MENÚ
SERVICIO DE
ATENCIÓN VIRTUAL
SERVICIOS
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

El sueño de ser juez de Stewing José Arteaga

COMPARTIR:

El sueño de ser juez de Stewing José Arteaga
Viernes, 31 May 2019 15:14
Valora este artículo
(4 votos)

Stewing José Arteaga Padilla es un abogado de 32 años egresado del programa de Derecho de la Universidad Autónoma del Caribe. Este barranquillero se caracteriza por ser emprendedor, apasionado por su carrera y el buen sentido del humor. Decidió lanzarse al mercado laboral a través de la firma de abogados ‘Arteaga y Jiménez’, en aras de brindarle un servicio de calidad a sus clientes y mejorar su calidad de vida.

 

Arteaga y Jiménez es una firma de abogados que cuenta con un gabinete de profesionales jóvenes, con habilidades idóneas para ejercer la defensa y gestión de todas las ramas del derecho. Son expertos en el área penal, laboral, civil, administrativo, tributario y urbanístico. 

 

“Nuestra pasión es servir con eficiencia, honestidad y un alto grado de compromiso con los intereses de nuestros clientes”, comenta Arteaga.

 

El ambiente laboral que se respira en las oficinas de esta firma, es ameno, pues sus trabajadores viven con vigor y pasión, para afrontar cada situación que se les presente. Así mismo, el trabajo en equipo es un pilar fundamental para la toma de decisiones, pues todas las partes son importantes para dar buenos resultados.

 

A lo largo de su trayectoria, este abogado sintió el llamado de la docencia como una vocación a la que se dedicá hace cinco años con mucha entrega y entusiasmo, par dejar una huella y ser un referente en el mundo.

 

“Complemento el litigio con mí otra gran pasión que es la docencia. En un país repleto de abogados como el nuestro, sobresalir no es fácil se requiere demostrar capacidad y ser”, asegura con firmeza.

 

Su nueva aventura como juez.

“Mi principal motivación fue la de asumir un rol en la sociedad que me permita influir positivamente sobre ella, con los valores y principios éticos que desde casa he aprendido”, precisa el jurista.

 

Luego de completar el proceso de inscripción y conocer la fecha de la prueba de conocimientos, Arteaga comenta que se puso en la tarea de diseñar un plan de estudio con su hermano que tambièn es abogado, que le permitiera abarcar los temas que serían evaluados.

 

Stewing Arteaga Egresado Derecho 2.jpg

 

“No fue una tarea fácil, toda vez que las ocupaciones diarias dejan poco tiempo libre, no obstante, madrugaba a leer y semana tras semana avanzaba en mi preparación con disciplina y entusiasmo”, relata.

 

Su entrega fue lo que le permitió ganar el concurso y palpar su sueño. Stewing hoy se desempeña como Juez Penal Municipal con funciones de Control de Garantías. Además de ser abogado de profesión, otros de los requisitos básicos que debìa cumplir, son los años de experiencia exigidos para el cargo y superar las etapas del concurso.

 

“Se requiere de un alto grado de honestidad, ética, conocimiento de las normas sustanciales y procedimentales, sentido humanista, responsabilidad, transparencia, buen criterio para la toma de decisiones y, sobre todo en el área que me corresponderá, administrar justicia”, afirma desde su experiencia.

 

Este joven abogado siempre tuvo sus metas claras y supo a donde quería llegar. Para este, los valores del respeto, honestidad, el cumplimiento de las labores y tareas asignadas, la ética y la honradez, no son negociables dentro de su función de alguien que vela por la justicia.

 

¿Cómo recuerda su paso por la Autónoma?

“Durante mi enstancia en la Universidad Autónoma del Caribe fui ganador de varios concursos, dentro de ellos el de oratoria, en el que obtuve el primer puesto a nivel nacional y también fui finalista del concurso de derechos humanos de la defensoría de pueblo, siendo ponente nacional e internacional”, manifestó.

 

En la Uniatónoma vivió las mejores experiencias, pese a los sacrificios que le tocó pasar, siempre fue atendido por profesores extraordinarios, amables y muy idóneos para enseñar. “Definitivamente he sido un hombre afortunado, nada en la vida me ha sido fácil”, confirma el abogado.

 

“Ser profesional no fue fácil empezar a estudiar me costó porque no contaba con los medios para hacerlo y Dios suplió una beca completa con la que pude completar mis estudios. A partir de ahí todo ha sido bendiciones, logradas con sacrificios y grandes esfuerzos, pero la recompensa ha sido grande y lo que viene será mejor”, termina el entrevistado. LLT

 

Visto 978 veces
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones