MENÚ
SERVICIO DE
ATENCIÓN VIRTUAL
SERVICIOS
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

La vida con sabor a Carnaval de Ana María Osorio

COMPARTIR:

La vida con sabor a Carnaval de Ana María Osorio
Jueves, 28 Marzo 2019 08:50
Valora este artículo
(0 votos)

Lo que nunca se imaginó aquella niña inocente, que le tenía miedo al disfraz ‘El Descabezado’ - por su asombroso aspecto, cuello ensangrentado, su desafiante machete y la cabeza que sostiene en su mano izquierda-, fue que iba a ser parte del grupo de trabajo de la organización Carnaval S.A.S.

 

“Yo le tenía mucho pánico al disfraz El Descabezado. Cuando entré a trabajar con el carnaval me tocaba relacionarme con él y siempre lo veia con mucho respeto”, afirmó Ana María Osorio, directora de comunicaciones de la Fundación Carnaval S.A.S.

 

En 2009, el creador de este disfraz, Wilfrido Escorcia, fue escogido como Rey Momo. Ese año le tocó dejar sus miedos a un lado y asimilar ese cuello ensangrentado, pero lo que más aprendió fue a “valorar a esa gran persona que es Wilfrido”.

 

Ana María Osorio Gómez es una barranquillera de 39 años amante de la cultura, el arte, los libros y los viajes. Esta comunicadora tiene casi dos décadas ocupando el cargo en Carnaval S.A.S.

 

Para Osorio el reto de trabajar con esta entidad es estar siempre al nivel de lo que el Carnaval requiere, pues “se debe contribuir con toda la experiencia y el conocimiento para estar a la altura de una de las fiestas más importantes de Colombia”.

 

“El carnaval exige mucha creatividad e innovaciòn, estos son los retos más atractivos a los que te invita a trabajar una oficiona de comunicaciones como esta”, afirma la comunicadora.

 

Ana María Osorio oficina.jpg

 

Su experiencia en la Fundación Carnaval S.A.S.

En uno de los cuartos de una casona pintoresca ubicada en una esquina del Barrio Abajo, decorada con algunos de los personajes y disfraces más representativos del Carnaval, funciona la oficina de comunicaciones donde trabaja Ana María y su equipo de trabajo.

 

En carnaval, para el staff de comunicaciones, el día empieza muy temprano. El proceso de comunicación es permanente y no se necesita llegar a la oficina para empezar a trabajar. Las jornadas se extienden hasta altas horas de la madrugada y en algunas ocasiones se trabaja más de 15 horas.

 

Las estrategias que utiliza para cubrir todos los eventos se hacen a través de dos frentes de trabajo: uno se encarga de la generaciòn de información, en cabeza del jefe de prensa. El otro produce todo el contenido para la página web, las redes sociales y la atención de audiencias.

 

“Nosotros organizamos una agenda que contiene todos los eventos del carnaval de acuerdo con las necesidades que presenta cada uno. A nuestro cargo tenemos 36 eventos masivos a los que le damos cobertura durante la temporada del carnaval, todo esto se hace trabajando de forma organizada y en equipo”, añade.

 

Trabajar con las distintas reinas del carnaval ha sido para esta currambera una experiencia muy amena, pues cada soberana tiene su personalidad, atributos y un programa bandera. Para ella la reina es la figura màs importante de esta gran fiesta, es la embajadora anual del Carnaval de Barranquilla.

 

“Desde esta oficina lo que se hace es un acompañamiento a cada una de las reinas, las escuchamos, orientamos y ponemos al servicio de ellas toda la experiencia en el carnaval. Somos la plataforma para que ellas puedan conectarse con la ciudad y sigan engrandeciendo este magno evento”, especifica.

 

Al interior de esta quinta se vive el ambiente de carnaval los 365 días del año. La naturaleza de esta fiesta tiene una temporada alta que empieza desde los meses de octubre y noviembre, cuando ya están escogidos los reyes y la agenda ya está en marcha, la cual finaliza con el carnaval. Durante el resto de meses del año se trabaja con las escuelas y se llevan a cabo diferentes concursos de fotografía, artesanos y otro tipo de actividades concernientes a este ámbito cultural.

 

Reconocimiento Ana María Osorio.jpg

 

Su paso por la UAC.

Ana María es egresada del Programa de Comunicaciòn Social Periodismo de la Universidad Autónoma del Caribe. Su paso por esta Alma Máter fue “inolvidable”. Todavía se reúne con sus colegas y recuerda con alegría sus visitas a la facultad en el cuarto piso y a los profesores con los que ha tenido la oportunidad de trabajar en algunos proyectos.

 

Hizo parte del comité editorial del periodico El Comunicador que, en su época de estudiante se imprimía en tamaño tabloide. Además, recuerda que salía a hacer crónicas de ciudad y señala que este fue su encuentro con la realidad. De allí le nació el gusto por conversar con la gente.

 

“Recuerdo las clases de fotografía con el Mono Manjarrés. Era muy chistoso porque sólo tenía la opción de obturar una sola foto y, a veces, se quemaban. Mis clases de diseño eran con reglas. Hoy veo toda la transición y la evolución que ha tenido la comunicación y creo que estudié en una edad como de piedrita”, comenta entre risas.

 

En 2001, la universidad le permitió hacer sus prácticas profesionales con Carnaval S.A.S. cuando esta organización estaba recién mudada. Recuerda que le tocó hacer un trabajo de publicidad donde diseñó una estrategia publicitaria para dar a conocer la nueva Casa del Carnaval.

 

“Ha sido un trabajo muy lindo porque no solo he participado en un proceso que ha enriquecido mi vida personal y profesional, sino que también he sido testigo del proceso de transformación y crecimiento del Carnaval de Barranquilla y de sus diferentes etapas”, afirma Ana María.

 

Dentro de los proyectos de esta mujer creyente en Dios, a nivel personal, está el ser mamá y en un futuro realizar una maestria en Administración, ya que, para ella, lo que “no se mide en la comunicación y no genera acción no vale la pena”.

 

Lo más importante para esta comunicadora es que se entienda que el carnaval es más que una fiesta de cuatro días de goce, pues para ella este evento es un proceso complejo, no solo por el trabajo que hace esta organización sino tambien por el proceso en el que participan músicos, artesanos, autoridades, periodistas y el resto organizadores.

“Yo veo el carnaval como una fiesta que le permite a la cuidad grandes oportunidades de mostrarse en diferentes frentes y la capacidad que tiene esta de articularse para mostrar que es cultura, alegría, y gente que es lo que nos hace únicos”, termina. LLT

Visto 2259 veces
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones