MENÚ
SERVICIO DE
ATENCIÓN VIRTUAL
SERVICIOS
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

El proceso de paz es uno de los acontecimientos políticos más relevantes de la historia resiente de Colombia. Dentro de las dimensiones de dichos diálogos, se hace necesario analizar el papel que cumplen los medios de comunicación, en especial, en el marco del regreso de un grupo de exjefes guerrilleros a las armas.

 

A manera de contexto, el docente Jorge Peñaloza de la Universidad Autónoma del Caribe, del programa de Comunicación Social y Periodismo, explicó que “los periodistas deben entender que estamos en un proceso de paz, aunque muchas personas no estén de acuerdo. Situaciones como las del retome de las armas pueden presentarse en procesos como estos”, a lo que agregó que “esta información no puede ser transmitidas con coyunturas. Los periodistas deben ser seleccionadores y evitar incurrir en lo partidista. El periodismo debe ser orientador”.

 

Durante los días posteriores al anuncio de ‘Iván Márquez’, ‘El Paisa’ y ‘Jesús Santrich’, las redes sociales se han visto plagadas de un sin número de interpretaciones sobre la suerte de la nación durante los años venideros.

 

“Como consecuencia de la inmediatez, las redes sociales siempre tienden a cambiar los conceptos, de manera masiva, que se implantan. Se puede evidenciar como, de manera inmediata, se empezó a compartir información falsa sobre este hecho. Sin embargo, esta no es una situación nueva, es resultado de un periodismo sesgado”, aseguró Guillermo Reyes, Periodista y magister en Informática Educativa.

 

Medios de Comunicación.jpg

 

De la misma forma, el también docente de la Uniautónoma, comentó que este fenómeno de desinformación no solo recae en los medios de comunicación, sino también en los receptores de la información, pues el emisor se ha acostumbrado a “consumir lo inmediato sin profundizar”.

 

En cuanto a esto, el periodista y docente Jaime De la Hoz agrega que “podemos ver que la gente tiene miedo, no tanto de lo que está pasando si no de lo que podría llegar a suceder. Basta con meter el ojo en las redes sociales para evidenciar el odio que está creciendo”.

 

Pero si miramos un poco más a fondo nos encontramos que este fenómeno no es desconocido, por el contrario, es mucho más común de lo que se esperaría. Así lo explica el magister en Comunicación, Juan Carlos Antequera.

 

“Dentro de las teorías comunicativas existe una que se llama ‘La Teoría de la Incertidumbre’; por otro lado, en la sociología contemporánea hay una muy relacionada que se denomina ‘La Teoría de la Sociedad del Riesgo’. Si unimos ambas, se puede demostrar que, en Colombia, se está activando una cultura del miedo, una comunidad regida por el principio de la duda, donde nadie sabe que creer o a quien creer”, agregó Antequera.

 

Sin embargo, De la Hoz cuestiona el ejercicio del periodista en el país pues considera que está “al servicio de causas que no son las más populares”, no obstante, agrega que “no se trata tampoco de hacerle apología a la guerrilla pues ese es un discurso que se ha venido presentando a raíz de la combustión política pero los medios de comunicación no le están dando el tratamiento a la información con respecto a estas disidencias, como tampoco lo han hecho con disidencias anteriores”.

 

Nueva guerrilla.jpg

 

En busca de disipar lo anteriormente expuesto, los profesionales en las comunicaciones coinciden en que los medios deben hacer un estudio profundo para que se descubran las raíces de la violencia. Ante esto, Reyes añade que se debe “regresar a la raíz del periodismo y eso es simplemente mostrar ambos puntos de vista y que sea el receptor quien crea su propio criterio”.

 

Haciendo énfasis, los docentes finalizaron explicando que el periodismo debe ser orientador, debe mostrar todas las aristas y contingencias que debe tener el proceso de paz. “Deben trabajar procesadamente y darle importancia a la información que más le convenga al ciudadano”, agregaron. MMC

 

Publicado en Noticias Generales

Tras el anuncio sobre el rearme de los exjefes de las Farc el pasado 29 de agosto, el país ha entrado en un estado de incertidumbre frente a los Acuerdos de Paz pues, si bien la posibilidad de un resurgimiento armado de disidencias de este grupo armado era una posibilidad, no se había confirmado nada hasta ese momento.

 

La noticia llegó en el marco de los tres años de la firma de los Acuerdos entre el Gobierno del ex presidente Juan Manuel Santos y el desmovilizado grupo, poniendo fin a un histórico conflicto de más de cinco décadas y que dejó más seis millones de víctimas.

 

Buscando entender el contexto colombiano que se vive hoy, expertos de la Universidad Autónoma del Caribe explicaron lo que podría estar sucediendo y cómo estos hechos pueden llegar a afectar el futuro de la nación.

 

En primera medida, el sociólogo y especialista en Planeación, Jairo Ibarra Lozado, expone que “la declaración de Iván Márquez, El Paisa y Jesús Santrich es de guerra y eso es lamentable. Esto indica el grado de polarización y de radicalización al que hemos llegado los colombianos porque hemos sido incapaces de aprovechar los diálogos de la Habana”.

 

Entre las razones más sonoras del porqué de esta situación, se resalta una falsa disposición por parte de los dirigentes al momento de someterse a los acuerdos, como lo manifestó el abogado y especialista en Derecho Administrativo, Victor Armenta, quien agrega que “seguramente en los acuerdos no existieron puntos que contribuyeran a una verdadera justicia para las personas que, en un momento dado, cometieron delitos de lesa humanidad durante el conflicto”.

 

JEP.jpg

 

Como consecuencia de lo anterior, Colombia se muestra en una situación confusa frente a la comunidad internacional, como lo revela el sociólogo Ibarra, quien expone que “internacionalmente nos vemos como una nación paria, un país confundido que no es capaz de hacer un pare en el camino y generar un ambiente realmente sincero de diálogo”. Sin embargo, Armenta asegura que “no podemos dejarnos presionar ni dejarnos aterrorizar por un grupo que aún sigue siendo minoría, yo creo que debemos seguir insistiendo en el proceso de paz, pero también opino que se le deben hacer unos ajustes, sobretodo en el tema de justicia”.

 

De la misma forma, ambos profesionales aseguran que es toda la nación en general la que se verá afectada por el rearme. A través de los acuerdos se buscaba superar una etapa de la violencia política, por lo tanto, volver al conflicto, si este se consolida, sería una muy negativa noticia para el país. También reconocen como, a nivel territorial, muchas zonas van a verse afectadas, en mayor medida.

 

Por otra parte, coinciden en que, aunque la noticia represente gran preocupación, en el video se resaltan las dificultades del grupo guerrillero al ser minoría frente a quienes si se han acogido a la construcción de la paz. 

 

Un nuevo video, lanzado por los mismos exjefes guerrilleros, asegura la infiltración de nuevos miembros del grupo en la vida civil, lo que ha generado un sentimiento de temor en los ciudadanos. Ante esto, los docentes del programa de Ciencias Políticas aseveran que el proceso de paz logró desmovilizar a 13.000 guerrilleros, las disidencias pueden tener alrededor de 1.800 y 2.000 reclutas; por lo tanto, este nuevo grupo representa solo una cuarta parte de lo que eran las Farc, lo que nos da la tranquilidad de que no caeremos en un nuevo escenario de guerra en el país.

 

Adicional a lo anterior, el Armenta declara que “los que están sometidos a este proceso de paz tienen una oportunidad histórica, al tener que rechazar el actuar de estos personajes que han traicionado el proceso y al mismo partido político Farc. Este puede ser un momento histórico para que ellos rechacen este tipo de actuaciones e incluso expulsarlos rápidamente del partido y de sus beneficios en materia de justicia”. MMC

 

Publicado en Noticias Generales

El multipartidismo fruto de la constitución de 1991 ha permitido que sean más los partidos políticos que las verdaderas ideologías. La popularidad de la que gozaban los bandos tradicionales, Liberal y Conservador, ha quedado a un lado, pues en este momento el poder solo se centra en la sombra de una sola persona.

 

Es por ello que, como lo explica Javier Verdejo, abogado y especialista en Derecho Civil, "los partidos políticos prácticamente desaparecieron, aunque existan las ideologías, eso ha quedado en la teoría. Los candidatos cambian de partido porque les dan un aval, no les interesa si son de izquierda o de derecha. Ya no hay identidad ni doctrina".

 

Los expertos aseguran, que toda esta fractura por la que están pasando los grupos políticos colombianos surgió justo después del llamado ‘Frente Nacional’, donde liberales y conservadores se unieron para gobernar durante 16 años, mediante la alternación del poder.

 

Fue en ese momento en que se perdió la identidad de los partidos pues, al votar entre ellos mismo, ya no existía una verdadera identidad y por ende, nadie que defendiera ninguna de las ideologías.

 

Para el Politólogo y docente del programa de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma del Caribe, Henry Ortiz Gonzales, “desde hace ya mucho tiempo que los partidos se han acabado, no físicamente, sino que se han acabado ideológicamente. Ya los partidos no son organizaciones ideológicas que defienden puntos de vista sino que son una organización para campañas electorales. No tenemos un sistema de partidos organizado y verdadero, que sirva para la democratización de la política del país”.

 

Es por lo anterior, que se podría expresar que la democracia comienza a sufrir un duro, pero sutil, golpe, abriéndose a la posibilidad de una política monopolizada, como lo explica Fernando Borda, abogado y especialista en Derecho Púbico.

 

Sumado a lo anterior, Ortiz Gonzales agrega que “esto afecta muchísimo a la democracia pues ha generado que en Colombia, los partidos políticos sean organizaciones de comerciales electorales. Se está comercializando la política”.

 

Este panorama se ve un poco más complicado debido a que es común reconocer grandes familias posicionadas en el gobierno del país. Borda explica que “en los partidos se está estableciendo una especie de sucesión de gobierno, las familias van poniendo sus fichas entre ellos y esa tradición no se acaba. Esto se debe única y exclusivamente al deseo de estos sectores de continuar con el poder y a través de otras políticas no santas logran perpetuarse en él”.

 

Ante todo lo anterior es sencillo decir que los grupos políticos han perdido una gran credibilidad, por lo que han optado posicionar grandes figuras, en reemplazo de sus ideologías. 

 

“En muchos casos, en los partidos políticos se siguen personajes, se sigue a personas, tanto en los de izquierda como de derecha y no tendría ser así. Los partidos deberían tener su ideología y velar por tener una organización administrativa que funcione como tal, sin importar quien esté arriba en algún momento determinado de la historia”, manifiesta Gonzales Ortiz.

 

Ante esta situación surgen grandes dudas en la ciudadanía: ¿Por qué los partidos han perdido potestad? ¿Mejorará o empeorará la situación de los grupos políticos? ¿La forma en la que se están manejando las directrices de los partidos es la más viable?.

 

Para el politólogo la única solución es “comenzar por la formación de ciudadanos en el país, que todos conozcan la realidad del país en todo sentido”. De todas maneras, en las elecciones del próximo 27 de octubre se sabrá si los colombianos se deciden por programas de gobierno o si prefieren escoger al candidato que 'alguien dijo'. 

Si quieres conocer más sobre este y otros temas políticos, la Universidad Autónoma del Caribe te ofrece la posibilidad de prepararte con los programas de Derecho y Ciencias Políticas, de la Facultad de Jurisprudencia. Permítenos ayudarte a hacer realidad el sueño de ser profesional. LLT y MMC

 

 

 

Publicado en Noticias Generales

En su primera edición de julio de 2019, la revista Motor incluyó un artículo sobre la posibilidad de importar un carro eléctrico a Colombia, en el que se menciona lo que se tendría a favor y en contra en caso de lograrlo.

 

En algunos países el índice de ventas y circulación de este tipo de vehículos ya empieza a igualar o a superar al de los que funcionan con gasolina u otro tipo de combustible, pero es Noruega el que lleva la delantera en este sentido.

 

En el país escandinavo es el gobierno el que incentiva la tenencia de modelos con esa configuración y se dice que los privilegios en cuanto a reducción de impuestos son varios, todo por impedir el aumento de emisiones tóxicas para el medio ambiente. Debido a lo anterior, es probable que migrar a tal tecnología sea una regla en un futuro no muy lejano y para el resto del mundo, por lo que el tema es muy importante.

 

Por todo lo mencionado, averiguamos con los expertos de la Universidad Autónoma del Caribe qué tan rentable y posible es tener un carro de esta clase en nuestro territorio y si la promesa sobre el gran ahorro que supone el reemplazo del carburante por energía se acerca a la realidad.

 

Nissan Leaf Eléctrico.jpg

 

Los modelos disponibles.

El abanico de opciones es amplio y es que BMW, Volkswagen, Mercedes Benz, Audi; Toyota, Nissan, Hyundai, Kia; Smart, Renault, Opel, Chévrolet, Ford y hasta Jaguar ofrecen modelos que no necesitan gasolina ni otro derivado del petróleo para moverse, pero el artículo publicado en Motor se concentró en el Model S de Tesla.

 

Resulta que entre los productores de carros eléctricos, Tesla parece estar en el tope de la lista en cuanto a funcionamiento, potencia y autonomía. De acuerdo con la prosa, escrita a manera de pregunta de un lector/respuesta, en Colombia ya hay uno que otro carro de esta casa estadounidense.

 

De hecho, ya son tres (todos, la minivan model X) los que circulan por las calles de Bogotá y Medellín. Eso sí, sin respaldo de fábrica o agencia, ni servicio; red de recarga y, como si fuera poco, a un precio que triplica los 67 mil dólares que cuesta en Canadá y Estados Unidos, debido a los aranceles de importación.

 

El total de la transacción sería de 700 millones, teniendo en cuenta los impuestos que terminan doblando el precio del carro, incluso con el cambio de dólar a pesos. De salida y en otras palabras, la desventaja es evidente para el colombiano del común.

 

No obstante lo anterior, hay una esperanza más razonable propuesta por Honda, que podría convertirse en el nuevo carro del pueblo –como lo fue el Volkswagen Escarabajo desde la época de la Segunda Guerra Mundial- con motor eléctrico y manejo entretenido, por ser tracción trasera-.

 

Sería el Honda E, un city car de diseño simpático que aún no ha salido al mercado ni ha dejado de ser un prototipo, pero el fabricante japonés ya lo está anunciando como el carro que masificará a los modelos eléctricos en todo el globo. ¿Será verdad? ¿Promete cero emisiones de CO2 y ser el carro de los universitarios, incluso en Suramérica?

 

Honda E.jpg

 

Nuestros expertos dicen que…

 

En primer lugar, Ricardo Alberto Chegwin Hillembrand, ingeniero mecánico y docente del programa de Ingeniería Mecánica de Uniautónoma, confirma que los modelos de Tesla son los mejores en su clase, pero también reconoce que son bastante caros.

 

Chegwing Hillembrand también dice que son muchos los problemas que estos ejemplares están teniendo porque se trata de una configuración que aún ha evolucionado al nivel que sí lo han hecho los de combustión interna o funcionamiento con gasolina.

 

El experto también dice que los Tesla son tan pesados, debido a la batería que ocupa buena parte del piso, al punto de que el Model S -siendo un carro mediano- pesa 2.300 kilogramos, casi una tonelada más que los vehículos de tamaños similares pero configuraciones comunes, con 1.500 kilos en promedio, según lo registrado en Internet. Lo anterior hace que para la fabricación del Model S se utilicen materiales de aleación, es decir metales que al ser mezclados forman fibras más livianas y exóticas que el metal convencional, lo que hace que el precio suba.

 

En cuanto a autonomía o capacidad de moverse sin tener que cargar la batería, lo equivalente a llenar el tanque de gasolina, Chegwing Hillemberg indica que un Tesla puede recorrer hasta 600 kilómetros sin detenerse, una distancia proporcional de Barranquilla a Montería o al Cabo de la Vela.

 

Este último dato deja ver que con un Tesla se puede viajar tanto como en un carro normal, pero, nuevamente, para un colombiano de clase media es casi imposible por su precio.

 

Tesla Model S 2013.jpg

 

Los otros modelos.

Chegwin Hillembrand, también especialista en producción y operaciones, agrega que hay opciones no tan costosas, pero “su capacidad de recorrido es limitada a 200 kilómetros, lo que quiere decir que pueden ser usados para moverse en una ciudad, no en zonas rurales ni durante largos viajes”, asegura.

 

Intentar viajar de Barranquilla a Montería en un modelo eléctrico más económico, un Renault Zoe, por ejemplo, significa que se tendría que parar hasta tres veces en una estación especial para cargar la batería y lo mismo pasaría si uno se dispone a ir al Cabo de La Vela”, encima el también magíster en Sistemas de Gestión.

 

Todo esto significa que un viaje en cualquier otro de los modelos eléctricos sería más largo, por causa de la media hora que toma el proceso de reposición de energía –frente a los 15 minutos que requiere tanquear con gasolina-, lo que equivaldría a una hora y media más en cualquier dirección, en el mejor de los casos.

 

Aunque un Renault Zoe –otra vez tomándolo como referencia por estar disponible ya en Colombia- es un carro pequeño, su peso es de 1.500 kilogramos, mientras que modelos a gasolina con medidas parecidas pesan 1.100 o 1.200 en casos extremos. Lo anterior se traduce en un importante consumo de energía al mover la masa más pesada. Esa es la razón por la que no se puede pensar que el número de veces que se debe cargar un carro eléctrico es el mismo que uno de combustión interna necesita para ser llenado con combustible.

 

En cuanto al precio, el Zoe cuesta 100.690.000 pesos, lo que es bastante más alto que el precio de un Suzuki Swift de 2020: 45 millones de pesos, sin contar con que hay carros a gasolina que se venden desde 27 o 30 millones, siendo de gama baja y con un equipamiento más austero.

 

Es así como esta comparativa de precios deja claro que “no sería rentable en estos momentos adquirir un carro de esas características. Así no se compensa el supuesto ahorro en combustible”, sostiene Chegwing Hillembrand. Aparte, las estaciones de carga -que cada vez son mayores en Norteamérica y Europa- aquí brillan por su ausencia y eso no es más sino una señal de que Colombia no está preparada para la venta masiva de estos vehículos.

 

Auto Eléctrico Renault.jpg

 

Si bien es cierto que con el funcionamiento de estas unidades ya no serían necesarios los combustibles fósiles, “el tema ecológico en el que se apoya esta nueva industria automotriz está generando polémica y es por el origen de la energía para suministrarle a estos carros. No habría la compensación energética que todos buscamos”, añade Chegwing Hillembrand.

 

“Si todos tuviéramos un carro de esos, necesitaríamos de una estación de carga de aproximadamente de 67 kilovatios para cargarlo de 30 a 60 minutos. Eso implica que semanalmente tendrías que consumir de 67 a 100 kilovatios, lo que demanda de unos cambios en la infraestructura eléctrica del país y de la ciudad. Hay que recordar que el 70 por ciento de la energía que consumimos en la costa viene de hidroeléctricas y el 30 viene de la interconexión y de las termoeléctricas que tenemos en la región”, encima el docente.

 

Lo anterior quiere decir que el actual no es un sistema de distribución de energía para soportar la demanda en una sociedad en la que, supongamos, 25 millones de adultos se mueve en carros eléctricos, contando que la otra mitad son niños, personas que no manejan o gente que no puede pagar un carro en ese rango de precio.

 

Según el experto, toda esa energía tendría que ser renovable, porque la respuesta no es crecer en la capacidad energética y térmicamente, sino “acoplarnos a lo que viene y descubrir otras formas de hacer funcionar las cosas. Más allá del mejoramiento en las redes, se requiere de una política definitiva en torno a este tema tecnológico y una estrategia para regular la carga tributaria que tienen hoy los combustibles. No hay que negar que Colombia produce petróleo y, si le quitas los ingresos que tiene por cuenta de este producto, será necesario crear un sistema que compense las pérdidas que tendría el Estado, por su desplazamiento”, concluye el entrevistado.

 

Vehículos eléctricos cargando.jpg

 

Ahora sí, lo peor

A todo lo mencionado hasta ahora hay que sumarle el aumento en las tarifas de energía mensuales, pues lo que absorbe un electrodoméstico de tonelada y media no será lo mismo que consume un cepillo eléctrico, una tostadora, una cafetera o un secador, en caso de poder tener un cargador especial para el carro en la comodidad de casa.

 

De acuerdo con Chegwing Hillembrand, un Model S de Tesla puede estar consumiendo de 67 a 100 kilovatios por semana, en sus momentos de carga, lo que puede representar un aumento semanal de 32 mil pesos en la tarifa de luz, teniendo en cuenta que –en Barranquilla- cada kilovatio/hora vale 466.14 pesos, según los recibos de Electricaribe. Al mes se daría un aumento de 132 mil pesos, con el índice mínimo de carga. En el máximo, 100 kilovatios, el aumento semanal sería de 48 mil pesos. Al mes: 187 mil, una diferencia importante.

 

Los conocedores del tema saben que los motores eléctricos son más eficientes que los de gasolina porque aprovechan en un 90 por ciento la energía y al detenerse deja de consumirla, mientras que uno de combustión interna usa solo el 35 por ciento de ella y estando detenido la sigue consumiendo. El consumo de un vehículo diésel lo hace en un 40 por ciento y en ese sentido sí es rentable el paso de una tecnología a otra.

 

Así como Noruega ya logró el cambio, “Alemania lo está haciendo pero con el uso de energía solar”, informa Chegwing Hillembrand, quien atribuye a la costa Caribe dicho potencial para Colombia. “El problema sería otro y es que no hay una batería que verdaderamente prometa una buena autonomía, con menos peso y que lo haga viable. Así sí se podría superar la expectativa respecto a lo que ofrece el carro eléctrico de hoy y se podría decir que tener uno sería más económico y menos dañino que uno a gasolina”, encima el entrevistado, quien por esa razón dice que el Honda E no será el reemplazo del carro del pueblo, pues no ofrece una solución al tema de la autonomía, por lo que a su vez tampoco promete ser más barato que un carro de combustión interna en cuanto a manutención.

 

“Como city car podría servir, para recargarlo cada dos días, pero no para recorrer grandes distancias. Ni siquiera para un taxista porque 200 kilómetros no son nada para todo el recorrido que hacen los vehículos de servicio público”, señala el profesor.

 

Logos autos alemanes.jpg

 

Los fabricantes alemanes –Mercedes Benz, BMW y Volkswagen/Audi- ya están trabajando para conseguir la solución a todos los problemas que presentan las baterías de los carros eléctricos actuales y es de la mano con la empresa suiza Innolith.

 

Innolith es una compañía pionera en trabajar en una plataforma que funciona con nuevos modos de alimentación a través de la energía -es decir baterías inorgánicas- cuyos laboratorios están en Alemania.

 

Su producto en desarrollo, de alta densidad, será capaz de cargarse cada mil kilómetros. De esa manera, se daría el gran salto al que se refiere Chegwing Hillembrand, respecto a la capacidad de recorrer grandes distancias con carros eléctricos sin tener que cargar tan constantemente.

 

Del mismo modo, también se estaría resolviendo el tema del precio elevado para mantener el carro eléctrico, lo que no supone una reducción sustancial en el tiempo de carga. Hasta ahora no hay mucha información en la web, pues es necesario que se proteja la propiedad intelectual de dicha empresa. 

 

Otra opinión.

Saling Pallares Escorcia, ingeniero electrónico y de telecomunicaciones, está de acuerdo con Chegwing Hillembrand en que el costo de los carros eléctricos es el principal inconveniente para su venta masiva en Colombia.

 

Vehículo Eléctrico.jpg

 

“Colombia es un país que debió acogerse a las normas europeas sobre el no pago de aranceles por un vehículo eléctrico, pero aquí sí se pagan, ya siendo una tecnología costosa. Esa es la razón por la que mientras en Europa un carro de esos puede estar costando unos 40 o 50 millones de pesos, al cambio de Euros a Pesos, aquí pasa los 100”, dice el Profesor de tiempo completo adscrito al programa de Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones de Uniautónoma.

 

Según Pallares Escorcia, la llegada de la tecnología 5G a Colombia es necesaria para que haya comunicación entre los carros, sobre todo los que tiene sensores que detectan el tráfico a distancia para evitar colisiones, pero “los vehículos son cada vez son más autónomos y no necesitan estar conectados a internet o alguna red en todo momento. Ellos tienen su propio computador”, agrega el también magíster en ingeniería mecánica con énfasis en gestión energética renovable.

 

De hecho, conforme Pallares Escorcia, los carros eléctricos pueden circular en un desierto debido a su propio sistema, lo cual no hace que la llegada de la tecnología 5G al país sea un determinante para migrar a este tipo de automóviles como parque automotor, a nivel general.

 

El docente coincide con Chegwing Hillembrand al pensar que sí es obligatorio una red eléctrica más adecuada, “porque ya en Colombia hay estaciones de servicio para carros eléctricos. No muchas, pero las hay. El tema es que ellos vienen diseñados para que los pongas a cargar en la casa, sin incomodidades, como los celulares, y para eso se necesita redes de mayor capacidad”, advierte Pallares Escorcia.

 

En lo que respecta a la autonomía de esta clase de automotores, Pallares Escorcia asegura que es la adecuada para circular en ciudad y que, a menos que se trate de un taxi, es necesario una mayor capacidad en este sentido,

 

“Lo importante es se cumpla con la promesa de cero emisiones, pero, si no se da una baja en los precios y en los aranceles, nunca se va a masificar la venta de estos carros, siendo esta la dirección por la que el mundo va”, indica el experto, quien también expresa entusiasmo por el Honda E, al cual ve como un vehículo al que no le falta nada.

 

Sobre las investigaciones que se han adelantado en la Universidad Autónoma del Caribe, como aporte a este avance, “han sido sobre eficiencia energética y se busca trabajar en lo que tiene que ver con la movilidad, para fomentar el paso a tecnologías que nos permitan no incrementar el CO2 y que han provocado tantos cambios climáticos”, dice Chegwing Hillembrand.

 

El pensum de nuestro programa de Ingeneiría Mecánica tiene una asignatura dedicada a este campo  y es Vigilancia Tecnológica de Motores de Combustión Interna. En ella se contempla la transformación, los inconvenientes y las alternativas para alargar la vida de estas máquinas, pero “desde ella también nos unimos al propósito mundial que es apuntar a dos cosas: uno, desarrollar baterías que nos permitan dar la estocada a los motores de gasolina con escasos 100 kilovatios/hora por 12 kilogramos. Así se compensará un poco lo que hoy ofrece la gasolina”, puntualiza Chegwing Hillembrand, pero sentencia que, por lo pronto, solo queda esperar a que se desarrolle dicho dispositivo para que se dé un cambio en la atmósfera y para que llegue al mercado, finalmente, el nuevo carro del pueblo que será el de los universitarios, incluso de los que viven en Latinoamérica.

 

Vehículo eléctrico Volkswagen.jpg

 

“No creo que sea el Honda E. Para mí será la misma Volkswagen la que lo traiga de vuelta, pero con la batería de Innolith. Es un secreto para el mundo, pero algo en lo que los alemanes vienen trabajando confidencialmente desde hace tiempo”, termina.

 

Por otro lado, Pallares Escorcia indica que el programa de Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones “reinventó su pensum -hace un par de años-. Asignaturas como Materiales y Dispositivos Semiconductores, Telemática; Teoria Electromagnética y diversas electivas  profesionales -a lo largo del plan de estudios- están enfocadas al diseño de nuevas tecnologías o formas de masificar las existentes aplicables a movilidad, no solo cero emisiones sino energéticamente autónomos, que no es más que vehículos que no necesitan recarga ni inyección de ningún tipo de combustible, además de los ya existentes no tripulados que no van a necesitar ser conducidos”, explica.

 

“Este es el verdadero futuro obligado y no muy lejano de la movilidad a nivel mundial como solución al caos de movilidad  y cuidado del medio ambiente”, finaliza Pallares Escorcia, al referirse a otro de los aportes de Uniautónoma en este sentido.

 

¿Te apasionan los vehículos, la lucha contra el calentamiento global y quieres saber cómo puedes ayudar al medio ambiente?. En la Universidad Autónoma del Caribe contamos con una Facultad de Ingeniería con programas como Ingeniería Mecánica, Ingeniería Mecatrónica e Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones que pueden apoyarte en tu formación como profesional, con un grupo de docentes calificados que pueden guiarte en el descubrimiento de nuevas formas de contribuir al planeta.  JSN

 

 

 

Publicado en Noticias Generales

Una trágica coincidencia sacudió el mundo del boxeo la semana pasada, tras conocerse la noticia de la muerte de dos deportista profesionales de esta disciplina en competencias oficiales.

 

El argentino de 23 años Hugo Santillán, falleció en un hospital de Buenos Aires luego de ser lesionado en combate y padecer una insuficiencia renal sucesiva. Días después el boxeador ruso Maxim Dadashev tuvo su deceso tras ser intervenido en una cirugía cerebral de emergencia.

 

El boxeo es uno de los deportes que mueve miles de millones de dólares alrededor de un combate, tiene muchos aficionados e históricamente está inmerso en la cultura de la sociedad. El deporte de los puños ha acompañado a la humanidad durante su historia 6000 a.C. y formó parte de los Juegos Olímpicos en la antigua Grecia.

 

Boxeador Hugo Santillán.jpg

 

Los boxeadores profesionales son los atletas mejores pagos en el mundo debido a que ganan millones de dólares en tan solo uno o dos combates al año. Sin embargo hay otros que pelean tanto como pueden para poder sobrevivir exponiendo su vida a golpes peligrosos que pueden causar su muerte.

 

Según un informe que dio a conocer ‘La Revista Forbes’ sobre los 100 deportitas mejores pagos del mundo, el boxeador mexicano Saúl ‘Canelo’ Álvarez ocupa el cuarto lugar con una suma de 94 millones de dólares, que equivalen a 318.143.000.000 millones de pesos. El primero en la lista es el fútbolista argentino Lionel Messi con un ingreso de 127.000.000 millones de dólares que en pesos colombianos es igual a 429.831.500.000 millones.

 

El ‘box’, como es llamado coloquialmente, es un deporte de alto rendimiento descrito como “singularmente peligroso” en un estudio publicado por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional, NIOSHIC, del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

 

A raíz de todas las situciones que se mueven alrededor de la vida de los boxeadores profesionales, a causa de los golpes intencionales que reciben en la cabeza y otros órganos en el combate, los docentes expertos de la Universidad Autónoma del Caribe, adscritos al programa de Deporte y Cultura Física dan su opinión sobre el panorama que viven los atletas que se dedican a él.

 

Boxeo Olímpico.jpg

 

¿Por qué se muere un boxeador después de la pelea?.

“Para mí la última pelea no es la culpable de la muerte del deportista, pues este trae un historial de desgaste. Dentro de las causas que ocasionan su deceso se encuentran el padecimiento de enfermedades, malos hábitos de descanso y la falta de una buena planificación de entrenamiento; la suma de todas estas situaciones pueden generar una tragedia de este tipo”, asegura Adel Rodríguez licenciado en Cultura física y Deporte, magíster en Actividad física y experto en Entrenamiento Deportivo.

 

Por ser un deporte de alto rendimiento, el boxeo y otras disciplinas como el fútbol no son consideradas saludables: los atletas tiene que someterse a una cantidad de sesiones de entrenamiento semanales y diarias entre cinco o seis horas en promedio, haciendo un sobre uso a largo plazo de las articulaciones, ligamentos, el sistema nervioso central y demás órganos, partes y sistemas del cuerpo.

 

En el caso especifico del ‘box’ a quienes los practican se les suma la cantidad de golpes que reciben desde niños cuando entran a la escuela de formación, hasta que se retiran como profesionales, esos impactos a futuro son los que desencadena problemas a nivel cerebral.

 

Hay muchos deportistas que libran esta batalla, se retiran y no les quedan secuelas graves. Pero, la mayoría quedan sufriendo de alguna enfermedad, como es el caso del exboxeador Muhammand Ali que padece de mal de Parkinson al igual que Freddie Roach, por los golpes de alto impatos recibidos a lo largo de su carrera deportiva. En esta misma situación o en peores coyunturas a nivel de salud se encuentran muchos boxeadores en el mundo.

 

“Otra de las causales de la muerte de un deportista después del combate es el estrés neuromuscular que le produce la deshidratación a la cual es sometido antes de la competición cuando no logra tener el peso ideal para pelear. Todo esto ocasiona una debilidad en el boxeador y la replica de golpes en una zona del cuerpo como la cabeza lo desestabiliza y tiene algún tipo de catástrofe por decirlo así”, comenta Éder Sepúlveda, docente y magíster en Actividad Física y Salud.

 

El dinero que se mueve en el profesionalismo es el que marca las pautas y así mismo es el que no permite que el deportista se recupere completamente de una lesión, porque para los que auspician este tipo de deportes no les es rentable tener en este caso al boxeador mucho tiempo sin pelear, debido a que genera pérdidas de dinero.

 

En los últimos años algunas de las medidas establecidas en el reglamento de este deporte han cambiado para ‘proteger la vida del boxeador’. Sin embargo, el hecho de que este deporte sea peligroso, no quiere decir que se vaya a descontinuar por el número de muerte de los atletas.

 

“El deporte de los puños tiene reconocimiento olímpico, con el pasar del tiempo se han tomado precauciones en los guantes para amortiguar los golpes. Pero, indiscutiblemente lo que más afecta al deportista es el entrenamiento, aunque el boxeo lleve al atleta a sucesos lamentables, este deporte se va a seguir practicando de la manera más normal”, afirma el docente Sepúlveda.

 

Boxeador Yubergen Martínez.jpg

 

El juego es una competencia y las personas están expuestas a sufirir lesiones. El deportista cuando está en un contienda no mide sus moviemientos para reducir las probabilidades de muerte. Por esta razón el experto en Entrenamiento Deportivo Adel Rodríguez recomienda lo siguente:

 

“Lo que deben tener en cuenta las instituciones para el cuidado de sus deportistas de alto rendiemiento antes, durante y después de la competición es hacerles una serie de examenes médicos rigurosos, dosificar el proceso de entrenamiento, asegurarse de que decansen y, sobre todo, que si sufren una lesión tenga los cuidados correspondientes”, termina el docente de Uniautónoma.

 

Si sueñas con ser un profesional del deporte y conocer más sobre estos temas, te invitamos a la Universidad Autónoma del Caribe. En la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas encontrarás el programa de Deporte y Cultura Física, el primero en la región Caribe, en el que encontrarás a los docentes calificados para ayudarte en el camino de tu formación profesional. LLT

 

Publicado en Noticias Generales

A mediados de julio de 2019, CNN Bussiness y otros medios internacionales anunciaron la aparición de Libra, la criptomoneda de Facebook. De acuerdo con lo publicado en ese entonces, Libra representaría un cambio radical en el comercio y las finanzas globales, convirtiéndose en una nueva forma de enviar dinero y de efectuar pagos.

 

Algo similar se prometió hace aproximadamente diez años con la llegada de Bitcoin, luego con Etherium y otras monedas electrónicas de las que mucho se ha hablado, para bien o para mal. 

 

A estas alturas, ya no importa cómo se llaman ni su precio, sino qué tan confiables son y si algún día desplazarán a la moneda impresa. Si estás pensando en invertir en este tipo de moneda tómate tu tiempo, lee detenidamente y reflexiona al respecto. Uno de los expertos en la materia, adscrito a la Universidad Autónoma del Caribe, expone su punto de vista y explica con detalles todo lo relacionado con este tema. 

 

Empecemos por el principio.

Según la información disponible en los distintos portales cibernéticos sobre las criptomonedas, entre las ventajas que ofrece esta economía basada en la informática están los pagos que se realizan en criptodivisas, los cuales se formalizan de forma instantánea.

 

Criptomonedas 2.jpg

 

Segundo: no existen intermediarios, por lo que las transacciones se realizan de una persona a otra y eso significa que se le acabó el negocio a los bancos y a los puntos de pago. 

 

Se habla también de lo simple que es el procedimiento para pagar en esta modalidad, lo que requiere de escanear el código QR de la persona que recibirá el dinero e indicar la cantidad, lo que se puede hacer desde cualquier smartphone y donde quiera que estés. Además, los bajos impuestos por cada operación y por envío de dinero al exterior representan otro atractivo, así como la descentralización de las criptodivisas, por lo que no hay entidad del Estado -en ningún país- que puede ejercer control sobre ellas. 

Como si fuera poco, se ha hecho alarde de la seguridad de los sistemas criptográficos, pues, al parecer, han sido muy pocos los fallos en este sentido. Incluso se ostenta de un nivel de privacidad de los usuarios que dista mucho de lo que ocurre con las cuentas bancarias y tarjetas de crédito. Suena casi perfecto, pero…

 

Aterricemos.

Jorge Mario Ortega De la Rosa es docente del programa de Negocios y Finanzas Internacionales de la Facultad de Ciencias Administrativas, Económicas y Contables, en Uniautónoma. A su cargo tiene la asignatura de Finanzas Internacionales, cuyos temas a tratar son los riesgos cambiarios, el mercado de divisas y los derivados, incluyendo el modo de operatividad de las criptomonedas, lo que también se especifica en la cátedra de Moneda y Banca, también dictada en nuestra universidad.

 

Para empezar y conforme Ortega De La Rosa, hay una controversia permanente al respecto debido a la publicidad atractiva que logra convencer a personas que no saben mucho del tema, por lo que es necesario definir qué significa invertir en una moneda electrónica.

 

“La palabra inversión implica que existe cierto grado de confianza respecto a un depósito de valor a lo largo del tiempo. Principalmente, ese vehículo de inversión debe permitir, al menos, proteger el dinero de la pérdida del valor debido a la inflación”, dice Ortega De La Rosa, profesional en finanzas internacionales.

 

“Uno esperaría cierto nivel de confianza, observado en el histórico y en los activos que representa ese título invertido, como en el CDT -por ejemplo- que cuenta con el respaldo de un banco y de toda una legislación que lo protege”, agrega el también magíster en economía, quien también cita al retorno como factor protector contra la pérdida de la inflación.

 

En el caso de las criptomonedas, “estas cumplen tres funciones económicas: medio de cambio, depósito de valor y unidad de medida. Pero, en este momento tienen una dificultad para poder represesentar el depósito de valor, debido a la gran fluctuación o a la constante variación de su precio en términos de otra moneda, como el dólar”, contrasta Ortega De La Rosa.

 

Criptomonedas 5.jpg

 

Este consultor en finanzas corporativas indica que ni Bitcoin, Etherium o Dash -o cualquiera de las cerca de 2 mil criptomonedas que existen en el momento- cumplen con la función de mantener el valor, pues, no es tanto la variación (lo que se da en todas las monedas) sino el nivel del cambio y es que mientras el Dólar o el Euro fluctúan todos los días –porcentualmente- el 0.2 ó 0.3 por ciento, las criptomonedas los hacen en un 2,3, 4 o 5 por ciento. 

 

“Si un día es fuerte cuando una moneda convencional fluctúa el 0.5 frente al dólar, lo es mucho más si la magnitud del cambio es similar al de las criptomonedas”, añade Ortega De La Rosa y básicamente es esa inestabilidad lo que hace no confiable este mercado.

 

Los problemas que representa este modo de inversión no terminan en ese punto, ya que “como unidad de medida de precio para bienes y servicios, ya que también afectaría diariamente al inventario de computadores portátiles o ropa, aunque en países como Finlandia ya hay un tema tecnológico bastante avanzado que garantiza un poco el orden al respecto, pero a lo largo y ancho del mundo no se reflejará el intercambio”, sostiene el experto.

 

Ortega De La Rosa afirma que existen tarjetas de crédito que representan criptomonedas, pero “recordemos que funcionen en términos de dólares, lo que quiere decir que en realidad el intercambio se está dando en dólares y que en un momento determinado se puede intercambiar por criptomonedas, lo cual es diferente”, explica. 

 

Aparte de lo anterior, “ninguna de las criptomonedas será confiable, porque la tecnología del blockchain -en la que se basa la creación electrónica de estas monedas- no es centralizada, por lo que no existe forma de tracear ninguna de las transacciones, ni existe un ente que valide su confiabilidad. Uno confía en la misma tecnología sobre la verácidad de la transacción, de que se va a compensar, porque se escribe el intercambio y se da, además de que es difícil de que una persona pueda robar”, reconoce Ortega De La Rosa.

 

No obstante lo mencionado, el entrevistado aclara que la pregunta sería cuáles son las que tienen mayor utilización, pues es lo que determina la capitalización y los volúmenes de transacción y ellas son Bitcoin, líder; Etherium y Dash. Es así como si mide dichos aspectos, información que aparece en el sitio web Cryptocurrency Market. En cuanto a los millones de dólares que representa, es el resultado de la multiplicación de la cantidad de criptomonedas por el valor del dólar.

 

Criptomonedas 4.jpg

 

¿Y el marco legal?

Como si no fuera suficiente tanta incertidumbre e inestabilidad, Ortega De La Rosa, siendo además doctor en estudios políticos, dice que no hay leyes que protejan el capital de quienes han invertido en criptomonedas. De hecho, “no puede haberlas porque no se puede proteger la existencia. Si existe alguna forma de demostrar fraude en este sentido, el marco legal en cada país entraría en una denuncia para demostrar el hecho doloso, pero no existe forma de vigilancia o control de seguimiento y trazabilidad de las transacciones, precisamente porque la tecnología no está centralizada, por lo que no se puede verificar en el largo y ancho de esas transacciones para hacer responsable a quienes roben”, puntualiza.

 

Al hablar de casos de robo, Ortega De La Rosa asevera que sí se han presentado, pero de forma esporádica, lo que, por lo menos, es una prueba de la seguridad de la que se ha ostentado hasta el momento.

 

Sobre el inminente paso del dinero en físico al electrónico, el docente confirma que ya es un hecho, pero “no estamos hablando de criptomonedas, “sino de un medio electrónico para la realización de transacciones. Una cosa es el dinero y otra los medios electrónicos. Ya es una realidad que con el tiempo vamos a dejar de utilizar el dinero. Hay países en los que la gente pasa semanas sin ver o tocar billetes y monedas, pero seguirá llamándose dinero, solo que se utilizarán formas electrónicas para pagar, como el celular”, asegura y advierte que es muy difícil que las criptomonedas reemplacen al dinero que conocemos hoy en día, por la falta de respaldo y confiabilidad en las transacciones.

 

En lo referente a esos casos de quienes tuvieron éxito luego de haber invertido cierta cantidad en Bitcoin, Ortega De la Rosa opina que es algo relativo, sobre todo en mercados no regulados. “Todo dependerá del momento en el que se entre y se salga. Quien compró, en julio de 2016, un Bitcoin completo por 600 o 700 dólares, lo podría vender en 19 mil dólares hoy en día, una ganancia absurda. Pero si la persona entró un mes después, en el mismo año, hubiera perdido mucho dinero, lo que siempre pasará en las inversiones especulativas”, informa.

 

Es así que no hay una respuesta exacta para estos casos, sino la misma suerte que determina si ganarás en un casino. “Generalmente, las personas muy buenas en el análisis técnico y que tienen experiencias en estas actividades tendrán éxito a largo plazo”, anticipa el profesor.

 

Criptomonedas 3.jpg

 

¿Algún día se caerá el negocio? “Nadie lo sabe”, responde Ortega De La Rosa, porque así como podría perfeccionarse, podría caer también. Son más los riesgos de la caída debido al desarrollo de la tecnología del blockchain, su mantenimiento y la minería de estas monedas. La razón de lo anterior es que se debe pagar por la generación de energía y por la obtención de recursos y de un hardware computacional bastante importante.

 

Ya que se está rompiendo el mito de la gran rentabilidad y la riqueza fácil, se debe mencionar un detalle que te hará poner los pies en la tierra otra vez y es que “el valor de todas estas emisiones es casi insignificante en los mercados financieros. Billones de dólares de Bitcoin no es mucha plata. Son un mercado pequeño en relación al mercado cambiario internacional”, dice Ortega De La Rosa.

 

Eso sí, la falta de respaldo de los bancos a las criptomonedas no significa que estas sean ilegales, no es recomendable y tampoco lo sería no reconocerlas. “Debe estudiarse primero, debe declararse primero ilegal y hasta ahora no se ha hecho”, encima el financista y reitera que el dólar, el euro u otra de las monedas físicas y tradicionales nunca van a dejar de existir para dar paso a Etherium, por ejemplo. 

 

Al contrario, “Bitcoin y el resto existen porque existe el Dólar, No hay una amenaza para las monedas legales. Está muy difícil siquiera contemplarlo”, concluye el experto y ampliamente conocedor del tema, quien además termina diciendo que no ha invertido en este tipo de moneda, ni lo haría ni lo hará, “porque hay muchas otras opciones y hay otras monedas apalancadas”.

 

Si quieres conocer más sobre criptomonedas, finanzas, el movimiento monetario internacional y temas relacionados con economía, la Universidad Autónoma del Caribe es el lugar indicado para ti. Contamos con una Facultad de Ciencias Administrativas, Económicas y Contables, en la que encontrarás programas como Negocios y Finanzas Internacionales, Administración de Empresas, Contaduría Pública, Administración Marítima y Fluvial, y Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras. JSN

 

 

 

 

 

Publicado en Noticias Generales

A pesar de que son vistos como una nueva tendencia en bioconstrucción, los techos verdes o terrazas verdes, se remontan a los años 500 a.c.. Su evolución actual se inició en Alemania en la década de 1960, extendiéndose en los últimos años al resto de Europa y en menor medida a Estados Unidos.

 

Por supuesto, no se trata de techos color verde. Lo anterior se refiere a los techos de edificaciones que se encuentran parcial o totalmente cubiertos de vegetación. Son azoteas que se cubren de tierra para plantar diferentes plantas en ella.

 

Los techos verdes pueden variar en tamaño y casi cualquier tipo de vegetación puede ser plantada en ellos, teniendo en cuenta las condiciones climatológicas a las que se verán enfrentadas. Gracias a estas plantaciones, se puede mejorar el clima al interior de la edificación y filtrar contaminantes del aire y la lluvia. Además, prolonga la vida del techo, reduce el riesgo de inundaciones y puede servir como una barrera acústica. 

 

En cuanto a costos, el techo verde podría aumentar el valor de un inmueble y hasta convertirse en el elemento clave de lo que podría llegar a ser un edificio autónomo. Hay techos que requieren de muchos más cuidados que otros. Hay algunos que demandan unas capas más delgadas y utilizan, principalmente, musgos y plantas resistentes a la falta de agua. A pesar de que estos proyectos deben ser dejados en manos de especialistas, se podrían implementar algunos a pequeña escala. 

 

Infografía Terrazas Verdes.jpg

 

“Primero hay que buscar el tipo de vegetación para las terrazas, porque es una específica dependiendo la raíz, después de eso enfocarlas hacia el clima y las necesidades, nosotros acá en la Universidad lo que buscamos fue una vegetación que aguantara mucho tiempo sin agua y mucho contacto con el sol”, explica Andrea Daza, estudiante de la Universidad Autónoma del Caribe y miembro del semillero de investigación Arquitectura Bioclimática. 

 

Para lo anterior existe un manual que indica, de manera específica la plantación necesaria para cada condición. Según las investigaciones del semillero, se llegó a la conclusión de que las plantas que más se adecuan a Barranquilla son las Suculentas, que permiten el almacenamiento de agua en cantidades mucho mayores al resto de las plantas, como explica Andrea, estas “son una especie de cactus pero que le salen florecitas y soportan mucho tiempo sin agua y al contacto directo con el sol”. 

 

“La vegetación no se puede dejar al azar porque la idea de estas terrazas es lograr alcanzar un periodo largo en el tiempo para poder hacerle mantenimiento. La idea es que se mantengan solas porque si tenemos una terraza que requiere que se riegue dos veces al día, pues ya pierde su calidad de sostenible por la cantidad de agua que debe consumir”, expone el ingeniero industrial Jair Díaz, docente lider del semillero de investigación. 

 

En cuanto a las estructuras, existe una estándar que puede ser aplicada a casi todas las edificaciones; sin embargo, el espesor del sustrato (tierra negra donde se planta la vegetación) es el que varía en cada ocasión.

 

Terrazas Verdes Suculenta.jpg

 

“Este (el sustrato) puede ir desde 1,5 a 3,5 cm, es decir muy poquito, porque esto es una carga muerta que va a tener el edificio, que está diseñado para cierto peso y ahora, al ponerle una carga quieta ahí, el esfuerzo es mayor. Entre menos sustrato, mucho mejor para que se mantengan las plantas. La idea también es poder reutilizar las aguas negras que genera el edificio, no importa si es este, el académico (refiriéndose al bloque A de la Universidad Autónoma del Caribe, o si es una vivienda familiar”, explica el docente, magister en Energías Renovables y aspirante a doctor en Sostenibilidad. 

 

Por otra parte, las terrazas llevan debajo unas capas, que van a permitir el aislamiento del agua que las plantas generen, manteniendo la edificación libre de humedad. De las misma forma, hay que tener un control de las raíces que, como es natural, buscaran abrirse camino y podrían generar daños en la estructura.

 

Si te interesan temas relacionados con innovación en materia de diseños de construcciones, mejoras en edificaciones y la investigación, en la Universidad Autónoma del Caribe encontrarás todo el conocimiento que necesitas para ser un excelente profesional en Arquitectura, Diseño de Espacios y otras carreras que te pueden llevar al éxito. MMC

 

Publicado en Noticias Generales

Los proyectos a futuro que prometen dinamizar la economía regional también hacen parte de la lista de temas de interés que se desglosan en la Universidad Autónoma del Caribe. Por eso se llevó a cabo, este jueves 25 de julio, el workshop ‘Reflexiones académicas al plan de ordenamiento departamental, POT, del Atlántico: subregión costera’.

 

El Observatorio de Renovación Urbana, ORU, fue el punto de encuentro de este conversatorio orientado a estudiantes, docentes, egresados, empresarios y expertos interesados en esta temática. Funcionarios de la Gobernación del Atlántico y otras instituciones estatales también estuvieron presentes, así como personal en representación de otras universidades de la ciudad.

 

Desde las 8:00 de la mañana se dio inicio a la única ponencia en la que se explicó parte por parte del documento y cuánto se ha avanzado en lo establecido en él. Luego se informó sobre su marco de competencias, bajo la cobertura de la Ley 1454 de 2011.

 

Análisis POT Atlántico (1).jpg

 

En otras palabras, el objetivo de esta charla fue exponer lo que se ha venido adelantando para potenciar el turismo, los sectores industriales y agropecuarios en esta parte el país; las estrategias que se han diseñado y analizado con la colaboración de un equipo de la Universidad de Nueva York, así como los mecanismos de gestión por aplicar, para poner en marcha tales proyectos.

 

En aras de que los presentes pudieran dimensionar lo que se tiene planeado, se dio una muestra del POT urbanístico para el corredor turístico de la zona norte del departamento, objeto del contrato No. 0121 de 2010, suscrito entre la Gobernación del Atlántico y la Universidad Autónoma del Caribe.

 

Este tipo de eventos también son desarrollados en Uniautónoma porque permiten su posicionamiento como entidad activa que participa en la toma de decisiones en cuanto al uso de suelo tanto del entorno inmediato como del distante.

 

De esta manera se va generando el conocimiento y su transferencia, mientras se refuerza la necesidad de involucrar a la academia a través del contacto con sus expertos. De acuerdo con el arquitecto y docente Pablo Yepes, siendo también el coordinador del ORU, las ventajas de tener estos espacios disponibles son las opiniones no sesgadas por la política, lo que da paso a un intercambio de ideas que generan desarrollo para la región Caribe. JSN

 

Publicado en Noticias Generales
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones