MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Pasión, organización, disciplina y esfuerzo, las características de los 4 primeros lugares del Cuadro de Honor de la cuarentena

Miércoles, 30 Septiembre 2020 16:25
Valora este artículo
(0 votos)

La pandemia ocasionada por la COVID-19 obligó a la sociedad a encontrar formas alternas para continuar con su vida. Lo que antes conocíamos como cotidiano o normal, era algo que estaba restringido en aras de protegernos ante una enfermedad que no tiene cura y que en millones de casos ha sido fatal.

 

Dentro de todo ese proceso de ‘normalizar’ las actividades, de intentar continuar con la vida como se conoce, la Universidad Autónoma del Caribe tomó la decisión de trasladar todos sus programas al mundo virtual, con el objetivo de no generar más traumatismos en el proceso académico de sus estudiantes.

 

Este cambio tuvo fallos al inicio mientras docentes, estudiantes y el personal administrativo se acomodaba a esta nueva realidad académica. Sin embargo, al contar con todas las herramientas tecnológicas, la institución pudo avanzar en la prestación del servicio educativo con toda la calidad que la caracteriza de manera presencial, pero ahora virtualmente.

 

Los estudiantes fueron los principales beneficiarios de que la adaptación de Uniautónoma fuera eficaz y rápida, por lo que pudieron continuar con sus clases según lo establecido en el calendario académico para el primer semestre de 2020.

 

Sacrificio, organización, esfuerzo, disciplina,, pasión, fueron características puestas a prueba en nuestros jóvenes y muchos de ellos respondieron bajo la presión de esta nueva situación en la que una enfermedad puso al planeta entero a replantear los estilos de vida.

 

Ese trabajo desde casa se vio recompensado para muchos estudiantes que obtuvieron un lugar en el Cuadro de Honor de la Universidad Autónoma del Caribe. Los cuatro primeros nos cuentan cómo hicieron durante esta cuarentena para mantener sus notas altas y sobresalir. Ellos son Carolina Obregón Roca, estudiante de Diseño de Modas con un promedio de 4,87; Melanie Quiroz Pinto, estudiante de Comunicación Social – Periodismo con un promedio de 4,84; Juan Samper Núñez, de Negocios y Finanzas Internacionales con un promedio de 4,81, y Frederick Moscoso Arredondo, de Administración de Empresas con un promedio de 4,8.

 

Carolina Obregón Cuadro de Honor.jpg

 

Dedicación y Pasión, las claves de Carolina Obregón.

“Siempre he creído que cuando uno hace lo que ama se nota, y no hay nada mejor que hacer algo porque te guste, porque te emocione, no porque tengo un trabajo que hacer y lo veas como un trabajo, sino como algo que te gusta, algo por lo cual no sientes pesadez para investigar, para buscar más, para seguir aprendiendo en clase, fuera de clase, en todo momento, entonces creo que esa constante búsqueda por seguir conociendo más de lo que amo, es algo que ha hecho que tenga un buen rendimiento y que me ha llevado a primer puesto gracias a Dios”, asegura Carolina Obregón, primer puesto del Cuadro de Honor.

 

La estudiante de Diseño de Modas cuenta que lo que más le gusta de la carrera es que le permite expresarse sin hablar con texturas, colores y siluetas. “Es una carrera que no solamente te hace crecer como profesional sino como persona, que permite no solamente el conocer tu estilo sino comprender lo que te rodea. La moda es capaz de romper esquemas, romper paradigmas”, agrega. 

 

Para Carolina, este primer lugar es una forma de alimentar el sueño que tiene de “hacer grandes cosas”, es una forma de creer en sí misma, creer que sí puede alcanzar todo lo que se proponga, “que nada es imposible, que todo se puede” cuando se tiene perseverancia, “cuando sientes amor, pasión por una vocación y eso se refleja en los resultados”.

 

Con respecto a cómo la pandemia afectó sus estudios, la joven señala que la cuarentena le generó estrés por todas las precauciones que debía tomar, pero sobre todo despertó su conciencia de todo lo que debía valorar en su vida, por pequeño o grande que fuera.

 

“Considero que siempre pude sacar mi espacio para que mis necesidades académicas no se vieran afectadas. Mentalizarme de que a pesar de que estaba en mi casa, siempre había un espacio para la universidad, entonces es como meterse en el papel de que a pesar de que no voy a salir, si me transporto a mis clases, por eso procuré sacar mi espacio para que cada una de mis responsabilidades fuese atendida en su momento y en su lugar, además de que al ser algo qué me gusta tanto, no terminaba siendo algo tedioso”, finaliza la estudiante con promedio de 4,87.

 

Melanie Quiroz Cuadro de Honor.jpg

 

Melanie Quiroz construyó ‘una pequeña universidad’ en su casa.

Desde niña fue una diversión hablar y expresarse ante el público para Melanie Quiroz. Es por eso que estudiar Comunicación Social – Periodismo fue una decisión sencilla.

 

“En mi proyecto de vida comencé a estudiar la posibilidad de tomar esta carrera porque trabajé en habilidades de expresión y comunicación desde niña. Para mí era una diversión hablar y expresarme frente a un público sin problemas. Cuando estaba en noveno grado asistí a la cátedra Prensa Escuela y esto despertó un amor por la radio. Fue entonces cuando me enamoré de la carrera”, cuenta Melanie.

 

Durante la cuarentena, las claves para lograr ese primer puesto fueron “la organización y la constancia. “Me caracterizo por tener mucha organización en cuanto a las temáticas dadas, tareas, parciales. Eso me permitió tener un buen desempeño y rendimiento”, afirma.

 

Sin embargo, la clave para ella fue centrarse en sus estudios y por eso ‘construyó’ un lugar en su casa que fuera como un pequeño salón de clases. “Fue bastante complicada la situación respecto a la COVID-19. A diario me sentía un poco abrumada con las noticias lamentables a nivel mundial, por eso quise centrarme en mis estudios y decidí instaurar un espacio para mí, como una pequeña parte de la universidad en mi casa. Todos los días me sentía más motivada, me satisfacía el hecho de que estaba aprendiendo mucho incluso en una situación tan delicada”, expresa Melanie.

 

Con respecto a este logro de obtener el primer puesto en su programa con un promedio de 4,84, la joven dice que es una oportunidad para seguir construyendo su futuro. “Este es un propósito personal que poco a poco va cumpliendo mis expectativas”, finaliza.

 

Juan Pablo Samper Cuadro de Honor.jpg

 

La COVID fue una oportunidad académica y laboral para Juan Pablo Samper.

Lo que algunos ven como obstáculos o problemas, para otros se convierten en soluciones e impulsos para crecer. Este fue el caso de Juan Pablo Samper con la pandemia por el coronavirus.

 

“Dada la coyuntura, creo que para muchas personas la educación ha sido difícil pero en mi caso personal para fue una oportunidad porque durante toda mi carrera siempre he destacado por mi rendimiento académico, pero ya cuando comencé a trabajar, que fue en este último semestre, todo fue más pesado. Al tener la oportunidad de tener el trabajo y el estudio desde la casa fue mucho más sencillo, en cuanto a la división del tiempo. Pude aprovechar más las horas libres”, señala Juan Pablo.

 

Para el estudiante de Negocios y Finanzas Internacionales, las claves de su primer puesto fueron la disciplina, la constancia y el amor por lo que hace. “Yo creo fielmente que cuando uno ama lo que hace se nota, y de esa forma es mucho más fácil que las cosas fluyan, pero esto no es posible si no se tiene el compromiso y la constancia que se necesita para poder lograrlo”, afirma.

 

Aunque inició su carrera porque era su “única opción para estudiar” y simplemente se lanzó a estudiar “por tener algo qué hacer”, sin embargo, el tiempo y Uniautónoma han hecho que ame su profesión.

 

“La carrera me ha mostrado un gran abanico de oportunidades laborales y crecimiento profesional que, de hecho, ya he comenzado a aplicar, ya que actualmente laboro en una empresa internacional. Me desempeño como capacitador y mi carrera ha sido un pilar fundamental para esto”, termina.

 

Frederick Moscoso.jpeg

 

El trabajo duro rindió frutos para Frederick Moscoso.

Casi que “sin buscarlo”, Frederick Moscoso Arredondo asegura haberse ‘encontrado’ con el primer puesto en el programa de Administración de Empresas, aunque también afirma que este logro es fruto de su “trabajo duro”.

 

“Mi intención siempre ha sido terminar de la mejor manera el proceso, nunca he tenido esa hambre o esa desesperación por obtener el primer puesto sino que han sido cosas que se han ido dando con base en al trabajo duro. No lo he buscado, sino que se me han ido dando a medida que he hecho bien las cosas, entregando lo mejor. Creo que también es clave rodearse de un buen equipo de trabajo”, expresa el chileno de 35 años.

 

Actualmente Frederick está en el primer semestre de la Especialización en Alta Gerencia en la Facultad de Ciencias Administrativas, Económicas y Contables, pero sus inicios fueron muy diferentes al camino que recorre ahora. En su natal Chile estudió Audiovisual y desde entonces trabajó cine y televisión en su país. Hace alrededor de seis años llegó a Bucaramanga, capital de Santander, y hace cinco llegó a Barranquilla, donde empezó a trabajar en proyectos y productos para Telecaribe, videos musicales y otros productos audiovisuales.

 

Al encontrar un mercado algo cerrado para lo audiovisual decidió buscar nuevos aires y su intención ha sido prepararse para montar su propio negocio. Por eso escogió la carrera de Administración de Empresas para “tener las competencias necesarias para que al desarrollar un proyecto de envergadura no fracase o se minimicen los riesgos”.

 

“No sé si el negocio que vaya a montar sea audiovisual o de otra área pero lo importante es que lo voy a hacer. Esa fue una de las cosas que me motivaron, el salir de mi zona de confort y entrar a un área administrativa aunque no empresarial que me generó una estabilidad tanto laboral, económica y emocional también. Hay que saber adaptarse a los cambios y salir adelante”, manifiesta.

 

La pandemia supuso un reto para Frederick, al tener que compaginar sus estudios, el trabajo y su hogar. “Ha sido complicado y es complejo realmente no hay una estructura que tú digas que esto va a funcionar. La verdad que se hace complicado dividir los tiempos entre la casa. Yo estoy casado, tengo una hija pequeñita de 3 años, entonces se hace complejo distribuir el tiempo entre la casa, la familia, la esposa, la hija y las tareas que uno tiene como padre. Pero mi familia es un gran apoyo para sacar adelante mis metas”, explica el estudiante, quien ha ganado seis veces el primer puesto en su carrera.

 

Visto 799 veces
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones