MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Ginna Morelo, egresada de la Uniautónoma, fue galardonada por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en los Premios a la Excelencia Periodística, en la categoría Periodismo de Datos. Morelo fue premiada junto a sus colegas Sara Castillejo y Manuel Alzate.

 

Hace varios días, la SIP dio a conocer la lista de los profesionales de la comunicación de los diferentes países latinoamericanos, galardonados por ser los realizadores de los mejores trabajos de prensa. 

 

Dentro de estos se encuentra Ginna Morelo, editora de la Unidad de Datos del diario El Tiempo y egresada de la Universidad Autónoma del Caribe por el programa de Comunicación Social y Periodismo. El reconocimiento fue otorgado gracias al trabajo titulado ‘La Búsqueda de los Desaparecidos’, publicado en agosto del presente año. 

 

Este trabajo, presentado por medio de herramientas multimedia, logró recopilar datos sobre el fenómeno de las desapariciones forzadas en Colombia y Guatemala, así como la impunidad creciente que rodea este tipo de situaciones. 

 

La periodista, que además es especialista en Gerencia Pública y Magíster en Comunicación, ya había sido merecedora de otro reconocimientos, entre ellos, el premio Gasset de periodismo en 2016 y el premio Simón Bolívar a Periodista del Año en 2018. En octubre de 2018 también fue premiada junto a otras 26 personas por la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) en la categoría Cobertura por el trabajo denominado ‘Venezuela a la fuga’, en colaboración con el medio venezolano Efecto Cocuyo.

Por otro lado, la egresada es autora de libros de como ‘Tierra de Sangre’ y ‘Córdoba esuna tierra que suena’ y es coautora de ‘Tú y yo coincidimos en la noche terrible’, ‘Crónicas de frontera’, ‘Las fronteras cuentan’ y ‘Periodismo ambiental: Los retos de la cobertura informativa’.

 

“Ganar este tipo de premios te da visibilidad, pero para juntarnos con otros y seguir soñando”, expresó la periodista en entrevista con la Universidad, y añadió que “el periodismo en el mundo está siendo cuestionado por la falta de credibilidad ruda como consecuencia de la desinformación. Lo que hay que hacer es trabajar duro y más. Se es periodista para darlo todo”.

 

Entre sus motivaciones para convertirse en periodista encuentra el libro de entrevistas de Orianna Fallacii y a los jóvenes que salen a incursionar este mundo les pide que nunca dejen de soñar y que “lo que hay que hacer es ganarse un espacio para volcar todo ese delirio para hacer las cosas bien así la realidad sea adversa”.

 

Por su parte, el presidente de la Comisión de Premios de la SIP destacó, por medio de un comunicado, la calidad de los más de mil doscientos trabajos que concursaron este año, “lo que demuestra la fortaleza de un periodismo que denuncia los males de nuestros países y está iluminando sobre problemas y ayuda a que nuestras comunidades sean mejores”.

 

Los premios serán entregados en una ceremonia especial durante la Asamblea General de la SIP, que se celebrará del 4 al 7 de octubre en Miami, Florida. MMC

 

Publicado en Noticias Generales

"Al elegir a Ginna Morelo como periodista del año estamos premiando a la reportera, editora, productora y maestra capaz de llamar a la calma aunque ella sea el ciclón". Con estas palabras argumentó el jurado del Premio Simón Bolívar la elección de Ginna Morelo, egresada del programa de Comunicación Social Periodismo de la Universidad Autónoma del Caribe, como ‘Periodista del Año’ en 2018.

 

Morelo, nacida en Córdoba, es editora de la Unidad de Datos del diario El Tiempo y presidenta de Consejo de Redacción. Es especialista en Gerencia Pública y magíster en Comunicación. Ha sido becaria de la Fundación Gabriel García Márquez y del Instituto Prensa y Sociedad de América Latina (Ipys).

 

"Fruto de años de experiencia buscando la mejor narración para darle vida a los datos hallados, Ginna lideró en el último año desde su casa editorial una serie de trabajos en los que vertió la información conseguida a través de variadas metodologías en relatos digitales compactos", indicó el jurado.

 

La egresada es también autora de los libros ‘Tierra de sangre’ y ‘Córdoba una tierra que suena’. Es además coautora de ‘Tú y yo coincidimos en la noche terrible’, ‘Crónicas de frontera’, ‘Las fronteras cuentan’ y ‘Periodismo ambiental: los retos de la cobertura informativa’. Ganadora en tres oportunidades del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar, del Premio Iberoamericano Sociedad para todos y mención de honor en el Premio a un mejor caso de corrupción de América Latina.

 

En el mes de octubre también fue premiada junto a otras 26 personas por la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) en la categoría Cobertura por el trabajo denominado ‘Venezuela a la fuga’, en colaboración con el medio venezolano Efecto Cocuyo.

 

Ginna Premio FNPI.jpg

 

El jurado conformado por Rosental Alves, María O’Donell y Ginger Thompson resaltaron la manera como este trabajo logra reflejar el aspecto más humano de la crisis y contar historias que van mucho más allá de las estadísticas. Así mismo, consideraron que el trabajo tiene ritmo al permitirle al lector seguir la ruta de cada migrante.

 

En la página web de la FNPI describen el trabajo como un reportaje que “cubre el fenómeno migratorio de Venezuela, el más grande de Latinoamérica en los últimos tiempos”.

 

“Para abordarla (la crisis), un equipo periodístico transfronterizo recorrió cinco mil kilómetros de viaje con los migrantes, quienes apuntaban a tres destinos distintos, Perú, Argentina y Curazao; describió la despedida de familiares y los riesgos en las fronteras de diversos países, reveló las cifras de la migración, explicó lo que significa que un país deje de ser potencia petrolera para convertirse en expulsor de sus nacionales y relató cómo viven los venezolanos en seis países del continente (Argentina, Bolivia, Colombia, Chile, México, Perú) y cómo sobreviven los que se quedaron en la capital de Venezuela, Caracas”, dice la web.

 

El reportaje comprende 3 crónicas de viaje, 3 artículos de análisis de la crisis migratoria con infografías digitales, un documental web de 33 minutos que narra el recorrido de 2.900 kilómetros en un bus con 35 migrantes, 15 videos más, siete historias y una visualización de datos sobre la canasta familiar venezolana. Cada contenido responde a una perspectiva intimista, que se extiende al diseño web, para acercar la experiencia de usuario a la cruda realidad de los venezolanos.

 

Ginna Morelo concedió una entrevista a la Universidad Autónoma del Caribe y respondió algunas inquietudes sobre los reconocimientos que ha recibido recientemente, su formación y el ejercicio del periodismo en un momento en el que está tan cuestionado.

 

¿Qué significa para usted el reconocimiento de Periodista del Año, del Premio Simón Bolívar?

Un momento de alegría máximo que llega a mis 24 años de ejercicio profesional. La confirmación de que el camino escogido es este. Sin embargo, reitero, es un momento que pasa, que no hay que quedarse en él sino avanzar y seguir trabajando.

 

¿Qué hay que hacer para ser periodista del año?

No lo sé. Pero a juzgar por lo que dijo el jurado, es una sumatoria de cosas que se resumen en ser una reportera consumada, convencida y feliz con lo que hago en equipo.

 

Ginna Recibe Simón.jpg

 

La FNPI premió el trabajo 'Venezuela a la fuga' del que usted hizo parte. ¿Qué enseñanzas le dejó ese trabajo?

Fui la líder y cabeza del proyecto, responsable de armar un equipo de 27, financiar la iniciativa y editar los contenidos. Ahí están las enseñanzas: ser gerente de tu propia iniciativa, trabajar en equipo dejando atrás el escenario de los lobos solitarios, hacer periodismo para explicar y andar con los otros para encontrarte en este oficio que alimenta.

 

¿Qué fue lo más difícil de hacer en ese trabajo?

No quebrarte cuando estás en la reportería viendo las dificultades de los migrantes que no tienen dinero, que se ven afectados por la xenofobia, que son estigmatizados en muchos lugares de esta América Latina sufrida.

 

En lo que le tocó vivir, ¿Qué pueden aprender los colombianos de todo por lo que está pasando el pueblo venezolano?

Siempre las lecciones serán superiores a la experiencia: solidaridad, necesitamos ser más solidarios con un pueblo que nos acogió en los 80, en masa. Eso no lo podemos perder de vista, no podemos ser indolentes con los hermanos venezolanos.

 

¿Cuál es la importancia de ganar estos premios?

Te da visibilidad, pero para juntarnos con otros y seguir soñando.

 

Un periodismo inmerso en la dinámica de las redes sociales y la inmediatez, ¿Cómo puede evitar dejarse arrastrar y permitirse hacer trabajos de largo aliento?

Lo evitas estudiando reconociendo cuáles son los problemas que hoy tiene todo el ruido tecnológico y digital. Cuando lo sabes, puedes evitar caer en las notitas de 280 caracteres, en los titulares impactantes de gatos y modelos, en las piezas sin contexto y sin seguimiento. Simplemente convencerse de que la audiencia merece profundidad y tú tienes que dársela.

 

En un momento en el que el periodismo colombiano está siendo tan cuestionado, ¿Qué se debe hacer?

El periodismo en el mundo está siendo cuestionado por la falta de credibilidad ruda como consecuencia de la desinformación. Lo que hay que hacer es trabajar duro y más. Se es periodista para darlo todo y yo creo en eso de la milla extra siempre y cuando sea feliz.

 

¿Qué papel juega la ética para un periodista?

No juega un papel, es esencial. Volver al origen es no perder de vista la ética para hacer un trabajo excepcional. Olvidarlo es un pecado.

 

Los jóvenes salen de la academia con una idea romantizada del periodismo, pero se encuentran con una realidad distinta en la calle. ¿Qué consejo se les puede dar?

Que no dejen de ser románticos ni de soñar, porque lo que hay que hacer es ganarse un espacio para volcar todo ese delirio para hacer las cosas bien así la realidad sea adversa.

 

¿Qué la motivó a ser periodista?

El libro de entrevistas con la historia de Orianna Fallacii. Un baúl cargado de recuerdos de una madre que perdió a su hijo en una masacre del paramilitarismo, historia que quería contar desde que tenía 16 y que pude hacer 15 años después. Un político que le quedó debiendo plata a mi papá sastre y que le cobramos con libros porque él era el dueño de la única librería que había en mi tierra.

 

¿Qué es lo que más recuerda de su paso por la universidad?

Que fue un espacio que me acercó a amigos de todos los lugares del Caribe y que me hicieron amar la cultura nuestra hasta conectarla con otras realidades de América Latina que luego quise convertir en historias.

Publicado en Noticias Generales
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones