MENÚ
SERVICIOS
Descarga tu orden financiera Portal de Pagos
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Arte, color y luz: tres aspectos que aprenderás a manejar estudiando Diseño de Espacios en Uniautónoma

COMPARTIR:

Arte, color y luz: tres aspectos que aprenderás a manejar estudiando Diseño de Espacios en Uniautónoma
Jueves, 24 Octubre 2019 15:24
Valora este artículo
(1 Voto)

En días pasados, se llevó a cabo la conferencia El Color en el Arte, en el auditorio de Arquitectura de dicha facultad. Para el evento, fue invitado el artista plástico Rubén Palacios, quién en sus pinturas despliega una descarga de todo tipo de tonos, generando diferentes sensaciones en quienes las aprecian y dándole vida a los espacios que adorna.

 

Además de la importancia del tema –pues corresponde a una asignatura del programa de Diseño de Espacios-, se debe tener en cuenta que en breve llegará diciembre y con él, las redecoraciones y los arreglos en distintos entornos. Por lo anterior, esta información es más que pertinente, así que sigue leyendo y toma nota si te interesa aprender al respecto.

 

De acuerdo con Orietta Polifroni, profesora de tiempo completo del Programa de Diseño de Espacios, “un diseñador de espacios tendrá que calcular muy bien las variables a cerca de la teoría y psicología del color, cómo interactúa el concepto y la manera cómo están organizados los colores cálidos o fríos en el círculo cromático; sus combinaciones, sensaciones, las gamas, los tonos, qué se generan de cada uno de ellos y cómo crear ambientaciones en armonía, en contraste, utilizando los mismos conceptos y modelo del color”, dice.

 

Según Polifroni, siendo arquitecta y diseñadora de espacios, el curso de Iluminación y Color para Espacios Interiores “trata durante todo el semestre -como proyecto de aula- la importancia de la iluminación y el color, pues van de la mano, ya que no hay color si no hay luz”, agrega.

 

Por tal motivo fue invitado Trespalacios en esa ocasión y es que la idea era que los estudiantes vieran cómo involucrar el color para manipular la percepción de las personas, respecto a cada uno de los elementos incluidos en el espacio; de forma integral: desde el piso y el techo hasta la luz de las paredes; los objetos, el cómo transmite la luz del sol hacia el interior” detalla la docente.

 

De hecho, “el color en sí no existe, no es una propiedad del objeto, sino una impresión personal. Puede definirse como una sensación visual que se produce por los reflejos que la luz crea sobre las superficies de los objetos. El ojo humano sólo percibe el color cuando la iluminación es abundante. Con poca luz los ambientes se ven con tonos grises, blancos y negros”, asegura Polifroni, tal como lo consignó en su en su artículo científico El color y la iluminación en el diseño de ambientes interiores, en octubre de 2008.

 

La luz, el otro factor.

En cuanto a la luz, Polifroni indica que “es una forma visible de energía que viaja a 300 mil kilómetros por segundo y acompaña al color para crear ambientes agradables, que le den personalidad y realce los espacios. Al diseñar un ambiente se deben definir las opciones de iluminación que se requieran para cada actividad a realizar. Es necesario evitar el deslumbramiento, percibida como una molesta sensación de reflejo de las fuentes de luz sobre las superficies con color”, conforme la PTC, datos que también compartió en la prosa antes mencionada y algo que “solo puede hacer un profesional en este campo, al seleccionar las lámparas adecuadas”, señala.

 

Por otro lado, Polifroni añade que, “para producir sensaciones de claridad y relajación, se debe utilizar la luz fluorescente o luz blanca, pues intensifica los colores fríos y mantiene un ambiente bien iluminado. Ambas proyectan una luz blanca o amarilla y no se calienta, siendo ideales para espacios como cocinas, baños, vestieres y zonas de estudio.

 

En cuanto a la luz halógena –blanca y de mayor temperatura- “es más apropiada para ser utilizada como luz dirigida y el color se altera según la intensidad de ella”, informa la experta. Es así que un diseñador de espacios puede hacer la propuesta de una paleta de color para el espacio reservado para un niño o para cualquier cliente. “Lo del rosado o beige para las niñas es algo que ya no se aplica. Los colores van de acuerdo con la personalidad de quién habita el espacio, de acuerdo con la necesidad, con la función y con la experiencia que se quiera brindar”, aclara.

 

Lo anterior quiere decir que además del color, “se trata de imprimir una conceptualización o temática: los atardeceres, las flores, descanso; si se quiere estimular (un naranja), pasión, el que quiere estabilidad (colores tierra). Se trabajan conceptos de intensidad, saturación, monocromía, y policromía”, explica Polifroni.

 

“Entre nuestros egresados hay quienes han intervenido espacios privados, oficinas, colegios, jardines infantiles. Este curso es muy importante para la carrera por obedecer a una competencia que se involucra en cada uno de los proyectos de diseño. Con un buen manejo del color se romperá el paradigma de todo blanco, todo beige, porque lo que se busca es conectar las obras de arte con el espacio, para que haya armonía”, encima.

 

Según la docente, no se trata de darle la bienvenida a la explosión del color. “Se trata de que la contemporaneidad está llamada a evocar temporal o atemporalmente diferentes tendencias y eso van con el gusto de las personas”, enfatiza y complementa diciendo que se trata de vivir experiencias y “vivir en un ambiente que evoque lo antiguo o lo futurista puede ser una de ellas”, ejemplifica.

 

Respecto a los errores que se pueden cometer, Polifroni advierte que “demasiados colores en un espacio no resulta en armonía. Al contrario, dan una sensación tosca, el espacio se verá más pequeño y demasiado iluminado, por lo que la idea es no experimentar uno mismo sino acudir a un profesiuonal del diseño y preparado con calidad” termina.

 

¿Quién es Ruben Trespalacios?

Artista plástico barranquillero radicado en Bogotá. Dibuja desde los cinco años, pero desde 2014 se dedica a esta actividad con más constancia. Actualmente tiene varias exhibiciones de sus obras de arte. La más reciente, la que abrió en la tienda de diseño Residenza, en Santo Domingo titulada Los Colores del Caribe, con la que hace referencia a la flora de la región.

 

Pese a tener una corta carrera como artista plástico, considera que ha adquirido una gran experiencia con sus exhibiciones en diferentes países y esto lo motivan aún más para seguir adelante con su talento, y mostrar ante el mundo, el color del paisaje y la alegría de la gente de Colombia.

 

“Toda mi obra es abstracta y me he enfocado en que lleve colores vívidos para evocar siempre la fuerza interior, la vida y cambiar cualquier aspecto negativo en positivo”, explica el artista.
Ruben precisó que lo único que desea es que su arte y estilo sean reconocidos a simple vista, y que las personas puedan encontrar un espejo en ellas, donde se reflejen ellos mismos. JSN

 

 

Visto 7138 veces
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones