MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Recomendaciones para idear el plan de acción de la prevención del consumo de alcohol y sustancias psicoactivas en el trabajo

Viernes, 07 May 2021 16:20
Valora este artículo
(1 Voto)

La Dirección de Talento Humano de la Universidad Autónoma del Caribe en conjunto con la EPS SURA concretaron un conversatorio acerca de la política y el plan de acción para consumo de alcohol y sustancias psicoactivas SPA ´LEY 1566 DE 2012 - RESOLUCIÓN 089 DE 2019´. La charla educativa estuvo dirigida por Luis Vanegas, psicólogo y especialista en riesgo psicosocial, quien compartió todos sus conocimientos acerca del tema.

 

Colombia ha implementado una serie de leyes orientadas a prevenir el consumo de sustancias psicoactivas en el ámbito laboral, en las que se prohíbe su uso durante el desarrollo de sus actividades, en específico a profesionales de la salud. Por tal razón, se hace indispensable promover estrategias de prevención que contengan tratamiento, información, educación y se tengan en cuenta temas familiares o sociales que llevan a al uso indebido de drogas.

 

El psicólogo Luis Vanegas indicó que es importante el desarrollo de conversatorios relacionados a el tema porque a partir de allí las empresas analizan sus actividades, estrategias o lineamientos que tienen trazados o que van a implementar. Además, enfatizó en que los objetivos de aprendizaje ante estas políticas son: fomentar en los estudiantes la ejecución de actividades de promoción y prevención que permitan establecer conductas y hábitos saludables de autocuidado frente al riesgo de consumo de SPA, así mismo, potenciar habilidades del cuidado para generar hábitos que promuevan la preservación y conservación de la vida.

 

“Detrás de todo el proceso de consumo o de acercamiento a ese mundo también se van diluyendo un sin número de factores, como, por ejemplo, el proyecto de vida de una persona y la proyección que tenía. A nivel laboral hablamos del proceso mismo de la producción y muchos accidentes laborales a lo largo de esos entornos de consumo”, manifestó Vanegas.

 

El especialista explicó 5 momentos a tener en cuenta para aplicar adecuadamente el plan de acción. El primero, parte del cuidado de uno mismo, es decir, la percepción del riesgo. El segundo, el cuidado de la palabra en relación a los lineamientos de ley que soportan la elaboración de programas para la prevención del consumo de alcohol y sustancias psicoactivas en el trabajo. Tercero, cuidado del entorno en donde interviene la prevención. El cuarto, cuidado del otro y el quinto, el cuidado del planeta.

 

¿La percepción de riesgo que tengo frente al consumo de sustancias psicoactivas modifica mi relación con el consumo y las estrategias de prevención que utilizó? Con esa pregunta se enmarcó el primer momento, ya que a partir de allí se busca entender la percepción, debido a que cada persona tiene un imaginario o una percepción histórica diferente. En el caso de las sustancias psicoactivas es ver como se integra al proyecto de vida de una persona y el riesgo que se identifica ante la problemática.

 

“La relación que tienen las personas con el consumo de las sustancias psicoactivas está mediado por el nivel de vulnerabilidad o de protección que siente con respecto a esos consumos. Es decir, si una persona se siente muy vulnerable independientemente de sus herramientas como ser humano o porque no tiene una red de apoyo que lo proteja, pues esta persona puede tener conductas que lo lleven al consumo de sustancias psicoactivas o a tener comportamientos adictivos, que son cosas que se dan a la par. Así encontramos muchas personas que entran a ese mundo, por la vulnerabilidad, pues tienden a verlo como una protección”, sostuvo Luis Vanegas.

 

El segundo momento avanzó con la siguiente pregunta: ¿Es importante reconocer el tipo de relación que el individuo genera con el consumo de sustancia psicoactivas antes de construir estrategias de prevención? El especialista considera que todo el proceso de educación, informativo o de acercamiento es cambiante ante la realidad que se esté viviendo. “Diariamente, mensualmente y anualmente se están dando nuevas políticas, nuevas metodologías, se reevalúan procesos y normatividad, se ponen opciones sobre la mesa y se mira que se quita o que se pone. También que legalizan y que no para generar un mayor control. Traigo a colación la pandemia, debido a que muchas cosas se han acelerado, muchos comportamientos y dentro de la temática no se es ajeno a eso”, dijo.

 

En cuanto al tercer momento Vanegas afirmó que “cuando tenemos un programa de prevención de sustancias psicoactivas o cuando vamos a comenzar hacer intervenciones dentro del espacio laboral hablamos de ´la prevención universal´, en la que no solo se incluyen a los trabajadores de las empresas, sino también a aquellos que ingresan o tienen relacionamiento con la población. Por eso, el proceso inicia desde el mismo momento en que las personas van a ingresar y se les informan las políticas del consumo de SPA dentro de la compañía. En ´la prevención selectiva´, encontramos una identificación de una población que tiene un riesgo mayor al momento de consumir y se clasifica por edad, género o área. Lo que se busca es reducir la probabilidad de que se genere una dependencia de la persona frente a esas sustancias. Y ´la prevención indicada´ es un grupo de personas en concreto, donde ya buscamos es reducir el daño luego de que se haya identificado que tienen ese comportamiento de consumo”.

 

Cabe mencionar, que los lineamientos de ley que soportan la prevención del consumo de alcohol y sustancias psicoactivas dentro del contexto de trabajo, vienen desde el año 1992 con la resolución 1075, en la que se comienzan a desarrollar actividades de prevención y control de la farmacodependencia como parte del subprograma de medicina preventiva y del trabajo para esa época. Luego comenzaron a evolucionar los trabajos y las investigaciones por lo que adoptaron nuevos lineamientos, como, el decreto 1108 de 1994 y la ley 1566 de 2012, y hasta la presente fecha estas leyes han sido ajustadas a la realidad.

 

El psicólogo mencionó que la dimensión individual, familiar, del entorno, laboral y organizacional son elementos que intervienen en la prevención del consumo de sustancias psicoactivas. “Hay que hacer intervenciones con la familia, hay entidades que ayudan y brindan atención ante esta problemática que se escapa del resorte de la organización. También vemos que hay territorios más vulnerables que otros y el hecho de que no se vea o no se visualice en el entorno, no quiere decir que no exista. En estratos 6,5,4 encontramos personas que tienen todo un proceso de consumo e incluso lo hacen al interior de sus hogares y es por eso que puede que lo perciba el vecino, es decir, es una realidad inmersa. Cuando estas problemáticas salen a relucir encontramos situaciones de índole económico que impactan a los grupos de trabajo, entonces, el trabajador comienza a prestar dinero y se generan comportamientos de riesgo”, explicó Luis Vanegas.

 

El cuarto momento estuvo enfocado en el ´cuidado del otro´, en donde el cuidado es una categoría universal y necesaria para la vida cotidiana. Entonces, ¿Cuáles son las bases que comprenden la construcción del programa de prevención del consumo de SPA? Para dar respuesta a este interrogante el experto dijo que “iniciamos con la parte estructural, toda la contextualización de sustancias psicoactivas. Seguido a esto, las intervenciones de promoción y prevención. Luego vemos los elementos, como, por ejemplo, las dinámicas de la clasificación para finalmente construir un programa de prevención del consumo de sustancias psicoactivas. De esta manera, se genera un proceso de evaluación, diagnóstico, ejecución y diseño”, señaló.

 

Por último, el quinto momento se trató acerca del cuidado del planeta, en el que juega un papel importante las estrategias a nivel ambiental, ya que se debe tener en cuenta los pilares de prevención del consumo de sustancias psicoactivas desde una mirada socialmente responsable.

 

“Podemos hacer acciones que vayan encaminadas a disminuir la problemática de factores de riesgo psicosociales como capacitaciones, talleres, identificaciones de riesgo desde la documentación y lineamientos administrativos que puedan mejorar la calidad de vida de los trabajadores. Importante también la resolución de conflictos, manejo del estrés, auxilios psicológicos, entre muchas estrategias más, incluso desde las organizaciones públicas para que impacten de forma positiva, sobre todo, con la situación que vivimos hoy en día por COVID-19”, concluyó Luis Vanegas.

 

La Universidad Autónoma del Caribe está comprometida en la creación de espacios saludables, por lo que tenemos presente la responsabilidad social con el entorno y con nuestra Casa de Estudios. MMG

Visto 1311 veces
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones