solicitar informacion boton

 
 
 
 
 
 
 

Vigilado MinEducacion

VIGILADA MINEDUCACIÓN
.

Formación para el ser, el reto de la educación superior

Viernes, 27 Mayo 2016 14:09
Valora este artículo
(1 Voto)

El auditorio del Edificio de Posgrados de la Universidad Autónoma del Caribe fue el lugar donde se realizó el Primer Simposio de Formación Humanística en la Educación Superior, un evento donde los representantes de las facultades de humanidades de las principales universidades de Barranquilla se reunieron para compartir qué se está haciendo en los programas para formar a los estudiantes en las ciencias humanas.

La actividad, que se cumplió entre el 24 y 25 de mayo, fue el espacio propicio para que docentes y directores de programas de diferentes universidades compartieran con estudiantes, profesores e invitados especiales de la Autónoma del Caribe y otras instituciones educativas, haciendo diferentes interpretaciones de lo que sucede en el país en materia de necesidades sociales y postconflicto. El director de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Autónoma, Carlos Ramos Maldonado, explicó que la sociedad se construye a partir del reconocimiento de las demás personas, por lo que los jóvenes deben ser capaces de hacer sociedad y mostrar cómo desde sus profesiones pueden respetar y aceptar la postura de quienes los rodean. Además, explicó que desde la facultad que dirige se quiere enseñar que las próximas generaciones no pueden vivir en un mundo regido por la lógica, pues también deben tomar decisiones desde el aspecto humano.

 

John Acosta, docente organizador del evento, también compartió con los presentes que dentro de las universidades la educación se ha convertido en una herramienta para convertir a las personas en seres productivos económicamente, negándoles la capacidad de desarrollarse como seres pensantes y participativos. Señaló que es necesario tener en cuenta los cursos humanísticos que proponen una formación como seres humanos capaces de formar sociedad.

Para la primera parte del simposio, los docentes Edgar Rey Sinning, de la Universidad del Cesar e investigador independiente; Alberto de Castro, de la Universidad del Norte; Blas Zubiría, de la Universidad del Atlántico; Rosaura Salazar, de la Universidad Metropolitana; y Yolanda Fandiño, de la Universidad Libre, expusieron diferentes conceptos aplicados a cómo las humanidades se vienen desarrollando en los ámbitos académicos, tanto en las universidades como en la cotidianidad de los jóvenes en formación.

Edgar Rey Sinning: durante su ponencia titulada ‘Las Humanidades en la educación superior y el postconflicto’, destacó la articulación que deben tener los cursos dados por las facultades de ciencias sociales y humanidades, junto a los pregrados que los jóvenes cursen, de modo que la formación en cuanto a problemáticas sociales debe ser tenida en cuenta por los alumnos y el docente mismo. Además, mencionó la influencia de los medios de comunicación en los imaginarios de los jóvenes. Propuso que sucesos como los acuerdos de paz, la violencia, la delincuencia y el posconflicto deben ser tratados dentro de las mismas aulas, y el estudiante debe ser capaz de asociar su contexto con su profesión, cosa que podrá lograr si los docentes con formación humanística emplean las herramientas necesarias para incentivar a los estudiantes para que logren este objetivo.

Alberto de Castro Correa: para él es necesario que los jóvenes empiecen a comprender desde su formación personal las necesidades que el pueblo barranquillero tiene. Por otra parte, menciona que la situación actual de Colombia amerita que los jóvenes en formación puedan pensar tanto crítica como creativamente, logrando no solo entender lo que sucede a nivel político, social o económico, sino proponer ideas para solucionar esas dificultades.

Blas Zubiría: el docente de la Universidad del Atlántico señaló que lo mejor para entender lo que ocurre en el comportamiento humano es el hábito de leer. Invitó a la comunidad educativa a que se fortalezca en cuanto a la lectura de profesores y teóricos que han producido un texto donde se resume mucho conocimiento. También dice que se necesita integridad en una ciudad como Barranquilla para que empecemos a formar sociedad entre todos.

Rosaura Salazar: sostiene que la educación muchas veces se ha centrado en el quehacer, dejando de lado el ser. Además, compartió con los docentes presentes la diferencia entre ser un profesor y un maestro, proponiendo que los docentes asuman el reto de ser maestros para impactar en los estudiantes. Recordó que el profesor se limita a impartir conocimiento, mientras que el maestro aprovecha los valores de sus estudiantes para reafirmarlos en el ser.

Yolanda Fandiño Barros: en el cierre de la primera jornada explicó cómo las comunicaciones juegan un papel importante dentro de los procesos de aprendizaje de las humanidades, comprendiendo que el lenguaje, la inmediatez y los canales de comunicación han evolucionado.

Durante la segunda jornada se contó con la participación de los docentes Álvaro De La Espriella y Arturo Barros, de Uniautónoma; Adelaida Jiménez, de la Corporación Universitaria Reformada; Dairo Orozco Molina, de la Universidad de la Costa; Fidel Llinás Zurita, decano de la Universidad del Atlántico; y Yomaira Altahona, directora del Departamento de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad Simón Bolívar.

Álvaro De La Espriella y Arturo Barros, docentes de la Autónoma, hicieron una relación de lo que se está enseñando por parte de la facultad frente a temas a los que la universidad le ha dado suma importancia, como la formación integral de los jóvenes, el fomento de espacios de interacción social, y la academia como herramienta para la educación del ser como persona capaz de impactar en la sociedad desde su profesión.

Adelaida Jiménez: su presentación se basó en un análisis desde la academia acerca de las problemáticas sociales actuales y los diversos contextos que los futuros profesionales viven, donde se hace indispensable que el profesor, desde una formación humanística, haga un debido acompañamiento para que el mismo estudiante pueda identificar el espacio donde puede participar. Además destaca la articulación de la universidad con las comunidades afro, movimientos culturales, entre otros, con los que se puede hacer un proceso de aprendizaje mutuo que ayude a la compresión de la actualidad en el país.

Dairo Orozco Molina: durante su participación en el simposio mostró la universidad como un espacio donde se tiene acceso a una universalidad de conocimiento. Explicó también que un profesor se convierte en maestro cuando fomenta la búsqueda del conocimiento y la labor investigativa en los estudiantes, actividades fundamentales para entender a las personas y la sociedad que forman.

Fidel Llinás Zurita: la participación del decano de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad del Atlántico, propuso el fomento de cambios en las relaciones humanas y la formación de una sociedad que aprenda a vivir en paz, reconociendo que la transición de un país que ha vivido por décadas en medio de conflictos, sepa lo que es aceptar al otro.

Yomaira Altahona: su ponencia en el simposio trató de cómo desde la Universidad Simón Bolívar se están gestando espacios donde, dentro y fuera de las aulas de clase, los alumnos puedan aplicar sus conocimientos acerca de lo que aprenden en su carrera, y en los cursos de ciencias humanas encuentren un contexto real de lo que sucede en Colombia y puedan brindar soluciones a estas situaciones.

En Barranquilla se están abriendo espacios para que tanto los jóvenes como los docentes puedan brindar soluciones a las situaciones críticas por las que las personas puedan vivir en el país, por lo que la Universidad Autónoma del Caribe se está dando a la tarea de interactuar con instituciones que apoyen el cambio, el bienestar de las personas, la educación y la paz.

Visto 2946 veces Modificado por última vez en Viernes, 27 Mayo 2016 14:18
.