MENÚ
SERVICIOS
#VolvamosACreer Canales de Atención
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

La danza callejera transformada en tradición: Conversatorio ‘En línea con la tradición’

COMPARTIR:

La danza callejera transformada en tradición: Conversatorio ‘En línea con la tradición’
Jueves, 27 Agosto 2020 18:05
Valora este artículo
(0 votos)

‘En línea con la tradición’, espacio que abre la universidad desde el departamento de bienestar institucional y la oficina de arte y cultura para explorar la música, la danza y el folclor que caracteriza nuestras fiestas, en esta oportunidad se abordo el tema del Bullerengue, con Elquin Retamozo, Xiomara Marrugo y Janer Orozco como invitados, todos con amplia experiencia en El Bullerengue, pues son gestores culturales, bailarines, cantantes y músicos.

 

El Bulleregue… ¿De dónde nace? Xiomara Marrugo, es osado atreverse a decir un sitio, el bullerengue como música viene de un baile de calle, de la bulla, de las polleras que bailan las mujeres, el bullerengue llego con la cultura afrocolombiana y se estructuro como una música propia y se le otorgo la instrumentación, decimos que se bailó en una esquina de la costa, donde había un negro había Bullerengue”

 

Del Bullerengue se dice que la voz líder es una mujer y el del tambor es el hombre, a lo que Elquín Retamozo respondió cantando, seguidamente dijo, “Se conoce como una manifestación propia hecha por las mujeres, pero en investigaciones nos dimos cuenta que en las fiestas de calle, los hombres también cantaban, se dice también que el bullerengue es para los señores, pero eso es de nuestro vivir porque narra historias, esta manifestación cultural es de inclusión, no tengamos solo hombres tocando tambor si no gozamos con mujeres versátiles que tocan el tambor alegre”

 

Este baile cantado, cuya danza la realizan mujeres solamente. Da cuenta de que en sus inicios los esclavos utilizaban tambores hembra y llamador, que a través de la bulla de tambores y palmas festejaban su libertad. Hoy en día tal como cuenta Elquín Retamozo: Hay hombres y mujeres cantantes y hombres y mujeres tamboreros, él también advierte que “no todo tamborero se acomoda con toda cantadora y no toda cantadora se acomoda con todo tamborero… Lo que quiere decir que es cuestión de adaptarnos a las circunstancias que se nos presenten y que esta danza permite la inclusión”.

 

Las historias que se cuentan en canciones son únicas, estos personajes aprenden cantos, versos, pasos, golpes de tambor, conocen a cantadoras, bailadoras y tamboreros de los cuales aprenden ya sea por herencia de sus padres o simplemente mirando.

 

“Nosotros mantenemos esto de la danza tan vivo que aun virtualmente seguimos ensayando, nos seguimos encontrando a la distancia, con escuelas y la ciudadanía en general para seguirnos expandiendo con nuestra música, la virtualidad nos ha unido y hemos podido crear muchas cosas gracias al bullerengue, nuestro amor, nuestra cedula es El Bullerengue”, termina Xiomara Marrugo.

 

“El Bullerengue ha trascendido yo doy constancia de eso, imagínate que hay un grupo de bullerengue internacional en estados unidos, y realmente hay muchas personas de Francia, Italia, que han llegado a este territorio y se han interesado por esta cultura y esta bella identidad, el bullerengue a sido internacionalizado, no nos extrañemos que si se da en Italia o en Francia se de en cualquier parte”, indica Janer Orozco.

 

En esto radica la importancia en conocer nuestra historia, preservar las tradiciones y no dejarla morir menciona Estefany Uribe antes de darle paso al grupo de bullerengue que se preparaba para bailar y cantar su música. DHS

Visto 1252 veces
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones