MENÚ
SERVICIOS
#VolvamosACreer Canales de Atención
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Stewing José Arteaga Padilla es un abogado de 32 años egresado del programa de Derecho de la Universidad Autónoma del Caribe. Este barranquillero se caracteriza por ser emprendedor, apasionado por su carrera y el buen sentido del humor. Decidió lanzarse al mercado laboral a través de la firma de abogados ‘Arteaga y Jiménez’, en aras de brindarle un servicio de calidad a sus clientes y mejorar su calidad de vida.

 

Arteaga y Jiménez es una firma de abogados que cuenta con un gabinete de profesionales jóvenes, con habilidades idóneas para ejercer la defensa y gestión de todas las ramas del derecho. Son expertos en el área penal, laboral, civil, administrativo, tributario y urbanístico. 

 

“Nuestra pasión es servir con eficiencia, honestidad y un alto grado de compromiso con los intereses de nuestros clientes”, comenta Arteaga.

 

El ambiente laboral que se respira en las oficinas de esta firma, es ameno, pues sus trabajadores viven con vigor y pasión, para afrontar cada situación que se les presente. Así mismo, el trabajo en equipo es un pilar fundamental para la toma de decisiones, pues todas las partes son importantes para dar buenos resultados.

 

A lo largo de su trayectoria, este abogado sintió el llamado de la docencia como una vocación a la que se dedicá hace cinco años con mucha entrega y entusiasmo, par dejar una huella y ser un referente en el mundo.

 

“Complemento el litigio con mí otra gran pasión que es la docencia. En un país repleto de abogados como el nuestro, sobresalir no es fácil se requiere demostrar capacidad y ser”, asegura con firmeza.

 

Su nueva aventura como juez.

“Mi principal motivación fue la de asumir un rol en la sociedad que me permita influir positivamente sobre ella, con los valores y principios éticos que desde casa he aprendido”, precisa el jurista.

 

Luego de completar el proceso de inscripción y conocer la fecha de la prueba de conocimientos, Arteaga comenta que se puso en la tarea de diseñar un plan de estudio con su hermano que tambièn es abogado, que le permitiera abarcar los temas que serían evaluados.

 

Stewing Arteaga Egresado Derecho 2.jpg

 

“No fue una tarea fácil, toda vez que las ocupaciones diarias dejan poco tiempo libre, no obstante, madrugaba a leer y semana tras semana avanzaba en mi preparación con disciplina y entusiasmo”, relata.

 

Su entrega fue lo que le permitió ganar el concurso y palpar su sueño. Stewing hoy se desempeña como Juez Penal Municipal con funciones de Control de Garantías. Además de ser abogado de profesión, otros de los requisitos básicos que debìa cumplir, son los años de experiencia exigidos para el cargo y superar las etapas del concurso.

 

“Se requiere de un alto grado de honestidad, ética, conocimiento de las normas sustanciales y procedimentales, sentido humanista, responsabilidad, transparencia, buen criterio para la toma de decisiones y, sobre todo en el área que me corresponderá, administrar justicia”, afirma desde su experiencia.

 

Este joven abogado siempre tuvo sus metas claras y supo a donde quería llegar. Para este, los valores del respeto, honestidad, el cumplimiento de las labores y tareas asignadas, la ética y la honradez, no son negociables dentro de su función de alguien que vela por la justicia.

 

¿Cómo recuerda su paso por la Autónoma?

“Durante mi enstancia en la Universidad Autónoma del Caribe fui ganador de varios concursos, dentro de ellos el de oratoria, en el que obtuve el primer puesto a nivel nacional y también fui finalista del concurso de derechos humanos de la defensoría de pueblo, siendo ponente nacional e internacional”, manifestó.

 

En la Uniatónoma vivió las mejores experiencias, pese a los sacrificios que le tocó pasar, siempre fue atendido por profesores extraordinarios, amables y muy idóneos para enseñar. “Definitivamente he sido un hombre afortunado, nada en la vida me ha sido fácil”, confirma el abogado.

 

“Ser profesional no fue fácil empezar a estudiar me costó porque no contaba con los medios para hacerlo y Dios suplió una beca completa con la que pude completar mis estudios. A partir de ahí todo ha sido bendiciones, logradas con sacrificios y grandes esfuerzos, pero la recompensa ha sido grande y lo que viene será mejor”, termina el entrevistado. LLT

 

Publicado en Noticias Generales

En un rinconcito del Mar Caribe, donde se escucha el plácido sonido de las olas del mar golpear contra los barrotes del muelle, se encuentra la Sociedad Portuaria de Monómeros. En esta empresa labora hace 35 años como Superintendente de Muelles Carlos Arturo Borrero, un barranquillero de 55 años, apasionado por lo que hace.

 

“Ha sido una experiencia maravillosa que ha contribuido a mi crecimiento personal y profesional, con ella he alcanzado a forjar el futuro de mi familia y le debo todo lo que tengo y parte de lo que hoy soy”, comenta Carlos Borrero.

 

Borrero ingresó en 1985 como Inspector de Productos Terminados, de ahí paso a ser Supervisor de Muelles, luego fue ascendido a Coordinador de Operaciones Portuarias y con el pasar del tiempo al cargo de Superintendente de Muelles, donde se desempeña actualmente.

 

En su amplia trayectoria son muchos los desafíos a los que le ha tocado enfrentarse. Comenta que el más importante de todos ha sido apoyar el liderazgo de esta Sociedad desde los diferentes cargos en los que se desempeñó. La empresa lleva 50 años en el mercado de los fertilizantes e industria química.

 

“Monómeros ha sido una excelente escuela de vida. Aquí he aprendido de cada uno de mis compañeros y directores, los valores del respeto, la amistad, solidaridad y trabajo en equipo. Pero, sobre todo el compromiso con nuestra comunidad y el medio ambiente”, dice Borrero.

 

Su experiencia en Monómeros.

“Me siento muy orgulloso por ser parte de la familia Monómeros, empresa insignia de la Región Caribe y con gran reconocimiento nacional, por el aporte que realiza al campo colombiano con sus productos y asistencia técnica”, señala.

 

Las labores de Borrero inician a las 06:45 de la mañana con una reunión en la oficina de operaciones, para hacer el empalme con el personal que culmina la jornada nocturna. En esta revisan cómo fue el desarrollo de las operaciones portuarias de las últimas 24 horas y se planea la operación del día.

 

“Todos los días tenemos el compromiso de posicionar la empresa, con una operación eficiente que es necesaria para abastecer a Colombia de los mejores alimentos que garantizan bienestar para todos”, manifesta.

 

Carlos Borrero Egresado Administración Marítima y Fluvial 1 (1).jpg

 

Lo que más le gusta de su trabajo a este administrador es enfrentarse a los retos que a diario se le presentan dentro de las operaciones logísticas portuarias de esta sociedad. Estas requieren de mucha responsabilidad a la hora de descargar y entregar, así mismo la de efectuar las exportaciones marítimas y los despachos terrestres y fluviales, de los productos que se fabrican en el complejo industrial.

 

Carlos se describe como una persona sencilla, honesta, responsable y disciplinada. Reconoce que le apuesta a la transmisión del conocimiento y la experiencia a las nuevas generaciones que tendrán a cargo la continuidad de Monómeros, para que esta siga creciendo y manteniendo su posición.

 

La academia.

“Maravillosa e inolvidable fue la experiencia cuando decidí volver a la universidad. Fue una decisión muy difícil, pero sabía que era necesario para poder continuar con mi crecimiento laboral y profesional”, recuerda Carlos Borrero.

 

Después de revisar las diferentes opciones que brindaban las universidades, Borrero encontró en el Programa de Administración Marítima y Fluvial de la Universidad Autónoma del Caribe, la oportunidad de fusionar su experiencia laboral con lo académico, con el apoyo de su familia y de la empresa emprendió este proyecto de vida.

 

“Mis compañeros eran jóvenes de la edad de mis hijos, al igual que algunos de mis profesores. Con ellos tuve la oportunidad de compartir mi experiencia laboral en el puerto y mi conocimiento empírico”, expresa.

 

Sus hijos también hacen parte de la familia Uniautónoma. Jesús Andrés, es Ingeniero Electrónico egresado; Carlos Arturo, es estudiante de Ingeniería Industrial y Roxana de Comunicación Social Periodismo.

 

La frase de vida que sostiene los sueños de este administrador es: “cuando alguien te diga que no puedes hacer algo, recuerda que está hablando de sus limitaciones, no de las tuyas”.

 

El entrevistado termina aconsejando a los jóvenes diciéndoles que el desarrollo de un país está marcado por las capacidades de sus profesionales y que solo ellos a través de esa carrera serán los que tendrán la responsabilidad de enfrentar la globalización y desarrollo de la logística portuaria de nuestro país. Por último los invita a “apasionarse de su carrera y cada día será un reto”. LLT

Publicado en Noticias Generales

Lo que empezó en la mitad de un cuarto de 4 metros de ancho por 3 de largo, donde sólo cabían dos escritorios, una cabina de sonido y una crispetera, en la casa familiar de Mario Beltrán en el barrio San José, hoy es M7 Producción y Logística, una empresa reconocida en la organización de eventos culturales en Barranquilla.

 

“Nosotros decidimos apostarle a la organización de eventos culturales, suministrando un personal logístico de calidad, con el fin de ajustarnos a los presupuestos que demanda este mercado, para ir creciendo con los proyectos y poder suplir la parte económica”, asegura Mario Beltrán Guerrero, creador y Gerente General de la empresa.

 

Crear una empresa no fue nada fácil para este joven emprendedor. Beltrán comenta que antes del proyecto de M7, trabajaba como voluntario en la fundación Carnaval de Barranquilla. A los dos años fue nombrado como asistente de la coordinación de eventos del Carnaval. “Ahí fue donde empecé a desarrollar mis habilidades en la parte de organización de eventos”, dice.

 

Su experiencia en M7 Producción y Logística.

Después de una larga temporada trabajando para Carnaval S.A.S., hace siete años decidió crear su empresa para la producción de todo tipo de eventos. En lo que más se destaca es en la organización de eventos masivos.

 

“M7 nace por la necesidad que tenía el mercado cultural. La logística de eventos culturales se hacían con voluntarios o, en su defecto, con hijos o familiares de las de las personas que estaban a cargo. Las cosas han cambiado, la normativa que tienen los eventos, exigen que sea un logístico preparado, con experiencia como brigadista, que sepa reaccionar ante estampidas o eventualidades que puedan suceder en cuanto a la seguridad”, afirma.

 

En una cómoda oficina, equipado con un microonda, cafetera, siete escritorios y una nevera pequeña, funcionan las oficinas de M7. El staff de esta empresa está conformado por siete personas que trabajan en la parte administrativa. En el Carnaval pasado emplearon a más de 600 personas para los diferentes eventos.

 

Mario Beltrán Egresado de Administración Turística y Hotelera 2.jpg

 

El primer evento que M7 cubrió fue ‘Cine a la Calle’, evento del cuál siguen haciendo parte. Esa fue su carta de presentación y de recomendación para las futuras contrataciones.

 

A partir de ahí llegaron otros eventos culturales importantes de la ciudad a los que les han prestado sus servicios logísticos como Barranquijazz, Carnaval de la 84, Berbetronic, Baila a la Calle y presentaciones de la Banda de Baranoa. También se han vinculado con empresas como Celsia y con entidades estatales como la Gobernación del Atlántico, entre otras. Su producción se va moviendo a demanda, dependiendo la temporada en la que se realizan los diferentes eventos masivos en la ciudad.

 

“Hacer logística para un evento requiere que nosotros tengamos, dos equipos. Uno que se encargue de la logística externa, que es el servicio para los clientes y otro que se dedica a lo interno, estar pendiente de tener la hidratación, alimentación uniformes, viáticos y el pago del personal”, comenta.

 

M7 cuenta con su propio sonido, tarimas y luces. También organizan fiestas infantiles dotadas con inflables, camas elásticas, juegos para niños y recreación; sin dejar aun lado los eventos corporativos. Los precios van desde un millón de pesos, que es lo que cuesta en promedio una fiesta sencilla, a 250 millones de pesos, una fiesta con artista incluido. “Organizamos desde una piñata, hasta un matrimonio o la fiesta que los clientes quieran. Normalmente la gente vive casándose y haciendo reuniones sociales”, explica Mario Beltrán sonriendo.

 

“Yo trato en lo posible de estar en la mayoría de eventos, especialmente en el arranque de los dispositivos. Teniendo en cuenta que cada evento queda a cargo de uno o dos lideres dependiendo de la magnitud”, señala.

 

El reto más grande que le tocó superar a este barranquillero amante del vallenato, fue ser parte de Barranquijazz, el festival de jazz y latin jazz más importante de Colombia y del Caribe. Cuenta que no sabia nada del género, pero quería aprender y ser parte de este equipo. Beltrán se preparó y estudió durante casi un mes y al final logró participar.

 

“Todo el mundo pensaba que a mí me gustaba el jazz, nunca pensé relacionarme con maestros reconocidos. Esas cosas las vi lejanas que sucedieran, pero con dedicación y las ganas de hacer las cosas lo saquá a delante”, cuenta con mucho entusiasmo.

 

Mario ha trabajado duro para la formación y consolidación de su empresa, sus vacaciones son casi limitadas. Dice que ha tenido sus espacios, en fechas especiales como diciembre y Festival Vallenato, pero que todavía no ha llegado al nivel de tomarse 15 días de vacaciones.

 

“Es difícil ser la cabeza de la empresa, cada día uno se exige más, hay sacrificios que a uno le cuestan. Me han pasado situaciones muy duras, como cuando estoy enfrente de un evento y fallece un familiar o una persona cercana,entonces me toca poner en la balanza y decidir si la parte personal o laboral”, reconoce.

 

Mario Beltrán Egresado de Administración Turística y Hotelera 3.jpg

 

Dentro de sus experiencias Beltrán trabajó con la empresa de telecomunicaciones ‘UNE’, donde tuvo un jefe que lo apoyo "de principio a fin" y del que aprendió muchas, hasta llegar al punto de adoptar ese modelo y aplicarlo en su empresa. “Uno debe de tratar en lo posible de ser líder no un jefe”, dice.

 

“El tener una persona al mando te libera de responsabilidades, pero entras en una zona de confort, donde te acostumbras a que te digan que es lo que tienes hacer. A mi no me gusta mucho que me manden, yo no me quedo un segundo quieto, ando siempre innovando”, expresa.

 

Para Mario Beltrán, no hay nada más satisfactorio que estar "generando empleo y un beneficio para los demás", pero lo que más alegría le produce es haber materializado sus sueños en lo que él denomina "uno de los atrevimientos más grandes" que ha realizado en su vida: crear su propia empresa salida de un cuarto de la casa de su mamá.

 

Uniautónoma.

Mario Beltrán Guerrero es egresado del programa de Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras en 2006. Ingresó a estudiar en la Autónoma siendo un jugador de baloncesto, hizo parte del equipo de la universidad, dirigido por el profesor Giovanni Vacchi.

 

“Recuerdo que estaba jugando en un intercolegiado, yo jugaba con el colegio la Normal la Hacienda, cuando se terminó el partido el profe se me acercó y me dijo, necesitamos una persona armadora así como tú. Podemos apoyarte con la parte de Bienestar, yo le dije que si”, recuerda.

 

Estuvo jugando con el equipo durante cinco semestres, se lesionó la rodilla en un partido y le tocó retirarse. Con el tiempo se recuperó y jugó sóftbol en el equipo de la Universidad. Siempre tuvo el respaldo de su facultad y de los docentes, con quienes guarda relaciones. ”La Autónoma profesionalmente fue la que me guió. Fue una experiencia muy bonita. A esta Alma Máter le debo todo lo que he conseguido hasta ahora”, manifiesta.

 

Sobre sus proyectos a futuro, asegura que lo más importante es el crecimiento de la empresa M7 Producciones y Logística. “Dentro de mis proyectos a futuro quiero generar una estabilidad económica para más personas y seguir creciendo como empresa. Cuando nosotros iniciamos solo eramos dos personas nada más, la asistente que en ese momento tenia y yo”, termina el entrevistado. LLT

Publicado en Noticias Generales

En un rinconcito de la capital de La Guajira se encuentra la tienda de ropa Enrique Vargas, 'bautizada' con el mismo nombre de su creador. Este proyecto nació como una visión que tuvo Vargas desde pequeño. Gracias a su talento y dedicación hoy es una realidad.

 

“Mi marca lleva mi nombre, así es como quiero que el mundo me conozca: como una firma auténtica y contemporánea. El deseo de salir adelante me llevó a crearla, desde niño lo soñé y encontré en el diseño mi pasión. Amo transformar el mundo”, comenta el diseñador.

 

Mejorar la imagen de sus clientes sacando lo mejor de ellos, motivarlos a que salgan de su zona de confort, se sientan seguros de si mismos y sean osados. Es el sello que caracteriza cada una de las prendas que Enrique Vargas.

 

"Más que ofrecer un producto, ofrecemos un servicio. Siempre he proyectado mi marca ofreciendo líneas de diseños personalizados. Cada cliente viene con distintas necesidades y mi deber como empresario es suplirlas”, asegura.

 

Enrique Vargas Diseñador de Modas Egresado (1).jpg

 

Lanzarse a un mercado bastante competitivo como es el de la moda no fue fácil para este diseñador. Cuenta que su convicción y las ganas por sacar a delante sus sueños fue lo que lo impulsó a seguir luchando. “Iniciar es una etapa difícil. Darte a conocer, que la gente crea en ti, es un tema complejo, pero la mejor carta de referencia siempre será tu trabajo. Si tu atención y los productos que ofreces son óptimos, el crecimiento será notorio”, revela Vargas sobre su estrategia para posicionarse en Riohacha.

 

El sello Enrique Vargas.

“Nuestros productos son elaborados sobre medidas, basados en los requerimientos de los clientes. En el mercado conseguimos muchas prendas atractivas y de calidad, pero sin la asesoría ideal para los consumidores. En Atelier Enrique Vargas diseñamos, creamos y producimos prendas basadas en las necesidades de nuestros clientes”, explica el Diseñador de Modas.

 

Involucrarse en el proceso de elaboración de cada prenda para garantizarle al cliente un producto de calidad, es parte de la filosofía que maneja esta marca. Dentro de sus servicios ofrece una línea de ropa masculina y femenina, prendas casuales con detalles de alta costura. 

 

Enrique Vargas Diseñador de Modas Egresado (4).jpg

 

“Más que crear un diseño para vestir a una personalidad o a una Miss, hay que tener en cuenta que cada cliente es un reto distinto. Satisfacer sus necesidades será complejo, en eso trabajamos cada día”, señala Vargas desde su taller.

 

La Universidad.

‘Kike' Vargas, como es conocido este diseñador, se describe como un guajiro soñador, con espíritu de liderazgo y un corazón receptor de buenas energías. Se caracteriza por ser un amante de la moda y el buen vestir, además disfruta de compartir con su familia y amigos.

 

Su experiencia en la Universidad Autónoma del Caribe cambió su vida, como él afirma. Cuenta que esta Alma Máter es a quien le debe la persona que es hoy. Fueron muchas las vivencias, los conocimientos y las herramientas que le brindó la universidad para enfrentarse al mundo laboral como diseñador de modas.

 

“Es mucho lo que tengo que agradecer, el apoyo incondicional y el respaldo a mi carrera. Nuca nos han dejado solos, siempre desde la distancia nos apoyan y eso me ayuda a forjar mis sueños”, manifiesta el guajiro.

 

Por otra parte, Vargas además de crear y producir diseños lleva 9 años realizando su labor como docente en el Instituto Sena de la Guajira. Esta vocación la lleva en la sangre, puesto que la mayoría de sus familiares se dedican al servicio de educar. Esta fue su primera oferta laboral y dice que “es más lo que he aprendido que lo que he enseñado”.

 

Enrique Vargas Diseñador de Modas Egresado (6).jpg

 

Este joven guajiro también se dedica a trabajar con mujeres cabeza de hogar, pertenecientes a comunidades indígenas. Le tocá llegar a lugares de difícil acceso donde no existe la tecnología, ni mucho menos entra la señal de teléfonos celulares y aparte de eso le toca ingeniárselas para trabajar con ellas, debido a que estas nativas no hablan casi el español.

 

“La forma de contribuir a la sociedad es dejando una huella. Mi aporte es compartir mis conocimientos con los menos favorecidos, ya que a partir de esto se puede construir, transformar y cambiar la vida de las personas”, expresa el entrevistado.

 

"Luchar por cada cosa que nos Propongamos" es la frase mantra de Kike. Sus proyectos a futuro son: seguir llevando el nombre de Enrique Vargas a otros países para que la gente conozca su trabajo, comercializar su producto y ubicar una tienda en otra ciudad del país para darle fuerza a su firma. LLT

 

Publicado en Noticias Generales

 Eliseo Manuel Castro Jiménez llegó a la Universidad Autónoma del Caribe en 1999, para estudiar Ingeniería de Sistemas. En 2004 terminó su pregrado y, desde entonces, ha estado vinculado en diferentes proyectos para el desarrollo de su hoja de vida.

 

Este profesional ha sido consultor en soluciones tecnológicas, gerente de proyectos de tecnologías de la información y ha liderado la implementación de sistemas de planificación de recursos empresariales en diferentes compañías.

 

También ha participado en el montaje de departamentos de tecnología e innovación, así como en el desarrollo de softwares. Además de todo lo anterior, Castro Jiménez ha transferido sus conocimientos siendo profesor universitario y la lista aún no termina.

 

Hoy, a sus 42 años, Castro Jiménez es el Jefe de Sistemas en Expreso Brasilia S.A. y dice que el aporte más grande de nuestra Alma Máter -a su vida laboral- fueron “las bases para afrontar los retos laborales en las diferentes empresas en las que participé”.

 

Para él, Uniautónoma “es una universidad que fomenta la educación integral del individuo en lo profesional, que está en constante crecimiento y actualizándose conforme la evolución tecnológica de nuestro entorno desde un enfoque prospectivo”, considera.

 

En cuanto a su carrera, piensa que la Ingeniería de Sistemas es una ciencia de amores, dedicación y de pasión. “Es una profesión de muchas oportunidades, siempre estamos creando, innovando y donde existen muchas vertientes en donde podemos sub especializarnos. Somos el pilar más importante en una compañía. Generamos valor para ellas. No tenemos límites y aportamos el abono con la semilla del futuro”, termina. JSN

Publicado en Noticias Generales

A pesar de ser tan joven, ya Leandro Sáenz Hernández cuenta con un currículum consistente y por eso, hoy, es nuestro egresado estrella. Este barranquillero se graduó en 2018 del Programa de Psicología.

 

Su lista de cargos incluye asistente de Recursos Humanos del Colegio Karl Parrish, psicólogo de la Cooperativa de Choferes y Transportadores del Atlántico, Coochofal, y coordinador regional de Gestión Humana de Saferbo.

 

En el presente, Sáenz Hernández es gestor de empleabilidad del Centro de Empleo de Comfamiliar, Atlántico, por lo que su aporte al avance de la región es realmente significativo. Aspira a seguir creciendo y por eso está por certificarse como Coach Internacional en Argentina.

 

Para él, el aporte más grande de Uniautónoma a su vida laboral va por cuenta de “todos los conocimientos" que recibió desde que inició su pregrado hasta que lo terminó, más las herramientas para su desarrollo como profesional.

 

Destaca de nuestra universidad el cuerpo docente, a quienes califica de excelentes, basándose en su propia gestión en cada una de las organizaciones a las que ha llegado a vincularse.

Publicado en Noticias Generales

María Ruth Rincón vino a Barranquilla desde Bucaramanga, siendo tecnóloga en diseño de interiores. El pensum de la Universidad Autónoma del Caribe fue lo que la convenció de ingresar a nuestra institución y en 2017 se graduó como diseñadora de espacios.

 

“Investigué los programas del resto de universidades del país y supe que el más completo era este”, asegura. Ya con su título, Rincón empezó a trabajar en Kassani Diseños como administradoras de show room y creadora de amoblamientos.

 

Más tarde llega a Corona como asesora de diseño, sobre todo para la línea de cocinas y baños. Entre sus asignaciones estaba el apoyar a los asesores comerciales en el cierre de negocios. Luego llegó a Challenger para desempeñarse como asesora del canal constructor y, después, como directora regional.

 

Posteriormente, esta empresaria trabajó en Cor-Cerámica hasta junio de 2017, cuando decide crear su propio estudio de diseño bajo la marca Glück. “Se trata de una palabra alemana que significa felicidad y la razón por la que decido adoptarla como nombre de mi empresa es porque eso es lo que generan los espacios que intervenimos”, dice.

 

Rincón explica que su misión es crear experiencias basadas en los olores, la iluminación y todo lo sensorial. “Entrevistamos a nuestros clientes para conocer hasta lo más profundo de su ser y así recopilamos más material para trabajar y hacer que la propuesta de diseño sea exitosa. Algunos me han dicho, wow, es más de lo que esperaba”, sostiene.

 

De acuerdo con esta joven, a la Universidad Autónoma le debe el haber crecido en lo laboral, y resalta el acompañamiento de los docentes a los alumnos “Guardo contacto con mis profesores y también destaco lo mucho que ellos creen en los estudiantes, lo cual es necesario para enfrentarse a un mercado cada vez más difícil”, termina. JSN

Publicado en Noticias Generales

Lo que nunca se imaginó aquella niña inocente, que le tenía miedo al disfraz ‘El Descabezado’ - por su asombroso aspecto, cuello ensangrentado, su desafiante machete y la cabeza que sostiene en su mano izquierda-, fue que iba a ser parte del grupo de trabajo de la organización Carnaval S.A.S.

 

“Yo le tenía mucho pánico al disfraz El Descabezado. Cuando entré a trabajar con el carnaval me tocaba relacionarme con él y siempre lo veia con mucho respeto”, afirmó Ana María Osorio, directora de comunicaciones de la Fundación Carnaval S.A.S.

 

En 2009, el creador de este disfraz, Wilfrido Escorcia, fue escogido como Rey Momo. Ese año le tocó dejar sus miedos a un lado y asimilar ese cuello ensangrentado, pero lo que más aprendió fue a “valorar a esa gran persona que es Wilfrido”.

 

Ana María Osorio Gómez es una barranquillera de 39 años amante de la cultura, el arte, los libros y los viajes. Esta comunicadora tiene casi dos décadas ocupando el cargo en Carnaval S.A.S.

 

Para Osorio el reto de trabajar con esta entidad es estar siempre al nivel de lo que el Carnaval requiere, pues “se debe contribuir con toda la experiencia y el conocimiento para estar a la altura de una de las fiestas más importantes de Colombia”.

 

“El carnaval exige mucha creatividad e innovaciòn, estos son los retos más atractivos a los que te invita a trabajar una oficiona de comunicaciones como esta”, afirma la comunicadora.

 

Ana María Osorio oficina.jpg

 

Su experiencia en la Fundación Carnaval S.A.S.

En uno de los cuartos de una casona pintoresca ubicada en una esquina del Barrio Abajo, decorada con algunos de los personajes y disfraces más representativos del Carnaval, funciona la oficina de comunicaciones donde trabaja Ana María y su equipo de trabajo.

 

En carnaval, para el staff de comunicaciones, el día empieza muy temprano. El proceso de comunicación es permanente y no se necesita llegar a la oficina para empezar a trabajar. Las jornadas se extienden hasta altas horas de la madrugada y en algunas ocasiones se trabaja más de 15 horas.

 

Las estrategias que utiliza para cubrir todos los eventos se hacen a través de dos frentes de trabajo: uno se encarga de la generaciòn de información, en cabeza del jefe de prensa. El otro produce todo el contenido para la página web, las redes sociales y la atención de audiencias.

 

“Nosotros organizamos una agenda que contiene todos los eventos del carnaval de acuerdo con las necesidades que presenta cada uno. A nuestro cargo tenemos 36 eventos masivos a los que le damos cobertura durante la temporada del carnaval, todo esto se hace trabajando de forma organizada y en equipo”, añade.

 

Trabajar con las distintas reinas del carnaval ha sido para esta currambera una experiencia muy amena, pues cada soberana tiene su personalidad, atributos y un programa bandera. Para ella la reina es la figura màs importante de esta gran fiesta, es la embajadora anual del Carnaval de Barranquilla.

 

“Desde esta oficina lo que se hace es un acompañamiento a cada una de las reinas, las escuchamos, orientamos y ponemos al servicio de ellas toda la experiencia en el carnaval. Somos la plataforma para que ellas puedan conectarse con la ciudad y sigan engrandeciendo este magno evento”, especifica.

 

Al interior de esta quinta se vive el ambiente de carnaval los 365 días del año. La naturaleza de esta fiesta tiene una temporada alta que empieza desde los meses de octubre y noviembre, cuando ya están escogidos los reyes y la agenda ya está en marcha, la cual finaliza con el carnaval. Durante el resto de meses del año se trabaja con las escuelas y se llevan a cabo diferentes concursos de fotografía, artesanos y otro tipo de actividades concernientes a este ámbito cultural.

 

Reconocimiento Ana María Osorio.jpg

 

Su paso por la UAC.

Ana María es egresada del Programa de Comunicaciòn Social Periodismo de la Universidad Autónoma del Caribe. Su paso por esta Alma Máter fue “inolvidable”. Todavía se reúne con sus colegas y recuerda con alegría sus visitas a la facultad en el cuarto piso y a los profesores con los que ha tenido la oportunidad de trabajar en algunos proyectos.

 

Hizo parte del comité editorial del periodico El Comunicador que, en su época de estudiante se imprimía en tamaño tabloide. Además, recuerda que salía a hacer crónicas de ciudad y señala que este fue su encuentro con la realidad. De allí le nació el gusto por conversar con la gente.

 

“Recuerdo las clases de fotografía con el Mono Manjarrés. Era muy chistoso porque sólo tenía la opción de obturar una sola foto y, a veces, se quemaban. Mis clases de diseño eran con reglas. Hoy veo toda la transición y la evolución que ha tenido la comunicación y creo que estudié en una edad como de piedrita”, comenta entre risas.

 

En 2001, la universidad le permitió hacer sus prácticas profesionales con Carnaval S.A.S. cuando esta organización estaba recién mudada. Recuerda que le tocó hacer un trabajo de publicidad donde diseñó una estrategia publicitaria para dar a conocer la nueva Casa del Carnaval.

 

“Ha sido un trabajo muy lindo porque no solo he participado en un proceso que ha enriquecido mi vida personal y profesional, sino que también he sido testigo del proceso de transformación y crecimiento del Carnaval de Barranquilla y de sus diferentes etapas”, afirma Ana María.

 

Dentro de los proyectos de esta mujer creyente en Dios, a nivel personal, está el ser mamá y en un futuro realizar una maestria en Administración, ya que, para ella, lo que “no se mide en la comunicación y no genera acción no vale la pena”.

 

Lo más importante para esta comunicadora es que se entienda que el carnaval es más que una fiesta de cuatro días de goce, pues para ella este evento es un proceso complejo, no solo por el trabajo que hace esta organización sino tambien por el proceso en el que participan músicos, artesanos, autoridades, periodistas y el resto organizadores.

“Yo veo el carnaval como una fiesta que le permite a la cuidad grandes oportunidades de mostrarse en diferentes frentes y la capacidad que tiene esta de articularse para mostrar que es cultura, alegría, y gente que es lo que nos hace únicos”, termina. LLT

Publicado en Noticias Generales

Después de haber terminado como técnico asistente administrativo, en el Centro de Educación Permanente de la Universidad Autónoma del Caribe y de ser parte del Uniautónoma Fútbol Club, William Arnedo Hernández empezó en 2014 a estudiar en el programa de Deportes y Cultura Física.

 

En 2018 se graduó y ya está trabajando como entrenador del equipo de fútbol sala del colegio Biffi La Salle, cargo que consiguió por el período de prácticas que empezó estando en séptimo semestre del pregrado y le atribuyo a sus conocimientos el haberse quedado trabajando en esa institución.

 

Su tesis de grado fue un proyecto integrador de cultura y planes de entrenamiento físico para niños en condición de discapacidad cognitiva, basado en ejercicios con su mismo peso corporal, el cual desarrolló de la mano del Centro de Terapias Integrales Progresar, en Barranquilla.

 

Fue esa misma investigación y propuesta la que llamó la atención de la Universidad de La Coruña, en Galicia, España, y por la que se ganó una beca para estudiar la Maestría en Deporte Adaptado, lo que significa que seguirá profundizando en el tema físico para los niños en condición de discapacidad.

 

William Arnedo Orgullo Uniautónoma.jpg

 

Además, es especialista en Entrenamiento Deportivo, lo cual deja vislumbrar un futuro brillante para este deportista y académico orgulloso de su Alma Máter.

 

“Recuerdo el primer día de clases y la sensación de familia entre el grupo, así como el trato de los profesores, siendo todo muy grato y significativo”, dice.

 

Para Arnedo Hernández, Uniautónoma tiene todas las instalaciones y el cuerpo docente preparado para brindar los conocimientos necesarios que todo futuro profesional debe. Agrega que “entre nuestras fortalezas está el Polideportivo, para la práctica de casi todas las disciplinas deportivas y eso solo lo tenemos nosotros, en Colombia”. JSN

Publicado en Noticias Generales

“No tenerle miedo a los grandes retos que te da la vida”, esta es la frase de vida que sostiene los sueños de Michelle Saad Castro, una joven barranquillera de 27 años graduada del programa de Diseño Gráfico de la Universidad Autónoma del Caribe en 2014.

 

Michelle se caracteriza por ser una persona emprendedora, proactiva y que nunca se rinde. Estas cualidades la motivaron a incursionar en el mundo del emprendimiento y crear su propia empresa, ‘Shey Saad’, que funciona desde su casa.

 

‘Shey Saad’ presta los servicios de marketing, publicidad y la creación de contenido audiovisuales. En su corta experiencia ha trabajado con empresas reconocidas de la ciudad y su equipo de trabajo lo conforma su esposo, Raúl Avendaño, comunicador social que se encarga de la parte de marketing y piezas audiovisuales, y ella, quien toma fotografías y crea diseños.

 

“Queria ser independiente pero, al mismo tiempo, me daba miedo. Este proceso se convirtió en un reto que logré superar”, señala Michelle sobre la motivación a crear su propia marca.

 

Aunque para muchos trabajar con su pareja es un caos Michelle y Raúl se complementan para poder sacar adelante este nuevo reto. Para ellos ha sido una experiencia enriquecedora con la que han logrado conocerse más allá del plano laboral, cosa que llevó a su empresa a pasar de algo pequeño a algo grande, gracias a la perseverancia y las ganas de salir adelante.

 

Saad encontró en la experiencia de ser independiente “el mejor trabajo que puede existir en el mundo”, así es como le llama a hacerlo desde casa, pues ella es su propio jefe y es quien decide a qué hora empezar sus labores y terminarlas. Pero, deja claro que “esa ventaja de trabajar bajo tu responsabilidad debe ir acompañada de disciplina y entrega”, agrega.

 

La fotografía como estilo de vida.

La fotografía es parte de la razón de ser de Shey Saad y este ejercicio le permitió a esta barranquillera no solo fusionar los programas y las teorías aprendidas en la academia, para lograr perfeccionar sus creaciones, sino tambien establecer un vínculo con sus clientes y ser parte de la historia de vida de ellos, cosa que eso le encanta.

 

Shey Saad Orgullo Uniautónoma.jpg

 

“A mi lo que más me gusta de trabajar con los niños es que yo los veo crecer, tengo clientes desde que tienen seis meses y ya el niño va a cumplir siete años, y es muy lindo captar esos momentos”, señala.

 

El mayor reto al que esta joven diseñadora se enfrentó fue el cubrimiento del evento principal de una reconocida empresa de la ciudad. Cuenta que tenía mucho miedo porque no sabía si iba a dar abasto, pues eran más de dos mil asistentes y le tocó sola. Al final, el profesionalismo y el amor por lo que hace hicieron que todo fuera un éxito.

 

Con el pasar del tiempo, ha ganado más confianza y experiencia, lo que le ayudó a estar más segura de sí mismas y a dar a conocer su trabajo, lo cual es esencial por ser su única carta de recomendación.

 

Es por esta razón que Michelle sigue “capturando momentos para crear recuerdos memorables”.

 

La academia.

Esta joven diseñadora recuerda con alegría los gratos momentos que vivió en su paso por la universidad. Para ella la academia fue donde pasó los mejores años de su vida, ya que creó grandes lazos de amistad, no solo lo con sus compañeros de clase sino con los docentes a quienes aprecia, por ser su guía en su proceso de formación. “Si yo pudiera devolver el tiempo estudiaría nuevamente ahí. Siempre vivo con la nostalgia de volver, porque siento que para mi fue un pilar muy importante para lo que soy ahora”, señala.

 

Saad considera que el diseño gráfico es muy importante porque las empresas, por pequeñas que sean, necesitan una imagen para surgir y ahí es donde los diseñadores entran a cumplir su rol. “Invito a quienes estén leyendo esta historia, y quieren estudiar diseño, a que no se dejen llevar por lo que dicen los demás de la carrera, porque si tú lo quieres puedes llegar a hacer cosas muy grandes y el diseño gráfico tiene muchos campos de acción. Si quieren estudiar diseño háganlo, porque es una carrera muy bonita”, finaliza Michelle Saad. LLT

Publicado en Noticias Generales
Página 2 de 2
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones