MENÚ
SERVICIO DE
ATENCIÓN VIRTUAL
SERVICIOS
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400 - Línea Gratuita 018000 918 286

Emoción, lágrimas y alegría, presentes en la ceremonia de grados

Jueves, 06 Diciembre 2018 18:45
Valora este artículo
(4 votos)

Sentada en la silla número 132, María Carolina Vergara Vanegas esperaba nerviosa su turno para recibir su diploma como magister en Mercadeo. La joven de 28 años estaba pasando el subidón de adrenalina que sintió cuando, desde el atril, se dirigió a un auditorio con más de 1.000 personas para dar unas palabras como representante de los graduandos.

 

Atrás había quedado el momento en el que se le quebró la voz cuando contaba la historia de vida que la inspiró a viajar casi 400 kilómetros desde su natal Betulia (Sucre) primero para estudiar Diseño Gráfico con 16 años. Frente a otros 554 graduandos, de pregrado y posgrado, relató la historia de su madre, de como con 30 años y dos hijas estudió una carrera, para luego convertirse en profesora de un pueblito en el sur de Bolívar en una época marcada por el conflicto armado.

 

“Fueron momentos muy difíciles en varios aspectos. Primero mi mamá tenía que viajar unas cinco horas para llegar hasta el pueblo donde la habían nombrado profesora. Era una zona en la que de un lado estaba la guerrilla y del otro lado los paramilitares. Vivíamos en la zozobra de que algo malo le fuera a pasar. Además de eso, mi mamá era el sustento de la casa y mi papá era el que tenía que quedarse cuidando tres mujeres, lo que generaba una complicación en un pueblo chico de la costa Caribe por los comentarios machistas”, cuenta María Carolina. 

 

Ese sacrificio le sirvió de ‘alimento’ a la joven cada vez que su formación cultural chocaba con las costumbres de la sociedad barranquillera; cada vez que extrañaba a su familia y la sencillez de su pueblo. Sin embargo, del ejemplo en su casa aprendió “que debía esforzarse y que cualquier cosa que Valeria la pena requería trabajo y dedicación”.

 

Cuando recibió el nuevo diploma que va a adornar las paredes de su casa, la diseñadora gráfica pensaba en esa familia que la apoyó y le ayudó a lograr sus sueños. Por segunda vez la Universidad Autónoma del Caribe la acompañaba en un logro académico. “Esto es muy especial. No ha sido un camino fácil pero me llena de satisfacción haber alcanzado esta nueva meta", afirmó.

 

Soy graduado.jpg

 

Ceremonia.

En el Gran Salón del Hotel del Prado, se llevó a cabo este jueves la ceremonia de graduación de 555 jóvenes en pregrado y posgrado. La mesa principal estuvo presidida por la rectora, Claudia Da Cunha Tcachman, acompañada de la Secretaria General, Claudia León; la Vicerrectora Académica, Patricia Pinilla, y los decanos de las facultades y directores de programa.

 

En su intervención, la rectora agradeció a los graduando y sus familiares por depositar su confianza en la Universidad Autónoma del Caribe como la institución en la que podían hacer realidad sus sueños académicos.

 

“Porque ustedes son los profesionales, que junto con sus familias, comprendieron y confiaron en su universidad, pese a los difíciles momentos que pasamos. Por eso quiero manifestarles mi gratitud, en nombre de todos los docentes y del personal administrativo que hacen parte de nuestra institución”, dijo la rectora.

 

Grados.jpeg

 

Hizo además una invitación a los jóvenes a no dejarse tentar “por la corriente del facilismo, de la inmediatez de resultados o de conseguir logros sin esfuerzos”, a que se enfrenten a situaciones “en las que pongan a prueba su templanza y carácter, para que puedan dormir tranquilos por las noches”.

 

“Graduados de pregrado y de posgrados tengan presente que las personas hacemos la diferencia en el mundo y el cambio, por un mundo mejor, lo hacemos a diario, que este sea siempre su compromiso como profesionales”, agregó.

 

Visto 321 veces
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones