MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Expertos de Uniautónoma opinan sobre el premio Nobel de Literatura y los nuevos ganadores

COMPARTIR:

Expertos de Uniautónoma opinan sobre el premio Nobel de Literatura y los nuevos ganadores
Viernes, 01 Noviembre 2019 09:47
Valora este artículo
(1 Voto)

 

El pasado 10 de octubre fueron entregados, en Estocolmo, los premios Nobel de Literatura 2018 y 2019, tras las fuertes polémicas de abuso sexual y filtraciones que sufrió la Academia el año pasado. Los ganadores fueron la polaca Olga Tokarczuk (2018) y el austriaco Peter Handke (2019).

 

Mats Malm, secretario permanente de la Academia Sueca, destacó de la autora polaca “una imaginación narrativa que, con pasión enciclopédica, simboliza la superación de las fronteras como una forma de vida” y del austriaco que su obra está llena de “inventiva lingüística, ha explorado la periferia y la singularidad de la experiencia humana”.

 

Sin embargo, aunque el galardón literario fue fallado y duplicado en busca de dejar atrás los graves escándalos, ante la comunidad académica mundial, esto no ha sido posible.

 

Para Juan Carlos Antequera, docente del programa Comunicación Social y Periodista y magíster en Comunicaciones, la controversia no es algo nuevo en la entrega de estos premios. El docente expone que siempre ha sido un pensamiento colectivo que, “que dentro de la Real Academia Sueca hay muchos intereses, dentro de los que predomina el poder político”, sin embargo para Leslie Smith, también docente del programa, esto podría tratarse, tan solo de un tema de subjetividad. “En una versión del premio Nobel, fue un cantante el que ganó el premio y en otra se lo llevó un periodista, entonces ahí podríamos entrar a mirar si, más bien, la Academia está respondiendo a los intereses cambiantes de la época”, expresa Smith.

 

Olga Tokarczuk.jpg

 

Y justo en ese punto se abre el debate pues un gran porcentaje de público literario está de acuerdo con el premio entregado al cantante Bob Dylan en el 2016, pero el porcentaje restante integra un grupo de lectores conservadores, que encuentran en ese hecho una muy grave falta de respeto. Entre ellos, el docente Alejandro Espinosa quien afirma que “el que a alguien le sea otorgado este premio no significa que sea el mejor, pues existen escritores que han dejado un legado importante a las letras pero que nunca lo han recibido”.

 

De la misma forma Jaime de la Hoz, docente y periodista, expresa que “el premio está en deuda con el mundo por entregar ese galardón, pues él –Bob Dylan- no era el representante auténtico de las letras”. Ante ello, los criterios de escogencia se convierten en un factor de análisis crucial, para identificar la manera en que la Academia trabaja.

 

“Considero que muchas veces se tienen en cuenta criterios externos a la obra, temas como el género y el país del autor. En mi opinión, solo se debería mirar la manera en que la obra está desarrollada”, comenta Espinosa. Juan Carlos Antequera concuerda en que el premio puede estar sufriendo una transformación hacia las nuevas tendencias, lo que lo ha llevado a estar en medio de las fuertes polémicas.

 

“Podríamos pensar que, quizá, estamos en una época de la información donde los escritores se convierten en escritores nichos, es decir, se direccionan hacia públicos mucho más específicos, no grupos tan universales como es lo tradicional”, glosó Antequera, a lo que Smith agregó que “valdría la pena decir que el premio está respondiendo a los intereses cambiantes de la época, a lo que los jóvenes le están apostando y los productos culturales que están absorbiendo, por ende, creo que está entrando en un estado de esnobismo”.

 

Peter Handke.jpg

 

Es probable que la Academia esté en busca de una transformación, de una actualización de sus ganadores, persiguiendo la evolución que no solo sufre la literatura sino la sociedad misma; sin embargo, hay muchos nombres de escritores que, tiempo antes de que se creara el galardón, crearon obras de gran importancia y que han llegado a ser categorizadas como atemporales.

 

“Para mí, el Nobel es el sello de calidad, es la firma que refrenda una obra pero antes del premio existieron escritores que no lo requirieron porque ahí están en la historia de la literatura, uno sabe cuales son los representantes que han llegado y que han trascendido en la historia”, explicó De la Hoz.

 

Por otro lado, los académicos concuerdan en que la Academia Sueca está dejando entrever las hendiduras que ha sufrido, generando gran desconfianza en el público. “El premio ha venido perdiendo fuerza, antes era mucho más valioso. El tener que sacar los dos ganadores este año demuestra la crisis que está atravesando”, comentó Antequera.

 

Para Smith, todo lo anterior pierde veracidad cuando se traspola a la verdadera literatura, pues “las buenas obras son entregas que van allá de los premios, son como la esencia humana. La escritura, igual que todo lo que vale la pena en el mundo, es una apuesta al vacío”. MMC

 

 

 

Visto 756 veces
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones