priorización de ellas, para que sean incluidas en el Plan de Desarrollo Departamental que debe salir en abril”, informa Beatriz Helena Díaz Solano, docente e investigadora del programa de Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras.

 

Las estrategias creadas en dicho encuentro deben ser llevadas a la práctica durante el cuatrenio de la actual gobernación del Atlántico. “Algunas de ellas consisten en la revisión y fortalecimiento de la infraestructura en los municipios, en comunicaciones, vías; servicios básicos cercanos o en los mismos atractivos turísticos que están priorizando los productos, así como la capacitación a los empresarios en esos municipios, para que puedan afrontar el turismo de naturaleza”, agrega Díaz Solano.

 

El parque acuático de Piojó, Caribe Aventura, es uno de los productos asociados al clúster antes mencionado, lo que indica que en ese período se trabajará para que entre en funcionamiento y sea una opción de sana diversión en esta parte del país, de acuerdo con la también magíster en Ingeniería en Gestión Integrada al Recurso Hídrico.

 

Todo lo anterior significa que el intervalo de tiempo que va desde 2020 hasta 2024 será un lapso de maduración del turismo de naturaleza en el departamento o de impulso a las iniciativas más avanzadas, según Díaz Solano, educadora y también doctora en Ciencias Ambientales.

 

Cabe recordar que, en 2019, quienes componen el Clúster de Turismo del Atlántico solicitaron la asesoría del programa de Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras, de la mano de todo un equipo para la creación de estrategias y sus respectivas acciones para dar movimiento a ese sector, lo que es motivo de orgullo para esta gran familia académica. JSN

 

Publicado en Noticias Generales

La Universidad Autónoma del Caribe también es conocida por haber creado el primer programa de Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras en la Región Caribe y por formar excelentes profesionales en este campo.

 

La mayor muestra de lo anterior es la solicitud de quienes componen el Clúster de Turismo de Naturaleza del Atlántico para ser asesorados por el programa y por todo un equipo que participa de forma activa en el diseño de estrategias que den movimiento a ese sector. Siendo motivo de orgullo, nos disponemos a explicarte y contarte todo al respecto.

 

¿Qué es un clúster?

Empecemos por el principio. Más de 10 años después de la formación de los primeros clústeres en Colombia, aún hay quienes no saben qué son y, dicho de la manera más simple, “son interrelaciones entre todos los actores de una cadena de valor de un sector económico, marcados en un territorio, en este caso en el Atlántico”, dice Beatriz Elena Díaz Solano, Docente e investigadora del Programa Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras de Uniautónoma.

 

Desde la perspectiva del turismo, “aquí tenemos hoteles, agencias de viaje, operadores de transporte turístico, guías turísticos y todos conforman esa cadena de valor. Existen de manera natural y así se relacionan, pero la competencia entre ellos no permite que generen una sinergia para tener mayor competitividad y tener desarrollo rápido dentro de sus actividades de trabajo”, agrega Díaz Solano, administradora hotelera y turística, magíster en ingeniería en gestión integrada al recurso hídrico y doctora en Ciencias Ambientales.

 

Es debido a esa competencia que fue necesario crear estos conglomerados, para asignar actividades y crear oportunidades de ganar para todos los productores de servicios que hacen parte de este ámbito.

 

Mirador Luruaco.jpg

 

A cargo de varias asignaturas, tanto en pregrado como postgrado, Díaz Solano explica que, según la teoría de Michael Porter –gurú en negocios y marketing-, estos grupos se deben generar para permitir la interacción entre los diferentes actores. Así se les hace entender que -si bien existe la competencia- entre ellos se debe dar el proceso de coopetitividad, “es decir que me puedo aliar contigo y nos ayudamos a generar mayores oportunidades y competitividad, con el fin de desarrollarnos mejor dentro del sector”, añade la experta.

 

La entrevistada especifica que existen otros clústeres relacionados con el turismo en el Atlántico y “se ha apuntado a la tipología de TEN, que es turismo de eventos y negocios, liderado por la Cámara de Comercio; turismo en salud, estando al frente las principales clínicas de la ciudad. También está el Clúster de Economía Naranja, bajo el liderazgo de la Universidad del Atlántico y la Universidad Simón Bolívar”, encima.

 

Por último, pero no menos importante, está el turismo de naturaleza. “Este es el que está bajo la responsabilidad del programa de Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras de Uniautónoma, desde 2019”, indica Díaz Solano.

 

Lo anterior se logró tras el registro en 2018, ante Clúster Colombia, “y somos reconocidos a nivel nacional. Luego, en el mismo año, participamos en una convocatoria de Impulsa -de Innova Clúster- con un proyecto de 260 millones de pesos que nos permitirá desarrollar el turismo de naturaleza en el departamento”, informa la educadora.

 

El Clúster de Turismo de Naturaleza del departamento del Atlántico nace como una iniciativa gestada desde la mesa de turismo de la Comisión Regional de Competitividad del Atlántico.

 

En 2017 se expone esta iniciativa a la Gobernación, quien financia su conformación a través de la metodología de Rutas Competitivas. Es así como en ese momento la Universidad de la Costa, CUC, lidera el proceso metodológico y Uniautónoma lo hace desde la perspectiva técnica.

 

En ese mismo año se pone en marcha la metodología y se culmina el proceso con el registro en marzo de 2018 ante Clúster Colombia del Clúster de Turismo de Naturaleza para el departamento del Atlántico. En marzo del año 2019 se le entrega a Uniautónoma la coordinación de este.

 

El clúster ha ido creciendo y fortaleciéndose, tanto en el número de sus asociados (hoy cuenta con 60 empresas turísticas participantes) como en las actividades que generan competitividad turística para el departamento y el sector.

 

Turismo malecón2.jpg

 

La función de Uniautónoma.

Básicamente, la labor de universidad es buscar las ventajas competitivas para los empresarios, sus productos, las condiciones de conectividad; los productos complementarios y aquellos que se den de la unión con todos los entes como Alcaldía y Gobernación, para que se mejore de forma macro y micro con cada uno de los empresarios”, detalla Díaz Solano.

 

En otras palabras, se debe hacer que las agencias de viaje empaqueten sus planes con visitas a parajes naturales e incluir experiencias como senderismo y “venderlos a nivel nacional e internacional, es decir que los empresarios dedicados a los productos turísticos mejoren la oferta dándole participación a otras atracciones más allá de las ya convencionales”, aclara la profesora de tiempo completo.

 

Además de lo anterior, Díaz Solano toma como regla el trabajar muy de la mano con el clúster de eventos y negocios, “porque son ellos los que traen los grandes grupos, en quienes debemos crear la necesidad de conocer los lugares alrededor de Barranquilla; hacer que el turista se quede más tiempo y así haya un mayor derrame de economía en el departamento”, relaciona.

 

Adicionalmente, Díaz Solano considera que se debe ir de la mano del Clúster de Economía Naranja, “para fortalecer las actividades del Clúster de Turismo de Naturaleza. Por ejemplo, si entre los visitantes o invitados a un evento está un director de Hollywood, es importante que él sepa que aquí hay locaciones naturales en las que también se puede grabar una película”, ejemplifica.

 

De acuerdo con Martha Lucía Linares Ditta, administradora de empresas turísticas y hoteleras dice que todo lo anterior es un voto de confianza que las empresas y los estamentos públicos han dado a Uniautónoma, “confirmando así todo el conocimiento que se tiene en ella y su excelencia”, dice la también magíster en Administración de Proyectos.

 

 

Ventana al mundo.jpg

 

Linares Ditta resalta que de esta forma se nota que la institución lleva la batuta en este sentido, pues, “somos pioneros en ofrecer este programa”, recalca. Tanto Díaz Solano como Linares Ditta piensan que Uniautónoma podría convertirse en un observatorio que abarque información adicional al a que ya se cuenta.

 

Por último, Díaz también sugiere la creación de un clúster de moda, teniendo en cuenta que en Juan de Acosta se trabaja mucho en este sector y así se le podría dar, también, participación y mayor visibilidad a lo que se hace en Usiacurí, por ejemplo, en cuanto a los accesorios elaborados artesanalmente con paja. Todo el Atlántico tiene grandes potenciales. Solo falta identificar cuáles son esas industrias pequeñas que hoy en día que son escalables”, termina la experta. JSN

 

 

Publicado en Noticias Generales
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones