solicitar informacion boton

 
 
 
 
 
 
 

Vigilado MinEducacion

VIGILADA MINEDUCACIÓN
.

"Cultura y rentabilidad no son excluyentes"

Jueves, 23 Febrero 2017 18:08
Valora este artículo
(2 votos)

Colombia se prepara para su fiesta cultural más importante, el Carnaval de Barranquilla, del 25 al 28 de febrero. Desde la batalla de flores y el desfile del rey Momo, hasta cuando Joselito se vaya con las cenizas, la ciudad, capital del Caribe se convierte en el epicentro de la principal muestra del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad que tiene nuestro país.

Valora este artículo
(2 votos)

La estudiante Stelsy Leiva Garizabal se impuso en el Reinado de los Medios de Comunicación.

Barranquilla, 23 de febrero de 2017. El peso de la corona en su cabeza le hizo caer en cuenta de que no era un sueño sino una realidad. Stelsy Leiva Garizabal ganó el Reinado de los Medios de Comunicación de Barranquilla después de imponerse en el concurso que terminó este jueves tras semanas de ardua competencia.

A sus 24 años esta estudiante de séptimo semestre de Comunicación Social – Periodismo de la Universidad Autónoma del Caribe representó a su alma mater y dedicó su triunfo a los 50 años que cumple la institución. “Es un regalo que Dios me hizo a mí, pero también a la universidad. Toda nuestra diversidad cultural se ve enmarcada en esta corona que hoy me hace ser reina. Sé del esfuerzo que cada una de las personas hace para mostrar lo bueno de la universidad, como los egresados, que son pilares fundamentales en el crecimiento de Barranquilla y que resuenan en diferentes partes del mundo”.

Stelsy es una de las estudiantes más destacadas de su promoción, dice que es una apasionada por todas las áreas del periodismo y que se ve en un futuro dedicada por entero a su profesión. Cuando habla de su carrera y de lo que ésta ha significado hasta ahora se nota la emoción y la pasión por lo que hace.

Esta joven nacida en Aracataca (Magdalena), llegó a ser candidata por la universidad después de que el decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, Carlos Ramos Maldonado, se lo propusiera. Dice que aceptó porque era un orgullo representar a la institución en la que estudia.

Alterna su labor de estudiante con una empresa de zapatos que se llama Stelsy Leyva Shoes, en la que da rienda suelta a su vena de empresaria. Tiene una hija de siete años llamada Victoria Castrillón, quien es su principal motivación para alcanzar todas sus metas.

En la prueba de talento bailó puya con el grupo de danza de la universidad, lo cual le representó tomar la delantera en las preferencias del jurado. Eso, para ella, inclinó la balanza a su favor y le permitió ganar la corona.

Valora este artículo
(4 votos)

Barranquilla, 21 de febrero de 2017. Estudiantes del programa de Arquitectura de la Universidad Autónoma del Caribe, integrantes del semillero de investigación Arquitectura Bioclimática, diseñaron una propuesta vanguardista de vivienda para las poblaciones víctimas del conflicto armado en el país. Esta propuesta se adapta a través del diseño modular y sostenible a diferentes condiciones psicológicas de los residentes causadas por la violencia.

Según Andrea García, una de las diseñadores del proyecto, la idea nace a partir de un estudio acerca de las deficiencias que tienen los modelos de vivienda de interés social y popular que se dan en el país. “Se hizo un reconocimiento de las deficiencias actuales que tienen dichas viviendas, como el desarraigo y la apropiación de sus habitantes en ellas. Concluimos que los diseños actuales muchas veces no tienen en cuenta las características y necesidades de las personas”, agregó.

La propuesta de vivienda que desarrollaron las arquitectas Andrea García y Yidis Arroyo, se crea bajo los criterios del diseño modular y de la construcción bioclimática sostenible. Se trata de una vivienda modular tanto en el sentido de la construcción como del diseño, logrando un sistema constructivo que fue presentado por el arquitecto colombiano Óscar Méndez sobre material plástico reciclado.

“Tuvimos en cuenta cómo se funde este plástico reciclado. Diseñamos a partir de él bloques para la construcción de una vivienda que sea de bajo costo, con una mayor vida útil y amigable con el medio ambiente”, explicó Arroyo.

De esta manera, el diseño se adapta a múltiples condiciones geográficas gracias a los diferentes módulos de cocina, de sala y de habitación que varían en el orden de diseño dependiendo de las regiones del país donde se construya, de acuerdo a los criterios del diseño bioclimático. Una propuesta que responde al clima, a diversos sitios del país y las culturas, la cual cuenta con áreas que dan la posibilidad a las personas de expandirse e ir creciendo a nivel personal y en sus actividades diarias.

“Implicó un reto bastante grande porque no solamente se vive en el país un tipo de violencia específico, sino que hay múltiples maneras como las personas han sido afectadas psicológica y socialmente. Por ello la propuesta responde a todas esas necesidades y problemas que ha sufrido el pueblo colombiano”, enfatizó Arroyo.

Inicialmente, el proceso de investigación motivó a las estudiantes a tomar una lista de todas las ciudades del país que han sufrido el conflicto armado, para luego filtrar sólo tres ciudades diferentes para probar este tipo de vivienda que tuvieran cultura, clima y topografía diferente. Un estudio que generó que el proyecto fuera modular y adaptado a todas las condiciones del entorno. “Es un logro de versatilidad que permite armar y desarmar, quitar y agregar columnas, es decir, no es una casa que se mantiene en el tiempo de cierta forma construida. Cambia en la medida en que varían las necesidades de las personas”, puntualizó García.

La propuesta fue presentada como proyecto de grado y actualmente se están revisando diferentes convocatorias públicas y privadas para que la iniciativa pueda implementarse y empezar a generar una transformación en el tejido social de las víctimas en estos tiempos de paz por los que atraviesa el país.

A cada problema que una familia tiene el proyecto da una solución arquitectónica y urbana; lo que promueve no sólo el progreso del municipio, sino también al progreso emocional de la población víctima, brindando la oportunidad de comenzar de nuevo en un ambiente que encaje dentro de las costumbres habitacionales de la población desplazada y local con apropiación arquitectónica del lugar.

Valora este artículo
(1 Voto)

Barranquilla, 20 de febrero de 2017. El Centro de Conciliación adscrito al Consultorio Jurídico de la Universidad Autónoma del Caribe organizó un encuentro con la Policía del Atlántico para socializar el nuevo Código de Policía y Convivencia con diferentes miembros de la comunidad académica y estudiantes del programa de Derecho.

Al respecto, el decano de la Facultad de Derecho, Fernando Borda Castilla, explicó que “este tipo de encuentros permiten discutir un tema de relevancia y necesidad nacional. Está en fase de conocimiento por parte de los ciudadanos de este país. Me parece muy satisfactorio que funcionarios de la Policía vengan a explicarnos de qué trata esta obra de convivencia”. Un código que más que ser una normativa, responde a las necesidades de cada ciudadano en contextos propios como las festividades que próximamente se vivirán en Barranquilla, agregó Borda.

El encuentro comenzó aclarando que a parte de ser un tema de actualidad, el nuevo código es un tema polémico y fruto de muchas demandas que actualmente están haciendo trámite en las Altas Cortes. Para el capitán Erick Perret, asesor jurídico de la Policía Metropolitana de la Policía, el código ha sido mal bautizado: “No es un código de nacional de Policía, también es de convivencia que no aplica exclusivamente a los funcionarios de la fuerza pública. El código es un mínimo básico de convivencia en una sociedad civilizada”, aclaró.

Según el mismo funcionario, el código también puede ser visto como un compendio de comportamientos que van en contra de la convivencia; el cual aplica a toda persona que se encuentre en territorio colombiano, incluso a extranjeros. Sin embargo, no puede ser aplicado ni comparado con otras regiones del mundo o latitudes, ya que es resultado de las necesidades propias de la población colombiana.

Se aclararon conceptos básicos de los cuales hace mención la nueva normativa, como ¿quiénes son las autoridades de policía que pueden regular el código? Lo cual aplica incluso para el gobierno nacional y las demás autoridad locales, como gobernadores y alcaldes. Un código que se encuentra organizado en cuatro categorías jurídicas de convivencia: seguridad, tranquilidad, ambiente y salud pública.

“El código implica a todo un andamiaje de la vida en sociedad. De estos categorías jurídicas se desarrollan todos los artículos que tienen como objetivo proteger los derechos y las libertades de las personas”, afirmó Perret.

De la misma manera, el documento regulador presenta una nueva alternativa dentro del control del comportamiento, que son los Comités Civiles de Convivencia. “Allí todas las personas tendrán el derecho de quejarse. Un comité que se reúne una vez al mes con el alcalde, la Procuraduría y el comandante de la Policía local, con el fin de revisar todas las quejas de la comunidad, tomando las medidas correspondientes. Allí se investigarán los procedimientos y a los mismos policías que tal vez hayan cometido una falta en la implementación de la normativa”, agregó Juan Camilo Montilla, capitán de la Policía.

En este sentido, los expertos en la normativa comentaron que es importante no mirar esta nueva propuesta de sana convivencia con miedo y pesimismo. “El nuevo código es una urbanidad de Carreño que se ajusta al ordenamiento territorial. Incluso, busca que las personas puedan conciliar sus diferencias desde las universidades con los centros de conciliación que están facultados por el mismo código”, explicó Daniel Corrales, juez de la República.

Se aclararon otros conceptos claves como convivencia y seguridad, los cuales no pueden ser tenidos en cuenta como palabras diferentes. Para la Policía, un concepto se encuentra incluido en otro, la seguridad conlleva a la convivencia. Un problema de intranquilidad o mala convivencia que un vecino pueda tener con otro puede culminar generando violencia: ‘inseguridad’.

Finalmente, se habló sobre el Nuevo Registro Nacional de Medidas Correctivas donde quedará registrada cada multa y su correspondiente pago. Un registro que puede funcionar como un data crédito afectando en diferentes campos la vida a un ciudadano, “si aparecen registrados allí, no podrán contratar con entidades del Estado, ni registrar empresas en la Cámara de Comercio, tampoco ascender en cargo laborales, estudiar en escuelas de formación o solicitar visas a otros países”, explicó Naid Camargo, intendente de la Policía.

Valora este artículo
(0 votos)

Barranquilla, 17 de febrero de 2017. El Centro de Conciliación de la Universidad Autónoma del Caribe inauguró la nueva edición de Diálogos Académicos Uniautónoma, que tuvo como tema central ‘Una sociedad naranja’. En este espacio, que se llevó a cabo en el sexto piso del edificio de posgrados, participaron expertos en la industria creativa como el senador Iván Duque Márquez, Carla Celia Martínez-Aparicio, Jaime Abello Banfi, Gerardo González Llinás y Orlando Abello Martínez-Aparicio.

Jesús Pantoja, Secretario General de Uniautónoma, abrió el debate hablando sobre la necesidad de crear ambientes para la disertación académica donde se hable de la relación economía y cultura. “Una labor que no ha sido ajena para nosotros. La Autónoma del Caribe, en sus 50 años, ha impulsado la formación integral, consolidando la creatividad y el emprendimiento en los jóvenes de la región”.

Seguidamente, Iván Duque inició su conferencia interrogando a los participantes sobre cómo podemos soñar un país distinto con un modelo económico distinto. Resaltó que la economía naranja está generando mayores ingresos y recursos que el café y la minería.

“Hemos dejado que Colombia se volviera petróleo-dependiente, sin ser un país un país petrolero. Tuvimos la bonanza más grande de petróleo y no se invirtió en educación y cultura. Es un grave error en la sociedad no lograr conectar el talento con el empleo”, afirmó Duque. Agregó que el país debe apostarle más a los sectores de la economía naranja como la música, la danza, la cultura, las artes visuales y escénicas, los medios impresos y digitales.

Para el senador, Colombia tiene héroes ‘naranjas’ que siguen en medio de los muros de una economía de la industria. Presentó su estrategia de políticas públicas sobre las 7i: ‘Información, Instituciones, Infraestructura, Industria, Integración, Integración, Inclusión e Inspiración’.

No obstante, para fortalecer dicho mercado naranja se necesita generar integración. Alianzas que permitan circular la producción creativa, donde se comparte idioma, religión y las costumbres. “Al final lo que logramos es mayor inclusión, ya que la cultura nos integra y no nos separa. Siendo la inspiración la que finalmente nos deje mostrar el talento a nivel internacional”, explicó Duque.

Por su parte, Orlando Abello, director del Centro de Conciliación de la universidad, hizo énfasis en el proyecto de ley que va impulsar en nuestro país la economía naranja y cómo las universidades contribuyen a esta labor. “Debemos reconocer el aporte de la Universidad Autónoma del Caribe en el Carnaval, con su proyecto Cultura Caribe que lleva 20 años haciendo diseños que mezclan cultura e investigación”, expresó Abello.

En este sentido Jaime Abello, director de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, exhortó a todos a que debemos pasar del heroísmo naranja a la economía naranja, para ello debemos transformar la determinación en disciplina. “Uno de los primeros pasos para avanzar, es concretar las políticas públicas en lo local, en lo territorial, donde se vincule a la academia. Formación básica y para el trabajo”, destacó.

Los comentaristas defendieron el discurso de que en el contexto globalizado la cultura se debe monetizar y comercializar, defendiendo la propiedad intelectual. A lo que Carla Celia Martínez-Aparicio, directora del Carnaval S.A., agregó “tenemos un talento que mostrar al mundo, pero desde nuestro país debemos hacer las cosas con mayor rigor, necesitamos una infraestructura. Esperemos que la Ley nos ayude con todas las amenazas que a veces quieren afectar el patrimonio”.

Finalmente Gerardo González expuso que para construir una economía se debe pasar la mirada al mercado informal. “Las ventas informales son una expresión muy diferente en cada región, son actividades explotadas por nuestros artistas populares. Es necesario comprender cómo este escenario puede contribuir a la economía mundial”.

.
  1. GALERIAS
  2. NOTICIAS DEL LA U