MENÚ
SERVICIOS
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 (605) 3853400

El mundo cada vez es más cambiante. La acelerada evolución tecnológica ha permeado las profesiones obligándolas a adaptarse a las nuevas condiciones. Y una de esas profesiones que sin duda ha sentido más los vientos huracanados de los avances tecnológicos es la comunicación y el periodismo. Las nuevas generaciones parecen tener una desconexión con lo análogo y tradicional. Viven sumidos de manera frenética en un mundo digital que los seduce, los absorbe y en el cual interactúan, se comunican, se informan, se educan y escriben.

 

Esto presenta un panorama de nuevos consumidores. Jóvenes que no disfrutan de leer un periódico físico y que denotan poquísimo interés por la televisión y la radio tal cual la conocemos: prefieren la navegación en la que escogen sus series y películas favoritas y saltan aleatoriamente buscando noticias de su interés en cualquier parte del mundo: la aldea global, hoy más que nunca, es una realidad gracias a Internet.

 

Así mismo, el ejercicio del periodismo también está cambiando. Los periódicos tradicionales han mutado a “metamedios”, esos que, aparte de su tradicional presentación que vocean en las calles, poseen portales donde confluyen diversas piezas periodísticas en distintos lenguajes audiovisuales: un esfuerzo por seguir existiendo y atrapar la atención de nuevos lectores.

 

Sin embargo, las exigencias éticas y las que certifican la calidad de los productos periodísticos deben ser aún más fuertes. Porque si bien hoy es más fácil llegar a las fuentes por la maravilla de la nueva comunicación digital y sus redes sociales, también la prensa puede volverse más susceptible a ser engañada. No es gratis que lo que llamamos ahora como “fake news” sea un mal de todos los tiempos, pero por las mismas características mediáticas de hoy, esas noticias falsas se difunden a la misma velocidad y proporción de las verdaderas.

 

Esos mismos medios –todos sin excepción—sufrieron en carne propia lo que se puede llamar “un asalto a la buena fe”. El sonado “caso Tarantino” ya suficientemente conocido en la ciudad, el país y el mundo por su repercusión en las redes, ha disparado todas las alarmas en los medios por la aparente facilidad de que una mentira haya sido asumida como verdad por el simple hecho de que la información parecía venir de “una fuente confiable”.

 

Las fuentes saben que hoy lo llamativo es replicado sin cesar y, de hecho, puede jugar con la buena fe de los medios. Esto quiere decir que hoy más que nunca las reglas elementales del periodismo de siempre, deben agudizarse. Verificar, constatar, sospechar, ahondar, contrastar deben ser verbos que se conjuguen en acciones que eviten que no solo los medios, sino la comunidad en general, sean engañados.

 

Es un compromiso de los Programas de Comunicación Social- Periodismo y de las Facultades de Comunicación del país, de hacer un llamado a la reflexión sobre el rol del periodista de los nuevos tiempos y el rol, por supuesto, de los medios en las épocas de las redes sociales.

 

Desde la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas y su programa de Comunicación Social Periodismo de la Universidad Autónoma y el apoyo del “Laboratorio de Periodismo Álvaro Cepeda Samudio”, la Uniautónoma amplía el debate e inicia un ciclo de conversatorios que girarán sobre el oficio de los periodistas y los medios en los tiempos de un nuevo periodismo.

 

Es así como el próximo miércoles 20 de marzo desde las ocho de la mañana se llevará a cabo el conversatorio “Retos y amenazas de un nuevo periodismo: el caso Tarantino” que contará con la presencia de los periodistas Oscar Montes, ex - editor de El Heraldo, columnista y panelista de Blu Radio; Martín Tapias, director de noticias de Caracol Barranquilla; Wilhelm Garavito, redactor y columnista de ADN; Humberto Mendieta, columnista y director de noticiero regional y el profesor y periodista Jaime de la Hoz Simanca con la moderación del docente y columnista de prensa Anuar Saad.

Publicado en Noticias Generales

Profunda preocupación expresó el periodista Juan Gossaín porque los medios, tradicionales y digitales, “se sumaron a la locura colectiva de las falsedades, de la llamada posverdad, en lugar de ocupar su papel que es ser guardianes del manicomio” y convocó un movimiento nacional para conformar una Comisión de Ilustres e interesados en una Asociación que tenga como finalidad la “recuperación de la Ética como fundamento del Periodismo”.

 

“¿Qué está pasando en Colombia? Es una locura colectiva donde los Medios se comportan como empresas que buscan a cualquier precio el rating y olvidan su papel formador”, dijo Gossaín frente a más de un centenar de periodistas de la región Caribe Colombiana, en el marco del 4° Conversatorio sobre ‘Buenas Prácticas periodísticas y Ciudadanas’ convocado por Fecolper y la Universidad Autónoma del Caribe, que se llevó a cabo en las instalaciones del Parque Cultural del Caribe, bajo la conducción de la decana de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, Soledad Leal.

 

Carmen Soledad (2).jpg

 

“Espero que los Medios como institucionalidad, como propósito ético, realicen una campaña a fondo para rescatar la credibilidad perdida, porque hoy lo primero que se pregunta el ciudadano al ver una noticia en la televisión, las redes, e incluso la prensa, es ¿será verdad?”, y señaló que “recuperar con hechos” la ética perdida requiere “independencia, imparcialidad y veracidad”. Reiteró que este propósito es responsabilidad de “medios y periodistas”.

 

En este marco, el conocido periodista y escritor destacó el papel que están llamadas a cumplir las Universidades como formadores de los periodistas de las nuevas generaciones, porque deben brindar una formación que los sintonice con las realidades digitales pero que al mismo tiempo les dé como fundamentos la “ética, la estética y una sólida formación humanística”, para que desde un criterio profesional recuperen la narración de la verdad.

 

Recordó que tales fueron sus enseñanzas cuando era profesor de redacción en el Programa de Comunicación Social de la Universidad Autónoma del caribe, y recordó que aquí en barranquilla pasó “los mejores 8 años de su vida”.

 

Gossaín se mostró satisfecho con el encuentro periodístico con docentes, estudiantes, investigadores de los diversos medios tradicionales y digitales que llenaron la Sala Múltiple del museo del Caribe, donde se realizó este evento.

Publicado en Noticias Generales

Con un ameno ir y venir de opiniones se llevó a cabo el tercer conversatorio la comunicación como acción social transformadora, en la mañana de este martes, en la Casa Club Caribe.

 

El encuentro fue una jornada educativa y su objetivo era hacer reflexionar a los presentes, de forma científica, investigativa y práctica, sobre el poder de la comunicación y el periodismo, respecto a la transformación social, yendo más allá del uso instrumentalista de la información.

 

Durante la jornada fueron abordadas diferentes temáticas de la mano de dos ponentes: Carmen Peña Visbal, abogada y periodista; consultora internacional en asuntos de paz, posconflicto y derechos de mujer y género. La segunda invitada fue Adriana Hurtado Cortés, actual presidente de la Federación Colombiana de Periodistas (Fecolper) e integrante del comité ejecutivo de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) y vicepresidente de la Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (Fepalc).

 

Carmen Peña es una autoridad del periodismo regional por su trayectoria como jefe de redacción del Diario El Heraldo, su paso por El Tiempo, La Libertad y Diario del Caribe y desplegó una intervención basada en el derecho civil, titulada ‘Comunicación y cambio social’.

 

Comunicación como acción (1).jpeg

 

En ella, instó a los presentes a ejercer la comunicación social con propósito constructivo, dirigiéndose incluso a quienes se les denomina influencers con un énfasis en el uso de la opinión en las redes sociales. “No es aceptable que a un político se le llame cerdo ni se utilice otro tipo de términos para referirse a los demás, para generar opinión”, dijo.

 

Peña Visbal insistió en que los ciudadanos deben cumplir con sus deberes y quienes ejercen el periodismo “deben hacerlo con ética y con el fin de formar”. “El gran problema es no conocer. El conocimiento da poder. El deber ser es que yo ayude a empoderar a la ciudadanía, que yo contribuya a que la ciudadanía se forme con información real y respetuosa”, agregó.

 

Además de lo anterior, Peña Visbal invitó a los asistentes a tener pensamiento crítico, a dudar, “a confrontar fuentes, lo que nos dará un estatus de líder social, porque estamos influenciando con la verdad y formando opiniones firmes”, reafirmó.

La segunda intervención

 

Por otro lado, bajo el nombre de Liderazgo Comunicacional, Adriana Hurtado Cortés habló sobre los derechos de los periodistas y las formas de defensa con las que cuenta el gremio para evitar todo tipo de agresión y abuso, lo cual se sigue dando por la cultura del miedo. “Por el temor a ser señalados por los mismos colegas. Tenemos un acompañamiento jurídico para todo aquel que esté en esta situación, pero no podemos efectuar acciones contundentes si la persona no nos facilita un contrato de trabajo y nos preocupa seguir documentando casos sin poder poner en marcha acciones efectivas de defensa”, señaló.

 

Otro tema expuesto fue el de la intimidación a familiares de los periodistas amenazados y del uso de las redes sociales como canal de vociferación de detalles personales que no deberían salir a la luz pública, así como el acoso judicial a periodistas que tienen una voz crítica.

 

Comunicación como acción (3).jpeg

 

Al término de su turno, Hurtado socializó estadísticas del Informe Anual de Libertad de Prensa en Colombia, respecto a los casos entorpecidos por terceros y debido a la intención de silenciar. “No quiero que se diga ‘me retiro del periodismo’. Lo que quiero es que se convenzan de que necesitamos pasar de los registros a las acciones, para crear un proceso y que haya una verdadera libertad de prensa”, añadió y anticipó que habrá otras reuniones para restablecer derechos y atenuar otras afectaciones.

 

El conversatorio, que coincidió con el Día Nacional del Periodista y del Comunicador Social, terminó con un almuerzo y el compartir de los colegas presentes. De esta manera se dejó pendiente un cuarto reencuentro del que se espera la muestra de nuevas cifras de reducción de eso casos de violencia sufrida por los profesionales, pero sobre todo que represente la unión en el gremio.

Publicado en Noticias Generales
Página 3 de 3
LO MÁS LEIDO