solicitar informacion boton

 
 
 
 
 
 
 

Vigilado MinEducacion

SNIES 1804
VIGILADA MINEDUCACIÓN
.

El Da Vinci que no pudo salvar al mundo

Jueves, 21 Diciembre 2017 09:02
Valora este artículo
(0 votos)

El comprador de esta obra de arte religioso fue un jeque árabe, que muchos piensan que en realidad obró como agente del príncipe de la corona saudí, el controvertido Mohammed Bin Salman. Pero es paradójico que alguien pague tan escandalosa suma de dinero por una representación artística de quien alguna vez dijera a un adinerado: "ves, vende tus posesiones, repártelas a los pobres y tendrás un tesoro en los cielos". Esto, particularmente en épocas decembrinas, hace relevante preguntarnos: ¿qué hubiera podido hacerse por los pobres del mundo con $450 millones de dólares?
"The Life You Can Save" es una ONG creada hace unos años por el famoso profesor de bioética de la Universidad de Princeton, Peter Singer, quien dio origen a esta columna. Dicha fundación diseñó un indicador que calcula el impacto de las donaciones a organizaciones de caridad que tengan probada efectividad en la lucha contra la pobreza a nivel mundial. Los resultados de ese indicador muestran que con $450 millones de dólares se hubiera podido recobrar la vista de nueve millones de personas con ceguera curable, u ofrecerles a 13 millones de familias las herramientas y técnicas para producir un 50% más en sus siembras de alimentos. De igual manera, con $450 millones de dólares se hubieran podido comprar 180 millones de mosquiteros, suficientes para proteger a 271 millones de personas de los efectos de la malaria.
En gracia de discusión, cuando una persona decide comprar el "Salvator Mundi" en vez de devolverle la vista a nueve millones de personas, ¿qué podemos intuir de sus valores? Obvio, que ayudar a los demás no es parte de sus prioridades. Independientemente del placer que representa contemplar una obra de arte de tal magnitud, quizás más de uno pensaríamos que dicho placer no rebasa la satisfacción de devolverle la vista a una persona, y ni qué decir si es a millones de seres humanos.
Para bien o para mal, damos mayor peso a nuestro interés propio, el de nuestra familia o amigos, que el que le damos a los intereses o las carencias de los demás. Entre más distantes estén y más diferentes sean de nosotros --en palabras del profesor Singer-- mayor la tasa de descuento que aplicamos en la práctica a una eventual ayuda.

 

VEA LA COLUMNA COMPLETA EN:  http://www.semana.com/opinion/articulo/el-da-vinci-que-no-pudo-salvar-al-mundo-de-ramses-vargas/551200

Visto 162 veces
.
  1. GALERIAS
  2. NOTICIAS DEL LA U