MENÚ
SERVICIOS
#VolvamosACreer Canales de Atención
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Biólogos ambientales conversaron con expertos de Uniautónoma sobre las áreas protegidas y el turismo de naturaleza en el Atlántico

COMPARTIR:

Biólogos ambientales conversaron con expertos de Uniautónoma sobre las áreas protegidas y el turismo de naturaleza en el Atlántico
Jueves, 02 Julio 2020 15:08
Valora este artículo
(1 Voto)

El programa de Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras de la Universidad Autónoma del Caribe, organizó el conversatorio "Las áreas protegidas públicas/privadas: una opción para promover el turismo de naturaleza", el cual tuvo como invitados especiales a Joe García, biólogo y asesor de la CRA (Corporación Autónoma Regional del Atlántico); Manuel Villanueva, director administrativo de la Fundación Ecológica Los Charcones; Samuel Casseres, biólogo ambiental, cofundador y director científico de la Fundación BATIS; y John Jairo Gómez, biólogo y director de la ORNIAT (Fundación Ornitológica del Atlántico).

 

Este espacio académico, moderado por la docente Beatríz Díaz Solano, surgió como una iniciativa del programa para discutir sobre la importancia que tienen las áreas protegidas del Atlántico, y la manera en que estas se pueden utilizar para promover el turismo de naturaleza en la sociedad.

 

Los cuatro biólogos invitados a la charla compartieron sus experiencias y conocimientos acerca del manejo de las áreas protegidas desde la organización en la que se encuentran.

 

Joe García, asesor de la CRA, explicó cómo se manejan los procesos con relación a las zonas declaradas como áreas protegidas y cuál es el proceder de la corporación para su seguimiento y control en busca de la preservación del medio ambiente.

 

El biólogo hizo énfasis en la importancia que deben cobrar las iniciativas por parte del sector privado para aprovechar algunas zonas como áreas protegidas en el Caribe y el Atlántico. "La región Caribe, especialmente el departamento del Atlántico, tiene la menor cantidad de reservas pertenecientes a propietarios privados. Esto es algo que queremos promover entendiendo que le puede generar muchas oportunidades a los predios privados", aseguró.

 

Además de los beneficios económicos que representa esta iniciativa para el sector privado dado los recursos que reciben por compensaciones por cumplir con obligaciones ambientales, también se llevan a cabo acciones ecológicas que perduran en el tiempo, que contribuyen a la transformación del tejido social y a la conservación del medio ambiente.

 

Por su parte, Manuel Villanueva de la Fundación Ecológica Los Charcones, contó que esta reserva se compone por 43 hectáreas de bosque seco tropical que antes eran dedicados a la ganadería y al cultivo de diferentes productos en el municipio de Piojó. Este ecosistema natural del Atlántico empezó como una fundación y fue impulsándose hasta convertirse en un área protegida.

 

Villanueva aseguró que este logro le dio un giro al significado de la comunidad. "Volcar los ojos al municipio de Piojó con esta reserva brindó muchas oportunidades, se activó el sector económico. Se han capacitados muchas personas con el Sena y se formó una asosiación para cuidar esta reserva en busca de construir un tejido social humano", señaló.

 

La reserva natural Los Charcones ofrece múltiples actividades atractivas para que los turistas se acerquen y disfruten una experiencia cercana con la naturaleza, además de conectarse con la cultura del municipio de Piojó.

 

Entre los proyectos que se han propuesto para seguir potencializando el turismo en esta reserva, están continuar con el senderismo, el camping nocturno, adecuar una zona específica de camping en la que el turista pueda comprar alimentos y bebidas, organizar noches culturales e impulsar las actividades bohemias con personajes de Piojó.

 

Según Villanueva, la importancia de este ecosistema ha trascendido al ámbito científico, gracias a que se han realizado varios procesos de tesis y se tiene interés en que la reserva siga siendo estudiada, observada e investigada por las universidades para sus trabajos académicos.

 

Por otro lado, el biólogo Samuel Casseres inició su intervención hablando acerca de los servicios ecosistémicos que ofrecen las reservas en busca de proteger a la sociedad y a los visitantes de las mismas.

 

Casseres también abordó los dos enfoques de economía relacionada al ecosistema: la economía ambiental y la economía ecológica. En la primera, el indicador es monetario y el objetivo se limita a la obtención de ganancias; mientras que, la segunda encierra indicadores físicos, ecológicos y energéticos que se rigen por principios distintos a la hora de prestar un servicio e integran la ecología y la ética para llevar a cabo procesos que no contempla la economía ambiental.

 

De acuerdo con Casseres, hay que saber diferenciar el costo y el valor de las cosas. "El costo se refiere a una transacción monetaria que se realiza para adquirir algún producto o servicio. Por el contrario, el valor de las cosas es un componente irremplazable que no se expresa en unidades monetarias", afirmó.

 

El biólogo le extendió una invitación a los participantes de la conferencia para que se interesen por ver más allá del simple servicio ambiental y tengan en cuenta la importancia de posibilitar un manejo completo de las áreas protegidas en el departamento.

 

Finalmente, John Jairo Gómez, director de la ORNIAT, apuntó que el turismo de naturaleza trae muchos beneficios para los turistas y las comunidades. Para estas últimas, se busca la capacitación para el manejo de actividades relacionadas con las reservas y se diseñan canales de ayuda para facilitar el aprendizaje de aquellos miembros de la comunidad interesados en vincularse a estos procesos.

 

"Estos procesos de engranaje local permiten el fortalecimiento de las comunidades y el cuidado de las áreas protegidas junto con las empresas que desarrollan el turismo", destacó Gómez.

 

El experto aseguró que junto con la Gobernación del Atlántico, se están diseñando planes de ordenamiento territorial para tener un manejo completo e impecable de cada zona que contiene las reservas naturales en el departamento.

 

Con respecto a la Ciénaga de Mallorquín, sobre la cual surgieron múltiples preguntas por parte de los participantes de la conferencia, Gómez afirmó que es una zona en la que las autoridades ambientales aún están estudiando posibilidades.

 

"Esta ciénaga tiene elementos de planificación que se han venido adelantando para su conservación por parte de la CRA y las autoridades competentes en el asunto", finalizó. VSC

Visto 1859 veces
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones