MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

¿No hay trabajo? Expertos en consultoría de la Universidad Autónoma del Caribe responden el interrogante

Domingo, 26 Julio 2020 11:35
Valora este artículo
(3 votos)

El debate por el cual la preocupación ha aumentado de manera exponencial, reúne a los académicos de la universidad Autónoma, centro académico de prestigio en sus programas económicos y contables, para visibilizar la posición de los educadores, quienes se dieron la tarea de abordar e investigar la pregunta ¿No hay trabajo?

 

El departamento Administrativo Nacional de Estadística DANE registra que la tasa de desocupación a la fecha es de 4,7 millones de personas. Frente a lo registrado en el mismo mes del año anterior 2,6 millones, cifra que revela el alto grado de desempleo en el país, pese a esto y bajo la coyuntura global por coronavirus, dos expertos de la Universidad Autónoma del Caribe, el consultor y coordinador del centro de emprendimiento de esta institución William Suárez, y el profesor universitario y consultor organizacional Guillermo Reyes, hablaron sobre el espectro que envuelve esta incógnita y esto es lo que aseguran los especialistas respecto a la carencia de puestos de trabajo.

 

Tras el anuncio, y de acuerdo con las directrices del gobierno, una persona se considera en situación de pobreza extrema si el ingreso per cápita de su hogar es menor a una canasta básica de alimentos, con la nueva tasa de desempleo que pasó de 10,5% a 21,4%, Guillermo Reyes, rompió el hielo manifestando su postura al señalar que sí es válido afirmar que el colombiano desempleado está viviendo de sus ahorros y que será denominado pobre extremo en unos meses. Su planteamiento es que, para pasar a un nivel de pobreza extrema, se tiene primero que estar familiarizado a la pobreza como tal, “Pues las personas que han crecido en la pobreza ya están acostumbradas a ese tipo de situaciones, el menudeo, por ejemplo. Pero lo que le debe preocupar al gobierno es el fenómeno de la pobreza invisible, y no es una opción que la COVID-19 ha traído, la trajo el país y puede fortalecerse hoy día”, aseveró el docente.

 

El flagelo del desempleo que está tomando fuerza en Colombia, está siendo apoyado por la crisis sanitaria, crisis que parece no terminar. William Suárez advierte que "la pobreza extrema ha sido tan alta en el país, que hace algunos años se ha querido superar, pero con esta emergencia que no es distrital, o nacional, se ven los resultados y la tarea resulta imposible. A muchas personas les cuesta el doble adquirir los productos, ya no pueden comprar un 70% de lo que compraban antes, eso es caer en pobreza extrema”.

 

Guillermo Reyes enfatiza en que “cruelmente hablando, la COVID-19 fue la aparición de la virgen para aquellas empresas con problemas de manejo de personal. En ese sentido, tengamos en cuenta que una cosa es tener una persona ocupada trabajando en empleo formal, y otra es el crecimiento del empleo informal. Saquémonos de la cabeza que la informalidad implica el señor del carro vendiendo perros calientes, o aquel que vende ropa en la calle, el empleo informal también existe en las redes sociales, el caso de Instagram por ejemplo, que fomenta el empleo informal por la compra de mercancía en otro país, pero el sujeto no paga impuestos. Es lo que llamamos informalidad exclusiva”.

 

Mientras para el pedagogo Guillermo Reyes lo que la COVID-19 va a generar es el informalismo de los negocios y cómo el Gobierno debe recrear las normas para la recaudación de impuestos. El investigador William Suárez sostiene que la crisis se nos adelantó a la hecatombe que se veía venir sobre Colombia. “Nos tomó mal parqueados en todos los aspectos, salud, educación y sobre todo en cultura de prevención a la enfermedad, fueron factores que se unieron en un solo momento y el golpe fue más fuerte de lo que se esperaba”, indicó Suárez.

 

Aunque hoy se hable de una nueva normalidad, donde las personas deben guardar medidas de bioseguridad, antes de esta emergencia, una de las ofertas con mayor afluencia de solicitudes era la de empleado de ‘Call Center’, y a pesar de toda su demanda, se manifestaba la latente posibilidad de que estos serían reemplazadas por la inteligencia artificial debido al reconocimiento de voz, ¿Este reemplazo podrá verse durante y/o finalizada esta pandemia?

 

“La tecnología fue creada por el hombre para el hombre” aseguró Guillermo Reyes. – “No se trata de que la reemplace, es que cambia y genera otro tipo de necesidad, lo que viene en un futuro es que los nuevos profesionales tienen que prepararse muy bien en la administración de datos, en manejo de las nuevas tecnologías virtuales. La tecnología bien utilizada hará una correcta transformación a las competencias de las personas.”

 

William Suárez manifiesta su resignación bajo la premisa: “Sálvese quien pueda”. Este libro de Andrés Oppenheimer, que William Suárez cita, hace referencia al poder de la automatización, inteligencia artificial y por ende la robótica. “Colombia se ha empezado a automatizar en muchos de sus procesos y sobre todo en sus industrias, pero no a la altura de las grandes empresas a nivel mundial”, menciona Suárez.

 

“Si nosotros no automatizamos seguimos siendo lentos, y por ende respondemos lento al mercado, permitiéndole el paso a otro tipo de economías, es por lo que otros países nos ganan, aquí aumenta el desempleo ya que no estamos siendo competitivos y no poseemos habilidades digitales”, señaló el docente.

 

Por otra parte, los sectores de la economía menos abatidos, o que de alguna u otra manera han logrado sobresalir ante esta emergencia, son los que tienen que ver con la prestación de servicios, tales como la industria de transporte y alimentos, se unen a las actividades agrícolas, combustibles, domicilios, fabricación de productos de aseo y servicios de salud.

 

Entretanto William Suárez considera que la automatización tiene sentido cuando la operación laboral es mecánica; paso uno, dos o tres, la gran ventaja la tiene el sector cultural, creativo y artístico, pues la robotización en este aspecto tiene limitaciones, “Pero, por ejemplo, los contadores públicos, abogados, el que trabaja en el tema de recibir y entregar, esas profesiones mecánicas, son las que van a caer primero siendo reemplazadas”.

 

Es por lo que el deber ser de los profesionales y estudiantes a la hora de buscar empleo denota la diligencia con la que cada uno fortalece sus capacidades, afirma el profesor Reyes que “La palabra clave es la reinvención, no se puede esperar a que el gobierno diga, no hay trabajo, ¿Que podemos hacer nosotros para mejorar cada día más? Esto no se acaba con la COVID-19, esto es un constante cambio".

 

Por otro lado para Suárez donde, “si por un lado no fortalecemos las habilidades digitales, usando las herramientas de la comunicación en información y por el otro lado no fortalecemos nuestras habilidades blandas, no llegaremos a ningún lugar” y como puntualiza Guillermo Reyes “trabajo no es que no hay, hay un refrán que dice; no le des el pescado, enséñale a pescar. Es por ello por lo que tenemos que saber emprender, porque el que no sepa hacerlo, estará destinado a morir laboralmente”.

 

“No solo trabajo hay, también hay teletrabajo”, explicó William Suárez. “Trabajo sí hay, pero si no trabajas de forma remota en estos tiempos, será más complicado encontrar empleo. El tema no es ser el mejor ingeniero, comunicador o psicólogo, se trata de que tengas habilidades para mantener esa relación entre trabajador y empleador, independientemente si estas desde el puesto de trabajo, desde casa, o un café, o cualquier sitio, ahí sí hay oportunidades”, apuntó.

 

Mientras esta crisis continúa arraigándose en la cotidianidad de las personas, los reconocimientos a la Universidad Autónoma Del Caribe no cesan, pues aunque el tiempo dicte la complejidad del emprendimiento y empleo formal, la Superintendencia de Industria y Comercio de la República de Colombia otorgó a la Universidad Autónoma del Caribe la patente de invención llamada ‘Sistemas de sismocardiografía para captar señales precordiales’, premio otorgado al entonces estudiante Juan Pablo Zuluaga Gómez, actualmente magíster y cursando un doctorado fuera del país.

 

Para Juan Pablo Zuluaga emprender significa: “No necesitar recursos, ya que hay muchas formas y posibilidades para lograrlo, bajo la idea de ¿cómo podriamos hacer emprendimiento en una pandemia? Encontramos las necesidades de nuestra sociedad y nos darán los resultados. Siempre habrán situaciones adversas que definan nuestra vida, y con todo hay que seguir luchando, mientras más cueste, más lo vamos a apreciar. Yo daba lo mejor de mí, no quedándome con lo que me enseñaban en clase, aunque gané becas seguí dando lo mejor, aún cuando ya había logrado algo. En Colombia hay mucha creatividad, debemos estar orgullosos y debemos recordar que no por un premio vamos a dejar de informarnos y de aprender”.

 

Queda en evidencia como los centros de formación permiten que el emprendimiento sea posible gracias a la estructura académica que proporciona la universidad. Se hace necesario desarrollar un pensamiento creativo que nos conduzca a redefinir el mundo laboral desde una perspectiva distinta para así compenetrarnos con los incesantes cambios que se seguirán presentando en los diferentes contextos en los que vivimos. Por Daniela Hernández, especial para Uniautónoma.

 

Visto 2067 veces
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones