MENÚ
SERVICIO DE
ATENCIÓN VIRTUAL
SERVICIOS
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Mediante un proyecto de impacto social, tres estudiantes de décimo semestre del programa de Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones de la Universidad Autónoma del Caribe, desarrollaron una planta potabilizadora de agua alimentada con energía solar para beneficio de la comunidad de la ranchería ‘Dividivi’, ubicada en el departamento de La Guajira.

 

En una zona casi desértica, poblada por una especie de complejo de casas cercadas, elaboradas con varas de madera organizadas de forma vertical y que están repelladas con arcilla, se encuentra ubicada la ranchería Dividivi a las afueras de la ciudad de Riohacha, exactamente a unos 15 kilómetros.

 

“Los indigenas conviven en habitaciones muy grandes comparadas con las de cualquiera. En esta pueden domir entre cinco y ocho personas por cuarto. Las cocinas tienen como unos siete metros de ancho como por tres de profundo. Preparan los alimentos sobre parillas de hierro y leña. Los baños están aparte, es decir, cada dependencia de la casa está por separada como si se constituyera en una casa por sí mismas”, recuerda Manuel De los Reyes, uno de los hacedores de este proyecto.

 

Planta Potabilizadora Dividivi (3).jpeg

 

Son varios los problemas que enfrenta esta comunidad día a día, pero, el que más les aqueja es la falta de agua potable y la ausencia de energía eléctrica. Las condiciones del líquido que consumen en su mayoría no pasa por un debido proceso de potabilización, según reconoce el joven estudiante.

 

Dentro del trabajo de campo realizado por los estudiantes, observaron que el agua para el consumo diario que utilizan las 20 personas que viven en esta ranchería se obtiene de un pozo subterráneo y es extraída por medio de un molino de viento, sin tener ningún tratamiento, exponiendo así a sus habitantes a enfermedades infecciosas.

 

El adentrarse en esta ranchería y conocer el sistema que usaban para extracción del agua, causó una impresión fuerte en los estudiantes. Su asombro aumentó cuando uno de los habitantes les comentó que el líquido se obtenía de un humedal natural que está por debajo de los 40 metros al nivel de la tierra y gracias a la presión que ejercia un molino de viento.

 

Planta Potabilizadora Dividivi (1).jpeg

 

El molino sacaba el agua las 24 horas, la llave se mantenia abierta todo el día y se desperdiciaba el líquido: el sistema que usaba la comunidad era bueno pero, a la vez, tenía un uso irregular y el agua se desperdiciaba. Además de esto, si bien el molino tenía unos filtros internos, el líquido que se extraía del humedal tenía muchas partículas que se alcanzaban a ver con el ojo humano y otras que no se podían percibir, con presencia de bacterias.

 

Fue mediante un análisis visual en primera instancia que el grupo de ingenieros se dio cuenta de que algo no estaba bien. Una muestra del agua fue llevada a la empresa Triple A en Barranquilla, para hacerle un estudio en el que se encontró que el agua tenía muchas bacterias perjudiciales para el ser humano. Así mismo, gracias a la asesoría de una empresa caleña, fue diseñado el sistema de filtrado adecuado para este tipo de agua.

 

A raíz, de la problemática presentada, los estudiantes Manuel De los Reyes, Olga Martínez y Ernesto Pérez decidieron crear como proyecto de grado, un sistema de purificación de agua alimentado con energía solar capaz de abastecer con agua potable y limpia a los residentes de ‘Dividivi’.

 

Planta Potabilizadora Dividivi (5).jpeg

 

Los materiales utilizados para el montaje de la planta potabilizadora de agua fueron los siguientes: panel solar policristalino 260W (MARCA POWEST), baterías secas 12v 55 Ah de AGM (MARCA FULIBATTERY), inversor 12V/110V de 450W, controlador solar inteligente 20AMP, unidad de filtración RO600 GPD, bomba presurizadora, tubería, cableado y accesorios. Todo esto tuvo un costo aproximado de 7.994.800 pesos, incluyendo la mano de obra.

 

La instalación del sistema de purificación de agua, alimentado con energía solar, se puso a disposición de esta comunidad, la cual hoy goza de tener agua potable para el consumo. Además, con el uso de energía solar le dio solución a la falta de energía eléctrica, trayendo como resultado innovación al departamento y el aprovechamiento de las condiciones meteorológicas de la zona.

 

“El sitema eléctrico no solamente le sirve para alimentar la planta, sino tambien para cargar elementos electronicos, y en las horas nocturnas para prender cuatro bombillos por unas dos o 3 hora continuas”, comenta De los Reyes.

 

La planta potabilizadora puede trabajar todo el día bombeando aproximadamente unos 600 galones de agua. Tiene un sistema automático donde las personas solo tienen que abrir la llave, de inmediato la máquina enciende todos sus aparatos electrónicos. En el momento en que se cierra la llave el tanque se llena de agua para seguir tratándola, luego la planta se apaga y deja de consumir energía.

 

Planta Potabilizadora Dividivi (2).jpeg

 

“Las personas que estaban en el momento que se instaló el sistema de extración del agua se quedaron sorprendidos, porque no entendian lo que estábamos haciendo. La planta no solo mata las bacterias, sino que elimina los sabores y olores. El líquido sale un 98% puro y su nivel de purificación se marca a través de una pantalla que hace parte de esta. Cuando tomaron el agua por tratada por primera vez se mostraron un poco escépticos, pero al final estaban felices”, señala el estudiante.

 

No fue una tarea fácil instalar la planta, pues la única que hablaba español era la jefe de la ranchería que en algunas ocasiones no estaba presente, los demás hablaban ‘wayuunaiki’ y era muy complicado pedirles colaboración.

 

A pesar de que hay poca arborización, los niños corren descalzos sin ningún problema. La personas son muy arraigadas a su cultura y mantienen lazos de fraternidda muy fuertes. Las mujeres se dedican a tejer mochilas, chinchorros y a las labores de la casa. El hombre sale en busca de comida y es asi como se sostienen del rebusque y el turismo.

 

“Fue una experiencia muy gratificante. Tuvimos contacto con una comunidad muy diferente a lo que nosotros estamos acostumbrados en la ciudad. Al principio resultó complicado ya que tuvimos muchos percances y los costos sobrepasaron el presupuesto inicial, pero al ver la gente feliz no nos importó el cansancio y ni el sol. Esperamos que se nos de la oportunidad con el Estado o con una entidad privada, para poder llevar este proyecto a muchas comunidades”, manifiesta Manuel De los Reyes, hacedor de este proyecto.

 

Este trabajo lleva como título ‘Sistema de purificación de agua alimentado con energía solar, implementado en la ranchería Dividivi en el departamento de la Guajira’, fue costeado en su totalidad por los estudiantes y contó con la asesoria de los docentes y también ingenieros José Ledesma y Evert De los Rios. LLT

 

 

 

 

Publicado en Noticias Generales

“La región Caribe es la que tiene el mayor beneficio permanente de la energía solar, por eso lo más recomendado son los paneles solares. En otros ambientes podría utilizarse la energía eólica, como es el caso de la Guajira donde hay una central eólica, pues las velocidades del viento son bastante fuertes y se prestan para eso”, asegura Margarita Gamarra docente del programa de Ingeniería Eléctrica y magíster en Ingeniería Electrónica.

 

Las energías renovables son fuentes de energía limpias, inagotables y crecientemente competitivas, que provienen de recursos naturales ilimitados a los que se puede recurrir de manera estable. Su impacto ambiental es nulo en la emisión de gases de efecto invernadero como el CO2, causantes del cambio climático y de emisiones contaminantes.

 

El desarrollo de las energías limpias es importante para combatir el cambio climático y limitar sus efectos más devastadores. La principal fuente de electricidad en Colombia proviene de las plantas hidroeléctricas por la riqueza de sus ríos, y, en segundo lugar, de los combustibles fósiles.

 

A pesar de contar con varios recursos energéticos aún sin explorar como la energía solar, eólica y centrales minihidráulicas, la población no esta culturizada ni obtiene mayores beneficios con estas formas de generar energía ecológica.

 

Energía Solar.jpg

 

Los paneles solares como energía renovable y sus beneficios.

“La adaptación de un panel solar al sistema eléctrico es relativamente sencillo, no hay que hacer mayor modificación en el sistema de conexionado eléctrico. En término generales podría hablarse de un sistema simple y de fácil instalación”, señala Kelvin Beleño, docente del programa de Ingeniería Mecatrónica y gerente de la empresa Gmas Services Y Compañía Ltda, prestadora del servicio de instalación de paneles solares.

 

Los paneles solares son módulos fotovoltaicos individuales que captan la energía que proporciona el sol convirtiéndola en electricidad. En la actualidad el uso de esta energía ha sido de gran ayuda para bajar los costos en el consumo energético y la disminución de los gases contaminantes.

 

Para instalar un panel solar lo primero que se debe tener en cuenta es la administración de la cubierta del techo, la orientación adecuada para este y la creación de un diseño de toda la posible carga eléctrica, pues no es lo mismo hacer la instalación para una vivienda residencial, que para un negocio o taller.

 

Dentro de la instalación de paneles solares existen dos sistemas:

El aislado, que es un sistema fotovoltaico que no tiene ningún nexo con la red de energía eléctrica, es decir, que es autónomo y por sí solo produce toda la energía necesaria. Para la cobertura de una vivienda convencional, que cuenta con: un televisor, cuatro ventiladores, una nevera, un juego de siete luces y un consumo diario de cuatro kilo voltios por hora (Kwh) se necesitarían cuatro paneles solares de trecientos vatios, un inversor de mil vatios, cuatro baterías de docientos amperios por horas y un controlador de sesenta amperios. Todo esto tiene un costo aproximado de 13 millones de pesos incluyendo la mano de obra, los insumos y el cableado.

 

El otro sistema es el interconectado. La diferencia de este sistema con el anterior es que no proporciona toda la energía necesaria para el sitio que la requiere, este cubre solo la mitad y la otra la red de energía eléctrica, o sea que el fluido eléctrico lo proveen el sistema independiente y la red eléctrica convencional.

 

Beleño desde su experiencia como gerente de la empresa ‘Gmas’, explica que instaló en su casa, a través del sistema interconectado, cinco paneles solares de trecientos vatios cada uno que equivalen a mil quinientos vatios, para disminuir entre un 25% y 30% los costos del recibo de la luz que le llegaban por un valor de cuatrocientos mil pesos mensuales. Todo tuvo un valor aproximado de 8 millones de pesos, incluyendo la mano de obra, los insumos y cableado.

 

“Cuando coloqué este sistema en mi casa, noté que el costo de las facturas disminuyeron entre un 25% y 30%, que era lo que estaba buscando. Ya no pagaba cuatrocientos mil pesos, sino alrededor de docientos a trecientos mil pesos mensuales. Este sistema es relativo, de acuerdo a lo que el usuario pretenda disminuir”, dice el ingeniero.

 

Hoy en día los equipos son muy completos a la hora de implementar la energía solar. Es más fácil hacer la adaptación de estos sistemas de paneles solares, dependiendo del consumo que tenga cada hogar. La única ‘desventaja’ de instalar uno de estos sistemas es el costo, pues el mantenimiento es fácil de hacer y la adecuación del sistema eléctrico también.

 

“Al principio las personas no ven los beneficios de instalar un panel solar de forma inmediata, porque la inversión inicial es un poco alta, comparada con lo que se paga mensual en el recibo de la luz, la ganancia de este gasto se vera reflejado a largo plazo”, comenta la ingeniera Gamarra.

 

La vida útil de un panel solar es de alrededor de 25 años, después del tiempo de vida puede suministrar el 80% de su capacidad de carga para lo que fue fabricado. Se estima que el dinero invertido en este sistema, se recupera a los cinco años de hacer la instalación.

 

El crecimiento de las energías limpias va en aumento, según lo reflejan las estadísticas arrojadas en 2015 por la Agencia Internacional de la Energía (AIE): estas representan cerca de la mitad de la nueva capacidad de generación eléctrica instalada en 2014. Entre las energías limpias o también llamadas energías no convencionales encontramos: la energía Eólica, solar, hidráulica, biomasa, geotérmica y la mareomotriz.

 

 Energía La Guajira.jpg

 

El uso de las energías limpias en Colombia.

Según el diario La Republica, en Colombia la Guajira se consolidará en 2022 como el centro de mayor potencial en tipos de generación de energía como la eólica y la solar, no solo en el Caribe sino a nivel nacional. Este departamento cuenta con un potencial de 15.000 megavatios (MW) solo en energía eólica y granjas solares, lo que representaría cerca de 90% del total que en la actualidad se genera en Colombia, entre todos los tipos de fuentes y que incluyen el recurso hídrico.

 

En 2014 se creó la Ley 1715, que tiene por objeto promover el desarrollo y la utilización de las fuentes no convencionales de energía, principalmente aquellas de carácter renovable en el sistema energético nacional. Las personas que le apuesten a estos proyectos, podrán acceder a los incentivos tributarios enunciados por la Ley, siempre y cuando cumplan los requisitos y procedimientos establecidos por las entidades pertinentes. 

 

El pasado 23 de marzo, el Ministerio de Minas y Energía expidió el Decreto 0570, mediante el cual se establecen los lineamientos para contratar proyectos de generación de energías renovables a largo plazo que complementen a los actuales; con lo cual se espera que se comiencen a dar este tipo de iniciativas.

 

De acuerdo, con un articulo publicado por la revista Twenergy la ciudad de Burlington, es la primera y única en Estados Unidos que ha conseguido abastecer de energía a sus más de 42.000 habitantes solo a través de fuentes renovables. LLT

Publicado en Noticias Generales
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones