MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

El mundo entero se ha enfrentado a un enemigo conocido por todos, aquel adversario difícil de acabar, se trata de la pandemia de COVID-19, la cual ha profundizado el estrés económico, social y según datos específicos ha intensificado la violencia, sobre todo en el ámbito doméstico. Desde que comenzó la emergencia sanitaria informes que han presentado quienes están en primera línea revelan que han aumentado los casos de violencia contra las mujeres y las niñas.

 

De acuerdo con la ONU los servicios esenciales como los refugios y las líneas de atención en los que se atiende a quienes padecen violencia en el hogar alcanzaron el limite de su capacidad en conjunto con la crisis de COVID-19. La Organización de las Naciones Unidas encontró que, a escala mundial, incluso antes de que comenzara la pandemia, una de cada tres mujeres sufría violencia física o sexual, en su mayoría, por parte de su pareja. Por tal motivo, desde la Universidad Autónoma del Caribe buscamos concientizarlos ante esta problemática que es más común de lo que parece.

 

La socióloga y docente de nuestra Casa de Estudios, Claudia Beltrán Romero explicó “la violencia de género es la expresión más clara de la cultura patriarcal, donde el poder es el determinante de la relación que se establece entre hombres y mujeres. Específicamente una relación de dominación masculina y de subordinación femenina en donde las mujeres carecen de relevancia y de valía frente a los hombres; este orden milenario, se ha incorporado en lo más profundo de nuestras estructuras mentales e instituciones sociales, llegando a considerarse como una relación “natural”, es decir, un orden de cosas que heredamos genéticamente”.

 

Igualmente, hizo énfasis en el tipo de “relación”, desigual por definición, en donde la violencia es la estrategia y la forma en la que se ha asegurado el ´statu quo´, históricamente en las múltiples culturas humanas. “Una violencia que aún es considerada una violencia privada, recordemos el famoso refrán “en peleas de marido y mujer nadie se debe meter”, precisamente porque como es una relación naturalizada, nadie pretende que tenga alguna transformación. Como ya se dijo, el patriarcado pervive y se reproduce culturalmente en la mente de la mayoría de los hombres y mujeres, y en sus interacciones han conformado instituciones sociales que la han sostenido históricamente”, añadió.

 

Desde la perspectiva sociológica Beltrán indicó que la iglesia, la escuela, el Estado, la producción, la política, los medios masivos, y por supuesto, la familia, son instituciones sociales profundamente patriarcales que difícilmente han sido permeadas por los derechos humanos de las mujeres o de las normas legales que pretenden reconocer esos derechos y proteger a las mujeres de las diferentes formas de violencia que se practican cotidianamente en las relaciones de género. Es decir, la ley va adelantada pero la cultura va atrasada.

 

“En el caso particular de la familia, hay un gran consenso al considerarla como el espacio donde las mujeres, desde la infancia hasta la adultez, corren los mayores riesgos de sufrir violencias. El hogar es el lugar del mundo más peligroso para las mujeres. Partiendo de esa premisa, el confinamiento al que fuimos sometidos por la necesidad de reducir el contagio de COVID-19, ha supuesto, una convivencia más estrecha y permanente de los miembros de las familias; por lo tanto, un incremento significativo en el riesgo que corren las mujeres de sufrir violencias de género ya sea por parte de sus familiares masculinos o por sus parejas. Las cifras de los casos denunciados lo comprueban”, señaló Claudia Beltrán.

 

La docente sostuvo que “pensar en soluciones que cambien esa situación, o por lo menos la mitiguen, nos devuelven a la premisa de que, en materia de violencia de género, las leyes van adelantadas y la cultura va atrasada; es decir, que, aunque las normas determinen el comportamiento tanto de personas como de instituciones, son humanos las que las “hacen” cumplir”.

 

Por último, Beltrán Romero dijo “considero que como este es un cambio cultural enorme, es necesario no solamente proteger a las mujeres de la violencia sufrida o inminente, sino que simultáneamente también se hagan transformaciones profundas en la educación formal y social, también transformar los relatos mediáticos que tanto refuerzan la cultura patriarcal. Adicionalmente, y de la mano de la ley establecer acciones afirmativas a favor de las mujeres, como la ley de cuotas para los cargos públicos, pues, a la ley le toca jalonar a la cultura”.

 

¿Qué hacer en caso de que se presente alguna eventualidad de este tipo?

Recuerde que la línea de atención de la Oficina de la Mujer y Equidad de Género en la ciudad es 155. El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) ofrece su línea de atención a casos que tengan relación con violencia intrafamiliar con niños, niñas y adolescentes marcando 141. También se puede acceder a la línea de atención a emergencias marcando 123 y el 122 es el contacto de la fiscalía. 

 

Por su parte, la Universidad Autónoma del Caribe cuenta con un grupo de psicólogos dispuestos para atender estos casos y brindarles orientación oportuna. Así mismo, Uniautónoma contamos con médicos en la oficina de Bienestar Universitario para apoyar a la comunidad educativa ante cualquier eventualidad. MMG

 

Publicado en Noticias Generales

En la mañana de este martes la Universidad Autónoma del Caribe dijo no: Al abuso y trafico de humanos mediante el conversatorio ‘Visibilización del delito de trata de personas’, una jornada informativa organizada por la Facultad de Jurisprudencia y su Clínica Jurídica, en compañia del Comité de Prevención y Erradicación de la Trata de Personas del Distrito de Barranquilla.

 

Evento que contó con la participación de conferencistas y expertos en el tema; El fiscal 26 de Caivas, Dr. Carlos Newball, abogado y magíster en Derecho Penal y Criminología; el psicólogo clínico y forense, especializado en convivencia escolar, Fabián Cárdenas Barros perito en delitos sexuales, promotor de derechos humanos y psicoterapeuta con más de 25 años de experiencia en víctimas. De igual manera estuvo el Dr. Bertulfo Gutiérrez Vásquez, abogado y especialista en gestión pública, actualmente adscrito a la Secretaría Distrital de Gobierno. La abogada especialista, magíster en Derecho Público, y especialista en Alta Gerencia, Diana Padilla. Así también estuvo Juan Carlos Meriño, estudiante de décimo semestre de Derecho de la Uniautónoma, representante legal de la Fundación Comunitaria Progresando y miembro del staff de nuestra Clínica Jurídica.

 

¿Qué es la trata de personas? Bien, como se comprende mediante la ley 985 de 2005: la trata de personas se refiera al que capte, traslade, acoja o reciba a una persona dentro del territorio nacional o hacia el exterior, con fines de explotación, incurrirá en prisión de trece (13) a veintitrés (23) años, como dispone la legislación, así mismo se entienden por tipos de trata de personas los referentes a:

➔ Explotación, prostitución ajena

➔ Explotación sexual

➔ Trabajo o servicio forzado

➔ Esclavitud o prácticas similares

➔ La servidumbre

➔ Explotación de la mendicidad

➔ Matrimonio servil

➔ Extracción de órganos

➔ Turismo Sexual

 

“No toda la trata de personas tiene que ver con la práctica sexual, aquí lo podemos observar”, indicó el Dr. Bertulfo Gutiérrez Vásquez, abogado y especialista en gestión pública, y continuó su relato añadiendo que “el consentimiento de la víctima en las prácticas anteriormente mencionadas no es causal de exoneración”.

 

“La realidad es que todas las personas están expuestas, también existen varias modalidades de explotación que afecta a hombres, niños, niñas y adolescentes… Este delito no tiene que ver con la edad y mucho menos con el lugar de residencia pues afecta a las personas también en el interior de un país”, concluyó Bertulfo Gutérrez.

 

Carlos Newball, abogado y magíster en Derecho Penal y Criminología hizo alusión a las guerras de abolición y tratados de esclavitud, los acuerdos de 1904 y de los años posteriores sobre la trata de blancas y comentó los diferentes artículos de la constitución política colombiana de 1991, donde se comprenden los siguientes apartados, el primer artículo desgloza que colombia es un Estado social de derecho, fundado en el respeto y la dignidad humana. Seguidamente, en el artículo 12 se hace referencia a que ‘nadie será sometido a desaparición forzada, torturas ni a tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes’ respectivamente el artículo 17 plantea que ‘se prohíben la esclavitud, la servidumbre y la trata de seres humanos en todas sus formas’.

 

Este preámbulo fue justificado por el abogado Carlos Newball cuando dijo que todos los delitos relacionados con la trata de personas en sus diferentes expresiones tienen un amparo penal mayor y por lo tanto deben ser objeto de estos debates académicos.

 

Fabián Cárdenas, psicólogo clínico y forense, especializado en convivencia escolar presentó un cuadro exponiendo el hecho (lo que se hace), los medios (como se hace) y el propósito (por qué se hace) de estas prácticas.

➔ Lo que se hace: Captación, transporte o acogida de personas.

➔ Cómo se hace: Por amenazas, uso de fuerza, capción, rapto, fraude o engaño, abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad, o el pago o concesión de beneficios.

➔ Por qué se hace: Con fines de explotación, incluyendo la explotación de la prostitución ajena, la explotación sexual, el trabajo forzoso, la esclavitud o prácticas análogas y extracción de órganos.

 

Su explicación también estuvo enumerada por los actores, los cuales son:

➔ Perfilador: El que perfila, completa, precisa, remata, acaba, perfecciona o concreta, presenta, aparece, manifiesta o sobresale de una manera nítida.

➔ Tratante: Quien o quienes se dediquen a la captación, el transporte de personas; quienes ejerzan el control sobre las víctimas de trata, los que participan en delitos conexos y quienes obtengan un lucro directo de la trata.

➔ Víctima: Las personas que individual o colectivamente hayan sufrido daños, lesiones físicas o mentales, pérdida financiera o menoscabo sustancial de sus derechos fundamentales.

 

La especialista en el abordaje de diferencias de género de los servicios de salud de la secretaría de Barranquilla Patricia Martínez intervino con el foco destacable de ¿cómo identificar una víctima de trata? y se respondió a sí misma que se puede identificar cuando se observa que:

➢ La acompaña alguien que parece ejercer control sobre sí mismo.

➢ Presenta signos físicos de violencia o abuso

➢ Se muestra en incapacidad de hablar o lo hace con dificultad

➢ Su residencia en la ciudad o país es reciente y se muestra incapaz de proporcionar detalles de su dirección.

➢ Carece de identificaciones oficiales

➢ Presenta signos de sumisión o miedo

➢ Presenta enfermedades infectocontagiosas

 

Por otra parte, las acciones de prevención interdisciplinarias fueron explicadas por Diana Padilla, magíster en Derecho Público, y especialista en Alta Gerencia, donde desde la facultad de jurisprudencia de la Universidad Autónoma del Caribe a través de su clínica jurídica trabajó sigue trabajando en la trata de personas que, a través de la clínica jurídica Uniautónoma se ha podido reflexionar el siguiente flagelo, según lo explica Diana Padilla.

 

“Se puede observar que el tema aún no está posicionado en la agenda pública, y se percibe la invisibilización de este fenómeno desde altas esferas públicas, y que más que una problemática interna no solo somos un país de tránsito y destino sino también de origen y explotación gracias a los factores de pobreza, violencia, conflicto armado entre otras problemáticas de orden social y cultural”.

 

“Cómo evitamos ser víctimas de trata de blancas” participó Juan Carlos Meriño estudiante Uniautónoma y representante legal de la Fundación Comunitaria Progresando y miembro del staff de nuestra Clínica Jurídica.

 

“No hay un perfil”, siguió diciendo que “No existe una forma de escoger una víctima, ni una religión, manera de vestir o estrato social que lo determine, es que tampoco se divide por las creencias específicas preestablecidos que tenemos, sino que todos podemos ser víctimas de la trata, y por ello no podemos pretender que estamos en una situación diferente porque no hemos presenciado este fenómeno en primera persona, tenemos que conocer del tema, y saber qué hacer en caso de que podamos detectar una víctima”. DHS

 

Publicado en Noticias Generales
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones