MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

De nuevo, ojos puestos en la televisión, debido al confinamiento. ¿Falso o verdadero?

Jueves, 07 May 2020 09:47
Valora este artículo
(1 Voto)

Para los más optimistas, no todo ha sido malo durante el confinamiento. De hecho, mientras la cuarentena ha llevado los ingresos de algunas empresas -las más tradicionales- a un mínimo no visto en años, para otras los ha quintuplicado. Tal es el caso de las telecomunicaciones y los fabricantes de tapabocas y guantes.

 

Solo por deducción, podría decirse que la televisión hace parte de esas industrias beneficiadas por la situación actual, pues no hay otra opción de entretenimiento. ¿Qué piensas tú al respecto?

 

A continuación, dos de nuestros expertos en el tema audiovisual nos dirán si lo sospechado se acerca a la realidad o son solo conjeturas.

 

Una cosa es una, otra es otra.

Para el docente de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, Ricardo Vélez, “la baja del interés de la gente por el consumo de la televisión se da a raíz de la fuerte irrupción de la Internet, en la creación de lo que se conoce como el ecosistema digital de medios. Desde entonces, las audiencias han tenido acceso a todo lo que brindaban los medios tradicionales”, atribuye.

 

Para este comunicador social y periodista, lo que pasó concretamente fue que la televisión sufrió una modificación sustancial en la forma de consumo, “debido a esa ebullición, el consumidor de contenidos audiovisuales tuvo la oportunidad de obtener smartphones, tablets, PCs y -a través de ellos- entrenerse tal y como lo hacía con la televisión”, agrega.

 

“Pero fue el streaming lo que terminó de sellar ese desinterés”, considera Vélez, también magíster en Ciencias de la Comunicación, lo que “no significa que ya no haya contenido en el modo tradicional. Al contrario, hay mayor proporción de ello, pero es distribuido con mayor diversidad de canales. Lo indiscutible es que sí se dio una baja en el consumo”, añade Vélez.

 

Pese a la lógica que podría hacerte pensar en que sí hubo una recuperación en la teleaudiencia, Vélez, también doctor en Ciencias de la Educación, dice que no hay forma de demostrarla, pero, reitera que “sí se puede esperar del consumo. Este confinamiento obligatorio propició un público cautivo que, sin tener las salas de cine u otras formas de entretenimiento, se vio limitado a estar frente al televisor”, sostiene.

 

Familia viendo televisión.jpg

 

Tampoco hay estudio empírico alguno que demuestre que el negocio de la televisión haya mejorado en esta cuarentena, “pues la situación ha sido difícil, ha empeorado. Todos sabemos que el Ministerio de las TICs expidió un decreto, el 516, que disminuyó la cuota de pantalla, redujo la obligación de los canales nacionales de programar un 70 por ciento a hacerlo solo en un 20 por ciento con contenido colombiano. Esto ha golpeado a la industria nacional, a actores, libretistas, camarógrafos, periodistas, disminuyó la producción nacional”, revela el educador.

 

Para Vélez, lo que se desprende de esa limitante “es que muchos profesionales de este ámbito dejaran de trabajar. El beneficio es para los propietarios de televisión, pues ya no tendrán que pagar las altas nóminas, pero también han sido golpeados por la baja en la pauta publicitaria, siendo esta la mayor cuota de sostenimiento para la industria” indica el experto.

 

A pesar de lo anterior, “la televisión es y seguirá siendo un buen negocio, porque es la reina de las pantallas, por encima de los smartphones, laptops y cualquier otro dispositivo. Es el medio de comunicación más envolvente y fuerte”, considera.

Lo que hay que aceptar, de acuerdo con Vélez, es que hubo una transformación, porque la televisión no es solo lo que vemos a través de la forma tradicional, sino también a través de todo lo que tenga pantalla, como se hace con lo emitido via streaming i Youtube, que tiene un mayor consumo, incluso sobre Netflix”, puntualiza.

 

Otra opinión en total concordancia

Para Jorge Peñalosa, también docente de los programas de Comunicación Social - Periodismo y de Comunicación Audiovisual, todo se debe a cambios a los cambios hábitos del ser humano, pero está en total acuerdo con Vélez respecto a la baja en el interés y consumo por la televisión.

 

Sin embargo, “según la información que tengo, hoy en día se ve más televisión. Se ve alrededor de de 6 horas al día. Es más, en España, el consumo se ha incrementado de 200 minutos por persona/día y más minutos, pero definitivamente se acabó esa época en la que la televisión era la única ganadora”, señala.

 

Para Peñalosa, comunicador social y periodista, la cuarentena es un momento de transición, “en el que se está revisando y rediseñando todo lo que se pueda producir, porque más adelante se debe proponer y el público demandará de mayor calidad y cantidad en los contenidos. Esa es la razón por la que las cadenas privadas y públicas se están despertando, porque se sabe que no podrán llevar a cabo su tarea bajo los formatos ya vistos, es decir directos desde eventos multitudinarios”, asegura el también especialista en Comunicación para el Desarrollo.

 

Según Peñalosa, también magíster en Ciencias de la Comunicación y en Nuevas Tecnologías, la mayor preocupación -en este sentido- es la pauta publicitaria. Cómo se llevará a cabo ese proceso, si las empresas están congeladas”, plantea el profesor de tiempo completo.

 

Padre e hujo viendo televisión.jpg

 

En estos momentos, Peñalosa dice que no puede decir quién sale ganando. “Lo que sí se se puede afirmar es que todos debemos cambiar el libreto. El paisaje cambió, el escenario, el entrono y ya no nos sirve el mismo guión”, indica Peñalosa.

 

“Hay que satisfacer a una comunidad hambrienta de contenido, que no solo sea lo noticioso. El coronavirus no es el contenido más visto, sino plataformas como Netflix.”, encima y termina diciendo a los profesionales en este campo y a los estudiantes que “estamos llamados a idear, a producir y a ejecutar los nuevos contenidos audiovisuales que las nuevas audiencias están pidiendo, un público saturado del tema de la pandemia, de la enfermedad. Es un reto, pero contar con el talento y con las ganas de hacer las cosas son valores que acercan la posibilidad a ser una realidad”. JSN

Visto 3951 veces
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones