MENÚ
SERVICIO DE
ATENCIÓN VIRTUAL
SERVICIOS
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Los docentes Carlos Toncel, Julio Caballero y Giuliano Seni, en nombre del programa de Dirección y Producción de Radio y Televisión de la Universidad Autónoma del Caribe, ganaron una convocatoria del Ministerio de Cultura para realizar y difundir contenidos que tendrán como eje la Economía Naranja.

 

Con el proyecto denominado "Atlántico: rutas insólitas", los docentes se hicieron merecedores de una beca "para creación y circulación de contenidos periodísticos sobre economía naranja", específicamente en la categoría de documentales expandidos, también conocidos como 'Docuwebs'.

 

La idea de los docentes consistió en "trazar un proyecto sobre rutas insólitas del Atlántico, en la cual se van a visitar diferentes rutas que tiene el departamento como son la Oriental, la Cordialidad y la Vía al Mar" para tomar algunos de los municipios "y desarrollar diferentes grabaciones sobre las costumbres, culturas, gastronomías e incluso historias y relatos de cada", señaló el profesor Julio Caballero.

 

El docente Giuliano Seni, explicó que el proyecto dará como resultado "un documental de corte interactivo que permite al usuario navegar a través de las imágenes y sonidos, dando como resultado una experiencia inmersiva porque, de paso, permite ampliar y profundizar en aspectos que le llamen la atención al usuario".

 

"En este proyecto  las personas van a poder decidir, al momento de ver el video, si continúan con la visualización normal o si quieren hacer una pausa para ampliar determinada información acerca de lo que se está hablando. Por ejemplo, si estamos hablando del municipio de Luruaco y se mencionan las arepas de huevo, la persona puede decidir si quiere aprender cómo se prepara una arepa de huevo o si continúa con el video normal", amplió Caballero.

 

Sobre lo que van a encontrar los usuarios, una vez el proyecto esté abierto al público, el profesor Seni reveló que "será una experiencia visual y sonora de 360 grados, es decir, no sólo va a tener acceso a unas imágenes sobre una población sino que también podrá vivir el ambiente que rodea esa experiencia, como si estuvieran en el sitio".

 

Acerca de la importancia de este tipo de convocatorias para la universidad, el profesor Seni indicó que hay varias aristas: "una es la visibilidad que obtiene la universidad y su cuerpo de docentes frente a la comunidad, tanto interna como externa, de lo que se está haciendo, el impacto que teniendo la universidad. Segundo, nos sirve para la categorización en Colciencias, ya que hay una nueva categoría que se llama 'Creación Artística', que aparte de la producción científica escrita, también se tendrá en cuenta la producción de piezas audiovisuales".

 

Según el Plan de Trabajo que han proyectado los docentes, iniciarán labores en enero de 2020 y a partir de ahí tendrían alrededor de cinco meses para ejecutarlo, es decir, "que para los meses de mayo a junio debería estar el proyecto listo", informó el docente Caballero.

 

 

 

 

 

 

Publicado en Noticias Generales

Cuando se trata de festivales de cine, lo primero que nos llega a la mente es una gran gala, personalidades de la industria y vestidos muy elegantes y sin duda se trata de una gran fiesta, pero también, casi de manera inmediata, es una instancia de negocio. Su característica de fiesta viene denotada desde el mismo nombre, el otro lado de la cara es una consecuencia natural.

 

Pero antes de entrar a hablar de los festivales de cine, es pertinente marcar la diferencia que se genera ente estos y las muestras, siendo muy parecidos y, por lo tanto, propensos a ser confundidos entre si.

 

Según lo explicó Julio Cesar Lara Bejarano, jefe de prensa de la Cinemateca del Caribe y docente de la Universidad Autónoma del Caribe, la mayor diferencia que se puede encontrar entre un festival y una muestra es su carácter. "Si es un certamen competitivo, es un festival; si se trata de un evento expositivo o académico, es una muestra. Sin embargo, al adentrarnos al espectro internacional, estos adoptan un carácter más ambiguo pues existen eventos donde se hace una entrega de premios, pero los ganadores ya han sido escogidos de manera previa, es decir, el público solo asiste a una entrega de premios sin conocer a los demás nominados”, señaló el docente.

 

Palma de Oro Cannes.jpg

 

Es claro afirmar que, a pesar de tener bien constituidas las características, no todos los galardones tienen el mismo valor; sin embargo, es complejo afirmarlo con nombres propios, pues sería adentrarnos en una discusión que tiende a lo subjetivo.

 

A pesar de ello, la doctora en Ciencias de la Información y la Comunicación, Clara Yaneth Santos Martínez, expresa que, “lo que podría dar más peso a un festival que otro es la seriedad de la organización, al momento de prepararse para ese momento. Yo particularmente me intereso por los festivales de cine español, donde se destaca el festival de San Sebastian, el festival de cine de Barcelona. Todo depende, también, de la categoría y las temáticas”. Lara comparte algo de este pensamiento, y agrega que el más importante de todos es el festival de Cannes.

 

Sin embargo, nada de esto aísla la verdadera incógnita sobre estos eventos: ¿Cuáles son los criterios que se tienen en cuenta a la hora de elegir a los galardonados?

 

Lara, hace una explicación detallada del manejo de estos títulos, en la industria Hollywood, y pone como ejemplo los premios Oscar, entregados por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos (AMPAS). El docente y también integrante del consejo de Cinematografía de Barranquilla reveló que para ser merecedor de este premio “debes estar asociado a la AMPAS; posterior a ello, debes hacer parte alguno de los sindicatos (de actores, directores, fotógrafos, entre otros) y de esa manera poder recibir un voto”.

 

Estatuilla Oscar.jpg

 

Pero eso no es todo, sucede que los diferentes aspirantes a la estatuilla, deben cumplir ciertas normas, durante un periodo de tiempo específico y para así poder llegar a ser nominados. Entre esas, se encuentra que el producto haya sido estrenado en un determinado número de salas, ubicadas en unos sitios específicos y que además esté acompañado de una campaña proselitista, permitiendo que el producto llegue al público crítico y se reconozca que está aspirando. “Quien se propone a ser nominado y no hace una inversión de dinero equivalente, está creyendo que este tipo de premios se entregan más por voluntad que a través de un proceso previo”, comentó el docente.

 

Siguiendo el proceso, los líderes de cada uno de los sindicatos se reúnen para decidir quienes son los ganadores. Lara agrega que “el periodo de votación se abre y se cierra y todos deben depositar su voto. Cerrado el plazo, se cuenta quienes obtuvieron la mayoría. Esta modalidad solo denota que cuando un grupo se inclina más por uno de los productos, solo es cuestión de correr la voz y que el gremio lo respalde, es decir que los resultados podrían responder más a una campaña que tiene que ver con política y con afecto, que con cualquier otro juicio”.

 

Sin embargo, existen otros premios, entre los que se destaca la Palma de Oro del festival de Cannes, que han adoptado la modalidad de jurados para la escogencia de sus galardonados. En estos, la mesa de jueces genera un acta con los resultados, después de ver en el mismo festival, cada una de las propuestas; ante eso, es el prestigio de cada uno de ellos es el que se vería comprometido ante alguna mala decisión.

 

Sin embargo, esto último no es peso suficiente para el docente, quien recuerda con indignación la ocasión en que un reconocido director caleño “estuvo de jurado la vez que Cantinflas fue el presidente de la mesa y no se vio ninguna película porque siempre estuvo dormido”. Como esta anécdota, son muchas las que la presiden, como lo dejó ver el escritor Gabriel García Marquez, quien redactó una crónica en la que retrataba las viscerales discusiones que se levantaron cuando fue jurado en el festival de Cannes del 82.

 

Sin duda, la característica principal de los festivales es la competencia oficial pero, a pesar de ello, estos también cuentan con un espacio en el que se muestran películas que no entran en la competencia pero que, para el jurado, deben estar presentes por su gran contenido.

 

Oso de la Berlinale.jpg

 

“Gracias a esta característica, aparecen una serie de secciones que le dan al público un marco de opciones para decidir si lo que quieren ver es la competencia específica o quieren ver otras cosas porque son más cercano a otros temas”, afirmó Lara.

 

En cuanto la industria colombiana, se puede evidenciar un gran aumento en este tipo de eventos con el pasar de los años, sin embargo, para el profesor, no está demás preguntarse ¿A qué espectro responde este aumento de festivales y muestras en el país? y, ¿Qué tan fieles son a lo artístico?.

 

Esto surge, a partir del hecho de que muchos de los eventos de este tipo que se realizan en el país, llevan un aporte de recursos por parte del gobierno, generando un sentimiento de censura en los espectadores.

 

Ante esto, Santos considera que cada uno de los eventos tienen sus criterios propios de escogencia, “incluso habría que hablar de los criterios que conforman un patrón del que no se habla y es lo que involucra los aspectos políticos que hacen peso para que un producto pueda ganar sin tener los méritos”.

 

Pese a lo anterior, la también docente de la Universidad Autónoma del Caribe, reconoce que el cine colombiano ha mostrado una gran evolución. “Las películas de calidad están ahí, pero no se muestran en las pantallas de manera suficiente, ni en el tiempo adecuado, ni los espectadores lo reconocen pero es un espacio que se tiene que seguir ganando a nivel internacional pues ya se participan en festivales y se ganan premios, es decir, ya existe una dinámica”. MMC

 

 

 

Publicado en Noticias Generales

La Universidad Autónoma del Caribe fue el epicentro el pasado jueves de un foro convocado por la Dirección de Comunicaciones del  Ministerio de Cultura y la Alianza Caribe, en el que expertos y miembros de la comunidad debatieron sobre 'El derecho a la comunicación en el territorio del Caribe' y analizaron las garantías del derecho a la comunicación en el actual contexto del país, y sus implicaciones para los periodistas, comunicadores locales y líderes comunitarios.

 

La jornada estuvo dividida en tres paneles, cada uno con una subtemática para que los expertos expusieran sus argumentos e ideas. Los temas fueron 'Comunicación para la memoria, la verdad y la construcción de paz', 'En contra de las diferentes formas de censura' y 'Comunicar en el territorio Caribe'. Por parte de la universidad brindaron su apoyo el programa de Dirección y Producción de Radio y Televisión y la Dirección de Extensión y Proyección Social.

 

Dentro de los invitados estuvieron Germán Rey, profesor universitario; la periodista y consultora Nubia Rojas; Soraya Bayuelo, fundadora y directora del Colectivo de Comunicaciones Montes de María Línea 21; Laura Ardila, periodista y editora de La Silla Caribe;Sinar Alvarado, representante de la Liga Contra el Silencio;Luisa Fernanda Isaza, abogada investigadora; Vanesa Paola Tejedor Herrera, licenciada en pedagogía infantil; Hernando González, líder campesino de Montes de María; Daniel Maestre Villazón, comunicador indígena con experiencia en Derechos Humanos, y Octavio González, miembro activo de la Asociación de Radiodifusión Comunitaria Vokaribe.

 

‘Comunicación para la memoria, la verdad y la construcción de paz’.

Para dar inicio a la jornada del foro ‘El derecho a la comunicación en el territorio del caribe’, se llevó a cabo el panel ‘Comunicación para la memoria, la verdad y la construcción de paz’.

 

Entre los panelistas que participaron, se encontraba el reconocido profesor y relator, Germán Rey, quien a través de una comparación con la literatura de Gabriel García Márquez, explicó como se está viviendo en Colombia los años de la peste y la memoria.

 

Comunicación en el Caribe (1).jpg

 

Con esto, buscaba mostrar la relación entre comunicación, memoria y verdad, a lo que agregó que “hoy se habla mucho de memoria y de verdad y que tenemos, por una parte, una memoria y verdad institucional que, en el caso colombiano, yo creo que se trata de la justicia especial para la paz y la comisión de esclarecimiento de la verdad; estas, son institucionales, porque a pesar de todo son resultado de un acuerdo que el estado, no los gobernantes, si no el estado y la comunidad respaldan”.

 

Sin embargo, aseguró que más le interesa es el tema de la memoria y la verdad, entendidas como las expresiones más locales y que cobran una mayor importancia entre el colectivo.

 

Por su parte, la periodista y consultora, Nubia Rojas, también hizo su intervención, explicando, de manera inicial, en lo que consiste el proyecto ‘La paz con los ojos abiertos: periodismo, comunicación y construcción de paz’.

 

“La frase del título del proyecto fue dicha por Gabriel García Márquez, durante unas declaraciones a la televisión española en el año 1984, en el marco de las negociaciones de paz que se estaban dando en ese momento. Gabo decía que los periodistas tienen que cubrir la paz con los ojos abiertos, con ojo de cóndor, una paz que no solo se fija en los detalles de la nogociación ni en la interacción entre los actores que están intentando llegar a ella, sino una paz que, además, es capaz de ver por encima, ese es el rol que le adjudica al periodista y al que nosotros hemos apostado”, expresó.

 

De la misma forma, y centrándose mucho más en el tema trabajado durante el panel, la periodista y además especialista en temas de paz y asuntos sociales, políticos y humanitarios, recordó que fue a finales del siglo XX y principios del XXl, que la preocupación que predominaba en la sociedad, era que los periodistas contribuyeran en la mitigación de la confrontación, pero nunca al periodismo en construcción de paz, es por eso que “la propuesta de la fundación, en este caso, es darle un poco la vuelta y no solo darnos palo de lo que hemos hecho mal o como hemos contribuido a la violencia con el lenguaje, sino que hemos hecho también para contribuir con la paz”

 

Para finalizar, dejó ver que aún existe, dentro de la sociedad colombiana, que la definición de paz aún se encuentra anclada a una ideología político – partidista. “Es por ello que la gente todavía habla de la paz de la Santos o la paz de las Farc, pues no hay una definición de ella en un sentido amplio”, comentó.

 

“Llego sin pedir permiso eso que llaman conflicto, un régimen bien estricto de dolor sin previo aviso, que al pueblo volvió sumiso viendo a sus hijos caer, sus derechos decaer y a un estado que no estaba para hacer lo que le tocaba, a su pueblo proteger. Como pusimos los muertos, sin nuestro consentimiento, queremos contar el cuento con el estado en concierto. Que lo falso no sea cierto, que cuente nuestra verdad y que se apoye un lugar y un museo de la memoria. Que en adelante esta historia sea vergüenza nacional”, fueron las palabras que entonó Soraya Bayuelo, fundadora y directora del Colectivo de Comunicaciones Montes de María Línea 21 y además ganadora del Premio Nacional de Paz 2003, al iniciar su intervención y para explicar como la tradición oral es la “banda sonora” del Museo Itinerante de la Memoria de la Identidad de los Montes de María.

 

Este último, se centra en los tres ejes fundamentales: la memoria, la identidad y el territorio. Este museo, reproduce lo que muestra el territorio, por parte de quienes han sobrevivido a las fuertes épocas de violencia, según lo explicado por Soraya, que agregó que “esta es una plataforma de preparación simbólica para decirle al mundo que no nos podemos dejar robar la esperanza, ni por lo que ya fue ni lo que vendrá”.

 

Al final de su intervención, recordó con gran cariño la época en que fue estudiante de la Universidad Autónoma del Caribe, del programa de Comunicación Social y Periodismo.

 

“Yo soy hija de la Uniautónoma y hoy me siento súper orgullosa. Hoy revivo ese pasado, que fue sabroso, porque todas las primeras generaciones de periodistas del caribe colombiano salieron de la primera facultad de comunicaciones de la región”, expresó.

 

Comunicación en el Caribe (4).jpg

 

'En contra de las diferentes formas de censura’.


Como característica particular de este segmento de la jornada matutina está la juventud de sus tres participantes y la pasión demostrada por el oficio y las largas opiniones que cada uno emitió ante las preguntas de los asistentes.

 

De acuerdo con Isaza, las amenazas son la más grave y la forma más común de bloquear la libertad de expresión de un periodista, lo que se ha seguido dando a través de los años, con un tope de casos desde finales de los 80 y por una década más.

 

“No es que haya mejorado la situación para estos profesionales, pero este año se han registrado 10 amenazas, por lo que debo decir que hay una reducción en relación con 2018”, dijo Isaza durante su primera intervención.

 

En cuanto a las otras formas de afectar a la prensa en este sentido, Isaza mencionó a la autocensura para evitar las amenazas, así como “las presiones por la pauta, tema en el que también la Flip trabaja para que no influya en los contenidos”, agregó.

 

De hecho, la Flip hizo un censo en todo el país para ver cómo estaba la oferta de información local en cada municipio, porque pasa que -en muchas regiones- los ciudadanos están bien informados sobre lo que sucede en Bogotá y en las ciudades más importantes, pero nadie les cuenta lo que ocurre en sus ciudades y departamentos, en sus regiones”, explicó Isaza y complementó que fue con el propósito de “medir el silencio y así se encontró que eso se da en 666 municipios, de 1109 que tenemos. O no tienen suficientes medios de comunicación o cuentan con los que no se dedican a entregar información de real interés, sino de otro tipo”, indicó.

 

Por su parte, Alvarado expuso que la Liga contra el silencio es una iniciativa de la Flip, que busca combatir la censura y la desinformación en Colombia. “Reúne 16 medios digitales, excepto dos, Publimetro y Universo Centro, que sí imprimen. Lo que hacemos es identificar historias que han sido calladas de forma deliberada con presión notoria y las sacamos a la luz”, informó.

 

Para Alvarado, los dos grandes silenciadores son “uno: la violencia y el miedo. Dos: la pauta publicitaria, por parte de empresas públicas o privadas, siendo la autocensura la consecuencia”, dijo este joven colombo-venezolano, quien además considera que el pero lugar para ejercer el periodismo –en Colombia- es el Vichada, “por haber muy pocos medios y el 70 por ciento de ellos son manejados por el sector público, lo que se traduce en un control permanente del Estado”, encimó Alvarado.

 

Según este periodista de perfecta dicción, el procedimiento de la Liga contra el silencio es “publicar esas historias calladas son por los 16 medios aliados –al mismo tiempo- y eso garantiza que la historia sea muy leída. Así se les recuerda a los lectores las historias y se impone de qué tema tenemos qué hablar”, puntualizó.

 

Alvarado considera que, pese a los rumores, “en Venezuela no se está haciendo periodismo en las peores condiciones. Allá no se ha asesinado la cantidad de periodistas que han muerto en Colombia o en México”. Respecto a la calidad de la información, compara la situación de los receptores con “decidir ir a comprar comida para su familia y hacerlo en una tienda confiable, limpia, o elegir hacerlo debajo de un puente. Algo similar ocurre con la información, que venga de medios confiables”, ejemplifica.

 

La clave para Alvarado es “no confiar en lo que viene por whatsapp, sino en lo que viene de periodistas identificados, que trabajan para un medio. Se trata de elegir cual es el proveedor de la información clara y confirmada”, instó y, figurativamente, concluyó que la labor es “seducir a la audiencia con un producto que le resulte irresistible y entregarlo de forma tan valiosa y sexy. Hacer que la gente diga: me gusta tanto el trabajo que esta gente hace, que no tienen que convencerme”.

 

En lo referente a los modos de subsistencia de los medios, Alvarado reveló que los medios se sostienen –hoy en día, en varios casos- con dineros de la cooperación internacional y “atrás quedó el proveniente de las pauta publicitarias, como el gran financista. Al final es el público el que determina si un medio sobrevive o no, pero es la calidad de su producto lo que también define si es apoyarlo es un compromiso para que ese medio sobreviva”, terminó.

 

Estando de acuerdo tanto con Isaza como con Alvarado, Ardila manifestó creer que “en Colombia, hoy, podemos decir más cosas de las que podíamos decir antes”, opina y se extiende atribuyendo a la desarticulación de estructuras grupales, debido por el desarme que se han convertido en una oportunidad para decir cosas. Aún así el panorama es preocupante y necesitamos seguir estando alerta”, advirtió.

 

Respecto a la censura, Ardila manifestó lo difícil que es identificarla, porque “está escondida en la preferencia de creer que todo está bien y detrás de toda esa información positiva que se entrega. Debemos aprender a identificar las diferencias y la negativa a entregar datos reales”, sugirió.

 

Y si para Alvarado es el Vichada el peor lugar para ejercer periodismo en Colombia, para Ardila, “Barranquilla es una de las ciudades en las que menos hay debate. Aquí se da una censura no agresiva y es con demasiada amabilidad con la prensa que se hace presión para que no se diga lo que es cierto, es una forma sutil de censura”, calificó.

 

Por último, la joven periodista -con gran experiencias en medios como El Tiempo y El Universal de Cartagena- incluyó a la pauta entre el grupo de censuras sutiles, pero le dio un status más grave, considerándola una unidad de chantaje, “porque si hablas bien de mí, te la doy la pauta. En cambio, si hablas mal, te la quito”, finalizó.

 

 Comunicación en el Caribe (2).jpg

 

‘Comunicar en el territorio Caribe’.

Para finalizar la jornada, se llevó a cabo el panel ‘Comunicar en el territorio Caribe’, en el que los asistentes pudieron ser testigos de las grandes propuesta comunicativas que se están llevando a cabo en distintos lugares de la región, con el fin de mostrar las dificultades y memorias de cada uno de ellos.

 

Entre los ponentes se encontró Vanessa Paola Tejedor Herrera, licenciada en pedagogía infantil y quien inició con el programa de radio escolar Chakeros ri Paz, en 1999. Explicó que “este colectivo viene trabajando desde hace muchos años para fortalecer el patrimonio histórico cultural de San Basilio de Palenque. Lo hacemos a través de piezas narrativas y audiovisuales para mostrar la realidad de esta comunidad pero también nuestra fuerza cultural”.

 

Dentro de las propuestas de fortalecimiento, aseguró que se encuentran educando a los niños de la institución educativa de su región para que, en el futuro, puedan continuar con dicha iniciativa.

 

De la misma forma, Hernando González, líder campesino de Montes de María, hizo su intervención, donde habló sobre el Equipo de Comunicación rural OPDS Montes de María. “OPDS está formado por campesinos e indígenas de todo el territorio, quienes nos hemos puesto a la tarea de hacer comunicación”, reveló.

 

A pesar de ser consientes de las fuertes épocas de violencia que atravesó la zona, han encontrado la forma de compartir y narrar las historias vividas durante el conflicto. González explicó también, que empezaron con la iniciativa al ver como los grandes medios de comunicación les restringían la difusión de sus problemáticas.

 

Continuando con la temática, el comunicador indígena, Daniel Maestre, habló sobre los retos a los que se ha encontrado su comunidad al intentar visibilizar sus problemáticas. Comentó que “los medios tradicionales no quieren ayudarnos y en general la comunidad colombiana es muy anti india entonces como sea, estamos ante un reto interesante”.

 

Sin embargo, hizo ver como el adoptar estas herramientas tecnológicas los ayudó a minimizar el estigma que se tiene hacia esa comunidad.

 

Mostrando una propuesta más urbana y con el fin de visibilizar el trabajo que se viene realizando en el suroccidente de Barranquilla y su área metropolitana, Octavio González, técnico en artes audiovisuales y periodista, hizo su intervención para finalizar con la temática. Habló sobre la emisora comunitaria, en la que emplea el periodismo participativo con la comunidad.

 

“Nosotros hemos pasado por varias etapas. La idea nació en el barrio Las Malvinas, con un grupo de líderes sociales y estudiantes, quienes trajeron la propuesta de la radio y así empezamos y es como hemos dado a conocer las grandes oportunidades y mejores que se viven en este sector”, explicó Octavio. 

 

 

Publicado en Noticias Generales

Este 26 de septiembre en Barranquilla se llevará a cabo el foro 'Derecho a la comunicación en el territorio caribe', en el que el Ministerio de Cultura, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) y Vokaribe Radio, entre otras organizaciones, analizarán las garantías del derecho a la comunicación en el actual contexto, y sus implicaciones para los periodistas y comunicadores locales.

 

La cita es a las 8 de la mañana en la Casa Club Caribe - Gran Salón de la Universidad Autónoma del Caribe (Calle 88 # 46-137). La entrada es libre hasta completar el aforo de 200 personas.

 

Temáticas del Foro.

El primer panel 'Comunicación para la memoria, la verdad y la construcción de paz', contará con la participación de:

 

Germán Rey, profesor universitario, reconocido relator de congresos y seminarios sobre la política en los medios y derecho a la información, y escritor de numerosos textos sobre comunicación y cultura.

 

La periodista y consultora Nubia Rojas, quien es especializada en temas de paz y asuntos sociales, políticos y humanitarios con experiencia en medios de comunicación y organizaciones internacionales en Colombia, Europa, Centro y Sudamérica.

 

Soraya Bayuelo, fundadora y directora del Colectivo de Comunicaciones Montes de María Línea 21, ganadora del Premio Nacional de Paz 2003.

 

En el segundo panel denominado 'En Contra de las diferentes formas de censura' participarán:

Laura Ardila, periodista y editora de La Silla Caribe, ganadora del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar en 2014 y 2017, alumna y relatora en talleres de la Fundación Gabo y con amplia experiencia laboral en medios como El Universal de Cartagena, El Tiempo (corresponsalía de Cartagena), Caracol TV, Publicaciones Semana, El Espectador y La Silla Vacía, entre otros.

 

Sinar Alvarado, representante de la Liga Contra el Silencio, es escritor para The New York Times en español, con su libro 'Retrato de un caníbal', ganó el Premio de Periodismo de Investigación Random House Mondadori.

 

Luisa Fernanda Isaza, es abogada, investigadora, profesora de la cátedra Derecho y Periodismo de la Pontificia Universidad Javeriana y asesora legal de la Coordinación de Defensa y Atención a Periodistas de la Fundación para la Libertad de Prensa.

 

En el tercer y último panel con el que se cerrará el foro, 'Comunicar en el territorio Caribe', los asistentes podrán escuchar a:

Vanesa Paola Tejedor Herrera, licenciada en pedagogía infantil. Inició con el programa de radio escolar Chakeros ri Paz en 1999, el cual se convirtió en el Colectivo de comunicaciones, narradoras y narradores de la memoria 'kucha suto' de San Basilio de Palenque.

 

Hernando González, líder campesino de Montes de María, integrante del Equipo de Comunicación Rural OPDS Montes de María. Hizo parte del equipo de investigación del documental 'Defendamos el Agua', sobre la protección de la riqueza hídrica de su región.

 

Daniel Maestre Villazón, es comunicador indígena con experiencia en Derechos Humanos y justicia comunitaria e investigación cultural. Ha desarrollado actividades de recolección de información, documentación de casos, análisis de información, talleres y reuniones con comunidad y tiene experiencia en la edición y producción de videos documentales.

 

Octavio González, es técnico en artes audiovisuales, periodista, gestor cultural y comunitario, cuenta amplia experiencia en la radiodifusión comunitaria y es miembro activo de la Asociación de Radiodifusión Comunitaria Vokaribe.

 

El cierre de este encuentro también contará con integrantes del colectivo de comunicaciones de 'Kucha Suto' (San Basilio de Palenque) y el colectivo de comunicación de la Corporación Desarrollo Solidario, quienes reflexionarán sobre la visibilización de sus agendas en el territorio. Tomada de MinCultura

Publicado en Noticias Generales

Dentro de las actividades que la Universidad Autónoma del Caribe brinda para el desarrollo humano de la comunidad, se encuentra la liga de Levantamiento de Pesas, que ya ha representado a la institución en numerosos torneos, dejándola en lo más alto del podio.

 

El equipo, que tiene más de 5 años, está bajo la dirección del profesional en Educación Física Mario Moreno quien, además, es pesista profesional. El entrenador asegura que se centra en dos fines para la dirección del equipo: el primero es el valorar que son jóvenes estudiantes, por lo tanto, poner sus materias como prioridad y el segundo está ligado al entrenamiento deportivo.

 

“Para la Universidad ambos enfoques son válidos pues la idea es mantener la actividad física, no importa si los resultados se reflejan en el cuadro de honor o en los torneos deportivos”, señala el entrenador.

 

Sin embargo, de los casi 14 integrantes se pueden resaltar grandes figuras, que no solo han representado a la institución, sino también a la región. Entre ellos Benjamín Roca, estudiante del programa Administración de Empresas y quien llegó a representar al país en varias ocasiones.

 

Equipo de pesas (1).jpg

 

Por su parte, Breyner Smith Acosta, estudiante de Deporte y Cultura Física, y proveniente del municipio de Ciénaga, hacía parte de la liga del Magdalena, pero decidió hacer un intercambio y empezar a representar a la Universidad y al departamento del Atlántico.

 

En cuanto a sus logros, revela que ha asistido a varias competencias a nivel nacional, sub 17 y sub 23. "En el 2015, quedé de tercero en los juegos Supérate sub 17 donde quedé de tercero a nivel nacional. Después, aquí en Barranquilla participé en otro torneo de mayores donde quedé cuarto, en el ranking a nivel nacional. Ahora en los juegos Ascun y gane medalla de plata”, manifiesta el estudiante.

 

Pero no son los únicos, a la lista se les une Fabian García Corcho, también del programa de Deporte y Cultura Física quien hace parte de la selección Atlántico. “Este año representé a la Universidad en la competencia regional. Competí en los juegos Supérate 2017 donde quedé en tercer lugar. El año siguiente participé en el Sub 23 y gané tres medallas de oro representando al Atlántico”, comenta García.

 

Y aunque el género masculino se muestre predominante en esta disciplina, Angélica Vargas, estudiante de Ingeniera Industrial, demuestra que las mujeres también destacarse en cualquiera de los escenarios. “Yo empecé desde abril pero ya tenía muchas bases en el deporte, eso me ha servido mucho para mis entrenamientos. Siento que voy a un muy buen ritmo”, explica Angélica, quien además agrega que escogió esta disciplina porque realmente le apasiona el deporte.

 

Equipo de pesas (3).jpg

 

Por otra parte, todos los estudiantes del grupo están de acuerdo en que el profesor les brinda un apoyo incondicional, en especial cuando se encuentran en campeonatos o tienen alguna lesión.

 

“El profesor Mario siempre está pendiente de todos, nos ayuda en todo. Cuando sentimos que no podemos alcanzar algún peso, el nos ayuda a lograrlo”, expresa Jorge, a lo que Angélica añade que “desde el primer momento tiene la disposición de ayudar, de corregir y de acompañar”.

 

Para el entrenador, es su deber mantener vivo este deporte pues, en su época de competidor, recuerda como la región fue destacada ante el país, marcando un legado importante que debe mantenerse en el tiempo.

 

“Este es uno de los deportes más antiguos del mundo pero cogió mucho auge desde los años 50. En la costa empezó a evolucionar pues trajimos muchos triunfos. Hoy en día somos formadores de estos jóvenes porque no podemos perder la filosofía de la región, somos nosotros los encargados de no dejar morir este deporte”, finaliza Moreno. MMC

 

 

Publicado en Noticias Generales

Evolucionar es la clave para mantenerse vigente y la Universidad Autónoma del Caribe lo ha hecho a partir de un cambio en sus métodos de enseñanza, en los que la teoría sigue presente, pero es la experiencia el mayor recurso de formación profesional.

 

Lo anterior significa que las aulas aún son el epicentro de la vida estudiantil, pero son los laboratorios los recintos en los que se fija lo aprendido. En el caso de los estudiantes de los programas de Comunicación Social-Periodismo y Dirección y Producción de Radio y Televisión son cuatro los ‘talleres’ en los que se mide –cada semestre- qué tan preparados están para enfrentarse al mercado laboral.

 

El Centro de Medios, la Emisora Uniautónoma Stereo; Uniautónoma Televisión y la sala de redacción son esos cuatro espacios antes referidos, siendo también las cuatro razones por las que los mejores directores/productores audiovisuales y periodistas salen de nuestra institución.

 

El propósito de los cuatro laboratorios.

Acercar desde los primeros semestres a los futuros graduandos en estos campos es la idea principal de contar con dichas áreas, todas dotadas de los equipos y el ambiente propio que se vive tanto en periódicos, revistas, canales de televisión y emisoras.

 

Cabe aclarar que no se trata de simuladores, sino de unidades de producción reales adscritas a la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, aunque administrativamente independientes.

 

Uniautónoma Estéreo.jpg

 

Emisora Uniautónoma Stereo.

De acuerdo con su director, Víctor González Solano -comunicador social y periodista con 37 años de experiencia- esta fue fundada en 1979, cuando ninguna universidad en la Costa Caribe contaba con una propia.

 

Empezando por este aspecto, Uniautónoma fue pionera, así como lo fue en contar con su canal radial en la banda F.M., de corte universitario, cultural y comercial, siendo una de las primeras en su clase en todo el país. En cuanto al contenido, son varios los premios que ha obtenido, dos de ellos son el Premio Crónica de Carnaval y el Premio Nacional de Periodismo.

 

Desde programas de opinión y variedades hasta música –bolero, blue funk, pasando por latin jazz, salsa, tropical, electrónica, anglo y baladas- hacen parte de la parrilla de contenido de la estación, “lo que nos permite llegar a un público grande y selecto”, dice González, quien ha dirigido diferentes emisoras del país y diversas instituciones culturales.

 

Conforme al director, “para los estudiantes esta es una opción de prácticas, tenemos 25 de ellos aplicando lo que aprendieron en las aulas, producen los programas, su contenido y lo llevan al aire”, puntualiza.

 

Nuevo programa de Uniautónoma Estéreo.jpeg

 

Uniatónoma Stereo está entre las 30 emisoras más escuchadas del país, lo que quiere decir que su audiencia es masiva sin estrategias de conveniencia para los oyentes, según González, quien además indica que esta dinámica permite a los jóvenes conocer de primera mano la actividad real y diaria de quienes se dedican a esta profesión.

 

Respecto a las destrezas adquiridas, González dice que -debido a estar expuestos a tal cotidianidad- el efecto conseguido será el desarrollo de la agilidad de pensamiento y reacción rápida; buen léxico, buena dicción y capacidad de improvisación. Como beneficio adicional, “los jóvenes perderán el miedo y cuando salgan de la universidad, a enfrentarse a un micrófono, lo harán con propiedad”, agrega el líder de la emisora.

 

Centro de Medios.jpg

 

Centro de medios.

Ricardo Vélez Amador, comunicador social social y coordinador del Centro de Medios, define a esta centro de prácticas como “el laboratorio donde se explora y experimenta la producción audiovisual, también desde los primeros semestres de ambas carreras. Surge en el momento en el que se creó el programa de Comunicación Social-Periodismo, en 1974, el primero en ser ofertado en la Costa Caribe y, nuevamente, uno de los primeros del país”, informa.

 

Vélez agrega que el Centro de Medios antes se llamaba simplemente estudio de televisión, en donde se daba solo la práctica de este medio. “Ahora con los cambios tecnológicos que han propiciado la transmisión desde múltiples pantallas: televisores, computadores y celulares, se planeó esta dependencia para integrar salas de producción, salas de sonido, estudios de radio y televisión en un solo bloque, por lo que en él se preparan desde presentadores hasta periodistas radiales, youtubers, editores y personal que se dedica a cada uno de los aspectos de la pre, pro y postproducción”, sostiene el también magíster en Ciencias de la Comunicación y doctor en Ciencias de la Educación.

 

Centro de Medios Radio.jpg

 

De este modo, este grupo de estudiantes de Uniautónoma cultivan las destrezas en la producción de medios audiovisuales, manejo de equipos, desenvolvimiento frente a las cámaras y en la lectura de noticias frente a un telepronter.

 

Uniautónoma Televisión.

Según Vélez Amador, también profesor de tiempo completo en el programa de Comunicación Social-Periodismo, la universidad es pionera –por tercera vez- en la creación de un canal de televisión regional, al ser cofundadora de Telecaribe, en 1986. “Incluso antes, porque desde 1978 estaba produciendo, pues adquirió las primeras cámaras a color y así se convirtió en la primera institución de educación superior proveedora de contenido a un canal de este tipo”, añade.

 

Canal Uniautónoma.jpg

 

Fue así que en Uniautónoma se produjo programas como Caribe Alegre y Tropical, Ruta del Saber, en una categoría que se conoce hoy en día como edu-entretenimiento. “También se hicieron dramatizados como Tamarindo y Sibarco”, encima Vélez.

 

De acuerdo con el entrevistado, en 1998, la Comisión Nacional de Televisión ofreció la oportunidad a las comunidades de crear canales locales. Así, “la universidad licitó para la creación del canal de televisión, siendo otorgada la licitación en 1999 para crear el Canal 23, de señal abierta -es decir que todos podían captarlo con un televisor y una antena”, informa Vélez.

 

Todo lo anterior se dio a manera de reconocimiento de la entidad reguladora ya mencionada, por todos los aportes de Uniautónoma a la televisión en esta parte del país, “un trabajo histórico”, considera el docente.

 

Los sistemas de televisión dejaron de ser análogos y pasaron a ser digitales, “lo que nos obligó migrar a la tecnología TDT. Ninguna universidad tiene su canal con licitación en este sistema, pero sí como canal web y eso quiere decir que el alcance ya es a nivel internacional, lo que para nosotros es una ventaja”, agrega el docente.

 

Actualmente, Loretta Sterling Palomino –comunicadora social y especialista en Mercadeo, es la directora de Uniautónoma Televisión. De acuerdo con la funcionaria, “programas como Magazín y Conexión son producidos y presentados por estudiantes nuestros”, asegura, lo que significa que las destrezas que desarrollan quienes participan en tales procesos son de realización y presentación, así como de elaboración de guiones, todo lo necesario para estar encaminados a laborar en cualquier canal de televisión dentro o fuera del país.

 

Sterling Palomino recuerda que Uniautónoma Televisión fue un canal cultural y también de corte comercial, con los programas antes mencionados, en la época en la que ella misma fue presentadora de Caribe, Alegre y Tropical. Añade que dentro de las funciones actuales del canal está el cubrimiento de eventos externos a la universidad, vía streaming. En cuanto al futuro, Sterling Palomino anticipa la retoma del programa Ruta del Saber, bajo el mismo nombre, “por haber sido una producción de formato educativo, pero lo suficientemente dinámica para entretener y crear un movimiento importante con los colegios”, dice la ejecutiva.

 

Lo mismo se quiere hacer con el programa Conexión, como estrategia de acercamiento con los estudiantes de secundaria. Además, la productora le está apostando a producir videos institucionales a empresas públicas y privadas, según la líder de Uniautónoma Televisión.

 

Centro de Medios 3.jpg

 

Sterling Palomino también piensa que, para quien quiera estudiar comunicación social y tenga mayor interés en la televisión, matricularse en Uniautónoma es lo más inteligente, pues “no se trata de un convenio, sino de que somos nosotros los que tenemos el canal y qué mejor plataforma para abrirse camino que esta e ir familiarizándose con el medio y ganar experiencia. Yo soy un vivo ejemplo de ello”, complementa.

 

Sala de redacción.

“Esta sala de informática funciona como una sala de redacción en la medida en la que los docentes encargados de dicha asignatura invitamos e incitamos a los estudiantes a trabajar como si lo estuvieran haciendo ya para un periódico o una revista”, dice el economista y especialista en Comunicación para el Desarrollo Regional, además docente de redacción Jaime De La Hoz Simanca.

 

Según De La Hoz Simanca, los estudiantes interactúan en esta zona durante cada uno de los semestres en los cuales se toma el curso de redacción, “primero se hacen unos módulos y luego unos talleres de escritura con cada uno de los temas dados: noticia y entrevista, seguido por reportaje y, por último, crónica. Sin embargo, el contacto con este laboratorio continúa con periodismo investigativo y con perfil periodístico”, añade el profesor de tiempo completo y magíster en Educación.

 

Entre las destrezas desarrolladas en este laboratorio está la continuidad en la redacción, la riqueza y recursividad de vocabulario y en narrativa. Sobre todo, es la familiarización con la tarea periodística que se lleva a cabo en la prensa escrita lo que se adquiere y se traduce en la utilidad inmediata, por el hábito permanente de escribir, lo que podría contar como experiencia.

 

Computadores Nuevos (2).jpg

 

De La Hoz asevera que no se trata de ejercicios, sino de trabajos reales con la misma exigencia que se da en los medios escritos. Lo anterior -complementado con la literatura y con el uso de herramientas tecnológicas- hace que los profesionales tengan la estética requerida para redactar y para poder ejercer el periodismo utilizando los recursos tecnológicos actuales, siendo la incapacidad en lo último la razón por la que muchos periódicos han tenido que desaparecer.

 

Por todo esto, el también magíster en Educación opina que Uniautónoma ha logrado destacarse por la calidad profesional de sus egresados. Sobre todo, “por concentrarse en el periodismo con tanta cercanía a lo que se hace en realidad en los medios, en tiempos en los que lo organizacional ha tomado tanta fuerza y muchas otras universidades han dado el giro hacia ese campo, descuidando a uno que sigue generando tanto interés”, explica.

 

Por otro lado, Anuar Saad Saad, comunicador social y periodista con 35 años de experiencia, tiene presente que Uniautónoma ha formado a sus colegas por 40 años. Incluso, “al repasar la dirección de medios en la ciudad y la región, se descubre que son nuestros egresados los que están en esas posiciones privilegiadas. Además, los comunicadores sociales que están liderando los departamentos de comunicaciones en diferentes corporaciones también son egresados nuestros”, sostiene.

 

“¿Por qué se da eso? Primero, tiene que ver mucho con el perfil de los estudiantes que llega a Uniautónoma”, formula y responde este docente y especialista en Comunicación para el Desarrollo Regional. Desde su punto de vista, “ya ellos traen esa pasión por esta carrera y encuentran profesores que se han destacado en la radio, en prensa escrita, en televisión, en producción de medios; un grupo de docentes selectos que de pronto otras universidades no tienen”, plantea.

 

Lo anterior lo confirma Saad Saad, siendo también magíster en Educación, informando que “en estos momentos, hacen parte de nuestro cuerpo docente tres profesionales que han sido jefes de redacción de El Heraldo y toda esa experiencia se les transmite a los estudiantes, no solo con teoría, sino con la experiencia y el ejemplo, tomando como laboratorio no nuestras aulas ni salas de prácticas sino la ciudad entera, haciendo periodismo de verdad”, aclara.

 

Este escritor con dos novelas y varios libros publicados concluye que, definitivamente, “la mejor elección para un estudiante que quiera formarse en Comunicación Social-Periodismo y en Dirección y Producción de Radio y Televisión es la Universidad Autónoma del Caribe”, termina Saad Saad. JSN

 

Publicado en Noticias Generales

El proceso de paz es uno de los acontecimientos políticos más relevantes de la historia resiente de Colombia. Dentro de las dimensiones de dichos diálogos, se hace necesario analizar el papel que cumplen los medios de comunicación, en especial, en el marco del regreso de un grupo de exjefes guerrilleros a las armas.

 

A manera de contexto, el docente Jorge Peñaloza de la Universidad Autónoma del Caribe, del programa de Comunicación Social y Periodismo, explicó que “los periodistas deben entender que estamos en un proceso de paz, aunque muchas personas no estén de acuerdo. Situaciones como las del retome de las armas pueden presentarse en procesos como estos”, a lo que agregó que “esta información no puede ser transmitidas con coyunturas. Los periodistas deben ser seleccionadores y evitar incurrir en lo partidista. El periodismo debe ser orientador”.

 

Durante los días posteriores al anuncio de ‘Iván Márquez’, ‘El Paisa’ y ‘Jesús Santrich’, las redes sociales se han visto plagadas de un sin número de interpretaciones sobre la suerte de la nación durante los años venideros.

 

“Como consecuencia de la inmediatez, las redes sociales siempre tienden a cambiar los conceptos, de manera masiva, que se implantan. Se puede evidenciar como, de manera inmediata, se empezó a compartir información falsa sobre este hecho. Sin embargo, esta no es una situación nueva, es resultado de un periodismo sesgado”, aseguró Guillermo Reyes, Periodista y magister en Informática Educativa.

 

Medios de Comunicación.jpg

 

De la misma forma, el también docente de la Uniautónoma, comentó que este fenómeno de desinformación no solo recae en los medios de comunicación, sino también en los receptores de la información, pues el emisor se ha acostumbrado a “consumir lo inmediato sin profundizar”.

 

En cuanto a esto, el periodista y docente Jaime De la Hoz agrega que “podemos ver que la gente tiene miedo, no tanto de lo que está pasando si no de lo que podría llegar a suceder. Basta con meter el ojo en las redes sociales para evidenciar el odio que está creciendo”.

 

Pero si miramos un poco más a fondo nos encontramos que este fenómeno no es desconocido, por el contrario, es mucho más común de lo que se esperaría. Así lo explica el magister en Comunicación, Juan Carlos Antequera.

 

“Dentro de las teorías comunicativas existe una que se llama ‘La Teoría de la Incertidumbre’; por otro lado, en la sociología contemporánea hay una muy relacionada que se denomina ‘La Teoría de la Sociedad del Riesgo’. Si unimos ambas, se puede demostrar que, en Colombia, se está activando una cultura del miedo, una comunidad regida por el principio de la duda, donde nadie sabe que creer o a quien creer”, agregó Antequera.

 

Sin embargo, De la Hoz cuestiona el ejercicio del periodista en el país pues considera que está “al servicio de causas que no son las más populares”, no obstante, agrega que “no se trata tampoco de hacerle apología a la guerrilla pues ese es un discurso que se ha venido presentando a raíz de la combustión política pero los medios de comunicación no le están dando el tratamiento a la información con respecto a estas disidencias, como tampoco lo han hecho con disidencias anteriores”.

 

Nueva guerrilla.jpg

 

En busca de disipar lo anteriormente expuesto, los profesionales en las comunicaciones coinciden en que los medios deben hacer un estudio profundo para que se descubran las raíces de la violencia. Ante esto, Reyes añade que se debe “regresar a la raíz del periodismo y eso es simplemente mostrar ambos puntos de vista y que sea el receptor quien crea su propio criterio”.

 

Haciendo énfasis, los docentes finalizaron explicando que el periodismo debe ser orientador, debe mostrar todas las aristas y contingencias que debe tener el proceso de paz. “Deben trabajar procesadamente y darle importancia a la información que más le convenga al ciudadano”, agregaron. MMC

 

Publicado en Noticias Generales

En la Universidad Autónoma del Caribe se concentra el conocimiento, lo corporativo, lo institucional en diversas esferas y también lo cultural y lo lúdico. Por esa razón, el pasado jueves 29 de agosto, el sexto piso del Edificio de Postgrado sirvió como punto de encuentro para quienes tienen mucho qué contar y quienes los desean escuchar, en la vigésimosegunda edición del Festival Internacional de Cuenteros, El Caribe Cuenta.

 

A las 4:00 de la tarde se dio inicio al acto ante estudiantes e interesados en esta forma de arte, cuyos exponentes, esta vez fueron Evelin Poveda, de Costa Rica; Romer Peña, de Venezuela, y Aldair Zamora, Colombia y estudiante nuestro.

 

Mientras la primera desplegó su performance –Cuentos para el Alma- con guitarra en mano y segmentos cantados, el segundo lo hizo dándole mayor participación a los presentes y no menos entretenida fue la tercera, a la que poco a poco fue atrayendo más audiencia a un acto en el que e mezcla la interpretación, el recital y en cierta proporción la improvisación.

 

El Caribe Cuenta (1).jpeg

 

Para Poveda, estas son historias breves pero profundas y juveniles que representan una parte importante de cada ser humano, pues “desde los primeros años la narración está presente en cada cuento de los abuelos. Siempre ha habido estos espacios, pero siguen haciendo falta”, dice la narradora oral centroamericana, quien además piensa que estas ocasiones sirven para expresar lo que se quiere y hasta para socializar.

 

Por otro lado, para Alexander Quiñones, guía artístico asociado a la Fundación Luneta 50, organizadora del encuentro anual, dice que estos espacios son pertinentes en las universidades, debido a su carácter pedagógico “y es que no son chistes, ni historias de ocio, sino manifestaciones que dejan una enseñanza la juventud y a todo el que esté dispuesto a escuchar”, dice el funcionario de la entidad antes mencionada.

 

Esta es una temporada que empezó desde el 23 de agosto y que terminó el domingo 1 de septiembre en el Malecón del Centro de Convenciones Puerta de Oro. Caribe Cuenta es una serie de presentaciones que se da una vez al año Cabe recordar que el Caribe Cuenta se da una sola vez al año y en próximas ediciones se seguirá contando historias con significado, forma y fondo, que incluyen poesía, así como canto y otras formas de expresiones artísticas. JSN

Publicado en Noticias Generales

Como respuesta a la incansable búsqueda de la excelencia, la Universidad Autónoma del Caribe está asentada en tres grandes pilares; el primero es la docencia, el segundo es la investigación y el tercero la extensión. El último se refiere a que la institución no solo trabaja para sus comunidades internas, si no que busca proyectarse a la sociedad, a favor de sus necesidades.

 

Atendiendo a lo anterior, y a través del desarrollo de apuestas metodológicas alternativas, el Grupo Regional de Memoria Histórica de la Universidad Autónoma del Caribe (GRMH-UAC), decidió realizar un proceso de acompañamiento, en el 2015, a la comunidad de La Bonga, Bolivar, desplazada en el 2001 por el conflicto armado. Dichas propuestas alternativas, fueron coelaboradas con el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) y gestores de memoria de la propia comunidad.

 

“A través de este trabajo nosotros buscamos, principalmente, dignificar a la víctimas, es decir, repararlas”, explicó David Luqueta, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas y participe del GRMH-UAC. Para esto, se valieron de los objetos contidiados de la comunidad, como un elemento en común, que formara entre cada uno una memoria colectiva. 

 

Dentro del informe, publicado en el libro ‘Lugares, Recorridos y Sentidos de la Memoria Histórica: Acercamientos metodológicos’, hacen énfasis en que “los objetos de memoria se convierten, a lo largo de este proceso de coelaboración, en dispositivos de cohesión social y construcción de un futuro en común”

 

La investigación, adelantada por los académicos de la institución David Luqueta Cediel, Claudia Beltrán Romero y Martha Romero Moreno, fue reconocida por el CNMH como “un caso emblemático que se circunscribe en un proceso de construcción de memoria” y desde esa definición, pocuraron reconstruir lo eventos vividos por la población, especialmente al momento del desplazamiento.

 

Memoria Histórica La Bonga (1).jpg

 

Al ser el CNMH una entidad gubernamental tiene la obligación de aportar evidencias de los proyectos que allí se realizan, para que el Estado pueda garantizar la reparación de las víctimas, ya sea de manera económica o simbólica. Fue de esta manera que los bongueros pudieron reclamar su redecho a ser reparados.

 

“Al acercanos a la comunidad nos dimos cuenta que eran personas que tenían casi 15 años de desplazados y que todavía no habían sido reparados por el Estado, al ser víctimas de los paramilitares; fue ahí donde vimos la oportunidad de trabajar”, revela la docente investigativa Claudia Beltrán Romero.

 

Esta experiencia ha hecho que los docentes incorporen esta modalidad de investigación en su cátedra, permitiendo a los estudiantes desarrollar nuevas habilidades académicas.

 

La comunidad de La Bonga, Bolívar.

La vereda La Bonga hace parte del corregimiento de San Basilio de Palenque, en el municipio de Mahates, Bolívar. Geográficamente, se encuentra en una zona que conecta con Mampujan, Las Brisas, San Cayetano y San Basilio de Palenque; gracias al cruce de caminos que en ella se encuentran, la vereda se convirtió en territorio clave para la movilización de mercancías ilegales, así como el tránsito de organizaciones armadas.

 

Para el año 2000, un grupo de paramilitares obligaron a la comunidad de Mampuján, vecina de La Bonga, a abondonar sus tierras y masacraron a 11 de sus habitantes.

 

Memoria Histórica La Bonga (4).jpg

 

Enl 2001, otro grupo, perteneciente también al bloque Caribe, llegó a La Bonga repartiendo panfletos amenazantes contra la población, exigiendo su salida y dando como plazo 48 horas. Al día siguiente, el total de las familias se desplazó dejando atrás sus fincas. El grupo se dividió en dos: 65 de las familias se dirigiendo hasta el corregimiento de San Basilio de Palenque, a 12 km de la vereda y un segundo grupo, de 38 familias, se desplazó al corregimiento de San Pablo a 11km.

 

“La comunidad de La Bonga fue desplazada de su territorio acusada por los paramilitares de ser auxiliadora de la guerrilla”, revelan los académicos a través de uno de los informes del proyecto. A pesar de su desplazamiento, las tierras no fueron ocupadas por otra población, por lo que muchos de los bongueros van, desde Palenque, a sus cultivos en La Bonga y regresan.

 

Los habitantes de la vereda se consideraban como personas alegres, activas y muy hogareñas, ahora “esa generación de hombres y mujeres fuertes que salió de La Bonga está envejecida, enferma y cansada de luchar por sus derechos”, comentan los integrantes de la población, según el informe.

 

Desde el momento del éxodo, los bongueros reclamaron ayuda humanitaria, reparación del daño causado y garantías para el retorno, como está estipulado en la Consitución Política Colombiana, pero fue hace cinco años que reconocieron legalmente como ‘zona de desplazamiento’ al territorio de la vereda.

 

Memoria Histórica La Bonga (3).jpg

 

“Desde el primer acercamiento, ellos siempre se mostraron interesados en hacer todo el proceso de memoria, de contar lo que pasó. Ya ellos habían participado de otros proyectos, con otras organizaciones, pero nunca lo terminaban”, comentó Claudia.

 

Dentro del informe exponen que consideran el ser bonguero como “una expresión de resistencia, porque a pesar de no tener ya un lugar habitado, ellos se siguen sintiendo parte de esa relación entre comunidad y territorio que se sintetiza en la noción de vereda” y agregan además que “se ofenden cuando se les llama palenqueros, no por denigrar de ser afros, si no por no dejar de existir como parte del territorio al que añoran todos los días, que lloran y que luchan por regresar: su vereda, La Bonga”. MMC

Publicado en Noticias Generales

La Casa luneta 50 fue testigo del primer concurso universitario para narradores orales 2019 y Aldair Zamora Ferrer, en representación de la Universidad Autónoma del Caribe, resultó ganador frente a los narradores de otras instituciones de educación superior de la ciudad.

 

El premio para el estudiante de Comunicación Social - Periodismo consiste en ser parte de la programación oficial de El Caribe Cuenta, y para la universidad será una sesión de cuentos de narradores internacionales, en el marco de este festival.

 

La comunidad universitaria está agradecida por haber sido memorablemente representada en el concurso regional, debido a que el talento, la experiencia y el carisma del participante brillaron en el escenario. 

 

Aldair Zamora, cuentero (1).jpg

 

“Al ganar sentí que no sólo gané yo; aunque sea un logro personal, también ganó una comunidad entera; ganamos los de prensa escuela, la universidad, mis compañeros y profesores”, expresó Aldair Zamora.

 

El narrador estuvo preparándose durante un mes antes del concurso, debido a que se encontraba narrando historias en otras ciudades de Latinoamérica, como Perú. También desarrolló la creación de nuevas historias y adaptó algunas ya existentes, todo esto unido a intensivos ensayos para dar lo mejor de sí mismo en las eliminatorias. 

 

A lo largo de su vida, el narrador oral galapero, Aldair Zamora Ferrer, ha sentido la necesidad de expresarse y comunicarse a través de su admirable talento, puesto que lo considera como una manera de llegar a los corazones de las personas con un estilo propio. Desde hace tres años nació el deseo de vivir la aventura de narrar historias, decidió iniciar con el grupo estudiantil ‘A narra se dijo juscarajoo’ en el municipio de Galapa, convirtiendo esto como parte de su vida cotidiana. 

 

Aldair Zamora, cuentero (2).jpg

 

Aldair considera este logro como una forma de motivación para él y todas las personas que están incursionando en este ámbito cultural “a quienes empiezan en esta carrera, quiero decirles que esto es de mucha constancia, lecturas, preparación, dedicación, tomar talleres de expresión oral, creaciones literarias, manejo de escenario. No paren, tarde o temprano verán sus resultados”. Texto de la estudiante: Aury Lucía Orozco

 

 

Publicado en Noticias Generales
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones