MENÚ
SERVICIOS
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 (605) 3853400

La historia de dos Arhuacos que llegan a estudiar a la Universidad Autónoma del Caribe.

COMPARTIR:

La historia de dos Arhuacos que llegan a estudiar a la Universidad Autónoma del Caribe.
Jueves, 20 Febrero 2014 10:45
Valora este artículo
(0 votos)

Ofrecer una educación de calidad sin discriminación de ninguna naturaleza, implica transitar hacia un enfoque que considere la diversidad de identidades, necesidades y capacidades de las personas, favoreciendo el pleno acceso, la conclusión de estudios y logros de aprendizajes con especial atención para quienes se encuentren en situación o riesgo de exclusión.

Esta es la dinámica con la que los centros de educación y educación superior deben orientar su deber ser hacia el cumplimiento de su objetivo central, formar líderes para el país.

Partiendo de esto, la Universidad Autónoma del Caribe fomenta oportunidades de desarrollo integral para la sociedad en general, y es así como Juana y Rodolfo representan la evidencia de que esta institución es de puertas abiertas para todas las personas sin importar su color, dialecto o procedencia.

Juana y Rodolfo  son dos jóvenes que decidieron viajar lejos de sus tierras de origen para llegar hasta aquí, una institución en la su sueños de progresar como profesionales y ser útiles para la sociedad, se vuelven realidad.

Unas puertas se cerraron, otras no se tocaron y muchas quedaron sin abrir, pero el sueño seguía ahí, intacto, y fue la Uniautónoma la que quien vio en ellos a dos futuros profesionales y los recibió en sus instalaciones dándoles la bienvenida.

Hoy nuestra institución recibe a los estudiantes Juana y Rodolfo Villafañe Izquierdo, dos hermanos parlantes del idioma Iküm provenientes de la tribu Arhuaca, un pueblo ancestral indígena ubicado en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Juana, una joven 20 años de edad, iniciará sus estudios en la Facultad de Jurisprudencia. “El programa de Derecho de esta universidad es muy bueno, también es algo nuevo para mí y debo aprender a adaptarme”, señala.

Por su parte Rodolfo Villafañe, de 22 años, es uno de los futuros psicólogos de la facultad de Ciencias Sociales y Humanas, “Me gusta la literatura y como segunda opción siempre he manejado la psicología, es una muy buena oportunidad”.

Aseguran que el aprendizaje del idioma español se dio escuchando con atención a las personas hispanoparlantes con las que convivían en su entorno y fuera de él, comentan que el apoyo de su familia ha sido excelente, “Estudien y sean responsables, nos dicen mis papás”, afirma Juana.

“Los cambios se sienten, de dónde venimos no hay tanta gente, esperamos aprender de esta ciudad y adaptarnos pronto”, comenta Rodolfo.

Ambos hermanos egresados del Colegio 2000, ubicado en la Capital del país, donde cursaron su bachillerato, expresaron su agradecimiento con la  institución, que formaliza su camino hacia el cumplimiento de sus metas profesionales.

De esta manera la Universidad Autónoma del Caribe reafirma su compromiso con la diversidad e inclusión, demostrando que sigue siendo hoy pòr hoy, ‘La Autónoma que el Caribe Necesita’. 

Visto 14909 veces
LO MÁS LEIDO