MENÚ
SERVICIOS
Descarga tu orden financiera Portal de Pagos
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Por motivo del Día Internacional del Diseñador de Espacios e Interiores se llevó a cabo, este 31 de mayo, desde las 8:00 de la mañana, un encuentro de egresados del programa que corresponde a la formación de estos profesionales.

 

Más que un evento o una jornada académica, el acto tomó forma de charla personal en la que se compartieron experiencias laborales y aspectos más íntimos, al mejor estilo de una conversación entre amigos de antaño.

 

Fueron 15 asistentes –todos egresados exitosos de diferentes promociones- las que respondieron al llamado, en un ambiente decorado con témpera, lápices, mesa de dibujo, planos, bocetos y todo lo que se puede encontrar en un taller de creación y típico lugar de trabajo de quienes se dedican a este campo.

 

Yamile Orozco, Gloria González, Margarita Rincón; marcela Lafaurie y Luisa Sepúlveda estuvieron entre las invitadas, así como Marta de La Rosa, María Teresa Vergara, María Alexandra Velásquez, Cindy Mejía, Patricia De Lima y Jenny Cumplido.

 

Con ellas estuvieron Ana de Albis, Jennifer Rosero, Jenny Buenaventura y Luisa Fernanda Sepúlveda, todas sentadas en un escenario semejante a una sala, nuevamente emulando un reencuentro fraternal –organizado la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño- que transcurrió en la Oficina de Egresados y Prácticas Institucionales de la Universidad Autónoma del caribe.

 

Día Internacional del Diseñador de Espacios 2.jpg

 

La mañana fue dividida en tres etapas para el desarrollo del conversatorio y la primera de ellas fue un desayuno en el que se habló de la labor de cada una de las embajadoras de Uniautónoma, segmento en el que además se dio a conocer el portafolio digital del programa anfitrión.

 

Para el final de este intervalo de tiempo se hizo un reconocimiento a las egresadas y artistas Luisa Fernanda Sepúlveda y Luisa Cristina Sepúlveda, por su aporte a la cultura y al arte de Barranquilla. Además, de lo anterior, durante la primera parte de la mañana se analizaron varias propuestas para organizar el concurso de un mural para el exterior de la facultad mencionada.

 

La segunda parte del encuentro, a las 10:00 de la mañana, fue para el Workshop Artístico, que constaba de pintura en vivo a varias manos con estudiantes y egresados, aportando ideas para la universidad y donando una obra de tres lienzos para la Oficina de Egresados.

 

Al término de la mañana, esta ‘tertulia’ –que sí fue una jornada educativa con pinceladas sociales- se dio con la presencia de la decana de dicha unidad académica, Emilia Velásquez, y con la docente Orietta Polifroni, un encuentro que representa el décimo en la estrategia de sensibilización para la

comunidad de graduados y para el sector empresarial. Pronto estaremos informando de los próximos a realizar. JSN

Publicado en Noticias Generales

De acuerdo con varios medios de la prensa local, mayo empezó con un incremento del 6% en el consumo de energía, debido a las altas temperaturas registradas en la región. Según Electricaribe, dicho aumento va por cuenta del uso permanente de electrodomésticos asociados a la refrigeración, tanto en el sector residencial como en el comercial.

 

Lo anterior, sin duda, es así y es porque el aire acondicionado se ha convertido en una necesidad casi primaria para sobrevivir en medio de los 35 grados centígrados, en el mejor de los casos, a los que estamos expuestos por vivir en esta zona del país.

 

Es así que las tarifas sobrevaloradas serán una constante, pero desde la arquitectura es posible contemplar no una sino varias soluciones al respecto. Así que, si tu casa está por ser remodelada o tu familia está por invertir en la construcción de una, este tema será de tu interés. Sigue leyendo. Brindar soluciones de este tipo también es deber de la Universidad Autónoma del Caribe.

 

La primera alternativa.

Según Salvador Coronado, arquitecto y profesor de tiempo completo del Programa de Arquitectura, en Uniautónoma, hay elementos que ayudan a mitigar la sensación de calor en el interior de una vivienda y son los verticales, como los parasoles o los muros verdes en fachadas.

 

Las estrategias mencionadas hacen parte del concepto de optimización de materiales utilizados y de la bioclimática, dice Coronado -también magíster en Restauración Arquitectónica de la Universidad Politécnica de Madrid-, pero “ese efecto de confort interno y reducción del calor en cualquier estructura habitacional se logra desde la etapa de la planificación, cuando se deben tener en cuenta las condiciones ambientales”, agrega.

 

El docente adjunto a nuestra Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño referencia al Green Building, el Hotel Hilton y el Colegio San José como ejemplos de esas edificaciones que se apoyan en la planificación estratégica para mantener una temperatura soportable en su interior, “son inmuebles limpios, en los que se da la reutilización de energía, el uso de energía renovable y de materiales no convencionales”, añade.

 

Esas son las condiciones que debe cumplir una estructura para dar el beneficio en la climatización y en el ahorro, pero seguirlas es algo más complicado que solo instalar lo que parecería ser la solución a errores que solo se descubren una vez se ha cristalizado cualquier tipo de proyecto.

 

calor3.jpg

 

La clave: zonificación.

Conforme Zulma Buendía, arquitecta y especialista en Diseño, no es difícil lograr que un espacio sea agradable y proyecte el confort necesario en cualquier hecho arquitectónico, territorio y clima a nivel universal, “después que el diseñador -conociendo las realidades climáticas y contextuales- operacionalice como parte fundamental en el desarrollo del proyecto, el proceso de la Zonificación”, indica.

 

La profesora de tiempo completo del programa de Arquitectura explica que cuando el desarrollo del proyecto arquitectónico se basa en dicho proceso -partiendo de las realidades urbanas, teóricas, críticas; culturales, psicológicas, tecnológicas y del programa arquitectónico- se puede asegurar respuestas equilibradas de confort en la consolidación de los espacios.

 

“Lo anterior también será posible si se aplica la lógica relación de las diferentes zonas y espacios de un hecho arquitectónico con el clima y la percepción psicológica de los usuarios apoyados en los factores tecnológicos”, asegura Buendía.

 

En cambio, “cuando no se zonifica y no se ha hecho el proceso lógico entre la relación de los diferentes espacios y el clima, se fracasará en lo que respecta a desarrollar el confort ambiental y psicológico, a esto se le debe sumar inmediatamente un tercer factor: acudir al apoyo de la ambientación artificial como aires acondicionados, abanicos, luminarias, extractores, pues incrementarán el gasto energético y afectará la sostenibilidad del hecho arquitectónico”, añade.

 

“Imagínate una alcoba ubicada justamente donde muere el sol, eso será un infierno. A las 10:00 de la noche, aún la cama estará tibia y esto no tiene que ver con la tecnología aplicada a la construcción sino con la competencia profesional del diseñador. Este es el problema que ocurre cuando no se zonifica y el diseñador hace caso omiso de la realidad climática”, comenta Buendía.

 

Por fortuna, de acuerdo con Buendía, hay muchas maneras de hacer que un espacio sea confortable y amigable con este clima cálido y la vegetación, las perforaciones -puertas, calados, ventanas en persianas y patios internos-, los muros perimetrales; divisiones internas y cubiertas construidas con materiales no conductores de la radiación externa son excelentes opciones para tal fin, informa la entrevistada, también magíster en Educación, quien de inmediato aclara que una cosa es diseñar una casa con los atributos de la zonificación y otra es tratar de lograr la rehabilitación de una vivienda usada.

 

Según Buendía, este último ejercicio es difícil, más no imposible. Lo que se buscaría en él es lograr que el viento que entra a una habitación salga para cumplir su función de equilibrio climático. La docente sostiene que en el entorno caribeño y colombiano, el paradigma de diseño para refrescar un ambiente es la perforación horizontal y vertical, “vacíos internos, que hacen que el viento entre y salga por toda la casa, es decir, lograr un diseño abierto”, puntualiza.

 

Es más, en la Costa Caribe, “una vivienda que no logre las características bioclimáticas -sol, vegetación, lluvia, vientos y sombras- es una casa terrible, caótica, calurosa, oscura, casi inhumana y es ahí es donde se presente el gasto de energía para alcanzar el confort a través de la ambientación artificial. Una vivienda donde no entra la luz ni el viento así como donde no se generan espacios sombreados, será la proyección de un mal diseño”, opina la experta.

 

calor 4.jpg

 

El problema, para Buendía, es que no se acude al criterio de la zonificación de los espacios, sino que se procede a diseñar teniendo en cuenta solo factores como la ganancia general de los inversionistas y no en el confort del usuario. Este fenómeno no solo se observa en el diseño de las viviendas de solución social sino también en la mayoría de los diseños para zonas de estratos altos donde el paradigma bizarro podría ser la improvisación y la indiferencia por el confort de quien habitará en esa estructura, quien siempre resulta la victima circunstancial de este proceso”, advierte Buendía.

 

“En todos los climas, el diseño arquitectónico debe responder a los procesos bioclimáticos”, encima Buendía quien además explica que es más difícil en países donde se experimenta los cuatro climas, pero se puede lograr el equilibrio buscado y “sería cuestión de manejar componentes como la trayectoria solar, la radiación, la trasmisión del calor; el confort térmico, el efecto invernadero, entre otros importantes factores que -al tenerlos en cuenta- disminuyen el impacto ambiental, reduciendo el consumo de energía”, agrega.

 

En el lado opuesto del territorio del Caribe, Buendía considera las perforaciones abiertas un problema para el manejo del confort ambiental. De hecho, “no son una buena idea en países de clima frio. Imagínate una casa con patios abiertos e internos en Siberia o en cualquier lugar en el que la temperatura llegue a 13 grados bajo cero. No se puede, pero se podrían implementar ventanas con vidrios fijos que dejen pasar la luz, pero no el frio”, contrasta.

 

En lo que concierne a las cubiertas verdes que tanto se utilizan en los países desarrollados como Noruega y alrededores, Buendía considera que son casi una moda, “un asunto que a veces cumple con la misión del manejo de la ambientación o para lograr una imagen que responda a las corrientes estéticas de los tiempos actuales”, dice. Sin embargo, existen muchos logros en los diseños verdes de algunas propuestas arquitectónicas que en ocasiones no podemos implementar en nuestro medio debido a los costos y la alta tecnología que se necesita para su construcción y mantenimiento.

 

No obstante esta realidad, “es cierto que es mejor contemplar lo verde de la naturaleza que un muro de concreto en las ciudades caribeñas. La paleta gris del concreto en estos territorios calurosos, tanto culturalmente como desde la percepción psicológica, podría aumentar el calor y proyectar una imagen estática, inhóspita y aburrida, habría que tamizarla con el color y el verdor de la cultura Caribe”, define Buendía.

 

En caso de calificar el trabajo de un arquitecto de antaño y el de uno actual, Buendía dice que “no sería justo debido a su filtro filosófico así como a su gusto personal, porque la comparación entre una edificación de principios de siglo XX y una actual tiene sus ventajas y desventajas“, opina y complementa dejando ver que se inclina por los encajes de yeso, los claustros sombreados, los pisos de mosaico Pompeya y los jardines tachonados de flores tropicales.

 

Si por Buendía fuera, otorgaría una meritoria calificación a una casa quinta de los años veinte del barrio El Prado, sobre la evaluación de un apartamento de estrato alto. Sin embargo, “sin dañar ni ofender esta casa, la misma tendría que ser actualizada con una infraestructura acorde a los tiempos actuales. Ese es el dilema de pertenecer a dos mundos, y siempre será una discusión bizantina sin una respuesta concreta y objetiva porque la proyección real está sujeta a lo más difícil del diseño arquitectónico: lograr el equilibrio de un diseño donde el cuerpo demanda solo un veinte por ciento de solución, mientras que la psiquis demanda el ochenta por ciento de la realidad del espacio en servicio para el hombre”, postula Buendía.

 

calor2.jpg

 

Técnicamente hablando.

Jair Díaz, ingeniero industrial, también docente de la facultad antes mencionada, afirma que en 2015 salió la primera resolución sobre buenas prácticas de construcción, “la 549, del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, alineada con el Decreto 1077 -del mismo año y del mismo ministerio- en el que se establece unas medidas activas y pasivas para la implementación en construcciones sostenibles, siendo esta la primera normativa legal vigente en Colombia al respecto”.

 

Según Díaz, estas medidas de eficiencia son métodos que se pueden llevar a cabo mientras se diseña y se construye el edificio y, por supuesto, que ayudarán a mejorar el desempeño del mismo. Se definen ampliamente en cuanto a eficiencia energética y de agua, porque son los parámetros a los que más rápido se les puede dar trazabilidad en una construcción”, agrega Díaz, además magíster en Energías Renovables.

 

De acuerdo con Díaz, “la eficiencia energética pasiva tiene que ver con aspectos civiles y arquitectónicos del diseño de edificaciones y estas características determinan la manera, la forma y los detalles del cerramiento del edificio, los que a su vez tienen relación directa con la eficiencia energética. Por ejemplo, la relación de la ventana-pared: una cuestión más de exterior”, informa quien es también aspirante a doctor en Sostenibilidad de la Universidad Politécnica de Cataluña.

 

Conforme Díaz, no es lo mismo la transmitancia térmica de un muro a la de una ventana. Inclusive, “hay diferentes medidas como los sombreamientos horizontales, verticales y mixtos, que ayudan a definir y a controlar la transmitancia térmica de estos muros. Además, hay unos valores que me ayudan y se trata de los valores U, los cuales determinan la transmisión de calor en unidad de tiempo, a través de la unidad de área de un material o construcción y las películas de aire del borde, inducido por la diferencia de temperatura unitaria entre los entornos a cada lado”, informa.

 

Todo lo anterior, significa que el aislamiento, que se pueda conseguir con los materiales de construcción indicados, sí ayuda a reducir el potencial caluroso de los muros y de los vidrios en los ventanales, lo cual es tarea conjunta de un arquitecto y de un ingeniero.

 

Ya lo sabes. Si tu familia está a punto de invertir en la construcción de una propiedad, sugiere el no dejar de acudir a los expertos en el tema. Hazlo por el factor de ahorro y por evitar las altas temperaturas en casa. JSN

Publicado en Noticias Generales

Aunque por estos días ha llovido un poco, la temperatura en esta ciudad sigue siendo alta y brindar soluciones para un mejor vivir, en este sentido, también es deber de la Universidad Autónoma del Caribe.

 

Por lo anterior y a través de su programa de Diseño de Espacios, adjunto a la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño, te informaremos lo que puedes utilizar para hacer de tu casa un lugar más amable y menos caluroso.

 

En primer lugar, cuando ya la casa está hecha –sea moderna, antigua o de estilo tradicional de la Costa Caribe-, “lo que se puede hacer es intervenir, diseñar el espacio interior para personalizarlo al gusto de sus habitantes, valorando el sitio en donde está ubicada, sea casa, apartamento, finca o cualquiera que sea el proyecto; el clima del lugar sobre el cual está, cómo es el asoleamiento y la orientación sol-aire”, dice la arquitecta y diseñadora de espacios Orietta Polifroni.

 

La idea del análisis preliminar, de acuerdo con Polifroni, también especialista en diseño arquitectónico, es identificar qué problemas tiene la edificación y cuál es el reto por resolver desde el espacio interior. Después de analizar esas determinantes climáticas externas, se observa el diseño de la estructura y ese es el insumo principal para adecuar una estrategia interna bioclimática, que es tratar de amortiguar los rayos del sol que logran penetrar y hacer su interior demasiado caliente.

 

“Lo ideal es que esa estrategia sea externa, desde la creación del diseño y la estructura, pero si uno no participa en esos procesos, también se pueden hacer diferentes cosas”, añade Polifroni y se refiere al análisis bioclimático, porque desde ese punto se puede decidir tomar los ventanales y las características de los vidrios para ver qué tipo de protección interna se puede utilizar”, explica.

 

Diseño de Espacios (1).jpg

 

Polifroni, también maestrante en educación, indica que instalar laminados de alta protección o cambiar los vidrios por unos más inteligentes, termograduables -o que sean reflectivos por fuera- representan otros dos recursos para hacer de tu casa una estancia más agradable, pues son capaces de devolver esos rayos solares fuertes que recibe la edificación, los responsables del aumento de su temperatura.

 

Otra alternativa, según Polifroni, es utilizar páneles de drywall o construcción en seco como aislantes térmicos formando una doble pared dentro del espacio, para que de esta forma puedan amortiguar la radiación más fuerte que es la de las horas de la tarde, señala la docente del programa de Diseño de Espacios, vinculada desde hace 10 años.

 

Además de los dos recursos mencionados, otra forma de contrarrestar el exceso de calor son las capas protectoras puestas sobre las ventanas, tales como shade o cortasol, el enrollable o cortinas no convencionales con protectores solares; “con filtros especializados que nuestros egresados tienen en sus unidades de negocio, los cuales no solo hacen parte del espacio y del diseño interior, sino que también hacen que el aire acondicionado se mantenga y que los rayos solares no afecten tanto y así puedan estar más protegidos los muebles, las obras de arte, los artículos estéticos, tapetes y todo lo que hace de ese espacio algo más personal”, encima Polifroni.

 

Rompiendo mitos.

En cuanto a lo que se ha dicho del drywall, respecto a la concentración del calor, Polifroni aclara que, mientras haya un aislante térmico y un forro en la pared, “la temperatura no sube porque estableces una barrera que va a amortiguar los rayos del sol. El resultado dependerá del sistema constructivo bajo el cual se levantó el edificio”, informa.

 

La experta añade que hay unos aislantes térmicos “y uno tiene que buscar el ideal, de acuerdo con la temperatura que se percibe desde el exterior. Desde allí se determina si es drywall, el elemento madera o laminado que pueda servir para tal objetivo”, sostiene.

 

Siendo una mejor táctica para minimizar el calor, en lo posible, Polifroni cita a las plantas, “a los jardines verdes que se puedan poner fuera del edificio o incluso al interior. Algún jardín vertical, porque todas esas capas van frenando la radiación solar”, sostiene.

 

Diseño de Espacios (2).jpg

 

Respecto a las texturas, Polifroni reitera que todo depende de las condiciones del lugar de residencia, del ambiente en general. Es así que “las características de los muebles y los acabados deben pensarse. Para eso hay que contratar a un diseñador de espacios, precisamente porque ese profesional sabe que el cuero no es lo adecuado para ciertas zonas en las que el sol es más fuerte”, señala.

 

En caso de un sofá con el material mencionado, “entonces hay que darle un cuidado especial porque su mantenimiento es más complicado que el de la lana. Esta última hay que conseguirla con ciertas características especiales, sobre todo en esta época de la sostenibilidad. Es indispensable que el material sea biodegradable, ecológico, que no despida tanto químico ni tanto aire contaminante en el ambiente interior”, advierte la entrevistada y agrega que todo esto se considera desde dicha profesión”.

 

En cuanto a los colores.

Polifroni, profesora de tiempo completo de Uniautónoma, revela que la teoría del color se mide más por la sensación que produce que por el calor o el frio que el tono conserve. En el caso de los colores oscuros, “ellos absorben la luz y no la reflejan tanto como los claros. Al pintar una pared con esos tonos, la amplitud se puede ver más limitada a nivel de percepción y de sensación visual”, asegura.

 

De acuerdo con la arquitecta diseñadora, en realidad, los colores oscuros -por su intensidad- “se tragan la luz, mientras que los colores platinados son muy reflectivos, así como los colores claros o las superficies sobre las cuales hay espejos, paredes, piso y techo, pero te dan la ventaja de amplitud, lo que se relaciona más con la sensación y percepción”, dice Polifroni.

 

En resumen, “los diseñadores planteamos, creamos y establecemos una armonía en donde se integran acabados, color y confort climático; lumínico, estilo de muebles, funcionalidad y estética”, reafirma Polifroni.

 

Diseño de Espacios (4).jpg

 

Errores que se cometen al diseñar.

Todo lo anterior es importante tenerlo en cuenta después de haber sido construida la estructura habitable, pero la labor de un diseñador de espacios –al participar en dicho proceso- es evitar errores que se cometen en él, tales como “no incluir en los proyectos arquitectónicos el diseño de aleros y protectores pensando en la orientación sol-aire de la región”, revela Polifroni al enumerar, a manera de ranking, los errores que se cometen previo a la creación de una vivienda.

 

En segundo lugar está el “que los ventanales no tengan protecciones automáticas, desde las constructoras, lo cual es crucial para que el vidrio no permita al paso de los fuertes rayos del sol”, recalca la docente.

 

Tercero: “que no se piense en la ventilación de un espacio, tengas o no aire acondicionado, pues que el lugar respire es importante para que no se contamine y no se cargue uno mismo con el dióxido de carbono que se expulsa a diario. El espacio debe ser sano y debe tener una entrada de aire y una salida también. Si eso se cumple, el lugar será muy confortable en lo que tiene que ver con el clima y la iluminación. Será ahorrativo, pues no tendrás que gastar tanta energía debido a la entrada de luz y por la corriente de aire que circula”, termina Polifroni. JSN

Publicado en Noticias Generales

María Ruth Rincón vino a Barranquilla desde Bucaramanga, siendo tecnóloga en diseño de interiores. El pensum de la Universidad Autónoma del Caribe fue lo que la convenció de ingresar a nuestra institución y en 2017 se graduó como diseñadora de espacios.

 

“Investigué los programas del resto de universidades del país y supe que el más completo era este”, asegura. Ya con su título, Rincón empezó a trabajar en Kassani Diseños como administradoras de show room y creadora de amoblamientos.

 

Más tarde llega a Corona como asesora de diseño, sobre todo para la línea de cocinas y baños. Entre sus asignaciones estaba el apoyar a los asesores comerciales en el cierre de negocios. Luego llegó a Challenger para desempeñarse como asesora del canal constructor y, después, como directora regional.

 

Posteriormente, esta empresaria trabajó en Cor-Cerámica hasta junio de 2017, cuando decide crear su propio estudio de diseño bajo la marca Glück. “Se trata de una palabra alemana que significa felicidad y la razón por la que decido adoptarla como nombre de mi empresa es porque eso es lo que generan los espacios que intervenimos”, dice.

 

Rincón explica que su misión es crear experiencias basadas en los olores, la iluminación y todo lo sensorial. “Entrevistamos a nuestros clientes para conocer hasta lo más profundo de su ser y así recopilamos más material para trabajar y hacer que la propuesta de diseño sea exitosa. Algunos me han dicho, wow, es más de lo que esperaba”, sostiene.

 

De acuerdo con esta joven, a la Universidad Autónoma le debe el haber crecido en lo laboral, y resalta el acompañamiento de los docentes a los alumnos “Guardo contacto con mis profesores y también destaco lo mucho que ellos creen en los estudiantes, lo cual es necesario para enfrentarse a un mercado cada vez más difícil”, termina. JSN

Publicado en Noticias Generales

Los estudiantes desde primer hasta séptimo semestre del programa de Diseño de Espacios se tomaron el tercer piso del Bloque A para convertirlo en una gran exposición, el pasado jueves 28 de junio.

Los jóvenes presentaron los trabajos que realizaron en las aulas de clase durante el primer semestre de 2018 en los cursos de diseño y en técnicas artísticas. A la instalación artística asistieron padres de familia y amigos de los jóvenes para que disfrutaran de la muestra.

“Estos encuentros sirven de motivación para ellos que vengan sus seres queridos.

Esta muestra colectiva además les sirve a los estudiantes porque de una vez van viendo los trabajos que se hacen en semestres superiores y les genera una expectativa de lo que pueden lograr. De paso, los padres pueden hacer un seguimiento a lo que sus hijos está haciendo y los logros que están alcanzando, también se conectan con el programa”, explicó Elda Ramírez, directora del programa de Diseño de Espacios.

Dentro de la muestra había ejercicios de planos seriados con cajas de luces, inspirados en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018, dando un efecto tridimensional; hubo exposición de trabajos de técnicas artesanales y técnicas experimentales de mobiliario, que están más ligados a la experimentación y a la innovación con artesanías, entre otras.

Publicado en Noticias Generales

El arquitecto manizaleño, reconocido a nivel mundial por crear una unión que incorpora el bambú y la guadua como componentes en estructuras tanto comerciales como residenciales, dictó una conferencia en Uniautónoma.

Barranquilla, 6 de abril. La conferencia titulada ‘Arquitectura colombiana con identidad’ fue el espacio académico en el que Simón Vélez dio su visión sobre el trabajo de los arquitectos colombianos, tras la invitación de la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño y el Observatorio de Renovación Urbana de la Universidad Autónoma del Caribe.

La conferencia tuvo lugar en el sexto piso del bloque de posgrados, y asistieron más de 500 estudiantes.

Vélez hizo una socialización del trabajo que ha venido realizando durante años en temas de arquitectura indígena, el uso de materiales como guadua, tubería petrolera, macana (fibra de palma), entre otros, y la diversidad cultural que existe en las calles de las ciudades y los pueblos de Colombia.

Luego de exponer algunas imágenes de los proyectos que ha realizado, mostró al auditorio su primera construcción en guadua. “Esta es la primer casa que construí con guadua en mi vida, momento en el que descubrí cómo hacer uniones de tracción en los arcos, debido a que en los arcos sólo hay uniones por compresión”. Pero a nadie se le habían ocurrido que inyectando cementos en los conductos vacíos de la guadua se podía generar una conexión estructural extraordinaria, agregó Vélez.

En ese sentido explicó que debido a que existe una coincidencia físico-química entre el hierro y el cemento, se pueden realizar estas uniones, puesto que son elementos compatibles, a diferencia de la guadua y el cemento, entre los que no hay adherencia.

Contó que ha diseñado construcciones en guadua en Alemania, Francia, Estados Unidos, Brasil, México, China, Jamaica, Colombia, Panamá, Ecuador e India.

Vélez ha focalizado su trabajo con base de una exploración de las cualidades estructurales de la guadua, una planta nativa de los bosques andinos de Colombia de muy rápido crecimiento, que se adapta a una amplia variedad de climas, alcanzando los 15 metros de altura al año de desarrollo y una gran resistencia a los 4 años de maduración.

El arquitecto explicó que al momento de darle un nuevo aire a la arquitectura en el país con la implementación de la guadua, hizo una serie de pruebas para verificar que la planta tenía la capacidad para soportar muchísimo peso. “La parte externa del bambú es durísima, en cambio su parte interna es aire, por lo cual tiene una Inteligencia superior como elemento estructural”, expresó Vélez.

Asimismo, considera que los futuros arquitectos deben darle un cambio a la arquitectura, por eso los invitó a utilizar menos el cemento y a implementar más los recursos naturales en sus obras. “Mi propuesta como arquitecto es hacer una arquitectura un poquito más vegetariana, no tanto concreto, pero tampoco totalmente vegetariana. Hay que tener una dieta equilibrada entre minerales y vegetales, y estamos demasiado minerales con la arquitectura”, destacó Vélez.

 

Publicado en Noticias Generales

Unas 400 piezas entre las que se encuentran antigüedades y obras de arte de los siglos XV y XVIII, entre otros, podrán ser admiradas próximamente en la institución.

Barranquilla, 24 de marzo de 2017. El afamado decorador de interiores Rafael de Marchena Huyke, quien lleva más de 50 años de carrera en Estados Unidos, donará la mayoría de su colección de arte y antigüedades a la Universidad Autónoma del Caribe para la construcción de un museo.

Estas actividades de índole filantrópica las lidera The Rafael and Luisa de Marchena Huyke Foundation.

Se trata de unas 400 piezas que fueron adquiridas durante las últimas décadas por él, su difunta esposa y su cuñada, quienes compartían el gusto por las antigüedades, la historia y el arte. En subastas y en viajes por Asia, Europa y Latinoamérica fueron reuniendo piezas cuyos valores superaban, en algunos casos, los 20.000 dólares, las cuales se encuentran en su residencia en Los Ángeles.

“Cada cosa que me gustaba la compraba. Tengo una colección china muy buena y una europea del siglo XXVIII y del siglo XV. Son objetos de arte, porcelanas chinas, pinturas y muebles. Todo lo que tengo me parece bueno y digno de ser admirado por la gente”, expresó el experto en antigüedades.

El museo no sólo podrá ser disfrutado por los estudiantes de los programas de la facultad de Arquitectura, Arte y Diseño, sino por todos los interesados en aproximarse a la apreciación de las piezas artísticas. El interés de Rafael de Marchena es acercar a los jóvenes al conocimiento de la historia a través de los objetos. “Siempre he tenido la curiosidad de adquirir cosas buenas y valiosas. En esta época el modernismo y el minimalismo han tomado mucho auge.

A mí no me gusta el minimalismo, me gusta cuando hay una mezcla de culturas. Y creo que las nuevas generaciones deben conocer las cosas antiguas, porque ahora con el minimalismo muchas de esas cosas no las conocer el público”.

Para Alda Marina Escolar, decana de la facultad de Arquitectura, Arte y Diseño, la experiencia que vivirán los estudiantes de tener al alcance de la mano parte de la historia del mundo no tiene precio. “La idea es incluir esta experiencia en la actividad académica, hacer investigaciones sobre las piezas y aprender la historia de cada una de ellas. Me imagino este museo en vidrio, con grandes pabellones donde se puedan apreciar los objetos”.

Para la vicerrectora de Docencia, Lucy López, este acto de generosidad se inserta en la filantropía con propósitos sociales, los cuales buscan promover desarrollo desde el conocimiento. “Como universidad valoramos el impacto que podemos tener alrededor de la cultura y de las artes.

Tenemos la oportunidad de hacernos visibles a través de las artes, y no perder de vista que la cultura es el eje más importante en la formación de este ciudadano global”, expresó López.

Donación para estudiantes

Además del museo, que para Rafael de Marchena será “un legado para la ciudad”, los programas de la facultad de Arquitectura, Arte y Diseño de la Universidad Autónoma del Caribe serán beneficiarios de una generosa donación económica para que estudiantes destacados académicamente y de bajos recursos puedan terminar sus carreras.

Esta donación se enmarca en la idea de aportar al desarrollo de la ciudad que lo vio nacer y a una institución que goza de la solidez y respetabilidad en el ámbito regional, como lo es la Universidad Autónoma del Caribe.

Publicado en Noticias Generales
Página 3 de 3
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones