MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Estudiantes de Ingeniería fabricaron brazos robóticos que tocan el violín y arman un cubo de Rubik

COMPARTIR:

Estudiantes de Ingeniería fabricaron brazos robóticos que tocan el violín y arman un cubo de Rubik
Jueves, 28 Noviembre 2019 09:18
Valora este artículo
(1 Voto)

En busca de que los estudiantes afiancen sus conocimientos, la Facultad de Ingeniería, a través del programa de Ingeniería Mecatrónica, ha decidido articular los cursos de Diseño Mecatrónico II y Robótica, por medio de un ejercicio en el que los estudiantes debían realizar un robot con la capacidad de resolver un problema.

 

Dentro de los proyectos realizados se encontró un brazo robótico que, al imitar los movimientos humanos, toca una melodía en el violín; y un robot que, por medio de un sensor, es capaz de resolver en poco tiempo el cubo de Rubik.

 

“Aquí los estudiantes tienen la oportunidad de mezclar todos los conocimientos que han adquirido durante su carrera”, dijo Carlos Díaz, docente de tiempo completo del programa de Ingeniería Mecatrónica, quien explicó además que cada proyecto tiene una interacción de motores, articulaciones, cálculos matemáticos y todo eso mezclado a través de toda el área electrónica y de programación.

 

Estas asignaturas son un pre-requisito para que los estudiantes puedan cursar su opción de grado, tomando el ejercicio como el inicio de lo que será el proyecto de grado. “Los estudiantes han mostrado mucha dedicación, a diferencia de otros tipos de evaluación. Aquí ellos están entrando en la realidad, están poniendo en práctica todos sus conocimientos”, comentó Jean Pierre Coll, docente de tiempo completo del programa y tutor de los proyectos.

 

Por su parte, el decano de la Facultad, ingeniero Armando Robledo, comentó que desde allí se viene trabajando hace mucho tiempo en esta metodología de enseñanza denominada CDIO (concebir, diseñar, implementar y operar), que busca aplicar todas las teorías aprendidas en el aula. “De esta forma, cuando el muchacho ve en clase la experiencia viva de la Ingeniería, aplica el conocimiento y lo desarrolla como tal. No existe un mejor ambiente de aprendizaje que un estudiante aprenda lo que va a hacer cuando salga de la Universidad”, agregó.

 

Para Leonardo Andrés Escobar, esta es una experiencia muy emocionante pues pudo mezclar su pasión por la ingeniería, con la música. “Mi proyecto es un brazo robótico que tiene tres grados de libertad, cuya función es tocar el violín", señaló.

 

El punto clave del proyecto es tocar cuatro notas para formar una melodía. "Nosotros lo que hicimos fue crear un brazo que sostiene el arco y que realice un movimiento hacia delante y hacia atrás, mientras que el violín rota en una plataforma a través de su eje, para que el brazo alcance todas las cuerdas”, aseguró Leonardo, a quien se le hizo mucho más sencillo realizar este robot gracias a sus conocimientos con el violín.

 

Brazos Robóticos (2).jpg

 

Sin embargo, manifestó que, en los casi tres meses que llevan trabajando él y su grupo, se han encontrado con varios obstáculos, entre esos, el afrontar la teoría musical pues tuvieron que calibrar el brazo para saber cuales eran las notas y poder cambiar los tiempos en cada una.

 

“Como teníamos la limitación de solo poder tocar cuatro cuerdas, nos tocó buscar canciones sencillas y a su vez, parametrizarlas para las notas que requeríamos. Básicamente, cogimos una canción y la renovamos para que se acomodara a nuestro diseño”, explicó.

 

Para Jehnir Maldonado Morrón las cosas tampoco fueron tan sencillas. “Mi grupo y yo trabajamos en un robot que agarra dos caras del cubo de Rubik y las rota, hasta resolverlo”, indicó.

 

Los tres meses que llevan trabajando se han concentrado en armar un sensor con la cualidad de medir la cantidad de luz que refleja cada uno de los colores y, a partir de ahí, diferenciar cada una de las caras.

 

“Nosotros lo que hicimos fue programar el sensor para que mandara tres colores, primero rojo, luego azul y al final el verde y medimos la reflexión de cada uno para saber a cual nos enfrentábamos. Todo esto para generar una captura que el robot utiliza como base para resolver el cubo”, dijo Maldonado.

 

Para el decano Robledo, estos ejercicios son de gran valor en la formación de los estudiantes. "Cuando los estudiantes lleguen a las industrias, van a saber como resolver problemas o van a ser capaces de generar su propio negocio. Eso es lo que requiere un ingeniero actual”, afirmó. Además agregó que, gracias a esto, los estudiantes se han mostrado mucho más motivados, pues es lo que realmente les gusta hacer.

 

“Ellos están bastante motivados y aquí les ponemos los retos. A muchos les gusta, otros se enfocan más en la investigación, a tratar de llegar un poco más profundo a ver como pueden integrar las nuevas tecnologías”, complementó el docente Jean Pierre Coll. MMC

 

 

 

 

 

Visto 400 veces
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones