solicitar informacion boton

 
 
 
 
 
 
 

Vigilado MinEducacion

VIGILADA MINEDUCACIÓN
.

Comienzan preparativos para nueva edición de Pasarela Blanca, hilos y puntadas para la vida

Jueves, 15 Diciembre 2016 11:47
Valora este artículo
(2 votos)

La Vicerrectoría de Extensión y Proyección Social de la Universidad Autónoma del Caribe y el Secretariado de Pastoral Social de la Arquidiócesis de Barranquilla se preparan para la una nueva edición de Pasarela Blanca: hilos y puntadas para la vida. En la Casa Club de la universidad se realizó un encuentro al que fueron invitados diferentes empresarios de la ciudad y entidades gubernamentales distritales y departamentales, para recaudar donaciones que contribuyan a la iniciativa que la institución académica ha impulsado con el fin de cubrir las necesidades de los beneficiarios del programa Banco de Ropa de la Arquidiócesis.

En la apertura del encuentro, el arzobispo de Barranquilla, monseñor Jairo Jaramill, se dirigió a todos los asistentes invitándolos a apoyar este programa. “La intención es conjugar a las instituciones alrededor de un programa de acción social para los pobres, que son aquellas víctimas que tienen que estar en el centro del corazón, deben ser la razón social de nuestro trabajo. Este evento debe ser un encuentro de acción eficaz para contribuir con el Banco de Ropa de la Arquidiócesis, una obra de misericordia, donde el amor de Dios debe llegar al corazón y hacerse donación”.

De esta manera, la alianza que la Uniautónoma sigue fortaleciendo, a través de sus programas académicos y la plataforma técnica con la cual acompaña procesos de desarrollo empresarial, promueve mentorías dirigidas a los grupos vulnerables del Departamento. Actualmente, desde la Vicerrectoría de Extensión y Proyección Social se está desarrollando un proyecto llamado Escala Caribe, que va a ser el centro de aceleración empresarial comunitaria. “Nosotros no podemos seguir entregando unidades productivas, que al terminar un proceso se acaben y queden ahí sueltas. Esta es una iniciativa que la universidad quiere seguir impulsando con la participación de los estudiantes en prácticas, de los docentes en el diseño y estructura de las propuestas, seguimiento y capacitación. Esto es una vinculación integral, incluso los estudiantes de Diseño Gráfico ya tienen la marca corporativa de este proceso de producción, ya que estamos hablando del Clúster de Confección Textil del Atlántico, lo cual está hecho por la universidad”, agregó María Jenny Hurtado, coordinadora de Innovación Social.

“Este convenio ha tenido un impacto muy grande porque no solamente estamos llegando a un grupo de personas, sino a un gran número de familias necesitadas que están ávidas de una formación y unas herramientas para poder trabajar y sostener a sus familiares. Damos gracias al Señor porque nos ha permitido no solo llegar al Departamento del Atlántico, sino que estamos extendiendo esta labor a toda la región del Caribe colombiano, con la transmisión del conocimiento”, agregó el sacerdote Fidel Iglesias, director del Secretariado de Pastoral Social de la Arquidiócesis.

Pasarela Blanca ha sido un instrumento para recaudar fondos, desde donde el Centro de Innovación Social ha comenzado a identificar otros proyectos para unir a toda la población del Atlántico en una sola estrategia, una red de emprendimiento social con la población vulnerable trabajando de la mano con la Alcaldía y la Gobernación. “Hoy la institución se siente feliz, nuestro corazón está lleno de alegría. Iniciamos, de manera formal, un proyecto donde cada uno debemos convertirnos en eco de esta acción, la cual cuenta con grandes aliados: el amor y la fe. Todos tenemos algo para dar. Como academia queremos trascender, llevar nuestro conocimiento hacia una transformación social, donde el corazón se tiene que abrir ante la necesidad del ser”, agregó María Elena Mejía, directora de la Unidad de Desarrollo Social de la universidad.

En este sentido, el gran desafío de la universidad, con esta nueva edición de Pasarela Blanca, está en la puesta en marcha de los módulos de confección textil donde el Banco de Ropa sea uno de los módulos adicionales, al cual se unen otros módulos en siete municipios del Atlántico. Un proyecto que ahora no solo vincula al programa del Secretariado de Pastoral Social, sino también a la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, junto con las alcaldías de los municipios, haciendo de las comunidades vulnerables fuerzas productivas.

“Son muchas las necesidades que vemos en los municipios. No nos imaginamos cómo vive la gente, no tienen nada que ponerse y el Banco de Ropa lo permite. No es una tarea fácil, pero debemos hacerlo procurando que sea un proceso sostenible y productivo donde haya generación de ingresos. La Universidad Autónoma del Caribe asume al reto ante lo que se debe hacer con la población, empresas sociales y comunitarias, ya que la estructura técnica de la institución es muy fuerte y sé que lo podemos lograr”, finalizó María Jenny Hurtado al invitar a los asistentes al encuentro para hacer del programa Banco de Ropa una iniciativa que realmente funcione e impacte positivamente a las comunidades que padecen la pobreza en la región.

Visto 1085 veces
.
  1. GALERIAS
  2. NOTICIAS DEL LA U