MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Violencia contra profesionales de la salud en Colombia en época de pandemia

Lunes, 27 Abril 2020 17:11
Valora este artículo
(1 Voto)

Frente a los hechos de intimidación y violencia, que recientemente ha documentado la prensa nacional e internacional, se esconde un fenómeno no tan reciente, que organismos como la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) denominan violencia ocupacional o violencia relacionada con el trabajo. 

 

Esta definición puede entenderse como cualquier forma de violencia (física, verbal, simbólica o económica) que recibe un trabajador, en este caso del sistema de salud colombiano, en ocasión a la prestación de sus servicios profesionales. 

 

Este tipo de violencia aparece en todo tipo de organizaciones (de la fábrica y el ejército a la banca y las ONGs, pasando por la hostelería, la restauración, el transporte o los hipermercados), pero se hace muy especialmente visible en servicios como los sanitarios, sociales, educacionales, jurídicos o policiales, en los que el trabajo comporta elevados niveles de estrés y relaciones interpersonales con intensa implicación emocional. 

 

Cuando este tipo de violencia proviene de usuarios de sus servicios (pacientes, clientes, estudiantes, etc.) se denomina violencia ocupacional externa (VOE). 

 

La VOE constituye en todo el mundo un factor de riesgo psicosocial (su aparición puede afectar la salud y bienestar de los trabajadores) que puede configurarse como un importante desafío para el campo de los derechos humanos y laborales.

 

Enfemera cansada.jpg

 

Los recientes casos de violencia contra médicos y enfermaras marcan una drástica transformación del imaginario social sobre el profesional de la salud, a quienes se le respetaba y consideraba un personaje distinguido en su comunidad. 

 

Algunos investigadores hipotetizamos sobre la existencia tácita de este tipo de violencia, encubierta por otras violencias más visibilizadas socialmente; como una prolongación del ciclo de la violencia que permea las instituciones de salud; o como una consecuencia de la privatización y/o precarización del sistema de salud colombiano y el consecuente deterioro de las condiciones y calidad de vida laboral de los profesionales que laboran en éste.

 

Cuando nos encontramos en vías de comprensión de este tipo de violencia, que reporta un número significativo de casos en el país, los nuevos casos de VOE en el contexto de la emergencia sanitaria se alternan con episodios de intimidación, amenazas y violencia verbal de miembros de la comunidad hacia los trabajadores de la salud. 

 

Sus motivos (tal vez) son la asociación contingente con la posibilidad de contagio con el Covid-19. por efectos de la preocupación excesiva ante el contagio o por el aislamiento social obligatorio al que se ha visto sometida la población.

 

Este comportamiento ciudadano sólo les agrega más carga emocional a las ya precarias condiciones de trabajo de los profesionales del sector, que además de lidiar con escases de insumos, equipos y material de bioseguridad, enfrentan la sobrecarga de trabajo derivada de la pandemia, el distanciamiento familiar preventivo y la cercanía física y emocional con la enfermedad y la muerte.

 

Más allá de las angustias y temores particulares, es importante rechazar enfáticamente la conducta violenta en todas sus formas y responder al llamado a comprometernos con el bien común, a ser solidarios, empáticos, compasivos y respetuosos con el otro.

 

¡Que no sea necesario exhibir trapos blancos en señal de solidaridad con el personal sanitario! Por Betty Ruiz Ruiz, Magister en Psicología y directora del programa de Psicología de Uniautónoma.

 

Visto 4387 veces
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones