MENÚ
SERVICIO DE
ATENCIÓN VIRTUAL
SERVICIOS
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Según lo plantea la Organización Mundial de la Salud, se necesitan alrededor de 15 metros cuadrados de zonas verdes por habitante, para contar con una buena calidad de aire. El problema radica en que las grandes ciudades –entre esa Barranquilla- se encuentran cubiertas de concreto y, con suerte, se puede contar con cinco metros por persona.

 

Ante esto, muchas ciudades del mundo han recurrido a cubiertas de plantas en los techos, como un recurso para brindarles a los ciudadanos espacios verdes que garanticen una mejor calidad de vida y en esta estrategia Colombia no se está quedando atrás.

 

Teniendo como base esta idea, estudiantes pertenecientes al semillero de investigación Arquitectura Bioclimática de la Universidad Autónoma del Caribe, han generado un proyecto que involucra a las terrazas verdes, dentro de un marco más amplio, denominado Arquitectura Sostenible, que busca aumentar la característica bioamigable en la institución.

 

Techos Verdes 3.jpg

 

“Nosotros llevamos trabajando ya más de un año en el semillero de investigación, entonces el proyecto que radicamos en la Dirección de Investigación y Transferencias, es una evaluación de sostenibilidad. Es generar proyectos para la universidad, en pro de una eficiencia energética”, explicó Jair Díaz, docente del programa de Arquitectura de la Universidad y líder del semillero de investigación.

 

Los estudiantes relataron que esta idea nació al leer los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), impulsados por las Naciones Unidas (UN) pues consideran que todos deben trabajar en favor de estas iniciativas.

 

“Esto (los ODS) hace parte de una agenda que debe estar prácticamente completa para 2030, por eso nosotros intentamos hacer nuestro aporte a través de las terrazas verdes y contribuir al proyecto de Eficiencia Energética que ya se venía realizando”, dijo Melanie Bustillo Moreno, integrante del semillero.

 

La cubierta de un edificio es el espacio más expuesto a la radiación del sol, lo que genera que la temperatura de la parte interior aumente, dejando como consecuencia un mayor gasto energético, al buscar enfriarlo. Por su gran tamaño, el Bloque A de la Universidad fue el escogido para llevar a cabo la prueba piloto de este proyecto investigativo. Melanie explica además, que las plantas, al ser ubicadas en el área de la cubierta, va a generar la “disminución de la sensación térmica” al interior del edificación. 

 

Techos Verdes.jpg

 

En cuanto a su construcción, las plantas fueron escogidas de manera minuciosa, teniendo en cuenta los factores climáticos a los que se verán enfrentadas. De la misma forma, se organizó un plan de riego que permita mantener sana la vegetación. De la misma forma, los estudiantes esperan darle un segundo uso a este espacio, ubicando pérgolas en el área, permitiendo que este se convierta en una zona común de la institución.

 

“Vamos a abrir por la parte del cuarto piso, la parte de Geomántica, un acceso con una rampa que nos lleve hasta la cubierta. El acceso se pensó de esta manera para asegurarnos que, incluso los estudiantes en condición de discapacidad, puedan tener acceso”, describió Jessica Gil, integrante del semillero.

 

Como resultado de la gran aceptación que ha tenido el proyecto, el grupo espera poder realizar esta iniciativa en cada uno de los bloques de la institución, generando una mejor calidad en el aire.
Pero eso no es todo, aún son muchos los proyectos que se vienen desarrollando en el semillero para la sostenibilidad de la Universidad, que podrían ser aplicables en un futuro no muy lejano. MMC

 

 

 

 

Publicado en Noticias Generales

En el marco del Día del Árbol en Colombia, la medición de 2018 del ranking internacional Green Metrics demuestra el compromiso de la Universidad Autónoma del Caribe con la sostenibilidad ambiental.

 

Uniautónoma obtuvo un puntaje global de 3.450, lo que la ubica en el puesto 36 a nivel nacional y la cuarta de la región Caribe. Las categorías evaluadas son entorno e infraestructura; energía y cambio climático; gestión de residuos, uso del agua, gestión de la movilidad y educación ambiental. Precisamente en este último ítem obtuvo su máximo puntaje: 1.075.

 

Según los datos del Área de Planeación, dentro de la oferta educativa de la institución hay 564 asignaturas o módulos ofrecidos que están relacionados con el medio ambiente y la sostenibilidad. Esto permite que haya un impacto directo sobre alrededor de 2.026 estudiantes, cifra que aumenta debido a que se han realizado unas 2.977 acciones (conferencias, seminarios, clases práctica, talles, laboratorios, evaluaciones organizados en los últimos tres años) relacionadas con el medio ambiente y la sostenibilidad. Este impacto se ha visto reflejado en el número de alumnos en organizaciones relacionadas con estas temáticas, un total de 16.

 

El objetivo de este ranking es proporcionar el resultado de la situación actual y las políticas relacionadas con Green Campus y la sostenibilidad en las universidades de todo el mundo. Se espera que al llamar la atención de los líderes universitarios y las partes interesadas, se prestará más atención a la lucha contra el cambio climático global, la conservación de la energía y el agua, el reciclaje de residuos y el transporte ecológico.

 

Desde su ingreso en el año 2015, Uniautónoma se ha mantenido en el grupo de las IES colombianas que demuestran su compromiso en el desarrollo de una infraestructura y políticas de sostenibilidad del campus en pro de combatir el cambio climático.

 

A propósito de reafirmar nuestro compromiso con el planeta, la Autónoma en la última actualización realizada a su Proyecto Educativo Institucional (PEI) considera la sostenibilidad como uno de los factores externos que presentan nuevos retos a la formación de jóvenes profesionales y en este sentido plantea la conciencia ambiental como uno de los principios institucionales del alma máter.

 

A su vez, el Plan de Desarrollo Institucional 2016-2020 prioriza este compromiso mediante la puesta en marcha del subproyecto UNIATÓNOMA VERDE, el cual tiene como objetivo “promover el compromiso, la responsabilidad ambiental y social mediante la articulación de acciones desde la academia, la investigación, la proyección social y la infraestructura que contribuyan a la conservación, la protección de la biodiversidad y los ecosistemas.”

 

Este subproyecto, que cuenta con la participación de diversas áreas académicas y administrativas, es liderado por la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño y el área de Hábitat e Infraestructura de la Universidad.

 

La Universidad Autónoma vislumbra oportunidades desde el punto de vista ambiental, no solamente como institución que debe formar ciudadanos ambientalmente educados, sino que tiene la responsabilidad de predicar con el ejemplo, desarrollando acciones que incorporen a sus estructuras organizativas nuevos modelos de gestión y nuevas formas de aprovechamiento alternativo de los recursos y aportar en el desarrollo de la ciudad, la región y el país.

 

Por tanto, la universidad se ha propuesto aprovechar racionalmente los recursos naturales, tecnológicos y humanos, velando por la protección y defensa del medio ambiente, y generando espacios que articulen la dimensión ambiental con la investigación y la producción de nuevos conocimientos y nuevas tecnologías, la docencia, la extensión, la difusión y la participación de la comunidad.

 

Siembra de Árboles (1).jpg

 

Día del Árbol. 

El Día del Árbol se decretó en 1941, es una fecha para concientizar a la gente sobre la necesidad de proteger las superficies arboladas. Una jornada dedicada a plantar árboles en diferentes lugares, para frenar los efectos del cambio climático y la tala indiscriminada.

 

Los árboles son los mejores aliados, pues captan y recargan las fuentes de agua, liberan el oxígeno y capturan el dióxido de carbono. Por esa razón hay que fomentar una conciencia de protección, conservación y restauración de los bosques, haciendo un buen uso de los recursos naturales.

 

En fechas como estas, aprovechamos la oportunidad para hacer la reflexión de los servicios que prestan los árboles ante situaciones ambientales que afectan a la humanidad, caso específico del calentamiento global y la disminución de la calidad y cantidad de agua, que día a día muestran sus efectos negativos para los seres humanos. Pese a que se hacen esfuerzos de todas las magnitudes, lo cierto es que, ninguno de ellos remplaza la función de captura de dióxido de carbono, ni de regulación del ciclo hidrológico que tienen los árboles como acción esencial para la fotosíntesis y desarrollo en crecimiento de los mismos.

Publicado en Noticias Generales
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones