MENÚ
SERVICIO DE
ATENCIÓN VIRTUAL
SERVICIOS
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

William Dau Moran, el egresado que con su marca revolucionó el mundo de las pizzas en la región Caribe

COMPARTIR:

William Dau Moran, el egresado que con su marca revolucionó el mundo de las pizzas en la región Caribe
Jueves, 26 Septiembre 2019 14:25
Valora este artículo
(3 votos)

Salvator's Pizza y Pasta, de los restaurantes con mayor historia de la ciudad, se ha convertido en uno de los principales escenarios de los barranquilleros, a la hora de recrearse, gracias a una innovadora propuesta de comida italiana; pero esto no siempre ha sido así. El posicionamiento de este restaurante se ha dado gracias a un largo esfuerzo emprendido desde la academia, como lo explicó William Dau Moran, CEO de la empresa.

 

“En medio de la carrera, como en el año 2000, mi hermano y yo adquirimos una marca de restaurantes que en ese momento se llamaba Salvatores Pizza”, recordó Dau, quién además agregó: “nosotros le compramos la marca a los anteriores dueños pero prácticamente no vendía y para nosotros fue como resucitar un muerto”.

 

William es oriundo de la ciudad de Barranquilla, egresado de la Universidad Autónoma del Caribe del programa de Administración de Empresas y es especialista en Mercadeo, de la misma institución. Se describe a si mismo como una persona emprendedora, muy familiar y siempre atento a las opiniones de quienes lo rodean, en busca de mantenerse en una constante mejora, no solo en su trabajo sino como ser humano.

 

Por otro lado, recuerda cómo lo aprendido durante su carrera le fue de gran ayuda en cuanto a la mejora de su negocio, sobretodo en el programa de la especialización. “Indiscutiblemente el programa de Administración de Empresas nos dio, a mi hermano y a mí, las bases para arrancar con el negocio, porque prácticamente lo hicimos desde 0”, contó Dau.

 

Entre los aspectos más importantes dentro de su empresa se encuentra el escuchar al cliente, pues fue gracias a esto que encontró el camino que lo ha llevado hasta donde está hoy. Recuerda que sus productos siempre se encontraban en los más altos estándares de calidad, sin embargo, no recibía la asistencia de público que esperaba y en medio de una actividad, propuesta por un docente de la institución, decidió hacer una renovación.

 

“Ese trabajo constaba de hacer unas encuestas en la empresa y nos llevamos la sorpresa de que la mayoría de los clientes describían muy bien el producto pero todos resaltaron que les disgustaba el lugar. En ese momento decidimos remodelar y abrimos un saloncito con aire y se empezó a llenar mucho más y vimos que ese era el camino”, contó el administrador.

 

Para el 2010, las nuevas propuestas resultaron mejor de lo esperado y se encontraron con la necesidad de abrir un nuevo punto para atender los domicilios, pensando en abrir sus puertas al público solo los fines de semana; sin embargo, la sede principal tenía tanta recepción de clientes, que tuvieron que cambiar la modalidad de delivery a atención a la mesa, todos los días de la semana.

 

“A mí me ayudó mucho a organizarme el aprender a escuchar. Lo que es Salvator's hoy es gracias a haber escuchado a sus clientes. Cada día estamos luchando por ser innovadores, por implementar lo que el cliente busca”, expresó William.

 

Hoy en día, Salvator’s Pizza y Pasta cuenta con 18 puntos, entre restaurantes, plazas de comida y delivery. También cuenta con otros siete repartidos entre Santa Marta, Montería, Valledupar, Sincelejo y Cartagena.

 

William, por su parte, incentiva a quienes hoy están cursando su carrera a que no les de miedo de emprender pues, aunque asegura que no es nada fácil el camino, los resultados son más que satisfactorios, afirma que siempre hay algo nuevo que ofrecerle al público.

 

Salvators Pizza 2.jpg

 

Antes de Salvator's.

Para William, ser independiente fue una meta trazada desde la época del colegio y persiguió su sueño desde que tuvo la oportunidad. “Mi visión siempre fue montar algo mio, no tener que trabajar para alguien, entonces me enfoqué mucho en el comercio”, contó.

 

Al iniciar su carrera le apostó a la venta de ropa, trabajo que hizo en conjunto con su esposa y que por algún tiempo sintió que pudo ser una apuesta acertada y definitiva; sin embargo, con el tiempo, los resultados no eran los mismo, así que decidió comenzar de nuevo.

 

Tiempo después, fue propietario de un centro de llamadas que, por varios años, fue muy exitoso pero en vista de las nuevas tecnologías, su negocio fue perdiendo vigencia. “En esa época, una llamada a Estados Unidos costaba 1800 COP el minuto, yo tenía un centro pequeño donde una llamada costaba 350 COP. En algún punto llegamos a vender el servicio para las casas pues teníamos muy buenos equipos, fuimos muy sofisticados en el tema”, recordó.

 

En un nuevo intento y de la mano de uno de sus amigos más cercanos, decidió viajar a China, en busca de productos para la venta a muy bajo costo, pero esta idea tampoco fue viable. Fue entonces cuando decidió comenzar a restaurar lo que en ese momento era Salvatores Pizza.

 

“Mi hermano y yo éramos muy jóvenes cuando compramos el restaurante, por eso creo que tomamos tan malas decisiones, no nos dedicamos realmente al negocio. En ese momento nadie creía en la marca, incluso llegó a tener el nombre de pizzería San Remo, pero creo que nadie recuerda eso porque ya no se reconocía, así que después decidimos hacer un poco de sinergia con el nombre anterior y le pusimos Salvator’s”, explicó.

 

La academia.

Para William, el paso por la Universidad Autónoma marcó de manera importante lo que ha alcanzado, pues asegura que el programa de Administración de Empresas les dio grandes bases para lo que es su proyecto pero son mucho más importantes los recuerdos que tiene de su especialización.

 

“Cuando yo entré a la especialización, me di cuenta que esta se enfocaba más en lo que yo quería, porque realmente estaban hablándome en el mismo lenguaje de lo que yo necesitaba aplicar”, contó.

 

Sobretodo resalta el que fue su trabajo final, pues contó que se encontraba en un grupo donde tenía compañeros de grandes empresas y, como el trabajo debía ser del lugar donde cada uno trabajara, tomaron como referencia su marca, "que en ese momento era muy informal, y fue a través de eso que aprendimos a escuchar al cliente, fue gracias a ese trabajo que decidimos remodelar”.

 

De la misma forma, recuerda con especial cariño al docente Carlos Suárez, pues fue él quien lo orientó en la certificación ISO 9001, con la que el restaurante cuenta desde hace más de 7 años.

 

“Cuando yo le decía a la gente que quería certificar, todo el mundo me decía que eso solo lo hacían las empresas que iban a licitar con el Estado, y eso yo se lo manifestaba al profesor pero él me seguía insistiendo, así que lo hice y ha sido la mejor decisión porque ayudo a que todo se organizara internamente”, reveló el egresado. MMC

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Visto 4829 veces
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones