MENÚ
SERVICIOS
Descarga tu orden financiera Portal de Pagos
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

DOHY, el software que afianza el aprendizaje y la motricidad fina en niños con Trastorno del Espectro Autista

COMPARTIR:

DOHY, el software que afianza el aprendizaje y la motricidad fina en niños con Trastorno del Espectro Autista
Jueves, 08 Abril 2021 10:18
Valora este artículo
(7 votos)

El software DOHY SF se suma a los registrados por parte de la Universidad Autónoma del Caribe, otorgado recientemente por el Ministerio del Interior. El proyecto fue diseñado durante el proceso formativo de los estudiantes José Miguel Yepes Gual y Harrison Junior Racedo Pedroza del programa de Ingeniería Mecatrónica, bajo la dirección de los docentes Pablo Bonaveri Arangoa y Carlos Díaz Sáenz.

 

“El DOHY lo diseñamos para afianzar los conocimientos y estimular la motricidad fina en niños que padecen o sufren de un trastorno espectro autista, conocido como TEA. Sin embargo, hay que mencionar que el alcance que tiene el dispositivo llega también a niños que no sufren de este tipo de afectaciones, es decir, podemos estimular todas esas capacidades cognitivas en niños que no padecen TEA”, explicó José Yepes en representación del proyecto.

 

Los jóvenes, quienes están próximos a graduarse, indicaron que el software del dispositivo lo dividieron en dos secciones. La primera, es la tableta didáctica en donde el niño puede elegir entre las opciones que esta le brinda, como lo es la elección de colores, animales, números y hasta operaciones matemáticas. “El dispositivo le pide al niño que seleccione un idioma y seguido a esto puede elegir la categoría, dependiendo a la opción que escoja le saldrán preguntas y a medida que vaya respondiendo correctamente la tableta envía un mensaje de motivación, de lo contrario si marca una opción incorrecta deberá intentarlo nuevamente hasta que cambie a otra pregunta o elija la correcta”, dijeron los creadores de DOHY.

 

En cuanto a la segunda división del software permite que se le muestre al niño figuras geométricas programadas con anterioridad a través de un geoplano de leds, es decir, “a partir de accionadores parpadean las figuras y con unas ligas o cuerdas que se le suministran al niño debe formar la figura que el geoplano le muestra”, añadió Yepes.

 

Cabe mencionar, que el nombre del software ´DOHY´ se debe a la forma que recibe el dispositivo como tal, debido a que ´DO´ es porque cuenta con 12 lados totalmente iguales, entonces de allí la primera sílaba. Además, “El ´HY´ nace de sus principales autores que son mi compañero Harrison Racedo y mi persona José Yepes, entonces, la ´H´ es de mi compañero por su nombre y la ´Y´ de mi apellido”, señaló el estudiante José Miguel Yepes.

 

“La idea de la creación del dispositivo se dio a raíz de que la novia de mi compañero Harrison Racedo trabaja con niños que padecen de este tipo de trastornos. Por tal motivo, un día fuimos al trabajo de ella y nos dimos cuenta de ciertas necesidades y de ciertos puntos que en realidad eran necesarios que los atacáramos, como son la estimulación de la motricidad fina, así como la comunicación que tienen entre ellos porque este dispositivo también sirve para generar un ambiente más sociable entre los niños que padecen TEA, ya que pueden trabajar de 2 a 3 niños sin ningún problema”, recalcó Yepes orgulloso de lo que él y su compañero lograron plasmar con DOHY.

 

En la creación de este proyecto los estudiantes se enfrentaron a unas dificultades muy particulares, ya que tuvieron inconvenientes al momento de programar los leds de la sección del geoplano para que este pudiera parpadear y formar las figuras que ellos querían que se formaran. En ese momento, el reto era mayor para ellos porque en la tarjeta de Arduino solo podían configurar 2 figuras, sin embargo, encontraron un método adecuado para solucionar esa dificultad. También, tuvieron que asumir la decisión de elegir las actividades más eficientes y precisas para cumplir con los objetivos de DOHY.

 

Racedo y Yepes le dedicaron alrededor de 1 año al proyecto, debido a que no “queríamos salir del paso, sino realmente queríamos que DOHY generara un impacto social ante este grupo que es tan vulnerable en la sociedad”, indicaron.

 

“Consideramos que este proyecto de verdad fue una experiencia única que no cambiaríamos por nada. Es una sensación muy bonita poder ayudar a las demás personas, en este caso a unos niños que necesitan más inclusión social, que sepan que están ahí, que tengan apoyo y que vean que son capaces. Fue una experiencia que nos aportó muchísimo y a la vez fue una lección de vida. El poder ayudarlos, ver que probaran el dispositivo y que tanto nosotros como las personas que están a cargo de ellos se dieran cuenta que el dispositivo generó buena impresión es gratificante después de todo el esfuerzo”, expresaron los estudiantes.

 

Cabe resaltar y como se mencionó al comienzo, los jóvenes fueron guiados por los ingenieros y docentes de Uniautónoma Pablo Bonaveri y Carlos Díaz. “De principio a fin estuvieron muy pendientes de nuestro proyecto resolviendo nuestras dudas o inquietudes que de verdad no encontrábamos en otro lado, sino de la mano de la experiencia de ellos. También estuvieron al tanto de que entregáramos nuestros avances a tiempo para desarrollar el proyecto como tal y de nuestras investigaciones para que siguiéramos el camino correcto. Estamos muy agradecidos con los ingenieros y esto no es un logro solo de nosotros, sino también de ellos como nuestros asesores”, afirmaron Racedo y Yepes.

 

Por su parte, el docente Díaz expresó lo que siente al ser una guía para sus estudiantes. “Es una responsabilidad muy grande. Mis estudiantes saben perfectamente que exijo de ellos lo mejor y me exijo a mí mucho más de lo que puedo exigirles a ellos. Entonces, de cierta manera me siento muy feliz apoyándolos, aunque entiendo que las exigencias siempre son altas, yo confío en que ellos lo van a lograr junto conmigo y por supuesto, con mis otros colegas profesores porque veo la capacidad que tienen, lo perspicaces que son. Me llena de mucha satisfacción saber que han logrado muchos procesos y etapas previas antes de graduarse, incluso los que están recién graduados también. La felicidad está en ayudarlos y en mostrarles el camino que necesitan para ser siempre mejores” afirmó.


El ingeniero agregó “siento que he sido un catalizador de muchas de sus ideas, y de cierta manera la exigencia va de la mano con el profesionalismo. Es por eso, que considero que los he ayudado en sus procesos porque simplemente he hecho lo que tengo que hacer y lo que quiero hacer, y lo que tengo y quiero hacer es que sean excelentes”. Por otra parte, Díaz Saénz dijo “he identificado en los estudiantes el miedo que tienen al arriesgarse, pero yo les digo que prefiero que quemen todos los dispositivos electrónicos que puedan quemar, porque hay que tomar riesgos, empezando desde las clases en los primeros semestres. A veces siento que les da temor innovar, sin embargo, estamos nosotros los docentes para apoyarlos y mostrarles que lo pueden lograr. Incluso siempre le digo a mis colegas que es importantísimo nuestro acompañamiento como asesores”, concluyó.

 

Para finalizar, los creadores de DOHY SF manifestaron que el día que se enteraron de la noticia sintieron una emoción indescriptible porque precisamente ese día estaban a la expectativa de lo que vendría para el proyecto. Recibir esa llamada por parte del docente Carlos Díaz los llenó de satisfacción y alegría. MMG

 

Visto 2005 veces
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones