MENÚ

MEDIDAS ADOPTADAS
ANTE EL COVID-19

SERVICIO DE
ATENCIÓN VIRTUAL
SERVICIOS
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

En 2020, el barrio El Prado –de Barranquilla- cumple 100 años de haber sido creado, motivo por el cual se avecinan una serie de homenajes y una avalancha de datos desconocidos sobre lo que fue la primer área urbanizada en Latinoamérica.

 

La Universidad Autónoma del Caribe no es ajena a esta ocasión, por lo que, en marzo, dará inicio a una secuencia de actividades bajo el nombre de ‘Prado 2020’, liderada por su facultad de Arquitecturas, Arte y Diseño y su programa homónimo.

 

“Prado 2020 es una experiencia académica, un espacio en el que todos los programas de arquitectura de la ciudad llevarán a cabo unas acciones de tipo académico, con las que se conmemorará los 100 años de este sector. Además de Uniautónoma, participará la Universidad de la Costa, CUC; la Universidad del Norte y la Universidad del Atlántico”, dice nuestro docente del programa antes mencionado, Salvador Coronado Cepeda.

 

Muestras fotográficas y conversatorios harán parte de este homenaje, el cual incluye un recorrido, “como siempre se da en los inicios de cada semestre, para que los estudiantes conozcan el patrimonio tangible e intangible de la ciudad, siendo también un ejercicio que ha permitido que se tome conciencia al respecto”, agrega Coronado Cepeda, arquitecto.

 

El Prado.jpg

 

De hecho, lo anterior ya viene enlazado al pensum de la unidad académica mencionada, pues eso es lo que se aprende en la asignatura de “Restauración, que se viene trabajando desde hace 4 semestres, para tener productos que permitan mostrarle a la comunidad actividades que desarrollan los estudiantes, a favor de la salvaguarda del patrimonio”, añade Coronado, siendo también especialista es Estudios Pedagógicos.

 

Prado 2020 se da por lo que significa este vecindario para Barranquilla y para los arquitectos, ya que “es una demostración de la riqueza, en este sentido; de un momento en el que esta ciudad lo tenía todo y podía hacer todo. Incluso, pudo hacer un reglamento urbanístico e implementar una serie de servicios públicos al interior de ella. Fue un punto de partida para el crecimiento ordenado de esta capital”, encima Coronado, además magíster en Recuperación Arquitectónica.

 

Para este experto, el barrio El Prado “tiene unas características singulares que hacen singular a quienes vivieron allí y es que no es igual a otra área de la ciudad, pues fue producto de una mezcla cultural que vivía Barranquilla en ese momento. En el sector convivieron familias de Oriente, italianos, franceses, ingleses, americanos y alemanes. Fuera de ese contexto, ellos no podían convivir”, informa.

 

Desde su perspectiva, este sector fue “la primera zona de distención en el mundo, porque en ese entonces se desataron diferentes conflictos en sus países y llegaron a esta parte del mundo a vivir en paz”, sostiene el profesor de tiempo completo.

 

Hotel El Prado.jpg

 

En adición a lo anterior, Coronado menciona que ciertos elementos arquitectónicos son los que permiten identificar el desarrollo de la arquitectura local en los años 20, influenciado por las corrientes dadas en Europa: “las grandes terrazas, los grandes frontones, todos son características de una arquitectura afrancesada, una arquitectura de la libertad”, explica.

 

A manera de adelanto a lo que puede suceder a este reconocimiento a El Prado, Coronado concluye que “todos los barrios merecen un homenaje similar y -cuando se tiene voluntad política- cada espacio urbano merece ser mencionado o recordado por la comunidad, En ella se teje la memoria de la ciudad. Considero y creo justo que el próximo barrio a homenajear sea San Roque, por todas aquellas expresiones de la multiculturalidad que se vive en ese sector histórico. No es solo el Centro Histórico, El Prado y sus alrededores o Barrio Abajo, sino también San Roque, que era el barrio obrero y también merece algún tipo de reconocimiento, así sea nivel local”, termina. JSN

 

Publicado en Noticias Generales

La Universidad Autónoma del Caribe en unión con el Programa de Arquitectura y los cursos de Arquitectura en Colombia y Arquitectura en Latinoamérica, llevaron a cabo el IX Foro de Estudiantes de Arquitectura, “Estética vs Tecnología en la Arquitectura Latinoamericana de Principios del Siglo XXI”. El evento tuvo lugar el día 29 de noviembre de 2019 en el Salón Cayena de la Casa Club Caribe desde las 8:00AM hasta las 4:00 P.M. y contó con entrada libre.

 

El objetivo del foro era lograr que los estudiantes desarrollaran el Saber Ser, apropiándose de la reflexión crítica sobre la problemática de la pérdida de identidad en el lenguaje de la arquitectura latinoamericana de finales del Siglo XX y principios del Siglo XXI. Lo anterior, en busca de que, por medio de actividades pedagógicas, los estudiantes en formación se concienticen acerca de su responsabilidad con la identidad cultural representada en los patrimonios urbano-arquitectónicos desde las distintas perspectivas temáticas abordadas.

 

Foro de Arquitectura 1.jpg

 

Dentro de los temas que se desarrollaron en el foro se encuentran: la estética, la globalización, la dicotomía, el feísmo, la identidad, el olvido, el patrimonio, y la postmodernidad en la Arquitectura Latinoamericana de finales del Siglo XX y principios del siglo XXI.

 

El panel de ponencias estuvo a cargo de los estudiantes: Anabellys Gutiérrez, Carlos Pineda, Dora Sará, Emir Valest, Lucas Jaramillo, Laura Villalba, María Gutiérrez, María Escudero, Paula Sierra, Shirly Redondo y Valentina Beleño. Por otro lado, la coordinación del evento estuvo a cargo de su fundadora, la arquitecta. Zulma Buendía, y su grupo logístico conformado por los estudiantes: Valentina Albarracin, Martha Ríos, Ivana Illidge y Juan Badel.

 

Este foro nació como producto de la investigación líder: “La Idea Primaria, Herramienta Didáctica en la Enseñanza del Diseño Arquitectónico”, la cual se fundamenta dentro de las líneas de investigación de Educación y Cultura de lo Sostenible del Grupo de Investigación del Programa de Arquitectura: “Arquitectura Bioclimática”, categorizado A por Colciencias. Este proyecto forma parte de la Estructura Curricular del Programa de Arquitectura y cuenta con el apoyo Institucional de la Universidad.

 

Foro de Arquitectura 3.jpg

 

Los profesores que asistieron al evento fueron Alfredo Arrieta Príncipe, director del programa de Arquitectura; Martha Zapata, Salvador Coronado, William García, Aida Palmet, Wilhen Hasselbrinck, Pablo Yepes, Saul Simancas  y la Secretaria Académica de la Facultad de Arquitectura de la Universidad del Atlántico, Esperanza León Vanegas. 


Las conclusiones del foro fueron dadas por un grupo conformado por estudiantes locales e invitados de la Universidad Libre y del Atlántico. Estas fueron algunas de las conclusiones:

1. “La persecución por los lenguajes extranjerizantes de los países desarrollados, marca la pérdida de identidad en la estética de la arquitectura latinoamericana”.

2. “La falta de investigación es la culpable de muchos problemas en el entendimiento de la estética en la arquitectura latinoamericana”.

3. “La estética, la función, el confort y la sostenibilidad en las obras de soluciones sociales en América latina, son las eternas sacrificadas, los arquitectos solo tienen en cuenta los factores económicos, la estética que se logra es la estética de la pobreza”. VSC

Publicado en Noticias Generales

En el Observatorio de Restauración Urbana se realizó a cabo una charla con el historiador y magister en Arquitectura y Patrimonio, Antonio Díaz Medina, cuyo tema central fue el Paisaje Cultural y las posibilidades que tienen zonas de la región Caribe de convertirse en paisajes culturales.

 

Un paisaje cultural, según lo explicado por Díaz, es “una obra de arte artificial, construida por el hombre a partir de un espacio natural”. La Unesco lo define como “la representación combinada de la labor de la naturaleza y el hombre”. De acuerdo con el experto, la importancia de estos espacios es que encierran un valor intangible y simbólico que habla, comunica elementos de su entorno y de las personas que allí habitan.

 

Un voluntariado que desarrolló con la ONG internacional Arquitectura Sin Fronteras y su “propia inquietud y curiosidad por abordar el paisaje cultural”, fueron los motivos del historiador español para venir a Colombia, específicamente a la zona del Canal del Dique, límite entre los departamentos de Bolívar y Atlántico.

 

“Estudio mi maestría y hago un proyecto sobre un paisaje cultural en la campiña sevillana. Entonces me planteo hacer el doctorado y veo que los paisajes culturales que se tratan en Europa están muy estudiados, por lo que me pregunto ¿dónde hay trabajo por hacer? Casualmente me habían aceptado el voluntariado en Colombia y empecé a excavar para ver qué podía encontrar, entonces descubro el Canal del Dique, que es una obra de ingeniería que en el 2012 el Gobierno lo ubicó en una lista de posibles monumentos que pueden ser declarados patrimonios por la Unesco. Analizo entonces que, un territorio con tanta identidad afrodescendiente, con una obra que puede ser declarada patrimonio mundial, que articula un territorio, pues ahí debe haber un paisaje cultural”, señala Díaz.

 

Antonio Díaz experto arquitecto.jpg

 

Ese primer contacto con la comunidad de la zona le permitió a Antonio Díaz recopilar las problemáticas que tienen, atisbar cuáles son esos valores que son realmente interesantes dentro de esta población.
Para el experto, “el Canal del Dique tiene los suficientes valores patrimoniales como para poder ser considerado un paisaje cultural, al menos desde la hipótesis”, es por eso que debe plantearse un estudio previo de caracterización que permita constatar el potencial de la zona.

 

“Con un paisaje cultural podemos ayudar esta zona, uniendo la academia con la población local, de tal manera que se les pueda brindar una capacitación para que sean capaces de identificar y caracterizar sus valores patrimoniales, para que se articulen y todos participen de un proyecto en común”, explica el historiador.

 

Esa necesidad de empoderar a las comunidades y buscar una amalgama con la academia fue lo que trajo a Antonio Díaz a la Universidad Autónoma del Caribe. Con el apoyo de los docentes Salvador Coronado y Alfredo Arrieta, presentó en el Observatorio de Renovación Urbana (ORU) la iniciativa de Paisaje Cultural en el Canal del Dique, con el ánimo de motivar a los estudiantes a participar y vincularse en el proyecto.

 

“Lo interesante del proyecto que queremos plantear es que esto buscar beneficiar a la ciudadanía y a las entidades en el territorio. Este territorio es muy peculiar por su idiosincracia y por la particularidad de sus habitantes. Estamos hablando de un territorio en el que la población es muy dispersa, con graves problemas de comunicación y el principal vehículo comunicador era el Canal del Dique”, indica.

 

Para el magister en Arquitectura y Patrimonio, actualmente esa comunicación está paralizada y se convirtió en un camino para buques que transportan petroleo. “Con el Paisaje Cultural queremos identificar un territorio con unos valores patrimoniales, que sirva para que la población se sienta identificada con él. Estamos hablando de una comunidad afrodescendiente que puede articular planes para su desarrollo, porque así lo determina la ley colombiana, llamados planes de etnodesarrollo, y el Gobierno destina partidas presupuestales para esas iniciativas, solo falta que surja la iniciativa”, enfatizó.

 

Sobre la importancia de los paisajes culturales, Díaz destacó la existencia de yacimientos arqueológicos que pasan desapercibidos por parte de las autoridades y las comunidades.

 

“Si las autoridades tuvieran en cuenta un informe previo de paisaje cultural sabrían que en esos territorios hay zonas arqueológicas. Si esa zona se caracteriza y se lleva a las autoridades de protección del patrimonio, ese punto estará protegido. Un ejemplo es el yacimiento de Puerto Hormiga, con más de 5.000 años de antigüedad, es un referente internacional en cerámica precolombina y no es un bien de interés cultural, por lo que puede ser expoliado o le pueden construir una carretera encima y los habitantes de Puerto Badel, corregimiento de Arjona, van a perder la oportunidad de saber quiénes fueron sus antepasados. Para eso sirve un Paisaje Cultural”, finalizó.

Publicado en Noticias Generales

En uno de los edificios más emblemáticos que guarda parte de la historia de la ciudad de Barranquilla, la Aduana, trabaja el arquitecto Juan Pablo Mestre Hermines como director del Archivo Histórico del Atlántico.

 

Este barranquillero de 29 años es amante de la arquitectura, la música y la historia. Para él cada recorrido que hace por las calles del centro viejo de la ciudad y del barrio El Prado es un deleite y más cuando se le transmite todo este sentimiento cívico sobre lo valioso que es el patrimonio arquitectónico heredado.

 

“Desde adolescente me vinculé al programa de la Alcaldía de Barranquilla ‘Vigías del Patrimonio’ para aportar al proceso de salvaguarda del patrimonio. Hoy como director del Archivo Histórico del Atlántico y docente de la Escuela de Arquitectura de una universidad de la ciudad, busco transmitir ese mismo amor por la arquitectura y la historia”, comenta con mucho entusiasmo Juan Pablo Mestre director del Archivo Histórico del Atlántico.

 

Mestre, en su trayectoria como arquitecto restaurador, trabajó durante 10 años como director de Conservación y Preservación de la Corporación Luis Eduardo Nieto Arteta. Gracias a la experiencia obtenida, desde su nuevo cargo ha hecho presencia institucional en diversos municipios y corregimientos del departamento adelantando procesos de formación en los colegios públicos y con agremiaciones comunitarias que promueven la difusión de la historia.

 

Juan Pablo Mestre Arquitecto Egresado.jpeg

 

Su trabajo en la dirección del Archivo Histórico del Atlántico.

Juan Pablo se inició en esta organización en 2010 realizando sus prácticas profesionales en el área de mantenimiento, hoy asume desde su labor la responsabilidad de los retos de infraestructura que permitan garantizar el crecimiento futuro del Archivo Histórico tanto en planta física como en colecciones.

 

En este cargo tiene bajo su custodia la conservación del patrimonio documental de todos los atlanticenses, esto bajo las directrices dadas por el Archivo General de la Nación. Adicional a ello, esta entidad custodia un elemento patrimonial de gran significación para la ciudad como lo es el Antiguo edificio de la Aduana de Barranquilla.

 

“La dirección de Conservación y Preservación del Antiguo Edificio de la Aduana de Barranquilla, es una gran responsabilidad que con mucho orgullo lleve por casi una década. Realizamos actividades en los 22 municipios del Atlántico así como en nuestra sede en Barranquilla, sobre la historia, cultura, investigación, memoria histórica y patrimonio; sumado a esto apoyamos a las universidades en la generación de nuevo conocimiento con base en los tesoros documentales en custodia”, señala el arquitecto, especialista en Restauración y Conservación Patrimonial y también Magíster en Historia.

 

En las instalaciones amarillas como el sol de la libertad del reconocido edificio de la Aduana, ubicado en pleno corazón de la ciudad, el día empieza desde temprano diariamente este recibe la visita de investigadores en búsqueda de información en el acervo y de usuarios interesados en consultar la información legal que se conserva en los fondos Notariales, así como también de los turistas y grupos de estudiantes de colegios y universidades que visitan.

 

“Nuestro talento humano está en dos secciones: una Administrativa conjuntamente con la Corporación Luis Eduardo Nieto Arteta y un equipo operativo en el Taller de Conservación que se encarga de los procesos técnicos de la documentación, de la digitalización de los mismos y la atención a los usuarios” explica Mestre como esta organizado su equipo de trabajo.

 

Juan Pablo Mestre Arquitecto Egresado 2.jpeg

 

Tanto es el amor de este arquitecto por la protección de los lugares emblemáticos de la ciudad que aunque dice que algunos de sus colegas construyen con ladrillos y cemento, el decidió construir desde las páginas de la historia.

 

Historia del proceso de salvamento y organización del patrimonio histórico del departamento.

El proceso de salvaguarda del patrimonio documental de los atlanticenses inicio en 1992 en la Administración del Gobernador Gustavo Bell Lemus cuando por Ordenanza No. 7 creó el Archivo Histórico del Atlántico el 9 de diciembre de 1992 con una colección inicial ubicada en la Biblioteca Departamental. Finalizada la restauración de la Aduana en 1994, el 3 de octubre de este año se traslada toda la colección al recién reconstruido edificio e inició operaciones el 18 de noviembre de 1994.

 

La documentación que actualmente tiene el Archivo Histórico proviene de un Fondo Notarial correspondientes a las notarías 1, 2, 3 y 4 de Barranquilla,- la notaría de Sabanalarga, un fondo de prensa, fondos de la Gobernación, la Asamblea Departamental y el fondo de Estadística Municipal de Barranquilla. Este se encuentra organizado por tomos en orden cronológico de los más antiguos a los más recientes.

 

El Departamento de Procesos Técnicos se encarga de la curaduría de los documentos, intervenciones preventivas, lavados, desinfección entre otros, así como también de la catalogación que es un proceso que iniciamos en esta vigencia para disponer el catálogo general en línea.

 

Juan Pablo Mestre Arquitecto Egresado 4.jpeg

 

Su vida como arquitecto.

“No elegí ser arquitecto. La arquitectura me eligió a mí y cuando ella te elige te transforma integralmente, porque no es una profesión, es un estilo de vida”, dice.

 

A este joven arquitecto le hace muy feliz el poder reconstruir diferentes momentos y periodos del expediente urbano y arquitectónico de Barranquilla tomando como fuentes primarias los documentos conservados y que son pilares para los nuevos investigadores.

 

Mantenerse en una posición y un nivel de calidad superior, se convierte en un desafío profesional constante para Mestre, pues este explica que no se puede descuidar ningún aspecto en la administración de un proyecto cultural como la Antigua Aduana, de tanta representación para Barranquilla y el país.

 

La frase del primer Ministro británico Winston Churchill, “La historia será amable conmigo, porque tengo la intensión de escribirla”, es la fuente de inspiración de este joven soñador. “Algunos amigos consideran que es toda una locura este viaje por la historia y la arquitectura, pero yo lo considero una epifanía” expresa.

 

Juan Pablo Mestre Arquitecto Egresado 3.jpeg

 

Su paso por la Autónoma.

“Para mí la Autónoma no ha pasado. Hubo un proceso presencial de formación en el cual tuve la inmensa fortuna de ser beneficiario de una Beca total otorgada por el Consejo Directivo de la universidad, por la cual me vincule al Centro de Investigaciones del programa de Arquitectura, donde conocí un cuerpo docentes que hoy son colegas meritorios de toda mi admiración”cuenta el entrevistado.

 

Juan Pablo Mestre Hermines egresado del programa de Arquitectura de la Universidad Autónoma del Caribe. Durante su instancia en esta Alma Máter recuerda con alegría todos los momentos vividos y dice que la universidad nunca lo ha dejado ni el a ella.

 

“La Autónoma es una gran familia que crea en ti ese vinculo a través del sentido de pertenencia por la universidad, que en algunos casos hace que duela, pero al final te permite dimensionar que en Uniautónoma somos más que un conjunto de edificios”, termina el entrevistado. LLT

 

Publicado en Noticias Generales
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones