solicitar informacion boton

 
 
 
 
 
 
 

Vigilado MinEducacion

VIGILADA MINEDUCACIÓN
.
Valora este artículo
(0 votos)

El rector de la Universidad Autónoma del Caribe, Ramsés Vargas Lamadrid, presidió un conversatorio junto a la embajadora de Suecia en Colombia, Marie Andersson de Frutos.

Un reto mayor que la firma del acuerdo de paz del gobierno con las Farc es lo que viene con posterioridad a él. Esa afirmación del rector de la Universidad Autónoma del Caribe, Ramsés Vargas Lamadrid, se dio en el conversatorio llevado a cabo este viernes con la embajadora de Suecia en Colombia, Marie Andersson de Frutos, a propósito del lanzamiento del libro ‘Suecia siembra y cosecha paz en Colombia’.

Al conversatorio asistieron Roberto Desogus, coordinador de la Oficina en Barranquilla del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos; Alfredo Palencia, director Territorial Unidad de Víctimas; Rodrigo Torres, director de la Unidad Restitución de Tierras; Orlando Abello Martínez-Aparicio, director del programa de Derecho; Cecilia Arango, secretaria de Planeación de la Gobernación; Diógenes Rosero, director Misión Observación Electoral.

Según Vargas Lamadrid citando cifras del Banco Mundial, el 60% de los países que firma un acuerdo de paz vuelve en los años siguientes a una confrontación. “Los retos trascienden a los acuerdos. Debemos reinventarnos como nación, y esto toca temas como la corrupción. Todas las semanas hay un escándalo distinto. Lo único que crece son los ceros en el tamaño del hueco fiscal causado por la corrupción”.

Para Vargas Lamadrid, Suecia constituye un ejemplo de cooperación internacional. Con Colombia existe una relación diplomática de 140 años, teniendo gran presencia desde finales de la década del sesenta cuando legiones de jóvenes de ese país llegaron a los llanos y las montañas de Colombia a colaborar con labores humanitarias. “Es un país que dedica el 1% de su PIB a la cooperación internacional. Si necesitamos evidencias y compromiso de colaborar con el que no tiene, Suecia es un parámetro a nivel internacional”, expresó el rector.

A su turno, la embajadora Andersson explicó que la labor solidaria entre los pueblos debe apuntar a las causas de los fenómenos que flagelan a las comunidades. “Entendimos pronto que no es posible proteger los derechos humanos si no tratamos las raíces de esos abusos”.
Una de las principales preocupaciones de la embajadora son los altos índices de corrupción en la Costa Caribe y el país en general, un obstáculo si se quieren lograr cambios sustanciales en los pueblos que han padecido el conflicto.

Rodrigo Torres, director de la Unidad Restitución de Tierras, dijo que lo que se espera no sólo es que los procesos de restitución se ejecuten completamente, sino que “cambien las condiciones que ese campesino tenía antes de ese hecho victimizante. Gracias a Suecia hoy nuestros restituidos tienen acceso a proyectos productivos, capacitación, seguimiento, y queremos que esos proyectos tengan vocación de permanencia. Que puedan generar condiciones para su autosostenimiento, y ya hay logros importantes a lo largo y ancho del país”.

Para Diógenes Rosero, de la MOE, esa corrupción también se refleja en el trasteo de votos. “Somos unas de las zonas con mayor índices de trashumancia electoral. Ese apoyo de Suecia a la MOE nos ha permitido hacer investigaciones, y gracias a ese respaldo, produjeron que la MOE fuese invitada por el gobierno y las Farc a hacer recomendaciones para la reforma política”.

Valora este artículo
(2 votos)

Más de 200 estudiantes de segundo y tercer semestre del programa de Comunicación social y Periodismo, adscrito a la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad Autónoma del Caribe, hicieron un homenaje a la obra literaria ‘Cien años de soledad’, escrita por el Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, en motivo de la conmemoración de sus 50 años de publicación.

El evento, que tuvo lugar en la plazoleta del alma mater, fue organizado y liderado por el docente Leslie Smith, quien considera que la institución no puede dejar de lado todo aquello que sucede a su alrededor, por eso junto con sus estudiantes a través de stands, obras de teatro y música folclórica, dieron a conocer diferentes elementos narrativos. “La Universidad Autónoma del Caribe no puede estar de espaldas al contexto socio cultural en el que vivimos, por esa razón se realiza un homenaje a la narrativa de ‘Cien años de soledad”, expresó Smith.

Entre los elementos narrativos escogidos por los estudiantes se pueden resaltar los siguientes: “El incesto, la intersexualidad literaria, también la culinaria de Úrsula, de igual manera la simbología que se detecta a lo largo de la obra, entre otros”, destacó el docente.

Asimismo, el estudiante Julio Mario Mascarella habló sobre toda la simbología de los elementos mágicos que se encuentre a lo largo de la historia, “En el stand se pueden evidenciar los objetos más representativos del libro, como lo son: el cofre de monedas de Úrsula, el hilo rojo que significa la muerte de José Arcadio y la manera cómo Úrsula se entera de que su hijo ha fallecido. Otra invención que tenemos es el bloque de hielo que causó revuelo, debido a que en ese pueblo no se había visto nunca antes un bloque de hielo”, expresó Mascarella.

Entre los elementos narrativos que se pusieron en escena se destacaron la estética y oralidad presente en las canciones del genero vallenato. “Nosotros quisimos resaltar la estética y la oralidad del vallenato, para esto tomamos piezas o capítulos del libro y los convertimos en canciones, puesto que el vallenato ya ha perdido su originalidad y dentro de estas canciones se encuentran las de Leandro Díaz: “La diosa coronada”, opinó Ángela Pertuz López, estudiante de tercer semestre.

Los estudiantes no quisieron dejar de lado el tema de la pedofilia debido a que durante la obra literaria se presentan casos de inducción sexual en niños, por eso Diana Carolina Guerrero Rada, estudiante de tercer semestre, puntualizó lo siguiente: “Quisimos dirigir nuestro stand hacia la inducción sexual a temprana edad, debido que es uno de los factores principales que se presenta durante la obra de este nobel de literatura, que se puede evidenciar cuando Remedios Moscote se casó con un hombre mucho mayor, cuando ella sólo tenía 10 años de edad”.

Suenan alarmas en la economía

Jueves, 01 Junio 2017 08:01
Valora este artículo
(0 votos)

Los japoneses eran pobres hasta que, entre 1868 y 1912, el emperador Meiji señaló los caminos y activó los mecanismos que convirtieron al país en una potencia: educación, trabajo y una agenda común, detallada y de largo plazo. La misma dinámica que en el siglo XX emprendió Corea del Sur (nunca sobra repetir que en los años 50, cuando participamos en su guerra, las economías eran de tamaño parecido y hoy nuestro PIB por habitante es cinco veces inferior al de ellos).

Valora este artículo
(1 Voto)

La sonrisa que se le dibuja a la estudiante Shanee Torres cuando habla de la obtención de su más reciente medalla ilustra la felicidad que este logro significa para su vida. Acaba de coronarse campeona panamericana de Karate en Curazao, con lo cual sigue construyendo su historia dorada en el deporte atlanticense.

La campeona cursa quinto semestre de Negocios y Finanzas Internacionales en la Universidad Autónoma del Caribe como parte de una beca del programa Supérate, de Coldeportes. Al regresar del torneo llevó su medalla al rector Ramsés Vargas Lamadrid para felicitar a la institución por los 50 años de labores. “Lo duro no es tener esta medalla en las manos, sino todo lo que cuesta conseguirla. Es un orgullo para nosotros tenerte aquí. Eres un ejemplo para la familia Uniautónoma”, le dijo Vargas Lamadrid.

Desde los cinco años Shanee entrena karate. Ha sido su prioridad desde que tiene uso de razón y siempre ha contado con el apoyo de su familia, así como de su sensei Guiomar Peralta y de Mauricio Blanco. “Esta es una de las medallas más importantes porque en el torneo panamericano quien queda campeón se corona como el mejor de América. Esa medalla trae muchos eventos importantes, como la clasificación a los juegos de combate y también otorga puntaje en el ranking para la clasificación a los juegos Bolivarianos”, explicó.

Shanee aspira a hacer un buen papel en el suramericano que se disputará en Bolivia próximamente. Para los estudiantes que quieran dedicarse al deporte, les da el siguiente consejo: “Mucho entrenamiento, mucha disciplina y esfuerzo. Si les gusta y quieren hacer algún deporte, que lo disfruten y más que todo que tengan mucha disciplina y que sean muy constantes, que esto trae mucho para su vida y abre muchas puertas”.

Valora este artículo
(1 Voto)

Los ensayos hacen parte del proceso de preparación para lanzar al espacio una semilla y un tardígrado.

Investigadores de la Universidad Autónoma del Caribe y la Fundación Grupo Apolo recibieron cubos enviados por la NASA para continuar las simulaciones de laboratorio necesarias para el envío del microorganismo de la familia de los tardígrados y el vegetal de la semilla amarga al espacio el próximo 22 de junio.

Colombia se une a México y Ecuador como los únicos países latinoamericanos ganadores entre más de 600 propuestas de 57 países de la convocatoria Cube in Space, organizada por esta agencia espacial.

A la alianza se han unido los docentes María Cely, Beatriz Cardozo y Henry Santamaría, integrantes del grupo de Investigación en Materiales, Procesos y Tecnologías de Fabricación (IMTEF), del programa de Ingeniería Mecánica y el programa de Ingeniería de Materiales, que se encuentran en categoría A ante Colciencias. Los expertos en metalurgia e ingeniería de materiales de la Uniautónoma, hicieron pruebas con los cubos, revisando el peso y las propiedades de los materiales que serán resistencia para las especies del proyecto. Estas investigaciones se dan en el marco de la alianza de la Vicerrectoría de Investigación y Transferencia con la fundación Grupo Apolo para la generación de cultura científica a través de la astronomía.

“La tarea que estamos haciendo como universidad, en nuestros laboratorios, es buscar un material y medir algunas propiedades para determinar aquello que soporte las condiciones a las cuales van a ser sometidas estas especies y no se vean afectadas. Debe ser un material que sirva como soporte y podamos poner dentro de los cubos que nos han llegado de la NASA”, aclaró Cely, docente investigadora y doctora en ingeniería de materiales de la Uniautónoma.

Jorge Salazar, director de la fundación Grupo Apolo, gestor de la iniciativa y estudiante del programa de Dirección y Producción de Radio y Televisión, de Uniautónoma, resaltó que la propuesta del vegetal es muy simbólica, porque la NASA tiene pensado en unos 20 años ir a Marte y trabajar hacia una posible terraformación, es decir, convertir un territorio hostil en un lugar parecido a la Tierra. “Podríamos decir que dentro de esas dos décadas Marte podría comenzar a ser terraformada con árboles típicos de la Costa Caribe colombiana, un logro histórico”, agregó Salazar.

Hasta el momento los investigadores de la Universidad Autónoma del Caribe han propuesto un tipo especial de espuma que se encuentra todavía en estudio, con el que se procura garantizar que no haya movimiento de las especies al interior del cubo, que pueda amortiguar, responda al peso requerido por la NASA y soporte las bajas temperaturas sin fragilizarse y afectar la muestra. Junto con los jóvenes integrantes de la fundación se verificó, mediante los registros que se tienen de los materiales, cuáles podrían cumplir con las características ideales del experimento.

“El cohete hará una trayectoria balística y no estará tripulado. Subirá y volverá a caer, durando en el espacio aproximadamente de 6 a 7 minutos; luego de dos semanas, cuando la NASA recupere los cubos, nos enviarán por correo los resultados de la experimentación. De esta forma, nosotros podremos medir las condiciones de antes y después del vuelo, no durante, por cuestiones de seguridad de los Estados Unidos”, explicó Juan David Martelo, integrante del Grupo Apolo.

Según los investigadores, el desafío en cuanto al peso de los materiales debe ser trabajado con un pequeño margen de error de 64 gramos de peso. Al despegue, los cubos estarán sometidos a fuerza G y a altos niveles de radiación ultravioleta, los cuales serían letales para cualquier persona. Después, estos artefactos serán liberados dentro de una cápsula que les permitirá estar a la intemperie con el espacio. De allí que, es necesario anticipar desde los laboratorios todas las condiciones extremas posibles y la resistencia de los materiales.

.
  1. GALERIAS
  2. NOTICIAS DEL LA U