MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Para los más optimistas, no todo ha sido malo durante el confinamiento. De hecho, mientras la cuarentena ha llevado los ingresos de algunas empresas -las más tradicionales- a un mínimo no visto en años, para otras los ha quintuplicado. Tal es el caso de las telecomunicaciones y los fabricantes de tapabocas y guantes.

 

Solo por deducción, podría decirse que la televisión hace parte de esas industrias beneficiadas por la situación actual, pues no hay otra opción de entretenimiento. ¿Qué piensas tú al respecto?

 

A continuación, dos de nuestros expertos en el tema audiovisual nos dirán si lo sospechado se acerca a la realidad o son solo conjeturas.

 

Una cosa es una, otra es otra.

Para el docente de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, Ricardo Vélez, “la baja del interés de la gente por el consumo de la televisión se da a raíz de la fuerte irrupción de la Internet, en la creación de lo que se conoce como el ecosistema digital de medios. Desde entonces, las audiencias han tenido acceso a todo lo que brindaban los medios tradicionales”, atribuye.

 

Para este comunicador social y periodista, lo que pasó concretamente fue que la televisión sufrió una modificación sustancial en la forma de consumo, “debido a esa ebullición, el consumidor de contenidos audiovisuales tuvo la oportunidad de obtener smartphones, tablets, PCs y -a través de ellos- entrenerse tal y como lo hacía con la televisión”, agrega.

 

“Pero fue el streaming lo que terminó de sellar ese desinterés”, considera Vélez, también magíster en Ciencias de la Comunicación, lo que “no significa que ya no haya contenido en el modo tradicional. Al contrario, hay mayor proporción de ello, pero es distribuido con mayor diversidad de canales. Lo indiscutible es que sí se dio una baja en el consumo”, añade Vélez.

 

Pese a la lógica que podría hacerte pensar en que sí hubo una recuperación en la teleaudiencia, Vélez, también doctor en Ciencias de la Educación, dice que no hay forma de demostrarla, pero, reitera que “sí se puede esperar del consumo. Este confinamiento obligatorio propició un público cautivo que, sin tener las salas de cine u otras formas de entretenimiento, se vio limitado a estar frente al televisor”, sostiene.

 

Familia viendo televisión.jpg

 

Tampoco hay estudio empírico alguno que demuestre que el negocio de la televisión haya mejorado en esta cuarentena, “pues la situación ha sido difícil, ha empeorado. Todos sabemos que el Ministerio de las TICs expidió un decreto, el 516, que disminuyó la cuota de pantalla, redujo la obligación de los canales nacionales de programar un 70 por ciento a hacerlo solo en un 20 por ciento con contenido colombiano. Esto ha golpeado a la industria nacional, a actores, libretistas, camarógrafos, periodistas, disminuyó la producción nacional”, revela el educador.

 

Para Vélez, lo que se desprende de esa limitante “es que muchos profesionales de este ámbito dejaran de trabajar. El beneficio es para los propietarios de televisión, pues ya no tendrán que pagar las altas nóminas, pero también han sido golpeados por la baja en la pauta publicitaria, siendo esta la mayor cuota de sostenimiento para la industria” indica el experto.

 

A pesar de lo anterior, “la televisión es y seguirá siendo un buen negocio, porque es la reina de las pantallas, por encima de los smartphones, laptops y cualquier otro dispositivo. Es el medio de comunicación más envolvente y fuerte”, considera.

Lo que hay que aceptar, de acuerdo con Vélez, es que hubo una transformación, porque la televisión no es solo lo que vemos a través de la forma tradicional, sino también a través de todo lo que tenga pantalla, como se hace con lo emitido via streaming i Youtube, que tiene un mayor consumo, incluso sobre Netflix”, puntualiza.

 

Otra opinión en total concordancia

Para Jorge Peñalosa, también docente de los programas de Comunicación Social - Periodismo y de Comunicación Audiovisual, todo se debe a cambios a los cambios hábitos del ser humano, pero está en total acuerdo con Vélez respecto a la baja en el interés y consumo por la televisión.

 

Sin embargo, “según la información que tengo, hoy en día se ve más televisión. Se ve alrededor de de 6 horas al día. Es más, en España, el consumo se ha incrementado de 200 minutos por persona/día y más minutos, pero definitivamente se acabó esa época en la que la televisión era la única ganadora”, señala.

 

Para Peñalosa, comunicador social y periodista, la cuarentena es un momento de transición, “en el que se está revisando y rediseñando todo lo que se pueda producir, porque más adelante se debe proponer y el público demandará de mayor calidad y cantidad en los contenidos. Esa es la razón por la que las cadenas privadas y públicas se están despertando, porque se sabe que no podrán llevar a cabo su tarea bajo los formatos ya vistos, es decir directos desde eventos multitudinarios”, asegura el también especialista en Comunicación para el Desarrollo.

 

Según Peñalosa, también magíster en Ciencias de la Comunicación y en Nuevas Tecnologías, la mayor preocupación -en este sentido- es la pauta publicitaria. Cómo se llevará a cabo ese proceso, si las empresas están congeladas”, plantea el profesor de tiempo completo.

 

Padre e hujo viendo televisión.jpg

 

En estos momentos, Peñalosa dice que no puede decir quién sale ganando. “Lo que sí se se puede afirmar es que todos debemos cambiar el libreto. El paisaje cambió, el escenario, el entrono y ya no nos sirve el mismo guión”, indica Peñalosa.

 

“Hay que satisfacer a una comunidad hambrienta de contenido, que no solo sea lo noticioso. El coronavirus no es el contenido más visto, sino plataformas como Netflix.”, encima y termina diciendo a los profesionales en este campo y a los estudiantes que “estamos llamados a idear, a producir y a ejecutar los nuevos contenidos audiovisuales que las nuevas audiencias están pidiendo, un público saturado del tema de la pandemia, de la enfermedad. Es un reto, pero contar con el talento y con las ganas de hacer las cosas son valores que acercan la posibilidad a ser una realidad”. JSN

Publicado en Noticias Generales

La pandemia de la COVID-19 golpea a todos los sectores de la producción. La industria audiovisual vinculada a la televisión pública regional, está siendo afectada por la crisis de salubridad actual: bajas ventas y cancelación de la pauta publicitaria, complican el equilibrio financiero del negocio.

 

Los concesionarios de noticieros y espacios de opinión, son los primeros actores afectados. Está clara la necesidad de contenidos pertinentes en época de crisis así como la de garantizar los porcentajes de producción de origen local y que al tiempo se mantenga equilibrio informativo.

 

Las audiencias reclaman contenidos útiles que cumplan con los principios básicos de la televisión pública -informar, entretener y educar-. Es tiempos de ser creativos, flexibilizar las parrillas y generar una política pública que atienda las demandas de los actores de la cadena de valor de la frágil industria audiovisual del Caribe colombiano. Es tiempo de darle un alivio financiero y acceso preferencial a recursos de la banca a estos empresarios quijotes de la industria creativas.

 

En hora buena el decreto 516 del 4 de abril, del 2020 expedido por Min.Tic incrementa del 10 al 20% los recursos de funcionamiento para los canales regionales, durante la emergencia.

 

Desde la gerencia de Telecaribe se deberían promover acciones para mitigar el impacto financiero, gestionando recursos con Innpulsa, Balcóldex, recursos de ciencia y tecnología y fondos locales de Distritos y Gobernaciones.

 

Los tiempos de desafíos y de crisis son los escenarios donde se mide el talante democrático de los líderes regionales. Por Harold Salazar, profesor de la Universidad Autónoma del Caribe experto en televisión.

Publicado en Noticias Generales

Cada año, Uniautónoma TV renueva sus caras. Por tal motivo, el pasado 29 de noviembre se realizó el casting para escoger a los nuevos presentadores de dicha programadora, pues no se trata de un simulador, sino de un canal real, disponible solo aquí –a nivel regional- en nuestra Alma Mater.

 

Aproximadamente 30 estudiantes, tanto de Comunicación Social y Periodismo como de Comunicación Audiovisual, acudieron al llamado para escoger a los nuevos presentadores de los programas realizados por dicha casa productora.

 

Algunos estarán detrás de cámaras y otros serán los anfitriones de los eventos institucionales, pues el objetivo es contar con personal idóneo para ese tipo de asignaciones, además de prepararlos para que puedan desempeñarse con soltura en un futuro, en tales campos.

 

Conexión y Magazine, además de otros shows que se producen y salen al aire a diario, son algunos de los contenidos que se nutrirán con este nuevo staff, más otro que aún está en etapa de proyecto en desarrollo y que se llevará a la realidad en el transcurso de 2020.

 

Casting Uniautónoma TV (2).jpg

 

 

¿En qué consistió el casting?

La prueba consistió en medir la capacidad de improvisación de los aspirantes ante cámaras y ante un jurado compuesto por productores, profesores y la coordinadora de la programadora, Loretta Sterling.

 

“Quisimos que fuera un tema escogido por los mismos chicos para que perdieran el miedo y dejaran fluir su talento, lo cual se apreció sobremanera”, aseguró la funcionaria que empezó de esta misma forma su vida laboral en Uniautónoma.

 

Sterling agregó que “ha pasado que muchos empiezan a hacer sus pasantías y continúan participando el resto de su carrera, durante más de tres años, lo que quiere decir que salen con muy buenas bases para enfrentarse al mercado laboral”.

 

A manera de invitación, la comunicadora social añadió que “atreverse a soñar es una regla, así como lo es dar el paso y solicitar la oportunidad de estar en el mundo de la televisión, aprovechando esta oportunidad, el acceso al canal. Somos un laboratorio muy importante para que le pierdan el miedo a las cámaras, para que tengan una mejor dicción, una mejor postura; para que salgan preparados y con amplia experiencia”, sostuvo.

 

Casting Uniautónoma TV (3).jpeg

 

De hecho, dos de las presentadoras salientes coinciden con lo dicho por Sterling, pues “fue una experiencia muy enriquecedora. Para quienes quieran dedicarse a los medios, esto les ayudará mucho a ejercer con espontaneidad. Uniautónoma TV se convirtió en una familia para mí. Por eso y tantos otros beneficios, también les invito a que vengan a vivir esta experiencia, que los ayudará a fortalecerse”, considera Kelly Nieves, estudiante de octavo y último semestre de Comunicación Social y Periodismo.

 

En el caso de Luisa Traslaviña, estudiante de sexto semestre del mismo programa, “esta fue una experiencia muy constructiva que me hizo crecer en lo personal y tener una visión de lo que voy a hacer una vez me gradúe”, dice la futura comunicadora, quien también aclara que, por ser una persona muy abierta, también planea tomar otros rumbos, como el organizacional, algo en lo que concuerda con Nieves.

 

Al final, Traslaviña sugiere a sus compañeros “que vengan y aprovechen, porque acá nos podemos equivocar y aprender. Lo importante es que se nos preparará para trabajar en este ámbito, con calidad y al nivel de presentadoras que hoy en día están en televisión nacional, pero que también pasaron por aquí. JSN

Publicado en Noticias Generales

“La pasión siempre te va a llevar donde tú quieres, sin importar la profesión, la pasión no es agenda a nada”, son las palabras de Iván Reyes, reportero de la cadena NBC en Nueva York, cuando habla sobre su profesión. El Comunicador Social y Periodista, oriundo de la ciudad de Barranquilla y egresado de la Universidad Autónoma del Caribe goza hoy de grandes sueños alcanzados y se encuentra luchando por muchos más, en una carrera que empezó, en 1984, en nuestra institución.

 

Dentro de esos sueños se encuentra una carrera de más de 20 años como periodista y en una de las cadenas televisivas más importantes de Estados Unidos; además, gracias a su excelente labor, ha sido merecedor de 5 premios Emmy y muchos otros reconocimientos dentro de la compañía.

 

Sobre esto último, el comunicador asegura que no realiza sus trabajos esperando ganarse un premio, que no es parte de su filosofía. "Lo que pasa es que a mí me apasiona lo que hago, así que, cuando realizo alguna cosa, siempre doy lo mejor de mí. Me siento muy feliz por los reconocimientos pero me siento más feliz por poder hacer lo que hago”, agrega Reyes.

 

Sin embargo, Iván confiesa que llegar hasta ahí no fue nada fácil pues tuvo que enfrentar grandes obstáculos. “La primera experiencia que tuve en televisión fue muy amarga. Yo llegué, con muchísima ilusión, a hacer prácticas a un programa que se llamaba Sucesos y uno de los personajes importantes de este, apenas me vio, me dijo de manera muy agresiva que me saliera del estudio, que yo no era nadie para estar ahí y eso me quedó grabado en la memoria, recuerdo que me sentí tan deteriorado que no regresé más a las prácticas”, revela.

 

Pero esto no fue impedimento para el egresado, pues siguió trabajando por sus sueños, esta vez, al emigrar a los Estados Unidos. “Yo calculé que las oportunidades laborales no eran muchas en ese momento, a pesar que había nacido un nuevo canal, eran muy pocos los que tenían la virtud de entrar a los medios”, dice el periodista.

 

Contó entonces que su llegada al país angloparlante no fue precisamente “el sueño americano” pero que siempre estuvo seguro que sus conocimientos eran la mejor arma que podía utilizar. Como todo emigrante tuvo "muchas limitaciones, sobretodo el poco manejo que tenía del inglés" y llegó a sentirse "como un analfabeta" pero gracias a sus conocimientos pudo salir adelante.

 

La primera oportunidad de trabajo no fue nada parecida a lo que él estaba buscando, se trató de una construcción, donde su labor principal era cargar los bultos de cemento y ubicar todos los materiales. Durante una jornada de trabajo, un compañero que ya llevaba muchos años en esa labor, le pidió que lo acompañara a un apartamento cercano, a lo que él, con inocencia, aceptó. Al llegar, otro hombre de muy mal aspecto los recibe y despliega sobre una mesa un artefacto grande, donde se veían muchos paquetes con diferentes drogas. “Resulta que él me había invitado a ese lugar porque asumió que, al ser de Colombia, las drogas serían algo conocido para mí pero yo no esperé ni un segundo para salir de ahí y es lo mejor que me ha pasado porque empecé a trabajar en lo que yo quería”, cuenta Reyes.

 

Y así como esta, fueron muchas las experiencias que tuvo que enfrentar. Para su segundo trabajo, un hombre le propuso trabajar para él como productor de contenidos digitales, era su oportunidad para entrar a la industria. Tras un tiempo en la labor, él sabía que podía aspirar a más pero quien lo contrató le aseguraba que, al no manejar el idioma, jamás podría irse de allí pues nadie lo iba a contratar; al pasar un tiempo, fue contactado por la cadena televisiva NBC donde es hoy presentador y reportero y a través de la que ha podido ejercer en lo que más le gusta.

 

“Yo cogí una maleta llena de conocimientos y me puse a trabajar, gracias a eso, que me lo dio la Universidad, pude desarrollarme en Estados Unidos, como un profesional”, afirma el egresado.

 

Iván Reyes, egresado Comunicación Social Periodismo (1).jpg

 

La academia.

Recuerda con cariño su deseo de entrar a la Universidad, confesó sentirse desesperado por conocer este mundo, al que llegó con muchísima expectativas y sobretodo, con pasión. “Yo creo que mi papá me matriculó en la Universidad al final del último día, en el último cajero que quedaba”, recuerda Reyes entre risas y continúa diciendo que, “cuando él me mostró el volante de consignación para mí fue una emoción muy fuerte porque era lo que yo más deseaba”.

 

Pero esta emoción tenía una razón muy clara. Para Iván, la televisión siempre había sido una meta por alcanzar y, al llegar a la Universidad, no podía esperar para conocer de que se trataba todo este nuevo mundo; por ello, era un estudiante ejemplar, aunque también era responsable de algunas bromas entre sus compañeros.

 

“A mí siempre me gustaba dirigir al grupo y, casi siempre, las maldades eran mías, eran bromas sanas pero a mí siempre me gustaba ser el comando de todas”, comenta Iván.

 

Y Uniautónoma cumplió con todas esas expectativas. Confiesa que lo que más le gustaba era la pasión con que sus maestros trasmitían las enseñanzas pues le hacían enamorarse de cada una de las disciplinas que impartían. Pero hay un docente en particular que marcó la vida del periodista.

 

“Recuerdo mucho al profesor que me motivo durante toda mi carrera. Se trata de Jorge Humberto Klee, el siempre me decía que lo mío era la televisión, que siempre me enfocara a eso. Le aprendí muy bien al ‘profe’ y hoy no me alcanzan las palabras para agradecerle todo lo que me enseñó y me motivó para yo llegar a ser lo que soy hoy”, expresa.

 

Pero no fue el único; recuerda también con cariño a la decana de turno, Yomaira Lugo de Consuegra, durante su paso por la facultad de Comunicación Social (hoy facultad de Ciencias Sociales y Humanas), pues fue un gran apoyo durante momentos difíciles en su proceso como estudiante.

 

Recuerda, específicamente que cuando terminó su carrera académicamente. “No tenía dinero para graduarme con seminario, como se hacía en esa época. Yo fui y le pregunté a ella si yo podía prepararme para el examen como todos mis compañeros y ella me dijo que podía contar con todo su apoyo. Presenté los tres exámenes que requería y me gradué con honores tres meses después de eso, gracias a ella”, recuerda.

 

En cuanto a su formación, no solo se desenvolvió dentro de las aulas, si no que le fue abierto un espacio en Radio Cultural Uniautónoma, donde hacía un programa de 15 minutos junto con uno de sus compañeros de clase. “Nosotros hacíamos el programa todos los sábados con un compañero que le apasionaba la radio. Yo presentaba las canciones y él hacía bromas al aire, era algo muy improvisado, dirigido a los jóvenes”, relató Reyes.

 

“Yo le digo a los estudiantes que tienen que tener motivación, no importa que está pasando a su alrededor, los problemas que tengan hay que dejarlos atrás en el momento de enfrentarse a su trabajo y siempre realizarlo de la mejor manera”, aconseja Iván a quienes esperar construir una carrera como periodistas. MMC

 

 

 

 

 

Publicado en Noticias Generales

Desde 2013, Simón Arregocés Tapias es el Jefe de Ingeniería de Telecaribe y ha liderado la modernización tecnológica del canal regional, lo que marcó un antes y un después en la televisión del Caribe colombiano.

 

“Con mi equipo de trabajo logramos ser el primer canal regional con señal de televisión digital terrestre, TDT, o sea que somos el único canal en este momento con dos señales” dice este padre de familia oriundo de Suán, Atlántico.

 

Arregocés es egresado de Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones de 2002 y empezó a trabajar de inmediato en la parte comercial y de soporte, en una empresa que distribuía sistemas de respaldo energético, en Bogotá.

 

Por su gestión y conocimientos, Telecaribe ya está implementando una solución tecnológica que permite la distribución multiplataforma de contenidos audiovisuales, llegando así a más hogares y, por supuesto, a los colombianos en el exterior que quieren ver el canal regional.

 

De acuerdo con el ingeniero electrónico, a Uniautónoma le debe “todos los fundamentos” con los cuales pudo sacar adelante los proyectos que le han encomendado. Añade que los docentes que lo capacitaron “siempre fueron exigentes” y le dieron “herramientas conceptuales y técnicas para enfrentar los retos” de su profesión.

 

Para él, Uniautónoma es una institución hecha a la medida del ciudadano común y al convertirse en profesionales gozan de un alto prestigio y reconocimiento. “Yo he logrado cumplir mis sueños gracias a la formación que obtuve allí”, afirma.

 

Dice, además, que estudiar en las aulas de Uniautónoma “es garantía de reconocimiento y hay muchos casos de éxito que mostrar”. “Es una carrera con mucha proyección, en especial ahora con los avances tecnológicos de esta disciplina”, termina.

Publicado en Noticias Generales
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones