solicitar informacion boton

 
 
 
 
 
 
 

Vigilado MinEducacion

VIGILADA MINEDUCACIÓN
.

El uso de la imagen en los procesos de investigación

Martes, 25 Octubre 2016 09:06
Valora este artículo
(1 Voto)

El programa de Diseño de Modas, en alianza con el Archivo Histórico del Atlántico, realizó el taller “El uso de la imagen en los procesos de investigación científica”, en el Auditorio de Arquitectura de la universidad. La actividad fue dirigida por Jaime Borda, doctor en Historia e investigador con amplia trayectoria en temas de Historia Cultural, Historia de la Cultura Visual e Historia del Arte Colonial.

Dicha actividad se llevó a cabo como respuesta al fortalecimiento de las actividades investigativas del grupo de investigación Ecodesarrollo. No obstante, al taller asistieron estudiantes y docentes de los diferentes programas de la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño.

Al respecto, Borda habló sobre su experiencia en el estudio de la imagen colonial enfocado en la historia del cuerpo, investigaciones en las que tomó como referencia de estudio el vestuario y las corrientes del cristianismo. En este caso, las imágenes son pinturas culturales, que implican conocer no solo el autor que la creó sino también quién ordenó la pintura, lo cual representa las necesidades, y los intereses de la cultura de dicha época. “En mis investigaciones encontré temas comunes como el martirio, enfocado casi siempre a mujeres, aquí observamos una figura de la persona como agente pasivo, y del hombre, por el contrario, como agente activo”.

Para el tallerista, es evidente que en la antigüedad se fomentaba la cultura visual como resultado de las representaciones ya que no existía la fotografía. Representaciones que son ventana de los problemas sociales por los cuales atravesaba la época, un estudio que puede beneficiar, incluso, el arte cinematográfico. Seguidamente explicó que la imagen se puede estudiar de acuerdo con tres categorías básicas: temas, autores y regiones, lo cual facilita la clasificación del contenido visual en las bases de datos, necesarias para una investigación.

Por otra parte, quedó claro que al estudio de la imagen llega un nuevo escenario llamado cultura digital, donde se presenta la tan conocida Big Data. Esta última permite la investigación para todas las áreas del conocimiento, como también desarrollar nubes de información desde donde se referencian y hacen estudios de la imagen más interdisciplinares. A su vez, la Big Data demanda y permite la construcción de base de datos desde software comunes como Access, dando herramientas para geolocalizar y georreferenciar imágenes.

Sin embargo, Borda apunta que “las bases de datos son importantes si se toman buenos marcos teóricos y conceptuales, lo cual genera fuentes diversas desde donde se puede cruzar información. Todo depende de la construcción del marco teórico y conceptual, el cual da una dirección hacia donde se proyecta el estudio investigativo. Es necesario cruzar fuentes diferentes con la lectura de la imagen. Con las bases de datos se pueden hacer descripciones simbólicas que representen una cultura, desde donde se pueden analizar valores, categorías, etc. Incluso se han hecho base de datos de telas coloniales”.

Para Borda también fue necesario recordar que en la interpretación de la imagen, cualquier artefacto visual cambia de significado de acuerdo con quien lo está viendo, dando como resultado un artefacto diferente a quien lo produce. De allí que el mayor problema del análisis es el mundo de las significaciones resultantes. Ante este problema, la clave está en la pregunta de investigación, la cual da una directriz clara de estudio dentro de los innumerables abordajes.

Como respuesta a los temas expuestos, el auditorio expresó la preocupación de la lectura que se da entre lo visual y la cientificidad desde algunas categorías subjetivas, las cuales a veces no arrojan respuestas científicas sino respuestas de filtros subjetivos. Una subjetividad que también está presente en función de lo que se está pensando o preguntando de la imagen y del contexto del investigador, línea de equilibrio entre el método que procura el investigador para no caer en planteamientos de mera opinión y poca investigación científica.

Seguidamente, ante estas inquietudes Borda aseguró que “venimos de la cultura científica donde sólo se confía en la lectura del texto, lo cual genera un miedo sobre la lectura de la imagen al incorporarlo al método científico, un cambio de paradigmas en la investigación y el método científico. Mi exhortación es a leer la imagen como recurso y método de investigación, apoyado siempre desde diferentes fuentes, con recursos digitales y en marcos teóricos y conceptuales bien elaborados. Una imagen nos puede hablar, incluso, de la historia de la planeación urbana de una ciudad. Como es el caso del Juicio Final de Gregorio Vásquez, desde donde se aborda lo urbano analizando lo emblemático de Bogotá. De allí, el llamado es a ver más allá de la imagen misma, descubrir imaginarios y construcciones sociales”.

Finalmente, dentro de sus planteamientos también reflexionó sobre el nuevo escenario al que se enfrenta la imagen en las redes sociales, las cuales han transformado el uso de lo gráfico en los últimos 10 años, hecho que para él demanda la inclusión de otras teorías en los abordajes investigativos, como las teorías de la recepción, un fenómeno de producción visual que en 5 años doblará la actual cifra de todo el contenido que diariamente se comparte por los agentes activos. Dinámica que para Borda demanda el uso de la imagen en los nuevos métodos investigativos.

Visto 927 veces
.
  1. GALERIAS
  2. NOTICIAS DEL LA U