MENÚ
SERVICIOS
#VolvamosACreer Canales de Atención
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Nuestra Alma Máter es una cuna de talentos. Nuestras aulas han sido testigos del esfuerzo, los sueños, y las ganas de luchar de muchos estudiantes que han pasado a convertirse en un motivo de orgullo para nuestra institución.

 

Carlos Polo, egresado de Comunicación Audiovisual en el año 2002, se define a sí mismo como una persona testaruda. “Pese a todas las dificultades, no escucho los comentarios negativos que me lanzan. Simplemente escucho mi propia voz”, reconoció Carlos mientras se adentraba en sus recuerdos para comenzar a narrar sus inicios y su recorrido laboral hasta el momento.

 

El esfuerzo marcó su carrera. Se convirtió en profesional gracias a todos los sacrificios que realizó para conseguirlo. “Mi familia no tenía dinero para pagarme la carrera. Así que comencé a trabajar de día y a estudiar de noche. Como yo tenía moto, hacía domicilios, entregaba películas. Desde vender ropa hasta comprar lavadoras de alquiler y repartir por el barrio; hice todo lo posible para ahorrar y poder pagarme mis semestres”, reveló.

 

Sus gustos fueron mutando con el tiempo. El barranquillero reconoce que al iniciar su carrera soñaba con hacer radio, luego quería dedicarse a realizar documentales sobre los conflictos del Caribe y la sociedad; y mucho después, tras desechar el cine, se dio cuenta de que su camino era la literatura.

 

Su pasión por las letras nació junto con su interés por escribir guiones. Allí empezó todo. Fue merecedor del primer lugar en ‘La Semana Audiovisual’, un concurso de guiones y libretos que realizaba la Universidad Autónoma del Caribe durante su época como estudiante; y así fue interesándose por hacer parte de proyectos culturales.

 

Actualmente, se desempeña como asistente de dirección y jefe de prensa del Carnaval Internacional de las Artes; como jefe de prensa del Festival Internacional de Cuenteros “El Caribe Cuenta”; es asistente de dirección y asesor en comunicaciones de la Feria Insular del Libro de San Andrés Islas, (Filsai); moderador del espacio de promoción lectora Lecturas Vitales y tallerista literario de la Fundación CECREAS. Entre sus libros publicados se encuentran: Polifonía de Colores (poesía); Testamento de la Barriada (cuentos), y La Suerte del Perdedor (novela).

 

Para conseguir aquello que se desea hay que trabajar incansablemente. Polo recuerdó que antes de adquirir un nombre en el medio, tuvo muchos fracasos. “Tuve una serie de fracasos en línea, pero sin importar eso, seguí escribiendo hasta que me empezaron a llegar reconocimientos”, contó.

 

Carlos Polo Egresado de RTV (1).jpg

 

 

En 2009 resultó ganador del Concurso Nacional de Cuentos UIS, con el libro de cuentos ‘Rapsodia para reclutas asustadizos’; en 2014 obtuvo en compañía del equipo judicial de El Heraldo, la mención especial en noticia en los Premios de Periodismo Simón Bolívar; en 2017 resultó ganador en el V Premio de Periodismo Promigas a la Mejor Crónica de Carnaval Ernesto McCasuland Sojo; ese mismo año ganó el Concurso Nacional de Cuentos de la Universidad Metropolitana; y consecutivamente, su libro de cuentos titulado ‘Las malas noticias llegan primero’ fue merecedor del Portafolio de Estímulos de Barranquilla.

 

Al año siguiente, su novela ‘Es de noche cuando los gatos son pardos’ obtuvo el primer puesto en el Premio de Novela “Estuario” del Portafolio de Estímulos de Barranquilla. Para este concurso, el barranquillero estaba preparando un libro de poesía con el que quería participar, sin embargo, considerando la gran cantidad de poetas que hay en la ciudad, se decidió por apostarle a una novela.

 

También recordó con gratitud su paso por el diario El Heraldo. “Llegué a El Heraldo sin ser periodista. La primera vez le dije a Ernesto (McCausland) que no, pensé que me llamaban para ser fijo del dominical, no del periódico. Y me dijo unas palabras que aún recuerdo ‘Lo que tu escribes hoy y lo que eres hoy, una vez salgas de aquí será completamente distinto’”, dijo.

 

A su salida del periódico, se sintió como en una especie de ‘limbo’. Aunque dentro de sus opciones estuvo solventar sus gastos escribiendo para varios medios en la modalidad de periodista ‘Freelancer’, se dio cuenta de que tal labor "es muy mal paga". Empezó de nuevo a trabajar para el Carnaval de las Artes y se fueron dando otros nexos con eventos como la Fundación Luneta 50.

 

Carlos Polo confesó que está en planes de crear su propia fundación, la cual piensa enfocar en eso que siempre lo ha movido: la cultura. No dejará de escribir, ese es su foco sobre todos los planes.

 

Y como consejo a aquellos estudiantes que estén buscando un camino similar, les sugiere que “no miren hacia atrás, ni hacia los lados, siempre miren hacia delante. No deben escuchar los comentarios con mala sangre, esos negativos, no los escuchen. Enfóquense en lo positivo. Tu único enemigo es el que se te refleja todos los días en el espejo. Deben ser perseverantes, tercos, testarudos. En el camino te encontrarás con gente que querrá que cambies tu rumbo, te dirán ‘mejor haz esto, dedícate a esto, tu no sirves para esto’, pero no, solo escuchen a la gente que los ayude a crecer”. VSC

Publicado en Noticias Generales

'Es de noche cuando los gatos son pardos' es la reciente novela de Carlos Polo, egresado del programa de Dirección y Producción de Radio y Televisión en el año 2002. El periodista y escritor estuvo este miércoles presentando su obra en la Feria del Libro Uniautónoma y participó en dos conversatorios con docentes y estudiantes, intercambiando impresiones sobre la importancia de la escritura y el futuro de la literatura.

 

Carlos Polo ha publicado los libros 'Polifonía de colores' (poesía), 'Testamento de la barriada' (cuentos), 'La suerte del perdedor' (novela) y 'Las malas noticias llegan primero' (cuentos). Este último fue ganador del Portafolio de Estímulos del Distrito de Barranquilla en la categoría Narrativa.

 

Otros de los premios que ha gando son el Concurso Nacional de Cuentos de la Universidad Industrial de Santander con el libro 'Rapsodia para reclutas asustadizos', dos veces consecutivas el primer puesto en el concurso de guiones y libretos de la Universidad Autónoma del Caribe, el Concurso Nacional de Cuentos de la Universidad Metropolitana con el trabajo 'Paciente X50504' y a la Mejor Crónica en Prensa Digital con el trabajo 'Un Carnaval con el disfraz de la abandoná' en la V edición del Premio de Periodismo Promigas - Carnaval Ernesto McCausland Sojo.

 

Polo hizo una carrera como periodista en el diario El Heraldo durante cinco años y esa experiencia le permitió conocer de cerca historias que intentó plasmar en su nueva novela, que resultó ganadora del Premio de Novela Estuario del Portafolio de Estímulos del Distrito de Barranquilla.

 

El egresado concedió una entrevista para hablar de su reciente novela, su motivación para escribirla y la necesidad de inculcarles a los jóvenes el hábito de la lectura. La Feria del Libro Uniautónoma continuará este jueves y viernes con la presentación de otros autores y libros, en la zona de la Plazoleta y el Mini Mall.

 

Entrevistador: Estás en la universidad para presentar tu nueva novela, cuéntanos de qué trata 'Es de noche cuando los gatos son pardos'.

 

Carlos Polo: La novela es un thriller policíaco con mucha tensión, con varios conflictos que ayudan a generar la tensión. Es la historia de un periodista que en su trabajo le toca cubrir varios asesinatos de mujeres con características similares, que guardan todos un ‘modus operandi’ claro que le dan a entender a él y a otras personas alrededor que hay un asesino en serie en la ciudad.

 

E: ¿Podemos decir entonces que los lectores encontrarán una novela policíaca al mejor estilo de los clásicos?

 

CP: Si bien la novela está enmarcada en el género del thriller policíaco va más allá, porque tiene otras herramientas y características que pueden romper ese canon: el monólogo interno, el uso de la poética, chispazos de algo que podemos catalogar como fantástico o mágico en medio de una cotidianidad agobiante. La novela no tiene características fijas como que el personaje no es alguien infalible, como el Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle, o el Marlowe de Raymond Chandler o el Auguste Dupine de Edgar Allan Poe. Estos son extremedamente deductivos y todo lo resuelven llegando a los lugares de los crímenes y deduciendo un montón de cosas. No, el personaje es alguien normal de la vida cotidiana, un periodista corriente que ni siquiera tiene nombre en la novela porque con muchas dificultades emocionales, con una imaginación febril y una situación interna compleja, que le dan cierta riqueza.

 

E: Usted fue periodista judicial varios años, ¿esta experiencia es la base para la novela?

 

CP: La novela podría catalogarse como una larga crónica roja de 250 páginas. Para poder conocer la jerga del periodista judicial tienes que haberlo vivido, haberte puesto sus zapatos. La simiente de la novela arranca hace más cinco años cuando me tocó ejercer de periodista judicial en un periódico local. Desde ese momento de enfrentarme a diario con la muerte, con la desgracia, con la tragedia, tener que lidiar con la sangre, empezó a sonarme ese pequeño zumbido que me decía que había herramientas para escribir un libro de largo aliento, una novela que explique un poco cómo es la situación de una persona que le toca todos los días enfrentarse a la muerte y hacer como si no estuviera sucediendo nada, que le toca enfrentarse a la tragedia y tomar distancia. Esa lucha interior está reflejada en el personaje. La realidad es un punto de partida para darle verosimilitud al personaje.

 

E: Es bien sabido que Colombia es un país de personas que leen poco, ¿qué se puede hacer para cambiar esa dinámica?

 

CP: En el país al año el colombiano promedio lee menos de 2 libros completos, hablamos del que no ha adquirido el gusto o el hábito de la lectura. Qué pasa? Creo que hay políticas erradas desde la misma academia porque en los colegios se afanan mucho por entregarles a los jóvenes obras para que las lean a la fuerza. Ese es el primer detalle. Obras que no tienen nada que ver con su entorno inmediato y no generan ninguna identidad con ellos y les resulta aburrido. El hábito no se genera así. Deben escogerse obras iniciáticas para que entren a la literatura con algo que les guste, con algo que les llame la atención para ir llevándolos por esa línea hasta que encuentren el amor a la lectura y desarrolle el hábito.

 

E: Por último, ¿cuál es el consejo que se le puede dar a los jóvenes que inician el camino de la escritura?

 

CP: Más que un consejo les diría que salgan corriendo. Este no es un camino fácil, es complejo, de mucha terqueda, perseverancia, con muchas dificultades, pero cuando la literatura toca tu puerta y toca tan duro, pase lo que pase vas a atender ese llamado. El verdadero consejo es que lean todo lo que puedan, que vayan construyendo las bases de su edificio leyendo desde lo clásico hasta lo contemporáneo para comparar los estilos. Además de eso hay que soltar la mano, que no se queden con el primer resultado y no se enamoren de lo primero que escriban, porque es un ejercicio de novatos que necesita carpintería y bagaje. La experiencia y continuar trabajando es lo que les va a dar una voz propia, que es al final lo que los hace únicos frente a los lectores.

Publicado en Noticias Generales
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones