MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

La inclusión es uno de los aspectos en los que más se destaca la Universidad Autónoma del Caribe, siendo también la principal razón de trabajo de sus grupos de investigación.

 

La idea es crear soluciones para la vida diaria, en lo laboral, lo social y para quienes padezcan de alguna limitación física o cognitiva. Precisamente de eso se trata uno de los más recientes logros de nuestra institución.

 

La Dirección Nacional de Derechos de Autor, en días pasados, otorgó a Uniautónoma el registro de software de AdecuaTIC: una herramienta educativa para el uso adecuado de las diversas Tecnologías de la Información y Comunicación, TIC, orientada a estudiantes con Síndrome de Down.

 

Dicho software “permite navegar en los conceptos y definiciones sobre el uso responsable de las TIC; conocer los riesgos que pueden presentarse al tener correo electrónico y dispositivos móviles; familiarizarse con las partes del computador y demás elementos relacionados con la tecnología de computación, los cuales orientan a los estudiantes en el abordaje de los contenidos mediante un avatar llamado Silvana”, dice el ingeniero de sistemas y docente Harold Álvarez Campos.

 

Este Software hace parte del Proyecto Uso adecuado de las TIC e innovación educativa en estudiantes con síndrome de Down, del que ya informamos en publicaciones anteriores y del cual hace parte un juego de tarjetas que funciona con ayuda de un portal Web. Es así como de forma interactiva se presenta y se enseña la temática de Riesgos de la Tecnología.

 

Y ahora, ¿qué viene?

Por el momento, AdecuaTIC es el resultado de un proyecto de investigación que reposa en Uniautónoma, pero “prontamente será puesto a disposición de la comunidad educativa de la región”, agrega Álvarez Campos, quien también es magíster en Informática Educativa y doctor en Educational Technology.

 

Lo anterior se logrará “a través de la transferencia de tecnología hacia grupos de investigación que puedan requerir el producto/software, con el cual se pueda aportar a la producción de contenidos dedicados a la inclusión y educación”, añade Álvarez Campos, docente del Programa de Administración Marítima y Fluvial de nuestra Facultad de Ciencias Administrativas, Económicas y Contables.

 

“Pienso que AdecuaTIC es un excelente soporte a la estrategia educativa diseñada en base al juego de tarjetas, que en la misma investigación hemos diseñado y que aportará grandes resultados en este campo tecnológico”, encima el investigador.

 

En cuanto a las novedades que presenta AdecuaTIC frente a softwares similares, “está el que, al momento de finalizar el recorrido de su temática -y tras haber completado una serie de preguntas que ha debido de haber contestado- el nuestro arroja una puntuación que le indica al estudiante su porcentaje de acierto”, describe el entrevistado.

 

De ser bajo, “lo invita a retomar los conceptos nuevamente. De ser alto, felicita al estudiante estimulándolo a seguir adelante con su proceso de formación”, continúa Álvarez Campos.

 

Según este profesor de tiempo completo, la idea de AdecuaTIC surgió porque su compañera en el proyecto, la investigadora Martha Linares Ditta, es madre de un niño que nació con el Síndrome de Down, “por lo que se propuso desde su profesión buscar la manera para que el menor aprendiera los diferentes temas de riesgos de la tecnología de manera más lúdica y dinámica”, cuenta Álvarez Campos.

 

En cuanto a lo que significa este logro, el docente considera que es un gran paso en la consolidación profesional, “dado a que se materializa la razón por la cual se estudia una carrera de pregrado en Ingeniería de sistemas, al tiempo que se aporta en la generación de conocimiento hacia la sociedad, máxime en el escenario de la inclusión educativa”, termina. JSN

 

 

 

 

Publicado en Noticias Generales

El algoritmo para la detección y control de velocidad en un andador dinámico hace parte de los registrados por la Universidad Autónoma del Caribe y otorgado por el Ministerio del Interior a través de la Dirección Nacional De Derecho Autor (DNDA), y la Unidad Administrativa Especial Oficina de Registro. 

 

Este proyecto fue desarrollado en los programas de Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones, Mecánica e Industrial. Además, entre los autores del algoritmo basado en C++ se encuentran los siguientes docentes y estudiantes: Gisella Borja, Jonathan Fábregas, Lindsay Figueroa, Ricardo Mendoza, Andrés Agamez, Luis Bonivento, Emiliano Jiménez, Adalberto Ochoa, Camila Albor, Douglas Camargo y Oscar Arellano.

 

“El algoritmo consiste en el desarrollo de un andador dinámico para un joven en situación de discapacidad. Igualmente, como hace parte de ingeniería de rehabilitación se realiza de manera particular con el paciente o usuario final. La idea estuvo orientada de manera particular hacia una persona en situación de discapacidad física que presentan dificultades para movilizarse, como lo es el caminar; y por ello se buscó desarrollar un andador dinámico con un sistema de control electrónico de manera automática, que permita mejorar su desplazamiento de forma confiable y segura. También se propone un sistema electrónico funcional para el control de velocidad y la detección de obstáculos, de tal forma que se genere un incremento de las capacidades físicas”, explicó Andrés Agámez. 

 

El joven destacó que la idea surge en un aula de la UAC, específicamente en el laboratorio de especialidades en la clase de bioingeniería, en donde la situación fue presentada y buscaban mejorar la calidad de vida representada en la movilidad de Jamer Arellano, a través de una innovación tecnológica de diferentes propuestas en la que convergen diferentes programas tales como la ingeniería mecánica, electrónica y telecomunicaciones e ingeniería industrial.

 

“Este software se encarga de tomar decisiones tales como detener la marcha del andador y avisar mediante una alarma las mediciones tomadas por diferentes sensores involucrando variables como velocidad y presencia de objetos que pueden representar algún obstáculo en el desplazamiento del paciente”, dijo Agámez. 

 

En este contexto, entre los inconvenientes que tuvo el grupo para la creación del proyecto hubo uno muy particular. Y se trata de la situación de la pandemia por COVID-19, debido a que se retrasaron los tiempos al momento de su realización, ya que necesitaron gestionar e importar diferentes equipos y realizar las diferentes pruebas para configurar el sistema de la mejor manera. Sin embargo, como grupo encontraron la manera de trabajar a medida que se fueron decretando nuevas políticas.

 

Cabe mencionar, que los jóvenes duraron aproximadamente un año y medio realizando el algoritmo y aseguraron que adquirieron una experiencia enriquecedora en su trayectoria por la Universidad Autónoma del Caribe. “En este proyecto cado uno de los integrantes, tanto como docentes y estudiantes (algunos ya egresados) nos involucramos de lleno en el diseño y en el desarrollo de este algoritmo. La aplicación de los conocimientos adquiridos a lo largo de nuestra carrera. y las recomendaciones dadas por nuestros docentes desde su experiencia laboral también fueron claves para el éxito de la construcción de este artefacto. Siendo fundamentales en el desarrollo de nueva tecnología, a partir de la ciencia y la técnica adquirida tanto en el aula como en los laboratorios”, indicó Andrés Agámez. 

 

“La orientación de nuestros docentes fue fundamental, estaban igual de entusiasmados por el proyecto y preocupados por la situación de la pandemia. Siempre nos estuvieron guiando, acompañando en las diferentes circunstancias, y siempre buscábamos esos puentes que pudiesen hacer posible la construcción del andador. En donde la comunicación asertiva y efectiva fue fundamental para lograr desarrollar y culminar el algoritmo a pesar de las adversidades”, añadió.

 

Agámez recalcó que como equipo sienten gran satisfacción y felicidad al saber que todo el tiempo que invirtieron ha valido la pena tras obtener el registro del software. “También nos sentimos esperanzados al ver que desde pequeños avances podemos tener un mundo más inclusivo en donde la tecnología pueda ser utilizada para cumplir su misión y en pro del bienestar del ser humano”, ultimó el joven. 

 

Así mismo, Emiliano Jiménez, otro de los integrantes del grupo, enfatizó en que este proyecto le aportó experiencia tanto en lo personal como en lo académico, ya que además de tener un impacto social, los aspectos de la ingeniería que se llevaron a la práctica fueron bastante amplios, dejando así conocimientos y resultados satisfactorios para su profesión de Ingeniero Mecánico.

 

“Los docentes siempre se mostraron dispuestos a guiar, ayudar, investigar y resolver cada una de las dudas que surgieron a lo largo del proyecto. Todos tuvieron un gran impacto en la realización de este. Además, sentó gran satisfacción al saber que el Ministerio del Interior nos otorgó el registro, debido a que es el resultado del trabajo y esfuerzo de todos los participantes que realmente contribuye a solucionar una problemática social beneficiando así a una persona en situación de discapacidad”, dijo Jiménez. 

 

De esta manera, Gisella Borja, docente e Ingeniera Electrónica y de Telecomunicaciones manifestó lo que siente al ser guía y apoyo de los estudiantes. “El reto que uno asume como docente al impulsar a los jóvenes a que hagan proyectos innovadores consiste en que realmente le lleguen a dar aplicabilidad a lo desarrollado, es decir, que se utilice y solucione problemas reales de nuestro contexto”. 

 

“En la Universidad se generan muchos espacios en donde los estudiantes pueden realizar este tipo de proyectos. Está el tema de los semilleros y grupos de investigación y de hecho desde el aula nosotros como docentes generamos esos proyectos que más tarde se convierten en trabajos de grado innovadores que solucionen problemas reales. Además, los estudiantes están aprovechando lo que ofrece la institución en compañía de todos sus docentes. Nosotros los estamos llevando a que tengan muy buenos resultados de investigación y experiencias antes de que se gradúen”, indicó Gisella, Magíster en Ingeniería Biomédica. 

 

Igualmente, en cuanto al andador dinámico explicó que es una idea que surgió entre estudiantes de los programas de Ingeniería Electrónica, Mecánica e Industrial en conjunto con los profesores. “Nace primero como una idea en el aula dentro de la asignatura de bioingeniería que está bajo mi orientación y a partir de allí decidimos darle continuidad y empezamos a generar este grupo interdisciplinario, en definitiva, fue un gran trabajo en equipo. Igualmente, hemos trabajado en varios proyectos con los cuales hemos obtenido varios registros de software, patentes y la participación en importantes eventos científicos”, concluyó Borja. MMG

Publicado en Noticias Generales

Un algoritmo para la detección de la posición actual de los ojos en términos de ángulo y una app móvil denominada “XPECTRA”, son los sistemas informáticos diseñados por estudiantes del programa en Maestría de Ingeniería Electrónica, Gisella Borja, José Ledesma, Mario Villamizar, José Suárez de la Universidad Autónoma del Caribe.

 

Ambos softwares registrados, hacen parte de un mismo proyecto que permite el control de una silla de ruedas a través de movimientos oculares haciendo uso de la electro-oculografía (EOG). Este proyecto está direccionado principalmente para personas en estado de discapacidad motriz severa, como cuadriplejia.

 

“Este algoritmo es utilizado para detectar la posición actual de los ojos en términos de ángulo, en un sistema de control para silla de ruedas mediante señales electro-oculográficas”, indicaron los ingenieros.

 

Este sistema tecnológico trabaja en conjunto con Xpectra un programa informático diseñado para visualizar la señal ocular del canal vertical y horizontal en tiempo real respecto al movimiento de los ojos del usuario “Esta aplicación también cuenta con una herramienta de vista de control para visualizar la dirección de movimientos oculares, permitiendo visualizar los movimientos hacia arriba, abajo, derecha e izquierda con el fin que la persona se familiarice con el funcionamiento de la diadema Xpectra”, explicaron.

 

Cabe mencionar, que en el año 2014, en el marco de proyectos de grado del programa de Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones, fue desarrollado un primer prototipo, que, gracias a su innovación, permitió que obtuvieran un gran reconocimiento, que impulsó en la actualidad a la ejecución en materia de esta gran idea

 

“A partir de ese desarrollo obtuvimos diferentes reconocimientos, entre ellos una beca para el programa de Maestría en Ingeniería Electrónica con el fin de escalar el proyecto; y se logró también una patente de invención que además incluye las soluciones propuestas para dicho escalamiento”, destacó el equipo.

 

Adicionalmente enfatizaron que, durante el desarrollo del primer prototipo lograron identificar diferentes problemas, que se convirtieron en un gran reto, pero a su vez un impulso para la mejora del proyecto tecnológico, dando así el nacimiento a la app Xpectra “Uno de ellos era que, a pesar de que las señales EOG tienen un patrón de comportamiento definido, necesitan ser calibradas para cada usuario, y para ello no teníamos una interfaz para los usuarios definida. De esta manera nace Xpectra, una app móvil (solo para iOS en el momento) que permite conectarse a nuestro dispositivo EOG a través de Bluetooth para visualizar las señales”, compartieron.

 

Esta aplicación móvil, que por el momento sólo esta disponible para el sistema operativo Apple Inc , cuenta con tres secciones. Según los ingenieros, la primera sección permite al usuario observar las señales en dos gráficas: una para movimientos horizontales y otra para movimientos verticales de los ojos, que proyectan diferentes rangos en los que las señales deben moverse para estar correctamente calibradas. De lo contrario, el usuario cuenta con diferentes botones que permiten manipular las señales hasta conseguir la calibración requerida.

 

En la segunda sección que brinda esta aplicación, el usuario puede visualizar un símbolo grafico de flechas, que indican la dirección hacia la cual dirige sus ojos. “Esto es útil principal mente cuando el dispositivo EOG es usado para controlar otras máquinas o dispositivos, por ejemplo, una silla de ruedas o un computador”, señalaron los creadores.

 

En la tercera sección de Xpectra, sus usuarios podrán encontrar más detalles de información acerca de la calibración, carga del dispositivo EOG, entre otros.

 

“De esta manera, y en conjunto con otras características que se mejoraron y se corrigieron, se logró crear un producto que ahora apunta a lograr el cumplimiento de requerimientos en cuanto a estándares internacionales para equipos médicos y a su validación pre comercial en los próximos meses”, así lo dio a conocer el equipo creador, quien además compartió que esperan seguir desarrollando diferentes herramientas como videojuegos, controles, etc.

 

Este grupo orgullo de la Universidad Autónoma Caribe tiene como meta principal brindar una mejor calidad de vida a las personas que presentan esta discapacidad, por lo que esperan estandarizar este tipo de productos de tal manera que se puedan integrar entre sí e incluso con otros desarrolladores y marcas, permitiendo una mayor accesibilidad. VVC

 

 

Publicado en Noticias Generales

La Universidad Autónoma del Caribe, siendo una gran casa internacional de estudios superiores, participará entre el 9 y 11 de junio de 2021 en el VIII Simposium Internacional de Investigación Doctoral en Administración, evento que será llevado a cabo de forma virtual y que es organizado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) una de las más importantes instituciones de educación superior de América Latina. Cabe destacar que el encuentro contará por sexto año consecutivo con la participación de Beatriz Díaz Solano y Gustavo Rodríguez Albor, docentes investigadores de la facultad de Ciencias Administrativas, Económicas y Contables de nuestra Alma Mater.

 

El Simposio Internacional es un espacio académico que se ha enriquecido con la participación de la comunidad científica internacional, representada por investigadores de diversas universidades e instituciones de talla mundial. En la versión de este año participarán 37 investigadores de universidades de Estados Unidos, España, Argentina, Brasil, Perú, México, Uruguay, Chile, Puerto Rico, Ecuador, Panamá y Colombia, quienes han llevado a cabo una cuidadosa y propositiva revisión de los avances de investigación de los 42 estudiantes del doctorado en Ciencias de las Administración de la UNAM. Tanto Beatriz Díaz como Gustavo Rodríguez, intervendrán como tutores y comentaristas de trabajos doctorales.

 

Es importante destacar que el Programa de Doctorado en Ciencias de la Administración de la Universidad Nacional Autónoma de México en el año 2020 obtuvo, por parte del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, la certificación en el nivel de competencia internacional. Entre otras acciones realizadas para alcanzar este objetivo se encuentra el Simposio Internacional de trabajos de Investigación Doctoral en Ciencias de la Administración que desde el año 2014 se lleva a cabo de manera ininterrumpida.

 

Este encuentro es una de las actividades más destacadas a nivel internacional que se realiza entre la UNAM y la Universidad Autónoma del Caribe, por tal motivo, es de gran orgullo esta representación. Si desea conocer más acerca de este importante evento puede ingresar al siguiente link http://posgrado.fca.unam.mx/simposio/ y estar atento a nuestras redes sociales.

 

Publicado en Noticias Generales

Si la grandeza y excelencia de una institución de educación superior se mide por la capacidad de sus investigadores para desarrollar proyectos y soluciones de vida, entonces la Universidad Autónoma del Caribe ya pertenece a las grandes ligas en este sentido. Sólo lee con atención de qué se trata uno de nuestros logros más recientes.

 

En días pasados se dieron cinco registros de software más a Uniautónoma, pero hoy nos vamos a concentrar en sólo uno de ellos, cuyo nombre es EKG Monitoring App. Como su nombre lo indica, es una aplicación que mide el ritmo cardíaco, de forma previa a los exámenes médicos. De esa manera, se puede vigilar el funcionamiento de este órgano de forma remota e intervenir a tiempo si así se requiere.

 

La anterior es una explicación en español común. Ahora vamos al lenguaje de sus creadores: Cristian Bocanegra y Luis Pérez, ambos egresados del programa de Ingeniería Eléctrónica y Telecomunicaciones.

 

Para empezar, la idea de crear esta aplicación vino por sugerencia del hermano –médico-de uno de los jóvenes antes mencionados (Bocanegra), mientras aún era estudiante. En aquel entonces, el profesional de la salud planteó realizar un proyecto relacionado con el monitoreo cardíaco de forma remota.

 

Entonces, paso a paso se desarrolló a manera de proyecto de grado, bajo el título Sistema de monitoreo cardíaco remoto con visualización en aplicación móvil. “En este proyecto se contempla la adquisición de las señales electrocardiográficas (EKG), su procesamiento, envío y visualización de éstas en la aplicación móvil. En una primera fase se realizó una consulta del estado del arte para averiguar si ya existían proyectos similares y así proceder con el diseño metodológico”, explica Bocanegra.

 

“Inicialmente se hace uso de un módulo ECG, encargado de captar los datos del cuerpo humano por la derivación del triángulo de Einthoven, en el cual se conecta a la placa de Arduino, que trasmite de forma análoga”, agrega.

 

De este modo se procesa la información, de acuerdo con el entrevistado, y la convierte a un registro digital. “Los datos obtenidos con el sistema embebido son enviados por medio de comunicación serial a una minicomputadora. Por medio de su puerto serial, recibe la señal que es enviada por la placa de Arduino y éstas, por medio de un algoritmo, son enviadas a un servidor virtual en el cual se almacena la información captada del paciente”, añade.

 

Posteriormente, “a través de EKG Monitoring App, se puede visualizar la gráfica del electrocardiograma y las pulsaciones por minuto. Para obtenerlas, se realiza una petición para mostrar los datos del electrocardiograma por medio de alerta, Indicando si el paciente presenta síntomas de bradicardia y taquicardia”, complementa el egresado y, “finalmente, en la aplicación se toman los datos de dicho paciente, en el cual se podrá comparar si su ritmo cardíaco se encuentra por arriba o por debajo del rango de una persona normal, identificando así en qué estado se encuentra”.

 

La mayor utilidad y ventaja que ofrece.

Con la anterior explicación, no hace falta ahondar mucho en las ventajas que ofrece la EKG Monitoring App, pues, por deducción, se sabrá que es de tipo preventivo. Lo único necesario será estar conectado a la aplicación, desde el lugar donde se encuentre el paciente y desde su dispositivo móvil.

 

En cuanto a los antecedentes o a la posibilidad de que algo siquiera parecido haya sido creado en otra universidad, por lo menos en Latinoamérica, realmente se han dado, pero todos en Uniautónoma y es “desde el programa Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones se han realizado diversos proyectos relacionados con señales electrócardiográficas, entre ellos se pueden destacar el diseño e implementación de un sistema de telemetría para el análisis, monitoreo y visualización de cualquier alteración presente en el segmento PR de una señal electrocardiográfica. Año: 2016. Autores: Miguel Méndez Montalvo, Evert de los Ríos, José Ledesma”, informa la docente y guía del proceso de creación Meglys Pérez, en compañía de Gisella Borja, también docente.

 

También en 2016, se dio el desarrollo de un monitor de la variabilidad de la frecuencia cardiaca (VFC). Autores: Maria Cristina Barrios Díaz, Jean Carlos Gilede Garzón, Evert de los Ríos y Gisella Borja. Un año antes, en 2015, se creó el Sistema móvil para el monitoreo, almacenamiento y visualización de frecuencia cardíaca y velocidad instantánea utilizando el dispositivo HXM BT ZEPHYR. Autores: Juan Felipe Lara, Jair Villanueva, Margarita Gamarra.

 

En 2014 se presentó el diseño y desarrollo de una interfaz para la detección de trastorno del ritmo cardiaco mediante una transmisión inalámbrica por el protocolo Zigbee, cuyos autores fueron Natasha Madera, Alexander Lancheros, Jair Villanueva y Elisa de la Ossa. En ese mismo año también fue el turno para Implementación de un sistema de monitoreo y transmisión de la frecuencia cardiaca para un deportista en competencia, elaborado por Stephanie Polo, Gisella Borja y Elisa de la Ossa.

 

Casi al mismo tiempo, fue presentado el proyecto Diseño e implementación de un equipo para el registro y visualización de señales cardíacas en un dispositivo móvil con sistema operativo Android. Autores: Edgardo Escorcia, Carlos Serrano, Evert de los Ríos y Elisa de la Ossa, todo lo anterior de acuerdo con la profesora.

 

Todos, tanto los egresados y autores de esta aplicación, como la profesora que los asistió en todos y cada uno de los procesos, coinciden en que el próximo paso es -en un futuro- mejorar algunas características como añadir una base de datos interna para guardar todos los procesos. Además, “sería interesante visualizar no sólo señales electrocardiográficas, sino también otras señales biológicas como las electroencefalográficas y electromiográficas”, termina la docente e investigadora. JSN

Publicado en Noticias Generales

Recientemente la Superintendencia de Industria y Comercio, mediante la resolución N°28485, otorgó una nueva patente por modelo de utilidad a la Universidad Autónoma del Caribe por la invención titulada 'Máquina de Movimiento Pasivo para Rehabilitación Temprana de Codo'.

 

Este dispositivo fue desarrollado por Jesús Coronado Borrero y Javier Naranjo Maldonado, ya egresados del programa de Ingeniería Mecatrónica de nuestra Casa de Estudios, quienes recibieron orientación por parte de Pablo Bonaveri, docente del programa de Ingeniería Mecatrónica y director de la Dirección de Investigación y Transferencia. Además, contaron con el apoyo del médico Fredy Angarita Maldonado (ortopedista y traumatólogo especialista en cirugías de mano y miembros superiores).

 

“La idea de este proyecto inicialmente surge pensando en un exoesqueleto (de brazo en este caso) para personas con discapacidad. Dado los costos de estos y hablando con el Dr. Fredy Angarita Maldonado, gran amigo, con quien hemos desarrollado varios proyectos, y como cirujano ortopedista traumatólogo especializado en miembros superiores, me comentó la necesidad que tenían ellos luego de hacer una cirugía, iniciar inmediatamente la rehabilitación; inmediatamente la cirugía o máximo 48 horas”, explicó Bonaveri.

 

El docente de Uniautónoma, además director del área de Investigación y Transferencia, mencionó que la dificultad principal que tuvieron para llevar a cabo el invento fue la falta de recursos, por lo que el primer prototipo que hicieron fue de aluminio y policaprolactona. Y el segundo, fue resultado de que ganaran la convocatoria Probeta 2.0 de Macondo Lab, debido a que recibieron acompañamiento en el alistamiento tecnológico (incluido el prototipado) y en el modelo de negocio.

 

Igualmente, Pablo Bonaveri habló al respecto acerca del problema cotidiano que soluciona el dispositivo. “Terapias de rehabilitación eficientes, ya que se programan los ángulos de flexión-extensión y de pronación-supinación. No reemplaza jamás a un fisioterapeuta ni mucho menos a un traumatólogo, ellos son los que programan el dispositivo de acuerdo al grado de avance de cada paciente”, aclaró.

 

Cabe mencionar, que duraron alrededor de un año para crear el prototipo y otros 6 meses más para el prototipo final. “Somos un equipo, esto es lo lindo de la investigación, todos aportamos y todos aprendemos; más aún en este caso en el cual se trabajó con el Dr. Fredy Angarita, quien en todo momento estuvo pendiente del proyecto e incluso participamos de varios comités y mesas con él”, precisó Bonaveri.

 

En este contexto, el ingeniero Bonaveri manifestó que siente gran satisfacción por la patente y por los registros de software que “son importantes indicadores para Uniautónoma y para nosotros los investigadores; pero más grande es la satisfacción de saber que estamos colaborando para mejorar la calidad de vida de seres humanos, al bienestar de la sociedad”.

 

Adicionalmente, Pablo Bonaveri indicó cómo fue la trayectoria de Jesús Coronado y Javier Naranjo en el proceso de formación como profesionales. “Complemento perfecto, Javier y Jesús son esos (hoy) egresados con la impronta de la UAC, creativos, dispuestos a aprender en todo momento, pero aportando siempre y cuestionando constructivamente cuando debieron hacerlo. Un gran honor haber hecho equipo con ellos y con el Dr. Angarita, sin dejar de mencionar la amistad que construimos entre todos”.

 

“Por otro lado, esta patente es un gran indicador de posicionamiento para nuestra universidad, seguramente permitirá a que nos mantengamos en el Top 5 de Universidades de Colombia en desarrollo tecnológico e innovación DTI-Sapiens, de la firma Sapiens Research, que es la clasificación de las mejores universidades colombianas según indicadores de desarrollo tecnológico e innovación. Es publicado cada dos años desde 2017 por la firma de consultoría Sapiens Research, reconocida por el observatorio internacional IREG. También para la categorización del Grupo de Investigación de Ingeniería Mecatrónica – GIIM, y para los cuatro investigadores. Así mismo, ratificamos que somos una universidad de docencia con énfasis en investigación y que estamos en condiciones de poner en valor, en la sociedad, los conocimientos y capacidades generados en nuestra Alma Máter, un conocimiento para la transformación social; de consolidar la formación de una comunidad académica competitiva que busca generar acciones de cambio, fortaleciendo la visibilidad, el reconocimiento y el impacto de la universidad desde la docencia, la generación de conocimiento y la proyección social”, añadió Bonaveri.

 

Finalmente, el docente explicó cómo sería el proceso para adquirir o conseguir este dispositivo. “Debemos pensar inicialmente en un aliado estratégico que esté dispuesto a invertir o licenciar (entre otros mecanismos) la máquina de rehabilitación, para la fabricación y distribución de la misma, algo que desde la institución no podríamos hacer. Para esto participamos en ruedas de inversionistas, de patentes, hemos estado en comités técnicos y científicos de importantes clínicas de la ciudad, trabajamos de la mano de Cientech como oficina de transferencia de resultados de investigación”.

 

Por su parte, el médico ortopedista y traumatólogo, especialista en cirugías de mano y miembros superiores, Fredy Angarita Maldonado, nos comentó cómo fue el acompañamiento que le brindó a los jóvenes para la creación del proyecto. “Claramente el apoyo fue desde el punto de vista médico, en donde se les orientó más que todo a la aplicación del dispositivo y a la función, entendido desde el punto de vista biomecánico de la extremidad para las necesidades en cuanto a la rehabilitación, específicamente la articulación del codo, que es una articulación extremadamente compleja de rehabilitar y entre más tempranamente se inicie su rehabilitación, mejores son sus resultados”.

 

“Rehabilitar un codo puede ser bastante complejo porque es una estructura que tiene una alta posibilidad de volverse rígida o tiesa. Entonces, lo que se busca con esta máquina de movimiento pasivo, teniendo la posibilidad de que esta esté en casa con el paciente, de que sea un dispositivo fácil de transportar, con un peso realmente bajo y con una función muy buena, es que se pueda hacer ese ejercicio de forma inmediata apenas el paciente llegue a casa, ya que se busca agilizar y evitar que de alguna forma la articulación se quede pegada”, dijo el especialista.

 

“Sin duda creo que es una idea innovadora y lo veo desde varios puntos de vista. Primero, en cuanto a los costos porque las máquinas que hay desarrolladas en el mercado son muy costosas y digamos que esta invención es un poco más aterrizada. La otra ventaja es que es portátil y que por medio de una aplicación que se instala en el celular podemos evaluar tanto el médico como la rehabilitadora, qué tanta progresión ha tenido el paciente, si verdaderamente ha hecho los ejercicios y de qué calidad ha sido. El dispositivo abre una oportunidad interesante, especialmente para los pacientes que tienen una lesión de codo y que amerita una rehabilitación temprana, evitando así las rehabilitaciones tardías. A pesar de que se lleve a cabo una muy buena cirugía, depende fundamentalmente de la calidad de la fisioterapia”, concluyó Fredy Angarita. MMG

 

Publicado en Noticias Generales

'Máquina de Movimiento Pasivo para Rehabilitación Temprana de Codo' es el nombre de la nueva patente por modelo de utilidad que la Superintendencia de Industria y Comercio, mediante la resolución N°28485, le fue otorgó a la Universidad Autónoma del Caribe, la décima por proyectos desarrollados por estudiantes y docentes al interior de las aulas de nuestra Casa de Estudios.

 

El prototipo fue desarrollado por los estudiantes (ahora egresados) Jesús Coronado Borrero y Javier Naranjo Maldonado, quienes tuvieron el acompañamiento de Pablo Bonaveri, docente del programa de Ingeniería Mecatrónica y Director de la Dirección de Investigación y Transferencia, y el apoyo del médico Fredy Angarita Maldonado (ortopedista y traumatólogo especialista en cirugías de mano y miembros superiores).

 

Este invento es una máquina de movimiento pasivo para rehabilitación motora de la articulación del codo (inmediatamente después de realizada la cirugía), haciendo los movimientos, previamente programados, de flexión-extensión y de pronación-supinación.

 

Este dispositivo surge de la necesidad de optimizar las terapias para rehabilitación de articulaciones, especialmente la articulación del codo. La máquina está conformada de un soporte de brazo, un soporte de antebrazo, un soporte de mano, y una estructura principal, en donde todos estos elementos se unen entre sí para permitir que se pueda hacer una terapia de rehabilitación de codo luego de una cirugía.

 

De acuerdo con esto, se puede indicar que la invención es una máquina pasiva portátil, para rehabilitación motora de la articulación del codo, realizando los movimientos conjuntos de flexión, extensión, pronación y supinación; siendo ejecutadas de forma programada y pasiva, la cual permite optimizar y fortalecer las terapias para rehabilitación de esta área, enfocado inicialmente en pacientes en estado postoperatorio. Su programación es sencilla y su funcionalidad está dada en pacientes en posición decúbito-dorsal (boca arriba).

 

Además, la máquina de la invención en su mayoría está conformada por aluminio y policaprolactona (poliéster alifático biodegradable), los cuales no causan alergias al estar en contacto con la piel, de igual manera tiene una buena resistencia a la abrasión y a la corrosión lo cual no desprende material oxidado, tampoco son solubles en agua, no desprenden sustancias al entrar en contacto con esta y no tienen olor ni sabor.

 

Gyraffe Interior Uniautónoma.jpg

 

Esto hace que el dispositivo tenga unas características que son muy beneficiosas:

- Portabilidad

- Protocolos en los que opera.

- Posición en el que se emplea (acostado, boca arriba).

- Algoritmo de programación y conexión con dispositivos móviles.

- Versatilidad (interfaz)

- Movimientos, previamente programados, de flexión-extensión y de pronación-supinación.

 

Javier Naranjo precisó  que “anteriormente tras un proceso operatorio se inmovilizaba el brazo por un tiempo hasta que iniciaba la rehabilitación, esto era demasiado doloroso para el paciente porque cuando intentaba recuperar la movilidad, la articulación había ganado rigidez. Las nuevas tendencias de la medicina indican que hay que comenzar a rehabilitar después de la operación”.

 

Gyraffe, nombre comercial del dispositivo, fue diseñada para usarse no solamente dentro de una clínica sino que el paciente pudiera llevársela por su ligereza, sirviendo como complemento para el trabajo de médicos y fisioterapeutas. “Con esta herramienta, a través de un aplicativo móvil facilita el contacto entre especialista y paciente; además el especialista podrá programar las repeticiones en los ejercicios de recuperación y comprobar si se realizaron. Toda la información capturada va a un servidor al que se podrá acceder con un usuario”, agregó Naranjo.

 

Cabe recordar que este prototipo fue presentado por el Grupo de Investigación de Ingeniería Mecatrónica (GIIM) de la Universidad Autónoma del Caribe, en el estand que la Alcaldía de Barranquilla instaló en el área de exposiciones del Caribe BIZ Forum 2018, el foro empresarial de la Cámara de Comercio de Barranquilla, y recibió un reconocimiento como SpinOff de Tecnología e Innovación del programa PROBETA 2.0, de MacondoLab y la Alcaldía de Barranquilla, en 2018.

 

Para Universidad Autónoma del Caribe es primordial atender las necesidades y conocer los problemas de la sociedad para que, desde la investigación al interior de nuestras aulas, estudiantes y docentes desarrollen soluciones.

 

 

Publicado en Noticias Generales

J2D2 es una herramienta tecnológica desarrollada por estudiantes del programa de Ingeniería Mecatrónica de la Universidad Autónoma el Caribe. Jean Carlos Velásquez Pérez, Jesús Alberto Peralta Esquea, Dayana Andrea Salcedo Vidal, Diego Alejandro Chaparro Álvarez y Sander Giovan Castillo Calao fueron los creadores de esta innovadora idea, guiada por los ingenieros y profesores de la institución Carlos Gabriel Díaz Sáenz, Kelvin de Jesús Beleño Sáenz y Jean Pierre Coll Velásquez.

 

Más que solucionar un problema, este software fue creado con el fin de brindar a su institución una herramienta innovadora de guía a la nueva comunidad educativa que la integra, a través de una solución mecatrónica que dirige de una manera distinta y llamativa. “Este software nace en una lluvia de ideas realizada por el equipo de trabajo buscando generar un valor agregado a la idea principal que era replicar a un personaje icónico de las guerras de las galaxias llamado R2D2, donde se llegó a la conclusión de implementar un robot guía con la capacidad de orientar a las personas que estén ingresando por primera vez a las instalaciones de la Universidad Autónoma del Caribe,” compartieron los estudiantes.

 

Esta guía para al usuario que fue aplicada en un prototipo de robot, actúa a través de reconocimiento de comandos que responden por medio de un mapa digitalizado con la ruta al lugar requerido. “El proyecto J2D2Soft consta de dos partes, la primera, permite el control de un sistema de motores y sensor ultrasonido para dotar con la capacidad de moverse libremente en un terreno plano evadiendo obstáculos a un robot. La segunda parte, se basa en el enlace entre comandos de voz – imagen, en el que se relaciona cada comando con un mapa en pantalla que indica la ruta hacia el destino solicitado por el usuario", explicó el grupo creador.

 

Adicionalmente, los diseñadores de J2D2 contaron que este este software fue desarrollado en la plataforma Arduino IDE, siendo el resultado de la combinación de aciertos y corrección de errores de muchos códigos de programación compilados. “El proceso para la elaboración de cada uno de ellos está basado en el ciclo de pensar diversas soluciones para el mismo problema, filtrar puntos fuertes y funcionales de cada código creado para finalmente integrar las soluciones y lograr un software que cumpliera los requerimientos indicados", añadieron.

 

Como creadores del J2D2, este equipo orgullo 100% Uniautónoma, busca seguir fortaleciendo las bases de su proyecto, y así agregar nuevas funcionalidades para mejorar su desempeño, pero también, esperan seguir capacitándose para la ampliación de sus
conocimientos en el desarrollo de sistemas informáticos ligados a la ingeniería que apunten a hacer #CienciaParaElProgreso, no sólo para su universidad sino muchas instituciones a nivel nacional.

 

Cabe resaltar, que este proyecto hace parte de los registrados por la Universidad y otorgado por el Ministerio del Interior a través de la Dirección Nacional de Derecho de Autor y la Unidad Administrativa Especial Oficina de registro. VVC

Publicado en Noticias Generales

El software KTWOM es un sistema informático diseñado por estudiantes del programa de Ingeniería Mecatrónica, Melissa Alvarez Hernández, Karin Arredondo Valera y Mateo Álvarez Royero, de la Universidad Autónoma del Caribe, en conjunto con un  integrado propuesto por los ingenieros y docentes Carlos Díaz, Jean Pierre Coll, Kelvin Beleño, Saul Pérez Pérez, Jhonathan Fábregas Villegas.

 

Esta idea tecnológica de asistencia que contiene un conjunto de herramientas pensado en funciones de ayuda para la escritura, nace para las personas que enfrentan disgrafía u otros desafíos que no les permite realizar esta acción, por medio de un sensor de imagen que permite replicar esta información a través de un brazo robótico.

 

“Queríamos con él, facilitarles la vida a muchas personas. KTWOM es capaz de seguir una trayectoria, representa una forma eficaz y eficiente de realizar una incisión en una persona, ya que actúa como replicador de lo que observa a través de un sensor de imagen (Pixy Cam 2) cualquier grafico o texto que capture, enviando así la información a una tarjeta programable para que le dé indicaciones a los motores, los cuales están conectados a un brazo robótico. También puede recibir indicaciones coordenadas desde un ordenador para replicar cualquier letra, numero o imagen indicada en los parámetros”, explicaron los estudiantes.

 

El título de este programa “KTWOM” nació de la sinergia de los nombres de los estudiantes involucrados en este proceso quienes, en su idea, más que plasmar su ingenio querían que realmente este sistema informático los caracterizara “Sentimos el software como una de las primeras creaciones que tenemos en mente y planeamos seguir avanzando en él, mejorándolo y añadiéndole más valor agregado, por lo tanto debía ser algo que nos caracterizara y que no encerrara el software, que le permitiera seguir creciendo, este consiste en la unión de las iniciales de los nombres, K de Karin y TWOM por las iniciales de Melissa y Mateo”, añadieron.

 

Cabe mencionar que este reto para llevar a cabo en práctica los conocimientos adquiridos a lo largo de la carrera, fue un proceso un poco complejo, sin embargo, no desenfocaba a los estudiantes de su objetivo principal basado en aportarle a los demás. “Empezamos con el estudio de la replicación de imágenes del sensor, el conocer todo su funcionamiento, ventajas y desventajas, se realizaron estudios de la parametrización Denavit Hartenberg con el fin de describir la geometría del brazo robótico y así mismo manipularlo, gracias a esto definimos el sistema de coordenadas y así mismo evaluamos los posibles ángulos a los que se debía colocar cada eslabón del brazo gracias a que este nos arrojó los grados de libertad de nuestro robot en el cual fue probado el software”, compartieron los creadores de KTWOM.

 

Adicionalmente enfatizaron que aunque inicialmente la toma los datos de este software actúa directamente desde el computador, se espera que con el tiempo su toma sea vocal, al mismo tiempo que se detectan líneas con la cámara, recreando así en el tablero indicado. “Queremos seguir modificándolo y añadiéndole más tareas para que sea un complemento en las escuelas a la hora de la escritura en el tablero, ya que también posee la tarea de borrado cuando se termine de escribir, así mismo con más trabajo se puede adaptar a las máquinas medicinales que están encargadas de realizar cortes precisos. Además de este planeamos seguir creando diferentes softwares que les faciliten la vida a los seres humanos con diferentes tareas, ya sean cotidianas o de alta complejidad y arriesguen su vida”, señalaron. 

 

Este grupo, orgullo de la Universidad Autónoma del Caribe, espera llegar a muchos rincones que requieran de ella, no sólo a centros hospitalarios o especiales, sino también a las instituciones pero con el fin de motivar a los estudiantes a conocer y amar esta carrera que puede aportar al desarrollo propio y de otros seres humanos. VVC

 

Publicado en Noticias Generales

El software DOHY SF se suma a los registrados por parte de la Universidad Autónoma del Caribe, otorgado recientemente por el Ministerio del Interior. El proyecto fue diseñado durante el proceso formativo de los estudiantes José Miguel Yepes Gual y Harrison Junior Racedo Pedroza del programa de Ingeniería Mecatrónica, bajo la dirección de los docentes Pablo Bonaveri Arangoa y Carlos Díaz Sáenz.

 

“El DOHY lo diseñamos para afianzar los conocimientos y estimular la motricidad fina en niños que padecen o sufren de un trastorno espectro autista, conocido como TEA. Sin embargo, hay que mencionar que el alcance que tiene el dispositivo llega también a niños que no sufren de este tipo de afectaciones, es decir, podemos estimular todas esas capacidades cognitivas en niños que no padecen TEA”, explicó José Yepes en representación del proyecto.

 

Los jóvenes, quienes están próximos a graduarse, indicaron que el software del dispositivo lo dividieron en dos secciones. La primera, es la tableta didáctica en donde el niño puede elegir entre las opciones que esta le brinda, como lo es la elección de colores, animales, números y hasta operaciones matemáticas. “El dispositivo le pide al niño que seleccione un idioma y seguido a esto puede elegir la categoría, dependiendo a la opción que escoja le saldrán preguntas y a medida que vaya respondiendo correctamente la tableta envía un mensaje de motivación, de lo contrario si marca una opción incorrecta deberá intentarlo nuevamente hasta que cambie a otra pregunta o elija la correcta”, dijeron los creadores de DOHY.

 

En cuanto a la segunda división del software permite que se le muestre al niño figuras geométricas programadas con anterioridad a través de un geoplano de leds, es decir, “a partir de accionadores parpadean las figuras y con unas ligas o cuerdas que se le suministran al niño debe formar la figura que el geoplano le muestra”, añadió Yepes.

 

Cabe mencionar, que el nombre del software ´DOHY´ se debe a la forma que recibe el dispositivo como tal, debido a que ´DO´ es porque cuenta con 12 lados totalmente iguales, entonces de allí la primera sílaba. Además, “El ´HY´ nace de sus principales autores que son mi compañero Harrison Racedo y mi persona José Yepes, entonces, la ´H´ es de mi compañero por su nombre y la ´Y´ de mi apellido”, señaló el estudiante José Miguel Yepes.

 

“La idea de la creación del dispositivo se dio a raíz de que la novia de mi compañero Harrison Racedo trabaja con niños que padecen de este tipo de trastornos. Por tal motivo, un día fuimos al trabajo de ella y nos dimos cuenta de ciertas necesidades y de ciertos puntos que en realidad eran necesarios que los atacáramos, como son la estimulación de la motricidad fina, así como la comunicación que tienen entre ellos porque este dispositivo también sirve para generar un ambiente más sociable entre los niños que padecen TEA, ya que pueden trabajar de 2 a 3 niños sin ningún problema”, recalcó Yepes orgulloso de lo que él y su compañero lograron plasmar con DOHY.

 

En la creación de este proyecto los estudiantes se enfrentaron a unas dificultades muy particulares, ya que tuvieron inconvenientes al momento de programar los leds de la sección del geoplano para que este pudiera parpadear y formar las figuras que ellos querían que se formaran. En ese momento, el reto era mayor para ellos porque en la tarjeta de Arduino solo podían configurar 2 figuras, sin embargo, encontraron un método adecuado para solucionar esa dificultad. También, tuvieron que asumir la decisión de elegir las actividades más eficientes y precisas para cumplir con los objetivos de DOHY.

 

Racedo y Yepes le dedicaron alrededor de 1 año al proyecto, debido a que no “queríamos salir del paso, sino realmente queríamos que DOHY generara un impacto social ante este grupo que es tan vulnerable en la sociedad”, indicaron.

 

“Consideramos que este proyecto de verdad fue una experiencia única que no cambiaríamos por nada. Es una sensación muy bonita poder ayudar a las demás personas, en este caso a unos niños que necesitan más inclusión social, que sepan que están ahí, que tengan apoyo y que vean que son capaces. Fue una experiencia que nos aportó muchísimo y a la vez fue una lección de vida. El poder ayudarlos, ver que probaran el dispositivo y que tanto nosotros como las personas que están a cargo de ellos se dieran cuenta que el dispositivo generó buena impresión es gratificante después de todo el esfuerzo”, expresaron los estudiantes.

 

Cabe resaltar y como se mencionó al comienzo, los jóvenes fueron guiados por los ingenieros y docentes de Uniautónoma Pablo Bonaveri y Carlos Díaz. “De principio a fin estuvieron muy pendientes de nuestro proyecto resolviendo nuestras dudas o inquietudes que de verdad no encontrábamos en otro lado, sino de la mano de la experiencia de ellos. También estuvieron al tanto de que entregáramos nuestros avances a tiempo para desarrollar el proyecto como tal y de nuestras investigaciones para que siguiéramos el camino correcto. Estamos muy agradecidos con los ingenieros y esto no es un logro solo de nosotros, sino también de ellos como nuestros asesores”, afirmaron Racedo y Yepes.

 

Por su parte, el docente Díaz expresó lo que siente al ser una guía para sus estudiantes. “Es una responsabilidad muy grande. Mis estudiantes saben perfectamente que exijo de ellos lo mejor y me exijo a mí mucho más de lo que puedo exigirles a ellos. Entonces, de cierta manera me siento muy feliz apoyándolos, aunque entiendo que las exigencias siempre son altas, yo confío en que ellos lo van a lograr junto conmigo y por supuesto, con mis otros colegas profesores porque veo la capacidad que tienen, lo perspicaces que son. Me llena de mucha satisfacción saber que han logrado muchos procesos y etapas previas antes de graduarse, incluso los que están recién graduados también. La felicidad está en ayudarlos y en mostrarles el camino que necesitan para ser siempre mejores” afirmó.


El ingeniero agregó “siento que he sido un catalizador de muchas de sus ideas, y de cierta manera la exigencia va de la mano con el profesionalismo. Es por eso, que considero que los he ayudado en sus procesos porque simplemente he hecho lo que tengo que hacer y lo que quiero hacer, y lo que tengo y quiero hacer es que sean excelentes”. Por otra parte, Díaz Saénz dijo “he identificado en los estudiantes el miedo que tienen al arriesgarse, pero yo les digo que prefiero que quemen todos los dispositivos electrónicos que puedan quemar, porque hay que tomar riesgos, empezando desde las clases en los primeros semestres. A veces siento que les da temor innovar, sin embargo, estamos nosotros los docentes para apoyarlos y mostrarles que lo pueden lograr. Incluso siempre le digo a mis colegas que es importantísimo nuestro acompañamiento como asesores”, concluyó.

 

Para finalizar, los creadores de DOHY SF manifestaron que el día que se enteraron de la noticia sintieron una emoción indescriptible porque precisamente ese día estaban a la expectativa de lo que vendría para el proyecto. Recibir esa llamada por parte del docente Carlos Díaz los llenó de satisfacción y alegría. MMG

 

Publicado en Noticias Generales
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones