MENÚ
SERVICIO DE
ATENCIÓN VIRTUAL
SERVICIOS
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

El polideportivo de la Universidad Autónoma del Caribe fue el escenario escogido por la Oficina de Relaciones Internacionales (ORI) para realizar una integración con los estudiantes de intercambio internacional y nacional que llegaron a la institución para cursar el primer semestre de 2019.

 

Integración ORI (1).jpeg

 

En el encuentro participaron 12 estudiantes de intercambio, 2 de movilidad nacional y 9 mexicanos y un francés. Los jóvenes pudieron participar en actividades como sicología deportiva, caminata ecológica, ejercicios y relajación en la pisicina.

 

Integración ORI (2).jpeg

 

Este espacio de actividad extracurricural en el que disfrutaron de las instalaciones deportivas tuvo el acompañamiento de la sección Deportiva de Bienestar Universitario y hace parte de las acciones que realiza la ORI para brindar una experiencia completa, además de una formación integral, a los jóvenes que escogieron a Uniautónoma para continuar sus estudios.

 

Publicado en Noticias Generales

Betsy Villa viajó con un maleta llena de sueños, ilusiones y con la incertidumbre de conocer como era ese nuevo mundo al que se enfrentaría. Fue recibida en la cuidad de Karlsruhe, que al español traduce 'El reposo de Carlos', por un amigo que había viajado unos meses antes, que la recogió en el aeropuerto y la ayudó a organizar sus cosas.

 

Acostumbrarse a las rutinas de esta ciudad alemana y a ubicarse en ella, no fue nada fácil para esta barranquillera, que acostumbraba a tomar “El Sobusa” todos los días para ir a la universidad.

 

“Al principio tuve problemas con el cambio de horario y la ubicación en la ciudad. Google maps fue mi mejor amigo en esos días. Con el pasar del tiempo fui aprendiendo todo y empecé a mejorar mi alemán”, comenta Villa.

 

Pasar de saludar dando un beso en la mejilla, un apretón de manos y a veces 'tomar el pelo' a las personas, a decir solo un hola, fue uno de los choques culturales a los que se enfrentó esta ingeniera, pues afirma que le costó tiempo ser parte del grupo social de los alemanes con los que trabaja.

 

“Hay algo a lo que todavía no me acostumbro: la manera de saludar o despedir aquí es muy diferente. Por lo general la gente solo llega y dice hola, nosotros estamos acostumbrados a dar un abrazo o un beso en la mejilla. A veces no sé cómo saludarlos o despedirme de ellos”, expresa.

 

Betsy Villa (2).jpeg

 

Su experiencia como estudiante becada.

Betsy Villa es una ingeniera mecatrónica de 26 años egresada de la Universidad Autónoma del Caribe. En 2014, junto a un grupo de estudiantes del programa y la profesora Julie Berrio, participó por una beca financiada por el gobierno alemán, llamada: Becas de viajes de estudio para estudiantes colombianos.

 

“Fuimos el primer grupo de la universidad en obtener esta beca. De ese viaje recuerdo que tuvimos la oportunidad de conocer un centro de nanotecnología, laboratorios con la mejor tecnología en robótica y automatización y la visita a diferentes universidades y centros de investigación en Alemania”, cuenta la ingeniera.

 

Esa experiencia cambio la visión que tenia Betsy y sus compañeros sobre la mecatrónica, todos tomaron rumbos direfentes. De ese grupo, ella y otro ingeniero estudian becados en el Máster Internacional en Ingeniería Mecatrónica de la Universidad de Ciencias Aplicadas en Karlsruhe, Alemania.

 

Una parte de sus compañeros están en otros países como Francia, Costa Rica y Australia, terminando sus especialidades, y los demás están trabajando en Barranquilla.

 

“Recuerdo con mucho cariño nuestra primera competencia de robots, era la primera vez que hacíamos un proyecto de esta índole. Todos nos reunimos en una casa para ayudarnos y al final todos pudimos presentar nuestros robots un 7 de diciembre en horas de la tarde. Ese día prendimos velitas en la universidad”, relata Betsy.

 

El modelo de educación alemán es muy diferente al colombiano. Este fue otro cambio al que le tocó adaptarse a la joven barranquillera, puesto que los profesores de este país solo van e imparten su clase. No hay control de asistencia, trabajos, consultas, ni nada por el estilo. Al final solo hacen un examen de todos los temas dados.

 

“El sistema de calificación también es diferente mientras en Colombia es de 1 a 5, siendo 5 la mejor nota, en Alemania también es de 1 a 5 pero 5 es la calificación más baja, aquí necesitas un 4 para aprobar la materia. Todavía no entiendo como los profesores califican los exámenes pero lo importante es aprobar”, asegura.

 

Su máster ha sido totalmente en alemán y ha sido dificíl. Cuenta que una cosa es hablar en alemán y otra cosa es hablar sobre robótica, matemáticas o sistemas mecatrónicos en este idioma. ”A los mismo alemanes se les dificulta. Ha sido un proceso bastante largo y me ha tocado estudiar juiciosa todo el tiempo”, señala Betsy.

 

Esta joven vivió cambios drásticos durante su instancia en está ciudad, pues estaba acostumbrada a usar shorts, camisetas y a soportar las altas temperaturas de Barranquilla. Le tocó comprar ropa para cubrirse de las fuertes heladas. La comida no fue ajena a estos cambios pasó de comer: arepas, empanadas, patacones y salchipapas, a comer Currywurst (salchicha alemana cocida o asada a la parrilla), Käsespätzle (pastas con queso y cebolla frita) y Schnitzel (carne apanada).

 

Betsy Villa (3).jpeg

 

La academia.

“Mi paso por la universidad fue muy bonito, tuve excelentes profesores de los cuales aprendí mucho. en mi promoción solo nos graduamos dos mujeres, así que siempre nos las pasábamos rodeada de hombres, que además de ser nuestros compañeros, nos protegían”, sostiene.

 

Esta barranquillera se define como una joven soñadora, curiosa, apasionada, dedicada a las cosas que le gustan y persistente ante las dificultades. Es hija única y extraña mucho a sus papás, amigos, la comida, la alegría de la gente, un domingo después de que Junior gane un partido; el ruido de un pick up en la calle, la puesta del sol todos los días, el mar y la brisa.

 

“Justo en estos momentos estoy atravesando el reto más grande: estudiar una maestría en un idioma que no es mi lengua materna, en el cuál debo aprender un vocabulario, atender las clases en alemán de temas complejos y estudiar mucho por mi cuenta”, dice.

 

Betsy se ha dedicado toda su vida a estudiar, por eso maneja cuatro idiomas. El próximo semestre viajará a España para realizar el segundo semestre de su maestría. Cuenta que se quedará en Alemania para hacer su doctorado, con la ayuda de otra beca, aunque todavía no tiene claro en qué tema, dentro de sus opciones se encuentran la robótica e inteligencia artificial.

 

“Siempre soñé con estudiar en el exterior y los que me conocen saben que siempre soñé con Alemania, pero no pensé obtener todo tan rápido. Dios me trajo hasta aquí y seguiré dando lo mejor de mí”, termina la joven. LLT

Publicado en Noticias Generales

La Oficina de Relaciones Internacionales (ORI) de la Universidad Autónoma del Caribe recibió en el salón Cayena de la Casa Club del Caribe a los 12 estudiantes que llegaron como parte de los convenios de intercambio académico con otras instituciones de educación superior colombianas y extranjeras.

 

Dos de los jóvenes son parte de una movilidad nacional y llegaron de las ciudades de Medellín y Riohacha, mientras que el resto de estudiantes arribaron provenientes de México y Francia. 

 

Los programas de Negocios y Finanzas Internacionales, Comunicación Social Periodismo, Derecho y Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras, serán los destinos de los jóvenes durante el primer semestre de este año.

 

La bienvenida estuvo a cargo de rectora Claudia Da Cunha Tcachman quien les extendió la invitación a los estudiantes a hacer parte de los grupos institucionales, una de las herramientas que les brinda la universidad para que su proceso de formación sea íntegro.

 

“Recuerden que esta es una universidad de puertas abiertas y espero que se lleven buenos y gratos recuerdos”, expresó la rectora.

 

Durante la acogida a los estudiantes se les dio a conocer las instalaciones de la universidad, sus dependencias y los programas académicos con los que cuenta. 

 

Bienvenida Ori 1.jpg

 

La directora de la (ORI), Roxana Buitrago, se dirigió a los jóvenes extendiéndoles una invitación a disfrutar de la fiesta del Carnaval, como una forma de conocer parte de la cultura y la idiosincrasia Caribe.

 

Son muchos los jovenes que se suman a vivir la experiencia del intercambio, guiados por la Oficina de Relaciones Internacionales, quienes con su equipo de trabajo buscan que los estudiantes tengan la oportunidad de intercambiar vivencias, culturas y conocimiento, con el fin de que esten al nivel de las políticas que exige la educación de calidad.

 

Ciudadanos globales.

El francés Clíment Piard, estudiante de Negocios y Finanzas Internacionales, realizó su intercambio atraído por conocer un continente nuevo, el idioma español y, sobre todo, la cultura Latinoamericana. Escogió dentro de sus opciones a Colombia y a la universidad porque es la única en el país que tiene convenio con la Universidad BBA INSEEC - Ecole de Commerce Européennede Francia.

 

Climent Piard ORI.jpg

 

A Piard las clases se le han hecho “un poco difíciles” porque no habla perfectamente el español y no logra “entender todo”, pero señaló que le “encanta la ciudad y es la mejor forma para aprender a hablar bien el español costeño”, que es diferente al que le enseñaron en la escuela, aunque espera con la ayuda de los docentes y sus compañeros “cada día aprender algo nuevo”.

 

Este ciudadano francés comparte su día a día en el hostal donde vive con venezolanos y colombianos, con quienes se las lleva muy bien y a quienes les ha aprendido muchas cosas como el baile, la mùsica y todo el conocimiento que se obtiene del intercambio cultural, que para el son cosas que no se encuentran en Europa.

 

“En Colombia veo muchas cosas originales, como su gente y los autobuses de Sobusa”, señala.

 

Perla Félix.

 

A Perla Félix siempre le ha gustado viajar y conocer nuevas culturas, por esta razón decidió realizar un intercambio académico con el fin de estudiar, pero sin dejar a un lado las ganas de probar cosas nuevas.

 

Perla Félix ORI.jpg

 

“Dentro de mis opciones estaban Brasil y Colombia, pero empecé a buscar sobre Uniautónoma y la ciudad de Barranquilla, no lo dudé y me decidí por esta universidad”, reconoce.

 

Una de sus espectativas es llevar a su país una visión diferente de su profesión y montar su propio restaurante, en el que desea incluir comida colombiana en el Menú. 

 

Esta jornada finalizó con una muestra de los grupos folclóricos de la universidad, quienes contagiaron con su alegría y entusiasmo a los visitantes.

Publicado en Noticias Generales
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones