MENÚ
SERVICIO DE
ATENCIÓN VIRTUAL
SERVICIOS
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Frente a los hechos de intimidación y violencia, que recientemente ha documentado la prensa nacional e internacional, se esconde un fenómeno no tan reciente, que organismos como la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) denominan violencia ocupacional o violencia relacionada con el trabajo. 

 

Esta definición puede entenderse como cualquier forma de violencia (física, verbal, simbólica o económica) que recibe un trabajador, en este caso del sistema de salud colombiano, en ocasión a la prestación de sus servicios profesionales. 

 

Este tipo de violencia aparece en todo tipo de organizaciones (de la fábrica y el ejército a la banca y las ONGs, pasando por la hostelería, la restauración, el transporte o los hipermercados), pero se hace muy especialmente visible en servicios como los sanitarios, sociales, educacionales, jurídicos o policiales, en los que el trabajo comporta elevados niveles de estrés y relaciones interpersonales con intensa implicación emocional. 

 

Cuando este tipo de violencia proviene de usuarios de sus servicios (pacientes, clientes, estudiantes, etc.) se denomina violencia ocupacional externa (VOE). 

 

La VOE constituye en todo el mundo un factor de riesgo psicosocial (su aparición puede afectar la salud y bienestar de los trabajadores) que puede configurarse como un importante desafío para el campo de los derechos humanos y laborales.

 

Enfemera cansada.jpg

 

Los recientes casos de violencia contra médicos y enfermaras marcan una drástica transformación del imaginario social sobre el profesional de la salud, a quienes se le respetaba y consideraba un personaje distinguido en su comunidad. 

 

Algunos investigadores hipotetizamos sobre la existencia tácita de este tipo de violencia, encubierta por otras violencias más visibilizadas socialmente; como una prolongación del ciclo de la violencia que permea las instituciones de salud; o como una consecuencia de la privatización y/o precarización del sistema de salud colombiano y el consecuente deterioro de las condiciones y calidad de vida laboral de los profesionales que laboran en éste.

 

Cuando nos encontramos en vías de comprensión de este tipo de violencia, que reporta un número significativo de casos en el país, los nuevos casos de VOE en el contexto de la emergencia sanitaria se alternan con episodios de intimidación, amenazas y violencia verbal de miembros de la comunidad hacia los trabajadores de la salud. 

 

Sus motivos (tal vez) son la asociación contingente con la posibilidad de contagio con el Covid-19. por efectos de la preocupación excesiva ante el contagio o por el aislamiento social obligatorio al que se ha visto sometida la población.

 

Este comportamiento ciudadano sólo les agrega más carga emocional a las ya precarias condiciones de trabajo de los profesionales del sector, que además de lidiar con escases de insumos, equipos y material de bioseguridad, enfrentan la sobrecarga de trabajo derivada de la pandemia, el distanciamiento familiar preventivo y la cercanía física y emocional con la enfermedad y la muerte.

 

Más allá de las angustias y temores particulares, es importante rechazar enfáticamente la conducta violenta en todas sus formas y responder al llamado a comprometernos con el bien común, a ser solidarios, empáticos, compasivos y respetuosos con el otro.

 

¡Que no sea necesario exhibir trapos blancos en señal de solidaridad con el personal sanitario! Por Betty Ruiz Ruiz, Magister en Psicología y directora del programa de Psicología de Uniautónoma.

 

Publicado en Noticias Generales

Debido al periodo de cuarentena que estamos viviendo en Colombia, al igual que en muchos otros países del mundo en busca de erradicar la COVID-19, las familias están enfrentándose a un tiempo de confinamiento en el que la convivencia es la clave.

 

Desde Bienestar Universitario y la Dirección de Talento Humano de la Universidad Autónoma del Caribe a través de Alba Ibáñez, la Coordinadora de Inclusión y Diversidad, se brindaron una serie de recomendaciones para prevenir la violencia intrafamiliar durante este periodo de cuarentena.

 

"Estamos viviendo las 24 horas del día con nuestras parejas, padres y hermanos conviviendo de una manera que antes no se veía. En estos momentos para prevenir la violencia intrafamiliar se recomienda el diálogo sano, hay que ampliar esos lazos familiares y analizar cuáles son las estrategias que podemos aplicar dentro de nuestra dinámica familiar para fortalecer la convivencia", afirmó Alba Ibáñez.

 

Explicó la sicóloga que la comunicación es muy importante para propiciar la unión familiar. "Hay que inclinarnos por la tolerancia, tener unión familiar para salir adelante frente a esta situación. El llamado es para que atendamos a la familia. Si tenemos una dificultad con algún familiar, este es el momento para sentarnos, dialogar y darle solucion a estos procesos".

 

Violencia intrafamiliar.jpg

 

La experta recomendó que el trabajo en casa debe distribuirse entre todos los miembros para no sentirse cargados de las tareas. "Si entre la pareja se unen y se delimitan ciertas responsabilidades en el hogar, la convivencia será mucho más agradable", señaló la Coordinadora de Inclusión y Diversidad.

 

También sugirió que deben implementarse horarios en casa para cada actividad, horarios para despertarse, para ver redes sociales, para hacer actividades como ejercicio y no saturarse de información. Hay que concentrarse en convivir, sin perder el contacto con los familiares y amigos que estén lejos.

 

"Estamos en un aislamiento físico, no social, mañana nos podremos ver y volveremos a compartir con esas amistades, esto es importante para una sana convivencia, para que la familia disfrute el momento. Deben mirar esta cuarentena como un espacio para conocerse como familia, conocer sus intereses, establecer metas y convivir sanamente", destacó Alba Ibáñez.

 

¿Qué hacer en caso de que se presente violencia intrafamiliar?

En la ciudad contamos con la Oficina de la Mujer y Equidad de Género, para las mujeres víctimas de violencia intrafamiliar. Su línea de atención es 155.

 

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) ofrece su línea de atención a casos relacionados con violencia intrafamiliar con niños, niñas y adolescentes marcando 141.

 

También se puede acceder a la línea de atención a emergencias marcando 123 y el 122 es el contacto de la fiscalía.

 

"Desde la Universidad Autónoma del Caribe tenemos un grupo de psicólogos destinados para atender estos casos y darles una orientación oportuna. También contamos con médicos en la oficina de Bienestar Universitario. La UAC está presta para apoyar a su comunidad educativa en cualquier eventualidad", finalizó Alba Ibáñez. VSC

Publicado en Noticias Generales

El proceso de paz es uno de los acontecimientos políticos más relevantes de la historia resiente de Colombia. Dentro de las dimensiones de dichos diálogos, se hace necesario analizar el papel que cumplen los medios de comunicación, en especial, en el marco del regreso de un grupo de exjefes guerrilleros a las armas.

 

A manera de contexto, el docente Jorge Peñaloza de la Universidad Autónoma del Caribe, del programa de Comunicación Social y Periodismo, explicó que “los periodistas deben entender que estamos en un proceso de paz, aunque muchas personas no estén de acuerdo. Situaciones como las del retome de las armas pueden presentarse en procesos como estos”, a lo que agregó que “esta información no puede ser transmitidas con coyunturas. Los periodistas deben ser seleccionadores y evitar incurrir en lo partidista. El periodismo debe ser orientador”.

 

Durante los días posteriores al anuncio de ‘Iván Márquez’, ‘El Paisa’ y ‘Jesús Santrich’, las redes sociales se han visto plagadas de un sin número de interpretaciones sobre la suerte de la nación durante los años venideros.

 

“Como consecuencia de la inmediatez, las redes sociales siempre tienden a cambiar los conceptos, de manera masiva, que se implantan. Se puede evidenciar como, de manera inmediata, se empezó a compartir información falsa sobre este hecho. Sin embargo, esta no es una situación nueva, es resultado de un periodismo sesgado”, aseguró Guillermo Reyes, Periodista y magister en Informática Educativa.

 

Medios de Comunicación.jpg

 

De la misma forma, el también docente de la Uniautónoma, comentó que este fenómeno de desinformación no solo recae en los medios de comunicación, sino también en los receptores de la información, pues el emisor se ha acostumbrado a “consumir lo inmediato sin profundizar”.

 

En cuanto a esto, el periodista y docente Jaime De la Hoz agrega que “podemos ver que la gente tiene miedo, no tanto de lo que está pasando si no de lo que podría llegar a suceder. Basta con meter el ojo en las redes sociales para evidenciar el odio que está creciendo”.

 

Pero si miramos un poco más a fondo nos encontramos que este fenómeno no es desconocido, por el contrario, es mucho más común de lo que se esperaría. Así lo explica el magister en Comunicación, Juan Carlos Antequera.

 

“Dentro de las teorías comunicativas existe una que se llama ‘La Teoría de la Incertidumbre’; por otro lado, en la sociología contemporánea hay una muy relacionada que se denomina ‘La Teoría de la Sociedad del Riesgo’. Si unimos ambas, se puede demostrar que, en Colombia, se está activando una cultura del miedo, una comunidad regida por el principio de la duda, donde nadie sabe que creer o a quien creer”, agregó Antequera.

 

Sin embargo, De la Hoz cuestiona el ejercicio del periodista en el país pues considera que está “al servicio de causas que no son las más populares”, no obstante, agrega que “no se trata tampoco de hacerle apología a la guerrilla pues ese es un discurso que se ha venido presentando a raíz de la combustión política pero los medios de comunicación no le están dando el tratamiento a la información con respecto a estas disidencias, como tampoco lo han hecho con disidencias anteriores”.

 

Nueva guerrilla.jpg

 

En busca de disipar lo anteriormente expuesto, los profesionales en las comunicaciones coinciden en que los medios deben hacer un estudio profundo para que se descubran las raíces de la violencia. Ante esto, Reyes añade que se debe “regresar a la raíz del periodismo y eso es simplemente mostrar ambos puntos de vista y que sea el receptor quien crea su propio criterio”.

 

Haciendo énfasis, los docentes finalizaron explicando que el periodismo debe ser orientador, debe mostrar todas las aristas y contingencias que debe tener el proceso de paz. “Deben trabajar procesadamente y darle importancia a la información que más le convenga al ciudadano”, agregaron. MMC

 

Publicado en Noticias Generales

Barranquilla, 22 de marzo de 2017. El miedo, el dolor de recordar y la esperanza en el presente y el futuro, son algunos de las sensaciones que viven los protagonistas del documental ‘Sembrando por la paz’, de la serie Trópicos, que fue emitido el pasado domingo por el canal regional Telecaribe.

Esta obra audiovisual fue realizada por Uniautónoma Tv después de una investigación sobre los hechos que rodearon la masacre cometida por grupos armados ilegales en las veredas de Pita y Cienaguita el 31 de diciembre de 2000, pertenecientes al municipio atlanticense de Repelón. Se trata de una convocatoria pública que abrió el canal llamada ‘Regiones de paz’, cuyo objetivo era contar historias ocurridas en la región de influencia de los aspirantes.

‘Sembrando por la paz’ narra la historia de Silvio García, una de las tantas víctimas del conflicto armado en Colombia que a pesar de tener una vida difícil debido al desplazamiento que le tocó vivir, es un líder de su comunidad que busca mejorar las condiciones de su población y lleva un mensaje de perdón, reconciliación y paz.

Por 16 años Silvio ha vivido en Cartagena y aunque en muchas ocasiones ha visitado su comunidad, confiesa que aun siente miedo de quedarse a dormir en su parcela, pero que quiere superar y en este capítulo seremos testigo de esa primera noche.

A través de su experiencia frente al conflicto, su retorno después de 16 años y su trabajo en la búsqueda de la paz, Silvio contó las historias de amigos, víctimas de desplazamiento de las veredas Cieneguita municipio de Repelón, quienes en el año 2000 debido a la incursión de grupos armados en su comunidad sufrieron el asesinato de varios de sus familiares en las peores masacres ocurridas en el departamento del Atlántico. Pero hoy algunos buscan regresar al igual que otros que ya han regresado a su tierra, con la esperanza de un futuro lleno de prosperidad y el corazón lleno de perdón para algún día poder vivir en paz en su amado pueblo.

El trabajo periodístico en esa zona debió contar con el acompañamiento de la Defensoría del Pueblo, debido a que esta población sigue siendo reacia a contar su historia a desconocidos. Una de las solicitudes que hicieron las víctimas de estas masacres fue que una vez termináramos el documental lo mostráramos en sus veredas, que hiciéramos una reunión en donde los habitantes de Pita, Cienaguita y Tablas, vieran reflejadas de manera audiovisual sus vivencias y así hacer una especie de catarsis para tratar de dejar en el pasado esos malos momentos vividos.

Publicado en Noticias Generales
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones