MENÚ
SERVICIO DE
ATENCIÓN VIRTUAL
SERVICIOS

CANALES DE
ATENCIÓN VIRTUAL

GUÍA PARA ACCEDER A TU
CORREO INSTITUCIONAL

VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Seminario sobre trata de personas para comunicadores del Atlántico

COMPARTIR:

Seminario sobre trata de personas para comunicadores del Atlántico
Lunes, 31 Octubre 2016 13:51
Valora este artículo
(0 votos)

En las instalaciones de Uniautónoma se realizó el seminario “Comunicar con enfoque de derechos y género: abordaje sobre la explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes desde el ejercicio periodístico”, iniciativa de la alianza entre la Gobernación del Atlántico, la Alcaldía de Barranquilla, Cotelco, la Fundación Renacer y la Universidad Autónoma del Caribe, a través del Centro de Altos Estudios para la Paz y la Clínica Jurídica, que continúa promoviendo las iniciativas de la universidad con la campaña “No somos mercancía”.

Al respecto, Claudia Riveros, directora del Centro de Altos Estudios para la Paz y Clínica Jurídica, aseguró que “el seminario se realizó con el objeto de dar herramientas a los profesionales y estudiantes del área de la Comunicación Social, Periodismo y Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras, en el escenario de los diferentes medios de comunicación, para el cubrimiento adecuado de la información relacionada con la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes desde el enfoque de derechos humanos”. El seminario estuvo orientado por Humberto Padilla, de la Fundación Renacer, y Diana Padilla, coordinadora del Centro de Altos Estudios para la Paz y la Clínica Jurídica de la universidad.

En este sentido, los ponentes conversaron sobre la trata de personas y la explotación sexual de niños y jóvenes. La primera dinámica realizada fue aclarar conceptualmente lo que es trata de personas, a través de algunos interrogantes que existen con relación a este delito, como ¿las mujeres se convierten en víctima por ingenuidad? Al respecto, se concluyó que en esta práctica no solo las mujeres son víctimas de la trata de personas. “Aquí no hay distinción de raza, género, clase social y demás, por ello el objetivo es comenzar a desmitificar los desconocimientos que tengamos sobre el tema. La ingenuidad juega un papel importante, pero no siempre son víctimas por ingenuidad”, afirmó Diana Padilla.

Entre otros puntos se aclaró la diferencia entre la trata personas y la prostitución, donde la primera debe ser conocida como un delito y violación a los derechos humanos, sin embargo, en una línea muy fina y contraria, la prostitución en Colombia es un acto legal, hecho que en un punto determinado puede convertirse en trata de personas. Otros interrogantes aclarados en el seminario fueron. ¿La trata es la esclavitud de blancas? ¿Las víctimas siempre son extranjeras? ¿Es un problema de estratos bajos?

De esta manera, también se explicó la evolución que ha existido en el concepto de trata de personas, a lo largo de la historia. Por ejemplo, en la época de la conquista y la colonia se dio la trata negrera. Seguidamente, como hecho semejante se dio la comercialización de mujeres de tez blanca al servicio sexual en el Medio Oriente, llamado trata de blancas. Como resultado de este último hecho, quedó un estigma sobre el concepto. Ahora bien, la vulneración de derechos humanos y la dignidad humana, que hoy se encuentra penalizado es llamada trata de personas. La ponente añadió que “la trata de blancas es un concepto que no aplica, no existe, la trata no es exclusiva para mujeres y menos de tez blanca, es trata de personas”.

Por otro lado, se estudió el marco internacional normativo vigente, que fue ratificado por Colombia en la convención de las Naciones Unidas contra la delincuencia organizada transnacional para reprimir, penalizar y prevenir la trata de personas, también conocido como el Protocolo de Palermo. Al respecto, Riveros comentó que “debemos dejar de normalizar lo que es un delito, dejarlo de considerar como un hecho común. También el desconocimiento no exime del delito”.

No obstante, en Colombia, producto de la normativa internacional, resultó la Ley 985 de 2005 (artículo 3 sobre la trata de personas) que hace énfasis en unos verbos rectores que son captar (de múltiples formas: con engaño, rapto o verdad); trasladar (que no implica que haya salido del país, sino de su zona de seguridad); acoger (recibida para cumplirse la explotación); y explotar (el hecho como tal).

El seminario también contribuyó a ampliar el concepto hacia otras modalidades de trata de personas poco conocidas como el matrimonio servil, servidumbre, extracción de órganos, turismo sexual, explotación de la mendicidad ajena, trabajos y servicios forzados. Colombia agregó dos conceptos a la ley, que no estaban en el Protocolo de Palermo: el matrimonio servil y el turismo sexual.

Claudia Riveros concluyó que “este fenómeno en niños, niñas y adolescentes tiene un marco normativo diferente, donde el hecho es un delito sin cuestionamiento. De allí que es importante que espacios como éstos nos permitan descubrir modalidades de delito nunca antes considerados o mitificados en los medios, producto de imaginarios colectivos”.

Visto 3989 veces
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones