MENÚ
SERVICIOS
Descarga tu orden financiera Portal de Pagos
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Expertos debatieron en Uniautónoma por el derecho a la comunicación en el territorio del Caribe

COMPARTIR:

Expertos debatieron en Uniautónoma por el derecho a la comunicación en el territorio del Caribe
Viernes, 27 Septiembre 2019 15:07
Valora este artículo
(0 votos)

La Universidad Autónoma del Caribe fue el epicentro el pasado jueves de un foro convocado por la Dirección de Comunicaciones del  Ministerio de Cultura y la Alianza Caribe, en el que expertos y miembros de la comunidad debatieron sobre 'El derecho a la comunicación en el territorio del Caribe' y analizaron las garantías del derecho a la comunicación en el actual contexto del país, y sus implicaciones para los periodistas, comunicadores locales y líderes comunitarios.

 

La jornada estuvo dividida en tres paneles, cada uno con una subtemática para que los expertos expusieran sus argumentos e ideas. Los temas fueron 'Comunicación para la memoria, la verdad y la construcción de paz', 'En contra de las diferentes formas de censura' y 'Comunicar en el territorio Caribe'. Por parte de la universidad brindaron su apoyo el programa de Dirección y Producción de Radio y Televisión y la Dirección de Extensión y Proyección Social.

 

Dentro de los invitados estuvieron Germán Rey, profesor universitario; la periodista y consultora Nubia Rojas; Soraya Bayuelo, fundadora y directora del Colectivo de Comunicaciones Montes de María Línea 21; Laura Ardila, periodista y editora de La Silla Caribe;Sinar Alvarado, representante de la Liga Contra el Silencio;Luisa Fernanda Isaza, abogada investigadora; Vanesa Paola Tejedor Herrera, licenciada en pedagogía infantil; Hernando González, líder campesino de Montes de María; Daniel Maestre Villazón, comunicador indígena con experiencia en Derechos Humanos, y Octavio González, miembro activo de la Asociación de Radiodifusión Comunitaria Vokaribe.

 

‘Comunicación para la memoria, la verdad y la construcción de paz’.

Para dar inicio a la jornada del foro ‘El derecho a la comunicación en el territorio del caribe’, se llevó a cabo el panel ‘Comunicación para la memoria, la verdad y la construcción de paz’.

 

Entre los panelistas que participaron, se encontraba el reconocido profesor y relator, Germán Rey, quien a través de una comparación con la literatura de Gabriel García Márquez, explicó como se está viviendo en Colombia los años de la peste y la memoria.

 

Comunicación en el Caribe (1).jpg

 

Con esto, buscaba mostrar la relación entre comunicación, memoria y verdad, a lo que agregó que “hoy se habla mucho de memoria y de verdad y que tenemos, por una parte, una memoria y verdad institucional que, en el caso colombiano, yo creo que se trata de la justicia especial para la paz y la comisión de esclarecimiento de la verdad; estas, son institucionales, porque a pesar de todo son resultado de un acuerdo que el estado, no los gobernantes, si no el estado y la comunidad respaldan”.

 

Sin embargo, aseguró que más le interesa es el tema de la memoria y la verdad, entendidas como las expresiones más locales y que cobran una mayor importancia entre el colectivo.

 

Por su parte, la periodista y consultora, Nubia Rojas, también hizo su intervención, explicando, de manera inicial, en lo que consiste el proyecto ‘La paz con los ojos abiertos: periodismo, comunicación y construcción de paz’.

 

“La frase del título del proyecto fue dicha por Gabriel García Márquez, durante unas declaraciones a la televisión española en el año 1984, en el marco de las negociaciones de paz que se estaban dando en ese momento. Gabo decía que los periodistas tienen que cubrir la paz con los ojos abiertos, con ojo de cóndor, una paz que no solo se fija en los detalles de la nogociación ni en la interacción entre los actores que están intentando llegar a ella, sino una paz que, además, es capaz de ver por encima, ese es el rol que le adjudica al periodista y al que nosotros hemos apostado”, expresó.

 

De la misma forma, y centrándose mucho más en el tema trabajado durante el panel, la periodista y además especialista en temas de paz y asuntos sociales, políticos y humanitarios, recordó que fue a finales del siglo XX y principios del XXl, que la preocupación que predominaba en la sociedad, era que los periodistas contribuyeran en la mitigación de la confrontación, pero nunca al periodismo en construcción de paz, es por eso que “la propuesta de la fundación, en este caso, es darle un poco la vuelta y no solo darnos palo de lo que hemos hecho mal o como hemos contribuido a la violencia con el lenguaje, sino que hemos hecho también para contribuir con la paz”

 

Para finalizar, dejó ver que aún existe, dentro de la sociedad colombiana, que la definición de paz aún se encuentra anclada a una ideología político – partidista. “Es por ello que la gente todavía habla de la paz de la Santos o la paz de las Farc, pues no hay una definición de ella en un sentido amplio”, comentó.

 

“Llego sin pedir permiso eso que llaman conflicto, un régimen bien estricto de dolor sin previo aviso, que al pueblo volvió sumiso viendo a sus hijos caer, sus derechos decaer y a un estado que no estaba para hacer lo que le tocaba, a su pueblo proteger. Como pusimos los muertos, sin nuestro consentimiento, queremos contar el cuento con el estado en concierto. Que lo falso no sea cierto, que cuente nuestra verdad y que se apoye un lugar y un museo de la memoria. Que en adelante esta historia sea vergüenza nacional”, fueron las palabras que entonó Soraya Bayuelo, fundadora y directora del Colectivo de Comunicaciones Montes de María Línea 21 y además ganadora del Premio Nacional de Paz 2003, al iniciar su intervención y para explicar como la tradición oral es la “banda sonora” del Museo Itinerante de la Memoria de la Identidad de los Montes de María.

 

Este último, se centra en los tres ejes fundamentales: la memoria, la identidad y el territorio. Este museo, reproduce lo que muestra el territorio, por parte de quienes han sobrevivido a las fuertes épocas de violencia, según lo explicado por Soraya, que agregó que “esta es una plataforma de preparación simbólica para decirle al mundo que no nos podemos dejar robar la esperanza, ni por lo que ya fue ni lo que vendrá”.

 

Al final de su intervención, recordó con gran cariño la época en que fue estudiante de la Universidad Autónoma del Caribe, del programa de Comunicación Social y Periodismo.

 

“Yo soy hija de la Uniautónoma y hoy me siento súper orgullosa. Hoy revivo ese pasado, que fue sabroso, porque todas las primeras generaciones de periodistas del caribe colombiano salieron de la primera facultad de comunicaciones de la región”, expresó.

 

Comunicación en el Caribe (4).jpg

 

'En contra de las diferentes formas de censura’.


Como característica particular de este segmento de la jornada matutina está la juventud de sus tres participantes y la pasión demostrada por el oficio y las largas opiniones que cada uno emitió ante las preguntas de los asistentes.

 

De acuerdo con Isaza, las amenazas son la más grave y la forma más común de bloquear la libertad de expresión de un periodista, lo que se ha seguido dando a través de los años, con un tope de casos desde finales de los 80 y por una década más.

 

“No es que haya mejorado la situación para estos profesionales, pero este año se han registrado 10 amenazas, por lo que debo decir que hay una reducción en relación con 2018”, dijo Isaza durante su primera intervención.

 

En cuanto a las otras formas de afectar a la prensa en este sentido, Isaza mencionó a la autocensura para evitar las amenazas, así como “las presiones por la pauta, tema en el que también la Flip trabaja para que no influya en los contenidos”, agregó.

 

De hecho, la Flip hizo un censo en todo el país para ver cómo estaba la oferta de información local en cada municipio, porque pasa que -en muchas regiones- los ciudadanos están bien informados sobre lo que sucede en Bogotá y en las ciudades más importantes, pero nadie les cuenta lo que ocurre en sus ciudades y departamentos, en sus regiones”, explicó Isaza y complementó que fue con el propósito de “medir el silencio y así se encontró que eso se da en 666 municipios, de 1109 que tenemos. O no tienen suficientes medios de comunicación o cuentan con los que no se dedican a entregar información de real interés, sino de otro tipo”, indicó.

 

Por su parte, Alvarado expuso que la Liga contra el silencio es una iniciativa de la Flip, que busca combatir la censura y la desinformación en Colombia. “Reúne 16 medios digitales, excepto dos, Publimetro y Universo Centro, que sí imprimen. Lo que hacemos es identificar historias que han sido calladas de forma deliberada con presión notoria y las sacamos a la luz”, informó.

 

Para Alvarado, los dos grandes silenciadores son “uno: la violencia y el miedo. Dos: la pauta publicitaria, por parte de empresas públicas o privadas, siendo la autocensura la consecuencia”, dijo este joven colombo-venezolano, quien además considera que el pero lugar para ejercer el periodismo –en Colombia- es el Vichada, “por haber muy pocos medios y el 70 por ciento de ellos son manejados por el sector público, lo que se traduce en un control permanente del Estado”, encimó Alvarado.

 

Según este periodista de perfecta dicción, el procedimiento de la Liga contra el silencio es “publicar esas historias calladas son por los 16 medios aliados –al mismo tiempo- y eso garantiza que la historia sea muy leída. Así se les recuerda a los lectores las historias y se impone de qué tema tenemos qué hablar”, puntualizó.

 

Alvarado considera que, pese a los rumores, “en Venezuela no se está haciendo periodismo en las peores condiciones. Allá no se ha asesinado la cantidad de periodistas que han muerto en Colombia o en México”. Respecto a la calidad de la información, compara la situación de los receptores con “decidir ir a comprar comida para su familia y hacerlo en una tienda confiable, limpia, o elegir hacerlo debajo de un puente. Algo similar ocurre con la información, que venga de medios confiables”, ejemplifica.

 

La clave para Alvarado es “no confiar en lo que viene por whatsapp, sino en lo que viene de periodistas identificados, que trabajan para un medio. Se trata de elegir cual es el proveedor de la información clara y confirmada”, instó y, figurativamente, concluyó que la labor es “seducir a la audiencia con un producto que le resulte irresistible y entregarlo de forma tan valiosa y sexy. Hacer que la gente diga: me gusta tanto el trabajo que esta gente hace, que no tienen que convencerme”.

 

En lo referente a los modos de subsistencia de los medios, Alvarado reveló que los medios se sostienen –hoy en día, en varios casos- con dineros de la cooperación internacional y “atrás quedó el proveniente de las pauta publicitarias, como el gran financista. Al final es el público el que determina si un medio sobrevive o no, pero es la calidad de su producto lo que también define si es apoyarlo es un compromiso para que ese medio sobreviva”, terminó.

 

Estando de acuerdo tanto con Isaza como con Alvarado, Ardila manifestó creer que “en Colombia, hoy, podemos decir más cosas de las que podíamos decir antes”, opina y se extiende atribuyendo a la desarticulación de estructuras grupales, debido por el desarme que se han convertido en una oportunidad para decir cosas. Aún así el panorama es preocupante y necesitamos seguir estando alerta”, advirtió.

 

Respecto a la censura, Ardila manifestó lo difícil que es identificarla, porque “está escondida en la preferencia de creer que todo está bien y detrás de toda esa información positiva que se entrega. Debemos aprender a identificar las diferencias y la negativa a entregar datos reales”, sugirió.

 

Y si para Alvarado es el Vichada el peor lugar para ejercer periodismo en Colombia, para Ardila, “Barranquilla es una de las ciudades en las que menos hay debate. Aquí se da una censura no agresiva y es con demasiada amabilidad con la prensa que se hace presión para que no se diga lo que es cierto, es una forma sutil de censura”, calificó.

 

Por último, la joven periodista -con gran experiencias en medios como El Tiempo y El Universal de Cartagena- incluyó a la pauta entre el grupo de censuras sutiles, pero le dio un status más grave, considerándola una unidad de chantaje, “porque si hablas bien de mí, te la doy la pauta. En cambio, si hablas mal, te la quito”, finalizó.

 

 Comunicación en el Caribe (2).jpg

 

‘Comunicar en el territorio Caribe’.

Para finalizar la jornada, se llevó a cabo el panel ‘Comunicar en el territorio Caribe’, en el que los asistentes pudieron ser testigos de las grandes propuesta comunicativas que se están llevando a cabo en distintos lugares de la región, con el fin de mostrar las dificultades y memorias de cada uno de ellos.

 

Entre los ponentes se encontró Vanessa Paola Tejedor Herrera, licenciada en pedagogía infantil y quien inició con el programa de radio escolar Chakeros ri Paz, en 1999. Explicó que “este colectivo viene trabajando desde hace muchos años para fortalecer el patrimonio histórico cultural de San Basilio de Palenque. Lo hacemos a través de piezas narrativas y audiovisuales para mostrar la realidad de esta comunidad pero también nuestra fuerza cultural”.

 

Dentro de las propuestas de fortalecimiento, aseguró que se encuentran educando a los niños de la institución educativa de su región para que, en el futuro, puedan continuar con dicha iniciativa.

 

De la misma forma, Hernando González, líder campesino de Montes de María, hizo su intervención, donde habló sobre el Equipo de Comunicación rural OPDS Montes de María. “OPDS está formado por campesinos e indígenas de todo el territorio, quienes nos hemos puesto a la tarea de hacer comunicación”, reveló.

 

A pesar de ser consientes de las fuertes épocas de violencia que atravesó la zona, han encontrado la forma de compartir y narrar las historias vividas durante el conflicto. González explicó también, que empezaron con la iniciativa al ver como los grandes medios de comunicación les restringían la difusión de sus problemáticas.

 

Continuando con la temática, el comunicador indígena, Daniel Maestre, habló sobre los retos a los que se ha encontrado su comunidad al intentar visibilizar sus problemáticas. Comentó que “los medios tradicionales no quieren ayudarnos y en general la comunidad colombiana es muy anti india entonces como sea, estamos ante un reto interesante”.

 

Sin embargo, hizo ver como el adoptar estas herramientas tecnológicas los ayudó a minimizar el estigma que se tiene hacia esa comunidad.

 

Mostrando una propuesta más urbana y con el fin de visibilizar el trabajo que se viene realizando en el suroccidente de Barranquilla y su área metropolitana, Octavio González, técnico en artes audiovisuales y periodista, hizo su intervención para finalizar con la temática. Habló sobre la emisora comunitaria, en la que emplea el periodismo participativo con la comunidad.

 

“Nosotros hemos pasado por varias etapas. La idea nació en el barrio Las Malvinas, con un grupo de líderes sociales y estudiantes, quienes trajeron la propuesta de la radio y así empezamos y es como hemos dado a conocer las grandes oportunidades y mejores que se viven en este sector”, explicó Octavio. 

 

 

Visto 7751 veces
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones