MENÚ
SERVICIOS
Descarga tu orden financiera Portal de Pagos
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 (605) 3853400

El escenario actual de la pandemia ha provocado muchos cambios, a su vez muchas pérdidas. Ha obligado a la humanidad a adaptarse en corto tiempo con nuevas realidades no solo externas, sino internas, lidiando así mismo con sentimientos y comportamientos inesperados que divaga en preguntas de cómo resolver.

 

La pandemia ha sido un espacio de aprendizaje forzado, pues esta ha generado un sinnúmero de situaciones donde se ha tenido que decir adiós a muchas personas importantes: familiares, amigos, conocidos. A causa de esto, el equipo de Bienestar Universitario de la Universidad Autónoma del Caribe, brindó un espacio de encuentro liderado por las psicólogas Irma Baldovino Pérez y Margarita Grajales Henríquez, para aportar a la comunidad académica, donde se pudo observar y comprender, no sólo el dolor de los demás sino el propio, que se vive a raíz de la pérdida.

 

Durante la charla, las psicólogas señalaron este proceso como natural, pero que llevan sensaciones intensas, complejas, que, desde la psicología y otras ciencias, se puede ayudar a tratar, sobrellevar el proceso, pero antes, se debe informar acerca de lo que es el duelo, porque en muchas situaciones la resolución del este no se desarrolla de una manera satisfactoria a causa de desconocimiento del mismo, en momentos tristes, de rabia o agonía.

 

“Si, en algún momento de nuestras vidas es necesario decir adiós, pero antes hay que saber que hay muchísimas formas de hacerlo, pues esto va de la mano con la vida que sigue de cada uno de nosotros, por eso también la psicología ha venido trabajando con múltiples disciplinas para guiar y moldear situaciones críticas como el duelo” dijo Irma, psicóloga especialista en farmacodependencia.

 

El no decir adiós, se convirtió en un dolor mucho más fuerte que incluso la muerte misma en el desolador panorama que se vivió en el 2020 y que aún permanece, el aislamiento impidió una despedida formal del familiar, y los ritos funerarios de todas las religiones y creencias debieron hacerse de manera virtual. Además, muchos de los dolientes se enfrentaron a la más absoluta soledad, lo que empeoró la ausencia del duelo.

 

De alguna manera, en estos tiempos de pandemia de manera directa o indirecta todos hemos sido relacionados con este tipo de perdidas provocadas por el COVID-19 o por otro tipo de enfermedades y situaciones. Para el ejercicio de reflexión, las psicólogas iniciaron con una serie de preguntas individuales de reconocimiento para recordar a ese ser querido, tales como: ¿te recuerdo con?, ¿una frase repetida por el ser querido es?, ¿una enseñanza que me dejó y que siempre me acompaña es?, ¿una canción que me recuerda a él es?, ¿un lugar que hubiese querido conocer junto a el o junto a ella es?

 

La psicóloga Margarita Grajales, señaló este ejercicio denominado “resignificación” como importante, pues además de validar, permite que el doliente, a través de cuestionamientos positivos pueda resignificar esa ausencia a través de respuestas de esos aspectos valiosos que se vivieron y que sea recordado de una manera diferente y no dolorosa, que al mismo tiempo honre a esa persona que tanto se quiere y genere una sensación por medio de algo agradable.

 

“Cuando hablamos de un recuerdo, puede ser un recuerdo bonito, una anécdota, un chiste que contó, frases dulces, y que cuando estamos sumidos en el dolor tan fuerte no logramos buscar estas cosas que son las que realmente importan de ese ser querido que ya no está. Por ejemplo, una enseñanza, una palabra como 'eres capaz' 'tú puedes', una canción, hay un sinnúmero de cosas que podemos resignificar, pero que tratamos de evitar, porque creemos que nos afectará aún más, pero realmente nos permite integrar con la pérdida, como símbolo que permite conectar con ese ser querido desde aspectos significativos”, señaló Grajales.

 

Esta actividad desde la psicología, comprueba que su práctica se convierte en una oportunidad de recibimiento del duelo no solo para quien la padece sino además para generar empatía en las personas que lo rodean. Igualmente, las psicólogas compartieron que esta vivencia es personal, no es anormal y así debe ser vivida y comprendida, porque se manifiesta de diferentes formas y también existen aspectos culturales que pueden mediar esa experiencia, es decir, que se debe reconocer el entorno como una influencia muy importante que deberá aportar de manera positiva.

 

Según, Irma Baldovino, psicóloga y docente de la universidad, señaló que esta situación de pérdida requiere que se fortalezca el acompañamiento social, el cual va más allá de la familia, pues en ella existen diferentes formas de expresión, desde las sintomatologías fisiológicas, sentimientos, aspectos comportamentales hasta cognitivos, que en medio de la vivencia se vuelven aún más difíciles de comprender por el entorno.

 

Es por esto, que se debe conocer que los sentimientos y sensaciones que más se pueden encontrar, serán: la tristeza, la ira, la culpa, la soledad, ansiedad, temor, sensación de vacío y añoranza, e incluso muchas veces hipersensibilidad al ruido. Reconocer y comprender estos sentimientos y emociones ejercerá una dominación sobre ellos, que luego permitirá de una manera más sencilla controlarlos y solucionarlos.

 

“Es importante entender que en el contexto actual de covid, hay muchas cosas inciertas, la humanidad no estaba preparada, no nos puso en sobre aviso, se desconocía el funcionamiento de la pandemia. Hay quienes padecen culpa por contagios que llevaron a la muerte de seres queridos, y es aquí cuando digo a mis consultantes que la única manera de aliviar la culpa es pensar que es una pandemia que nos tocó a todos, no hay una certeza real porque estamos expuestos de alguna u otra manera al virus, incluso sin salir de casa. Esta culpabilidad al inicio es un poco normal que se presente, toca hacer un trabajo en las cogniciones, sentir el acompañamiento de otros familiares que ayuden a manejar esa culpa, saber que estamos en un proceso de pandemia y que nadie va con la intención de querer contagiar a otro. Esto lo vive mucho el personal médico”, recalcó Margarita.

 

Por su parte, la psicóloga Irma Baldovino añadió que los pensamientos de culpabilidad, rabia y cuestionamientos negativos no perduran cuando hay un acompañamiento y guía en la realidad que se vive, ya que ellos transitan a otras emociones que aportan a la fase de negociación. Esta fase del duelo producirá una reconciliación, donde la culpa se desvanece y da paso al compromiso y búsqueda de metas centradas a la sanación y desarrollo personal, que conectará en el proceso con la aceptación de la pérdida.

 

“Las experiencias de duelos también inician de distintas formas, hay personas que, por ejemplo, pareciera que no lo están sufriendo, pero es el estado de shock que vive la personal o que ocasiona esa percepción, que realmente prepara el organismo para una situación de un dolor tan intenso como lo es la muerte de un ser querido. Sin embargo, esto no significa que la persona no se encuentra afectada o que podamos juzgar su enfrentamiento, porque, aunque incluso padezcamos o hayamos padecido la misma situación anteriormente, no estamos travesando los mismos sentimientos y emociones en el proceso”, expresó Margarita Grajales.

 

Sin embargo, según las especialistas diversos estudios han demostrado que los niños y adolescentes viven el duelo de una forma parecida a la de un adulto, las variaciones son en la resolución práctica del mismo, por lo que recomiendan presentar esta realidad de una manera transparente con las palabras reales, ejemplificaciones naturales que permitan a los niños vivir las emociones, no como malas o buenas, sólo como emociones que permitirán elaborar y que no serán de por vida.

 

De la misma manera, sucederá con los adultos y cualquier doliente, ya que identificar las emociones, validar sentimientos, buscar apoyo será el proceso ideal para sobrellevar esta situación que deberá estar basada en intimidad, pero a su vez de compañía de seres queridos que estén en prácticas de la misma sintonía. Para ello, las psicólogas compartieron las siguientes prácticas:

1. Reconoce y monitorea los sentimientos propios o escucha a quien lo padece. Permítete estar con tus pensamientos. Identifica y reconoce cómo te sientes
emocionalmente, físicamente y cómo te comportas en situaciones de relaciones interpersonales.

 

2. Acepta ayuda o bríndala. Cuida como te expresas, NO juzgues. No tengas miedo de pedir ayuda durante este tiempo. El hecho de que la gente deba mantener
la distancia física no significa que un miembro de la familia o un amigo no esté dispuesto a ayudarte. Si no padeces esta situación, pero alguien cercano a ti si, lo
más recomendable es eliminar comentarios anti empáticos, tales como “El mundo no se va acabar” “Ya debes seguir con tu vida” pues deberás comprender que todo es un proceso de tiempo, y la persona requiere tu compañía a través de la comprensión y escucha.

 

3. Honra la memoria de tu ser querido. Escribe una carta, crea una lista de música que te recuerde a tu ser querido, o crea un espacio en casa para compartir recuerdos con fotos o videos. Está bien recordar a esa persona especial con un corazón
abierto.

 

4. Mantente conectado con familiares y amigos. Haz llamadas, envía mensajes de texto, incluso envía un meme a una persona especial para que se ría, y seguramente te sentirás muy bien también. Si conoces a alguien que atravesó por la misma situación, hablar con ella, ayudará a aliviarte en la comprensión que todos los seres humanos vivimos esta experiencia que es normal.

 

5. Crea una nueva rutina, practica cuidado personal. Incentiva al doliente a hacer otro tipo de actividades. En tiempos de duelo, puede ser fácil olvidarse de cuidar nuestra salud y bienestar. Concéntrate en lo básico y asegúrate de comer bien y descansar lo suficiente. No te pongas demasiada presión en cumplir a cabalidad con una rutina, varíala. Encuentra momentos durante el día para cuidarte, y reponer tu salud emocional y física meditando y haciendo ejercicios de relajación.

 

6. Ten la iniciativa de buscar apoyo: Encontrar apoyo durante este tiempo es crítico y particularmente importante. Nadie debe pasar por este tipo de dolor y duelo solo. Encuentra un sistema de apoyo en tu comunidad o comunícate con amigos y familiares. ¡Solo tienes que preguntar! Y todo estará bien. Recuerda que no estás solo en este proceso y durante estos tiempos difíciles.

 

Adicionalmente recalcaron que el distanciamiento social no significa detener la comunicación, mantener una conexión con las personas especiales será clave esencial en el proceso de curación. Aconsejaron, que hablar de la perdida será un método de canalización de ese dolor y honrar la memoria del fallecido con buenos recuerdos será pieza fundamental para afrontar la difícil situación.

 

Finalmente, enfatizaron que, si tiene dificultad de hablar de la perdida, se evita recuerdos o se padece conductas agresivas y violentas por la ira cumulada, estos son síntomas de un trastorno de duelo persistente que alerta la necesidad de acudir a un especialista como un tipo de recurso que de alguna u otra forma brindará un proceso profesional guiado del duelo.

 

Todas las reacciones son normales cuando se experimenta este tipo de dolor y pérdida, pero recuerda que la salud mental también es importante. Si vives un duelo no dudes en pedir acompañamiento y ayuda profesional. ¡Son tiempos de difíciles, pero no estás solo! VVC

Publicado en Noticias Generales

Hoy, para la Universidad Autónoma del Caribe, es un día de homenaje y para recordar nuestros orígenes y al precursor de esta gran familia, pues el 25 de octubre de 2003 partió a la presencia de Dios Mario Ceballos Araújo, fundador y rector nuestro, desde 1967 hasta sus últimos días.

 

Por esta razón, nuestro actual rector, Mauricio Molinares Cañavera, su equipo directivo, administrativo; docentes y toda la familia Uniautónoma se unen para honrar la memoria del abogado, que con tanto esfuerzo inició esta misión educativa.

 

Entre todos invitan a estudiantes, egresados, o personas de alguna manera vínculadas a esta Casa de Estudios, a que se unan a esta celebración, que coincide con el Día del Silencio. Precisamente, de este modo es que vamos a conmemorar la vida y obra de Mario Ceballos Araújo.

 

Quienes tuvieron contacto con el jurista y académico se refieren a él como una persona con vocación de servicio y apasionado por el progreso colectivo. De acuerdo con quienes conocen su historia, dicen que fue un entusiasta y altruísta, que pensaba en que todos los costeños tuvieran la posibilidad de formarse como profesionales, en campos que otras instituciones aún no ofrecían para aquel entonces.

 

De hecho y como ya se ha dicho en diferentes ocasiones, Ceballos Araújo y su equipo de estrategas decidieron ofrecer por primera vez los programas de Sociología, Comunicación Social - Periodismo, Diseño de Modas, Diseño de Interiores (hoy Diseño de Espacios) y Diseño Textil, de la Región Caribe.

 

Su gusto por la ciencia y lo cultural se extendía a lo lúdico, por lo que, bajo su liderazgo, Uniautónoma se convirtió en un referente para el país en cuanto al desarrollo mediático y la industria local de eventos.

 

Para que se tenga una idea de lo valioso del aporte de Uniautónoma en este sentido, traemos a la memoria que la primera emisora universitaria cultural con funcionamiento en la banda FM fue Uniautónoma Stereo.

 

Además de lo anterior, la creación del canal regional Telecaribe fue impulsada por esta alma máter, así como el despliegue de una serie de eventos y conferencias en el Teatro Mario Ceballos Araujo, cuando Barranquilla aún no contaba con escenarios para tal fin.

 

Todo lo anterior fueron ideas nacientes de un hombre que se ganó el cariño de la comunidad universitaria de la ciudad y al que muchos profesionales graduados entre la década de los 70 y hoy en día agradecen, pues también fue quien hizo que estudiar una carrera fuera posible sin importar el nivel socio-económico.

 

Así, Uniautónoma celebra la vida y obra de un ser humano ejemplar, un parámetro a seguir de la mejor forma: continuando con su misión de preparar profesionales y personas de bien, que lleven en alto el nombre de nuestra institución y la región Caribe. JSN

 

Publicado en Noticias Generales

 

Con una breve pero emotiva ceremonia, la Universidad Autónoma del Caribe rindió homenaje al fallecido docente de la Facultad de Ingeniería, Franklin Barrios, el pasado viernes 17 de agosto, en medio de un ambiente lluvioso.

 

A las 5.10 de la tarde empezó el evento al aire libre, llevándose a cabo justamente en la entrada de nuestra  Biblioteca Benjamín Sarta. Lejos de ser una eucaristía, el encuentro fue un espacio de expresión para sus familiares, colegas y allegados, el cual tuvo como eje central la siembra de una planta. 

 

Con un discurso no muy extenso a cargo de Patricia pinilla, Vicerrectora académica de Uniautónoma, se dio inicio a la reunión a la que también asistieron los estudiantes y funcionarios de la institución.

 

Seguido, Pinilla, junto a Claudia León, Secretaria General, entregaron a Norlys Barrera -esposa de Barrios-  la moción de duelo, momento en el que también estuvo presente Armando Robledo, decano de la Facultad de Ingeniería.

 

Franklin Barrios.jpg

 

Como parte de las honras, se reprodujo un mensaje en audio que envió la hija del catedrático, la cantante Daniela Mass, en el que agradecía el gesto de la universidad, sucedido por las palabras de uno de sus amigos más cercanos quien no pudo contener las lágrimas.

 

En su discurso, manifestó su agrado por la ocasión, pues significaba un abrazo entre diferentes universidades vinculadas por la contribución de Barrios a la academia y por su servicio educativo a diversas generaciones de profesionales en su área.

 

Otra de las manifestaciones de gratitud por su dedicación fue por cuenta de Brian Barrios, su hijo, quien relató cómo fueron los últimos momentos y de qué hablaban en ese transcurso, para luego terminar con un ‘gracias, papi’, dando paso a un minuto  de alegría y aplauso, en lugar del tradicional silencio que se estila en estos momentos.

 

Franklin Barrios 2.jpg

 

¿Por qué un árbol?

La planta sembrada en las instalaciones de Uniautónoma es un Guayacán extranjero, nativa de los bosques tropicales de esta parte del mundo, con una importante presencia sobre todo en Jamaica, Puerto Rico, Cuba y República Dominicana, así como en Colombia, Panamá y Venezuela.

 

Se trata de un ejemplar de la flora caribeña que usualmente crece en zonas de poca elevación y pedregosas, siendo también frecuente verla en los bosques secos y clima templado, con un máximo de 500 metros sobre el nivel del mar.  

 

Dicha planta, como es de esperarse, algún día se convertirá en árbol pero desde ahora representa la perpetuidad de la memoria del educador y de la importancia de su labor en vida. Su siembra se dio teniendo como fondo a su hija, la ya mencionada promesa barranquillera para el mundo de la música, entonando la canción ‘Levanto mis manos’, una alabanza bastante conocidas entre la comunidad de creyentes cristianos.

 

Franklin Barrios 3.jpg

 

Por último, se dio la fijación de la placa en cristal, en la pared contigua al jardín en el que se concentró el acto simbólico. Cabe recordar que  Barrios fue egresado de Uniautónoma, del Programa de Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones, del que fue catedrático por más de 12 años. Fue también especialista en Pedagogía para la Formación de Aprendizaje Autónomo, de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, UNAD.

 

Además de lo anterior, fue magíster en Informática Educativa, Aplicación de las TICs en la Educación de la Universidad Tecnológica Metropolitana y docente en la Universidad de Antioquia.

Publicado en Noticias Generales
LO MÁS LEIDO