MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

De un sueño lejano a uno cercano, la travesía de Danilo Rojas al trabajar en la primera compañía de microprocesadores del mundo

Jueves, 12 Noviembre 2020 09:55
Valora este artículo
(1 Voto)

Dijo una vez un filósofo que las raíces de la enseñanza son amargas, sin embargo, la fruta es dulce… Hoy decimos cuánta razón tenía Aristóteles.

 

Cuando nuestros estudiantes se gradúan un mundo nuevo los espera, y sus expectativas a la hora de encontrar trabajo muchas veces fluctúan. Cuando un estudiante sale de su casa de estudios abraza los conocimientos adquiridos y se siente listo para la batalla contra el mundo laboral queriendo resaltar y demostrar las bases con las que fue formado.

 

Esa felicidad que tiene Danilo Alfonso Rojas Méndez se nota, pues este graduado de Ingeniería Mecatrónica está articulando todas sus actividades en un único esfuerzo, su trabajo actual es con la empresa Intel, una compañía que impulsa la innovación, desarrolla comunidades saludables y dinámicas, y aumenta la capacidad productividad, así cómo lo describe su razón social.

 

"Estoy bien emocionando de trabajar en una empresa tan grande como es Intel, líder en el mercado de desarrollo de procesadores, también tienen otros mercados y tienen otra serie de productos, pero y yo me desempeño en el desarrollo de procesadores, se siente como un sueño hecho realidad, o más bien como un sueño irreal que comencé a vivir de repente, porque siendo sincero no me visualice que algún día lo estaría haciendo tangible, esto no fue por no tener expectativas altas, sino porque en el momento estudiando la carrera, no sabía si el enfoque que me gustaba me permitiera desarrollarme en esto", cuenta Danilo, de 28 años.

 

"También porque estando en Barranquilla o en Colombia uno ve noticias y ve cómo esa empresa se mueve y la ve como lejos, sabe que existe, pero sabe que es un gran paso estar allá, como uno no sabe todo el proceso que se lleva eso uno no está pensando en mandar las hojas de vida allá porque se ven lejos, uno dice que ojalá llegara a trabajar allá, pero no se atreve a dar el paso, pero ahora me siento completamente feliz es un área que debo estar constantemente aprendiendo y es un reto bastante grande que tengo para mí mismo y como barranquillero y como Colombiano de dejar una huella en la compañía de demostrar que tenemos todas las capacidades para trabajar en esta empresa desarrollando una buena labor, no será fácil, pero claro que tengo las ganas para lograrlo", agrega.

 

En Barranquilla terminó su carrera de Mecatrónica, Danilo buscando un posgrado fue a la universidad de Puerto Rico, hizo su maestría en el área de ingeniería electrónica, conoció el mundo de los chips y circuitos integrados, componentes digitales y analógicos, "me empecé a empapar de cómo se desarrollaba todo esto y aún así siempre había un pero, no apuntaba a Intel debido a ser un extranjero necesitaba una visa de trabajo y no todas las empresas están abiertas a habilitarle esto, pero yo seguí mi curso, y decidí hacer mi doctorado en la misma área".

 

Se involucró a un más en el área ayudando a desarrollar investigaciones y de repente la empresa Intel empezó a reclutar, el envío lo que se cataloga cómo un resumen de su hoja de vida, no postulando a un trabajo de tiempo completo, sino que lo hizo pensando en unas pasantías dentro de la organización.

 

"Hice la entrevista, una de mis preocupaciones más grandes, no tengo tan fluido el inglés, pero me bastó, pasé la entrevista, no sabía qué esperar, no sabía que me iban a poner a hacer, estaba asustado, pero mis compañeros de trabajo me ayudaron, me alentaron y luego de eso tuve la oportunidad de extender mi internado un mes adicional para cumplir con uno de los proyectos que estaba ejecutando y me sirvió mucho porque dejé una buena impresión para todos mis compañeros de grupo y me da mucho gusto porque me permitió estar más seguro de mi trabajo, de mis capacidades y finalmente me dieron la oferta para quedarme a trabajar", recuerda el egresado.

 

Danilo confiesa que parte de su inseguridad se la debe a que en muchas ocasiones el no solicitar trabajo en países fuera de Colombia es el tema de la visa de trabajo, el nervio va mucho más allá de ser aceptado o no, es si de verdad la empresa se iba a comprometer o no con él para estar laborando en otro lugar.

 

"Cuando a mí me dijeron que no me preocupara por eso, me sentí cómo en el cielo, cómo si por todo lo que me preocupe durante estos años hubiese desaparecido, y de ahí empezó el proceso que duró meses mientras se sometan papeles a los Estados Unidos, y finalmente se aprobó, recibí la noticia en junio y a finales de julio recibo mi permiso cómo empleado a tiempo completo cómo ingeniero desarrollador de sistemas en chips", cuenta Danilo desde Hillsborough, Ciudad en Oregón (Estados Unidos).

 

Memorias de Uniautónoma.

"Recuerdo mucho a mis amigos de ingeniería Mecatrónica, mis compañeros, porque nosotros fuimos la primera promoción, la primera corte de este programa, éramos un grupo pequeño iniciando esta carrera completamente nueva, esto nos mantuvo unidos casi todo el tiempo, fue bonito porque con ellos compartí mis alegrías tristezas, frustraciones y victorias", relata.

 

Los proyectos de electrónica, de microcontroladores, de diseño Mecatrónico, de automatización industrial eran muy interesantes para Danilo, pues él sostiene que eran cómo un desafío donde en cada clase les retaban sus maestros a demostrar sus habilidades cómo ingenieros.

 

"Fíjese, la Autónoma me ayudó a desarrollarme cómo profesional, me dio todas las herramientas para adentrarme en diseño de circuitos digitales, a mí me gustaban mucho las clases y sobre todo las que tenían que ver con circuitos, fue mi base y mi fundamento para estar hoy en el mundo de desarrollo de procesadores", termina Danilo Rojas.

 

El poeta Bertolt Brecht dijo una vez que hay hombres que luchan todos los días y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles… Aunque no haya sido el sueño de entrada de Danilo, cumplió su meta trabajando día a día por la pasión que sentía al estudiar e investigar el lenguaje de las computadoras, y ¿cómo hablan las computadoras? Por circuitos digitales, los mismos que lo cautivaron desde su primer día en la universidad. DHS

Visto 1457 veces
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones